El gran secreto de Silicon Valley: el sorprendente auge de los malabaristas del trabajo que tienen en secreto varios empleos para ganar más sin echar más horas

Los trabajadores a distancia tienen dos o más empleos a la vez sin que sus jefes lo sepan.
Los trabajadores a distancia tienen dos o más empleos a la vez sin que sus jefes lo sepan.

Tyler Le/Insider

  • La pandemia ha cambiado las reglas de juego en el mercado laboral, pero no solo en lo referente a trabajar desde casa.
  • Los empleados más productivos de Estados Unidos están aprovechando la distancia con sus jefes para aceptar a escondidas varios trabajos a la vez.

Al principio de la pandemia, Bryan Roque perdió su trabajo como ingeniero de software en Amazon. En parte se sintió aliviado. Llevaba meses trabajando sin descanso y se sentía completamente agotado. Pero el momento era difícil: la empresa le dejaba en la estacada durante el peor momento del mercado laboral en Estados Unidos desde la Gran Depresión.

Roque llamó a sus padres para darles la mala noticia, y se mudó de nuevo con ellos. Con el tiempo encontró un nuevo trabajo, un puesto en IBM totalmente a distancia, pero no superó su ansiedad. "Sentía que no tenía ningún control. No me gustaba estar bajo los caprichos de una empresa que decide si mantengo o no mi trabajo", confiesa.

Así que cuando llevaba menos de un año trabajando en IBM y lo llamaron de Meta, Roque tuvo una idea. Lo normal habría sido dejar su antiguo trabajo y aceptar el nuevo, que también era totalmente a distancia. Pero, ¿y si conservaba su antiguo trabajo y, en secreto, aceptaba el nuevo? Todo lo que tenía que hacer lo que hacía en IBM dos veces en lugar de una, y podría duplicar sus ingresos y seguridad laboral.

Mientras se lo pensaba, descubrió que no era el único con este dilema. Hay toda una comunidad de profesionales en Internet en Estados Unidos que intercambian consejos sobre cómo compaginar varios trabajos a escondidas. Y, sorprendentemente, consiguen salirse con la suya. Para ayudarles a pasar desapercibidos está Isaac, que creó el blog Overemployed en 2021 para compartir sus secretos como pluriempleado. Hoy hay unos 300.000 miembros de la comunidad en Discord y Reddit que celebran los éxitos de los demás, se compadecen de sus fracasos e intercambian secretos para engañar a sus jefes.

Finalmente, Roque se propuso unirse a ellos. Consiguió un puesto en Meta, otro en Tinder y, tras negociar un aumento de sueldo, aceptó ambos trabajos, además de mantener su empleo en IBM. 15 meses antes estaba en paro. Ahora, de repente, tenía el triple de trabajo y estaba en camino de ganar un salario combinado de más de 820.000 dólares al año, es decir, alrededor de 750.000 euros.

El pluriempleo ha supuesto durante mucho tiempo una forma de supervivencia para la clase trabajadora con salarios bajos. Pero desde la pandemia, el fenómeno ha ido en aumento entre profesionales como Roque, que han aprovechado la privacidad que proporciona el trabajo a distancia para aceptar en secreto dos o más trabajos, multiplicando sus nóminas sin hacer mucho más de 40 horas semanales. No se trata solo de un tema tabú, sino también ilegal, y que puede suponer el despido en caos de ser descubiertos. 

Para conocer sus métodos y motivaciones, he pasado varias semanas en contacto con una comunidad de trabajadores pluriempleados.

Piscina infinita

Antes de sumergirse en los foros de estos pluriempleados, conviene conocer algo de la jerga. Los que se consideran "OE" (siglas en inglés de overemployed) clasifican cada uno de sus trabajos según la prioridad que le dan. El J1 (job uno) es el favorito, el prioritario. El J2 es la copia de seguridad, el J3 es la copia de seguridad de la copia de seguridad, y así sucesivamente. 

El objetivo está en aumentar tus ingresos sin trabajar más horas

Si navegas por un foro y ves preguntas sobre videojuegos que no entiendes (por ejemplo, "¿Debería encargarme de un tercer servidor de Minecraft?"), seguramente sea una pregunta en clave de algún OE. Utilizan estos códigos para no ser descubiertos.

Este compromiso con el secretismo es el primer pilar éticos de los OE. Para que no se descubra que tienen varios empleos, congelan sus historiales laborales en Equifax —una firma de información crediticia— y no actualizan sus perfiles de LinkedIn. En España, la obligación de comunicar el pluriempleo a tu empresa no está recogida en la ley, aunque sí lo está la de informar a la Seguridad Social. La tendencia de tener más de un empleo parece creciente también en nuestro país, aunque no existen tantos ejemplos de profesionales tecnológicos que lo hagan para ganar más dinero trabajando lo mismo.

Los OE en EEUU, por su parte, no le cuentan a nadie lo que hacen, salvo a su pareja y quizá a su gestor. De ahí la multitud de referencias en sus foros a El club de la lucha. Cuando un compañero de trabajo les envía algún artículo sobre los OE, fingen sorpresa. Responden que es imposible tener dos trabajos estando tan ocupado con uno.

 La primera regla de ser OE es que no se habla de los OE.

La primera regla de pluriempleo es no mencionar a tus jefes que estás pluriempleado.
La primera regla de pluriempleo es no mencionar a tus jefes que estás pluriempleado.

Tyler Le/Insider

Estos buscavidas utilizan trucos que funcionan. ¿Tienes un segundo o tercer trabajo a tiempo completo? Dado el tiempo que suele tardar la incorporación a una nueva empresa, deberías tomarte una o dos semanas de vacaciones en tus otros trabajos. Aceptar puestos en distintas zonas horarias, funciona bastante bien: por ejemplo, uno en Nueva York y otro en California. Otro truco es mantener calendarios laborales separados para cada trabajo, asegurándote de bloquear todos tus calendarios en cuanto se programe una nueva reunión. Y tampoco debes escatimar en tecnología que te haga la vida un poco más fácil, si quieres ser un OE. Hay ratones que te hacen parecer conectado cuando estás ocupado con tus otras tareas, por ejemplo. 

Algunos incluso se jactan de eludir sus responsabilidades. Para ellos, estar pluriempleado consiste en engañar a sus jefes. Pero la mayoría se enorgullece de hacer bien su trabajo. Al fin y al cabo, es la mejor manera de evitar que te descubran: no dar a tus jefes motivos para sospechar.

"La principal razón por la que pillan a la gente es porque holgazanea. A mí nunca me han pillado porque hago mi trabajo", dice George, ingeniero informático que ha tenido hasta cuatro trabajos a la vez. (Todos los OE que he entrevistado, a excepción de Bryan Roque, han accedido a hablar solo bajo condición de anonimato). Trabajar en varios empleos a jornada completa exige sacrificios a veces, sobre todo cuando las cosas se ponen feas en todas las empresas al mismo tiempo. Pero la mayoría de la gente no trabaja más de 50 horas a la semana, y normalmente se acercan más a las 40 horas. 

Entonces, ¿cuál es su secreto para condensar sus cargas de trabajo en lo que debería ser una semana laboral de 80, 120 o 160 horas?

Sobre todo, se trata de ser muy, muy bueno en lo suyo, lo que te permite ser más productivo. "Ahora estoy en lo más alto de mi carrera. Y cuando me presenté para el segundo trabajo, me aseguré de que estaba bien dentro de lo que sé que es mi conjunto de habilidades", dice Allison, una mujer con 16 años de experiencia en su campo que asumió dos trabajos. De hecho, una estrategia de los OE consiste en buscar intencionadamente puestos demasiado junior para su perfil. Así te aseguras de que las tareas que te asignen sean bastante fáciles.

Los que tienen varios trabajos también buscan puestos con otras ventajas, como menos reuniones y menos carga de trabajo. El proceso requiere mucho ensayo y error hasta conseguir el puesto perfecto. Cole, ingeniero de software, empezó a buscar un J2 porque su J1 le exigía muy poco, a veces tan solo dos o tres horas a la semana. "Sentía que tenía mucho tiempo libre y pensé que podía emplearlo de forma más productiva que viendo vídeos en YouTube", afirma. Pero se ha visto obligado a pasar por varios J2 buscando uno que encaje con su J1. "No he encontrado el mismo equilibrio entre vida laboral y personal, ni la misma compensación en otro trabajo", añade.

En realidad, las consecuencias de ser descubierto parecen no ser demasiado graves. Matthew Berman, un abogado laboralista que se ha convertido en el abogado de referencia en la comunidad OE, no ha conocido a nadie que haya sido demandado por tener un segundo empleo. "La mayoría de las veces no merece la pena demandar a un empleado", afirma. Pero muchos dicen que el estrés puede afectarte. George, el ingeniero de software, tiene problemas para dormir por la noche por miedo a que le pillen. Otros reconocen que hacer malabarismos con varios trabajos ha perjudicado sus matrimonios. Un canal del Discord de OE está dedicado a debates sobre la vida familiar, sobre todo entre padres con hijos pequeños. 

A veces, los miembros del canal piden consejo sobre su relación, y reciben respuestas como: "Tu aprecio por tu pareja debería pesar más que tu deseo de validación", aconseja una persona sobre el matrimonio.

Una preocupación que domina los foros estos días es la vuelta a la oficina en muchas empresas. ¿Qué hacer si uno de tus jefes te exige que empieces a ir en persona? Eso es lo que le pasó a Roque, el ingeniero de IBM-Meta-Tinder, cuando Meta le pidió que volviera a la oficina un par de días a la semana. A veces no podía reservar una sala de conferencias para atender sus llamadas de Tinder e IBM en privado, lo que le provocaba momentos de angustia por la posibilidad de ser descubierto

Una vez conectó accidentalmente su portátil de Tinder a la red wifi de Meta, en lugar de utilizar su teléfono, y Tinder se dio cuenta inmediatamente. Estuvo cerca: cuando Tinder le preguntó por qué se conectaba a distancia desde Meta, improvisó rápidamente una historia de que estaba trabajando en la oficina de un amigo. "Básicamente me dijeron: 'Oh, para que lo sepas, te recomendamos que no hagas eso'. Yo dije: 'Tiene sentido'", relata.

 
Si el primer pilar de ser pluriempleado es mantenerlo en secreto, el segundo es la frugalidad.
Si el primer pilar de ser pluriempleado es mantenerlo en secreto, el segundo es la frugalidad.

Tyler Le/Insider

En los foros, estos perfiles suelen contar cuánto dinero ganan. Una persona afirma que ganaba dos millones de dólares con nueve trabajos; otros pocos dijeron que ganaban un millón de dólares. Pero aquellos cuyos ingresos he podido verificar ganan menos. Isaac, fundador del blog Overemployed, gana unos 600.000 dólares con sus dos trabajos en el sector tecnológico. Cole, ingeniero de software, gana unos 500.000 dólares. En su mejor momento, Allison ganaba 260.000 dólares con sus trabajos como analista de negocio y gestora de producto.

Curiosamente, de lo que no presumen los malabaristas del trabajo es de cómo gastan su dinero. No paraba de buscar anécdotas sobre coches y vacaciones de lujo, pero de lo único que parecían hablar era de ahorrar. Si el primer pilar de OE es el secretismo, el segundo es la frugalidad. Muchos en la comunidad resultan ser defensores del movimiento conocido como FIRE, abreviatura de Financial Independence, Retire Early (Libertad financiera, jubilación anticipada). George, que tiene unos 20 años, me cuenta que va camino de jubilarse a los 35 años

Los pluriempleados dan prioridad al pago de sus deudas de tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles e hipotecas. El único derroche que vi a alguien contar con orgullo fueron entradas para un concierto de Taylor Swift para su hija. Cuando los novatos publican sus historias de éxito, los veteranos intervienen con sobrias advertencias sobre sus finanzas. "La comunidad OE se basa en la seguridad financiera. Si inflas tu estilo de vida, lo pierdes", aconsejaba recientemente uno de ellos. 

Pero hay otro incentivo: a diferencia de la mayoría de los estadounidenses, los que tienen varios empleos no tienen que preocuparse por los despidos. Para Roque, ese alivio superaba el estrés de su carga de trabajo y el miedo a ser descubierto. "No tenía que preocuparme de depender de una sola empresa. Tenía el control sobre si tenía ingresos o no", señala. Aun así, al final acabó sustituyendo sus empleos en IBM y Meta y Tinder por uno solo nuevo, para tener tiempo de disfrutar de otras aficiones.

Pero lo que realmente quería saber (lo que más me interesa) es si quienes trabajan en exceso se sienten culpables por lo que hacen. Al fin y al cabo, están rompiendo las reglas: a cambio de un salario, prometen no trabajar para nadie más. ¿Se sienten mal por romper esa promesa?

En el fondo, el pluriempleo es como una especie de nuevo contrato social, forjado en una era donde la antigua concepción del trabajo ha quedado obsoleta

En los foros, por ejemplo, una persona se jactaba de ser un "mercenario monetario". Pero los pluriempleados con los que he hablado parecen personas decentes. Parecen preocuparse de verdad por cumplir sus obligaciones con la gente que les rodea.

"El hecho de tener dos trabajos tiene su moraleja. Tengo algunos jefes muy agradables, así que la forma en que lo compenso es haciendo un esfuerzo extra", dice George.

Allison dice que al principio le preocupaba estar aceptando un trabajo que podría haber ido a parar a alguien en paro. Con una tasa de desempleo del 3,9% en Estados Unidos, ahora mismo hay trabajo de sobra, pero es una preocupación legítima, sobre todo teniendo en cuenta los recientes despidos en el sector tecnológico. Finalmente, Allison justificó el hecho de aceptar un segundo empleo porque su marido no trabajaba para poder cuidar a familiares mayores. Como pareja, razona, siguen teniendo el mismo número de empleos que un hogar normal con dos ingresos.

Otros dicen que no se sienten mal por una razón más sencilla: porque hacen el trabajo que se les pide. "Están contentos con lo que produzco. No me siento mal por lo que hago con el resto de mi tiempo", dice Cole, que ha sido ascendido dos veces en su J1 desde que empezó a aceptar segundos empleos.

Un jóven de 22 años tiene 2 trabajos remotos a jornada completa.

Muchos jefes, por supuesto, argumentarían que están pagando a estos empleados para que trabajen a jornada completa. Si trabajas rápido, lo normal es que avises a tu supervisor de que estás disponible para asumir más tareas. Le debes a tu empresa las horas que te pagan, todas ellas.

Pero eso es precisamente lo que muchos de los pluriempleados dicen que solían hacer, en sus días como monógamos profesionales. ¿Y qué consiguieron? Un pésimo aumento de sueldo que se esfumó con la inflación. Promesas de ascenso incumplidas. Despidos a la primera de cambio, notificados mediante un correo, desconectándote del sistema sin previo aviso. Decidieron que la lealtad no compensa. Si no puedes confiar en que tu jefe hará lo correcto contigo, es mejor tener dos o tres como respaldo.

En el fondo, el pluriempleo es como una especie de nuevo contrato social, forjado en una era donde la antigua concepción del trabajo ha quedado obsoleta: "Quédate con nosotros de por vida y te trataremos como si fueras de la familia". Los profesionales de los foros de OE buscan una forma de recompensar su talento de manera más fiable, aunque para ello tengan que trampear. "Mis padres me decían: 'No cambies de empresa, crece en una, sé leal y ellos te serán leales a ti'. Puede que eso fuera cierto en sus tiempos, pero definitivamente ya no lo es hoy", reflexiona George.

El caso es que los propios empresarios han empezado a virar hacia la contratación de freelance, pagando por proyectos y no por horas, sobre todo desde la pandemia. Lo más importante es que estos trabajos no conllevan ninguna expectativa de lealtad. Como escribí a principios de este año, eso es aterrador para nosotros, los normales, que dependemos de que nuestra empresa nos proporcione seguro médico y otras prestaciones. Pero es algo bueno para los pluriempleados. De hecho, muchos miembros de la comunidad OE se han aprovechado de la tendencia para conseguir un J1 a jornada completa que les proporciona seguro médico y luego aceptar J2 y J3 como autónomos, por lo que suelen cobrar más para compensar precisamente la falta de servicios como el seguro médico.

El auge del teletrabajo y el modelo híbrido también ha introducido en las empresas una nueva forma de medir la productividad. En lugar de controlar el número de horas de los empleados, muchos responsables evalúan en función a la productividad. Con este enfoque, algunos jefes pueden llegar al punto de no preocuparse por el segundo trabajo de un empleado, siempre que los resultados sean óptimos. "El año pasado obtuve un sobresaliente en mis evaluaciones en ambos trabajos. Es difícil sentirse culpable cuando haces lo que se supone que tienes que hacer", afirma Allison.

Pero hay un argumento de peso para afirmar que los pluriempleados podrían acabar alimentando una reacción violenta de los jefes. Muchos CEO ya desconfían del teletrabajo, convencidos de que los empleados se aprovechan de ello. Desde el punto de vista de la gestión tradicional, la idea de que los empleados con más experiencia pueden terminar su trabajo en mucho menos de 40 horas semanales aboga por (1) dar más trabajo a los trabajadores a jornada completa o (2) sustituirlos por autónomos. 

"Creo que la gente que hace estas cosas solo empeora la situación para los demás a largo plazo. No estoy aquí para odiar. Solo quiero que os replanteéis lo que estáis haciendo", opinó un usuario de Reddit en un post muy comentado.

"El año pasado obtuve un sobresaliente en mis evaluaciones en ambos trabajos. Es difícil sentirse culpable cuando haces lo que se supone que tienes que hacer", afirma Allison.
"El año pasado obtuve un sobresaliente en mis evaluaciones en ambos trabajos. Es difícil sentirse culpable cuando haces lo que se supone que tienes que hacer", afirma Allison.

Tyler Le/Insider

No hay forma de saber exactamente cuántos malabaristas del trabajo hay. En septiembre, la consultora McKinsey estimó que constituyen el 5% de la plantilla de una empresa en Estados Unidos. Me parece una cifra demasiado alta. El pasado trimestre, el Gobierno calculó que 412.000 estadounidenses tienen dos empleos a jornada completa al mismo tiempo, 105.000 más que en 2019. Dado que la mayoría de ellos son casi con certeza puestos de bajo nivel, los profesionales de OE probablemente representan mucho menos del 1% de la fuerza laboral de alto nivel. Sigue siendo un fenómeno de nicho.

Pero creo que los jefes se sienten amenazados por el pluriempleo por una razón que va más allá de las cifras. Hay algo radical que le ocurre a la psicología de un trabajador cuando tiene varios empleos. Si tu empresa te pone un techo, es difícil no caer en una mentalidad de hacer lo que haga falta para satisfacer a tu jefe. Esa dependencia es "un gran peso mental que creo que mucha gente lleva consigo", afirma Isaac, el blogger. "Se esfuerzan un poco más porque tienen que hacerlo", añade. Pero como los pluriempleados ya no dependen totalmente de ninguna empresa, cada puesto de trabajo empieza a parecer un poco más desechable, que, si somos sinceros, es precisamente como muchos CEO ven a sus empleados. En los foros, cuando alguien se queja de que no está contento en su J2 o en su J3, le llueven las respuestas. Es hora de dejar ese trabajo de mierda, dicen. Por eso somos pluriempleados.

Allison se enfrentó recientemente a un dilema de este tipo. Su nuevo jefe en su J1 no dejaba de darle más y más trabajo, hasta que al final se encontró dirigiendo a todo un equipo. Lo único que quería era un ascenso, y tal vez un aumento de 10.000 dólares, para compensar las responsabilidades que se veía obligada a asumir. Pero su jefe se negó. Antes, habría aguantado, dependiendo de su trabajo. Pero contar con el apoyo de un J2 le dio la libertad de marcharse. Cuando dimitió, la empresa publicó su vacante como puesto directivo y le preguntó si volvería para conseguir un puesto mejor y un sueldo más alto, como siempre había deseado. Ella dijo que no.

"Esto es algo muy común en mi carrera. Me dicen: 'Oye, vamos a formarte para ascenderte', y luego pasa algo y el ascenso no llega. Me di cuenta de que si quería mejorar la salud financiera de mi familia, iba a tener que llevar a cabo una estrategia diferente, y esto es lo que elegí." Le prometió a su marido que se lo tomaría con calma durante unos meses en su J2, que ahora es su J1. Pero lo cierto es que ya ha empezado a mirar las ofertas de empleo en LinkedIn y Indeed. El año que viene empezará a presentar candidaturas en serio. El ganador será su nuevo J2.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.