Pasar al contenido principal

El sector textil se juega más de 1.300 millones por el coronavirus e Inditex y H&M son especialmente vulnerables mientras buscan relocalizar su producción

Fábrica textil China
Una trabajadora en una fábrica textil en China Reuters
  • Inditex y H&M son especialmente vulnerables a las consecuencias del coronavirus, según apunta la firma financiera UBS.
  • El cierre de fábricas y centros de producción en China amenaza las cadenas de suministro de las empresas textiles europeas y podría tener un impacto de 538 millones de dólares (482 millones de euros) en pérdidas, según la ONU.
  • Inditex se aprovisiona con un 10% de productos procedentes de China mientras que la cifra asciende al 50% en el caso de H&M.
  • Desde la patronal textil Acotex señalan que el impacto del coronavirus no se notará hasta la próxima colección de invierno, aunque las empresas del sector están relocalizando la producción en Turquía y Marruecos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mismo día que las fábricas chinas comenzaron a bajar sus persianas por la crisis del coronavirus, las empresas del sector textil comenzaron a mirarse de reojo sabedoras del riesgo que las envolvía. A medida que se extendía el Covid-19, su sombra se agrandaba sobre las compañías de moda. Y, justamente, son Inditex y H&M las que podrían ser especialmente vulnerables a las consecuencias de esta epidemia, según apunta la firma financiera UBS. 

H&M, Inditex y la empresa de distribución británica de muebles, Dunelm, se sitúan a la cabeza del ránking de las compañías del sector más vulnerables a esta epidemia,  según un análisis de la firma suiza. Tanto es así que, las cadenas de suministro de la industria textil, de la industria tecnológica y de la de artículos de hogar serán las que más afectadas se verán por el impacto del coronavirus, según desvela el informe El desafío actual de la cadena de suministro, elaborado por BDO.   

No es menor, tampoco, que la Organización de Naciones Unidas (ONU) haya cifrado en 1.500 millones de dólares (1.346 millones de euros) el impacto que la crisis del coronavirus tendrá en el sector textil y de confección a nivel mundial. Se resentirán, en paralelo, las exportaciones del sector con un desplome cuantificado en 50.000 millones de dólares (44.860 millones de euros). Bien conocido es el arraigo de la industria textil en China, país que concentra hasta el 54% de la producción mundial, por delante del 46% que supone la producción tecnológica.

Leer más: Un balance agridulce y una caída en las ventas, así han terminado las rebajas de invierno de 2019

Así que, trasladadas estas cifras a la práctica, UBS estima que el 8,7% de las ventas de Inditex procede del gigante asiático mientras que, en el caso de H&M, es del 6,1%. Teniendo en cuenta esta exposición, la ONU pronostica que la industria textil europea será una de las más afectadas por esta crisis y registrará pérdidas de 538 millones de dólares (482 millones de euros).

España, Italia y Francia son los países más sensibles a esta crisis. Todos ellos mercados en los que el sector de la moda está muy integrado con los proveedores chinos.  De hecho, el grupo de Amancio Ortega se aprovisiona con un 10% de productos procedentes de China y el país tiene un gran peso en su inventario, apuntan los datos de UBS.

La rapidez con la que Zara, y todas las cadenas del grupo de Amancio Ortega, renuevan sus colecciones en tienda puede ser un arma de doble filo para el titán gallego y es que responde, precisamente, a la rápida capacidad de producción del gigante asiático. Parece que los retailers con elevadas rotaciones en sus colecciones “se verán más afectados que aquellos con baja rotación de existencias”, apunta en su análisis UBS. Esto supone un balón de oxígeno para H&M cuya rotación de colecciones es, sin duda, menor que la de Zara.

Leer más: De Facebook a Eurostars, Deloitte o Primark: todos los inquilinos del imperio inmobiliario de Amancio Ortega

Aún así, como contrapartida, resulta que China representa el 50% del aprovisionamiento de prendas de H&M, un ratio sólo superado por la británica Dunelm. Las compañías del sector producen las prendas de mayor coste en el gigante asiático, en donde las fábricas están preparadas para elaborar las piezas más complejas, como chaquetas, a la par que productos de bajo coste como camisetas.

La cadena de suministro en jaque... pero en la próxima temporada de invierno

Esta ha sido la situación hasta el momento. De cernirse una incógnita sobre las cadenas de suministro, pronostica Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Española de Comercio Textil (Acotex) en declaraciones para Business Insider Españano se sentirá su impacto en la temporada de verano. De hecho, la propia H&M ha asegurado que por el momento no ha experimentado ningún tipo de retraso en su cadena de suministro. 

Leer más: Inditex esquiva el impacto de la epidemia del coronavirus que sufren Burberry o el dueño de Versace, que acumulan 'stock' en China que no pueden comercializar y pierden altura en bolsa

Las colecciones de la temporada estival están ya preparadas. Realmente, no será hasta el próximo invierno cuando podrían empezar a hacerse palpables los problemas de abastecimiento en el sector de la moda. “La temporada de verano está salvada. Desde el mes de diciembre, las empresas de moda empiezan a recibir mercancía de verano, la que peligra, en realidad, es la de invierno”, analiza el presidente de Acotex. 

Así es que las compañías de moda toman medidas para mitigar el lastre que la producción china pueda tener en sus cadenas de suministro. “Las empresas textiles están poniendo en marcha planes de contingencia para relocalización de su producción”, explica Zamácola. “Buscan producciones cercanas. Turquía y Marruecos son los países que más beneficiados se están viendo”.

Leer  más: Zara prueba en su 'flagship' de Castellana un proyecto piloto para que sus clientas vean las últimas novedades nada más entrar en la tienda

La epidemia del coronavirus ha conllevado el cierre de fábricas en el gigante asiático para evitar el contagio entre los trabajadores de los centros de producción e, incluso, a medida que abren, su ritmo productivo es menor. La medida ha dejado en un limbo a las cadenas de suministro de las empresas del sector de la moda y es que el país es proveedor de muchas las materias primas con las que se fabrican las prendas de ropa en todo el mundo.

En su análisis UBS destaca a las firmas deportivas entre las más vulnerables ya que no cuentan con alternativas donde producir los tejidos técnicos. Y esta falta de materias primas podría, de paso, llevar al cierre de otros centros de producción en Camboya o Myanmar. 

Y además