Pasar al contenido principal

Inditex esquiva el impacto de la epidemia del coronavirus que sufren Burberry o el dueño de Versace, que acumulan 'stock' en China que no pueden comercializar y pierden altura en bolsa

Dos ciudadanos de origen chino caminan con mascarillas delante de la tienda de la marca de lujo de Hermés
Dos ciudadanos de origen chino caminan con mascarillas delante de la tienda de la marca de lujo de Hermés en el distrito financiero de Pekín. Reuters
  • La oleada de cierres de tiendas por el coronavirus no ha hecho distinciones entre las cadenas de fast fashion y las grandes marcas de lujo.Todas las cadenas de moda bajaron la persiana de sus establecimientos de forma total o parcial en China.
  • Desde la dueña de Versace, Capri Holdings, a Burberry, las firmas de lujo se resienten por su elevada dependencia del mercado chino, que representa entre el 30% y el 50% de sus ventas. 
  • Pero la clausura de establecimientos conlleva otro coste adicional: la acumulación y el exceso de stock, con colecciones de la temporada actual sin consumidores que las compren. 
  • Inditex no ha desvelado si su exposición a China tendrá impacto en sus cuentas. El gigante asiático supone un 8% de las ventas de grupo de Amancio Ortega.
  • El coronavirus podría afectar a las ventas de la dueña de Zara en un 2,8% en el primer trimestre, según estima Credit Suisse.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Coronavirus

Wuhan: zona cero. El brote del coronavirus se convirtió en epidemia y las marcas de moda no tardaron demasiado en empezar a bajar la persiana de sus tiendas. La enseña japonesa Uniqlo fue una de las primeras en cerrar sus establecimientos y, más pronto que tarde, se fueron sumando otras como Nike y Adidas. Esta vez, la oleada de cierres no hizo distinciones entre las cadenas de fast fashion y las grandes marcas de lujo.  

El coronavirus no entiende de clases y su efecto se hará patente en las cuentas de las empresas de moda con gran exposición a China, ya se trate del grupo Inditex o del conglomerado de lujo Capri Holdigns, dueño de firmas como Versace, Michael Kors o Jimmy Choo. 

El sector del lujo creció un 4% en 2019 gracias al impulso de los consumidores chinos, que tanto en el extranjero como en su país de origen concentran un 26% del crecimiento del mercado y un 35% del valor de las compras de productos de lujo, según la consultora Bain&Company.

Las consecuencias de la crisis del coronavirus, de la cuarentena, del cierre total y parcial de tiendas y, por tanto, del desplome del consumo en China se ceban especialmente con las compañías que venden artículos exclusivos. “Las principales marcas de lujo concentran en el gigante asiático entre el 30% y el 50% de sus ventas”, asegura Joaquin Robles, analista de TXB, a Business Insider España. “En comparación, el impacto es más negativo que el de las protestas de Hong Kong. Durante esas revueltas sociales, las ventas cayeron un 50%; ahora han descendido un 80%”.

Leer más: Las 6 consecuencias económicas, políticas y empresariales que tiene la cancelación del MWC 2020 por el coronavirus

Constancia de ello dejan los ajustes en las previsiones de las marcas de moda que se han ido sucediendo. La clave es su dependencia de un mercado, el chino, valorado en 300.000 millones de dólares (unos 275.200 millones de euros). Hace unos días, Burberry afirmó que, tras el cierre total y parcial de tiendas por el coronavirus, no podía mantener sus previsiones. Una advertencia que los analistas de Morgan Stanley cifraron en una caída del 5% en el beneficio de la empresa británica en 2020.   

La lista de empresas que dependen del mercado chino es larga, pero son las de lujo las que concentran una mayor exposición al gigante asiático. El dueño de Michael Kors y Versace, Capri Holdings, apuntaba la semana pasada que el coronavirus tendría un impacto en sus finanzas de 136 millones de euros. Lo mismo hicieron las enseñas deportivas Nike -un 18% de sus ventas procede del gigante asiático- y Adidas, que estima que su beneficio se reducirá en 100 millones de dólares durante este trimestre. 

Esta misma semana, la estadounidense Under Armour cifró entre 50 y 60 millones de dólares (entre 46 y 55 millones de euros) el impacto del coronavirus en sus cuentas del primer trimestre. Se sumaron a la advertencia Bvrglary y Ralph Lauren esta misma semana.

“El cierre de tiendas también puede conllevar un coste material, que puede tardar una temporada en recuperarse. Y es que hay una serie de colecciones de una temporada que no se han vendido y que no se podrán amortizar. Es el coste material del stock el que no estaba previsto”, añade el analista de TXB. 

Es cierto que, más allá del descenso del consumo, las compañías de moda tendrán que enfrentarse a un exceso de producción de prendas al que no lograrán dar salida. Una idea con la que comulgan los analistas de Credit Suisse que estiman que existe un riesgo cuando los minoristas tengan que desplazar el exceso de existencias. No hace falta ir muy lejos para encontrar un ejemplo que lo explican: las cadenas de Inditex renuevan sus colecciones hasta dos veces por semana aunque sus tiendas en China estén cerradas o no operen con normalidad.

Leer más: Del Bernabéu a la Pedrera o El Corte Inglés: el lujo y los emblemas turísticos de Madrid y Barcelona ya acusan la caída en la llegada de visitantes chinos por el coronavirus

Aún así, el analista de IG, Aitor Méndez, cree que las empresas con productos de consumo de mayor rotación serán las que más sufran: “Si vendes vestidos de noche, venderás menos, pero fuera de China no deberías notar el impacto”.

Además, Méndez señala que enero y febrero acostumbran a ser 2 meses muy malos en China. “Son datos que no solemos seguir realmente y no les damos mucha credibilidad porque implican un parón en el mercado chino por el Año Nuevo, que se fija en el país según el calendario lunar. Los datos de marzo sí serán definitivos”. 

La cotización de los retailers variará a golpe de titular

La incertidumbre está ahí y es, de hecho, la misma que se traslada a los mercados y a las cotizaciones de las compañías del sector de lujo. Al final, la bolsa es un juego de expectativas. De intentar adivinar el valor de mañana, no el de hoy. Si la pasada semana los rumores de una posible vacuna suponían un balón de oxígeno para los títulos de los conglomerados de lujo, la incertidumbre actual propiciará que coticen a la baja.

Leer más: No toda China vuelve al trabajo este lunes: el coronavirus obliga a varias provincias a ampliar el cierre de fábricas y negocios hasta el 1 de marzo

“Se mantendrá la caída”, augura Robles respecto al comportamiento en bolsa de las compañías del sector. Un pronóstico que matiza Méndez: “Continuarán moviéndose a golpe de titular. Cuando China pida a las empresas que retomen su actividad, la cotización subirá”.

La exposición de Inditex

La situación no parece haber afectado demasiado a Inditex. “Lo ha hecho muy bien. Cotiza por encima de los 31 euros y está en máximos de los últimos 12 meses”, apunta Iván San Felix, analista de Renta 4. “Su exposición es superior a la de H&M, sin embargo, no parece que le esté afectando mucho”.

Tras tres semanas desde que se desató la crisis del coronavirus, no fue hasta este miércoles que los títulos del gigante gallego se hayan visto afectados por la situación china, con recortes de en torno al 2%. En paralelo, también los de H&M fueron castigados con una caída de en torno al 1,7% en la Bolsa de Estocolmo. 

Hasta un 8% de la ventas de la compañía controlada por Amancio Ortega proviene del gigante asiático. “Es un país muy importante para Inditex, ha ido ganando peso en los últimos años”, apunta San Félix. El coronavirus podría afectar a las ventas de la dueña de Zara en un 2,8% en el primer trimestre, según estima Credit Suisse.

El titán gallego sumaba 589 tiendas en China a cierre de 2018 de una red de 7.490 establecimientos en todo el mundo y es el segundo mercado con mayor volumen de trabajadores, justo por detrás de España, con 11.680 empleados.

“Desconocemos el impacto que tendrá el coronavirus en las cuentas de Inditex porque no lo ha desvelado”, explica el analista de IG, Aitor Méndez. “La compañía sólo cuenta con 7 tiendas en Wuhan. Si Pekín y Shanghái recuperan la actividad, no será nada espeluznante en las cuentas de la compañía”, augura. 

Mientras, si China y Hong Kong representan un 6% de las ventas de H&M, el impacto del coronavirus en las finanzas de la empresa sueca será de un 1% en el primer y el segundo trimestre, señalan analistas de Credit Suisse e informa Bloomberg.

Leer más: China anuncia que reducirá a la mitad los aranceles a 1.700 productos estadounidenses para reducir el impacto económico del coronavirus

Así, Robles pronostica que las marcas de lujo se resentirán mucho más de esta crisis que Inditex, que “tiene su negocio mucho más repartido”. 

Por contextualizar, fuentes del gigante chino Alibaba, explican a Business Insider España que, durante la epidemia del SARS, en 2003, creció el consumo a través del comercio electrónico. Todo ello, teniendo en cuenta que estaba a años luz de estar tan desarrollado como ahora.

Y si China tiende a devaluar su moneda...

“No está siendo un año bueno en China. Venimos de una situación de guerra comercial”, destaca Méndez: “Los ingresos son más bajos por la devaluación de la moneda, mientras se rebajan las perspectivas de crecimiento del país por debajo del 6%. Para este país, en vías de desarrollo, es el índice más bajo en 2 décadas”.

De momento, la palabra que más se repite es incertidumbre. Tras 3 semanas, se habla de retomar gradualmente la actividad de la ciudad. “Hasta ahora, mucha gente se quedó en casa y esto reduce la capacidad de compra”, explica. “Una cosa es comprar pan y otra son estas compras de ropa menos urgentes”. 

Ahí es donde, según su pronóstico, entra en juego el factor divisa: “Si China usa la moneda como mecanismo de estabilización de cifras, estos grandes retailers que operan en el país lo notarán. El cambio de divisa les afectará negativamente si China tiende a devaluar el yuan”. 

Y además