Pasar al contenido principal

Bankia e Indra registran sus primeros casos mientras Facebook y Google imponen el teletrabajo en San Francisco: así está impactando el coronavirus en las empresas de todo el mundo

Un empleado de seguridad mide la temperatura a la entrada de un banco en Indonesia
Reuters
  • El cierre de fábricas en China por el coronavirus está provocando disrupciones en las cadenas de distribución y amenaza con desabastecer a empresas de todo el mundo.
  • El impacto del coronavirus fuera de China incluye escasez de piezas y productos manufacturados, paralización en cadenas de montaje, bajas temporales forzosas por la caída de la actividad y advertencias sobre beneficios.
  • La pérdida de producción a nivel global por la parálisis de la actividad industrial en China podría alcanzar un valor de 1 billón de dólares, según Oxford Economics, equivalente un 1,3% del crecimiento económico mundial previsto para este año.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Coronavirus

El coronavirus ya es un problema económico de magnitud global o, al menos, sus efectos no dejan de expandirse, con las cadenas de distribución que parten de China como correa de transmisión. Mientras Europa comienza a sufrir los primeros contagios de la enfermedad, empresas de todo el mundo comienzan a lidiar con el fantasma del desabastecimiento.

Al inicio del brote, las fábricas chinas decidieron ampliar las vacaciones del Año Nuevo Lunar para prevenir un mayor contagio. 2 meses después, muchas empresas del gigante asiático siguen sin haber reabierto sus operaciones del todo y sus clientes internacionales comienzan a prepararse para posibles cortes de suministro o problemas en la gestión de su stock.

Hace 2 semanas, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, afirmó en la cumbre del G-20 de Riad que, si se consigue contener la expansión del coronavirus, la economía mundial sufrirá un impacto de apenas una décima, hasta un alza del 3,2%. Mientras, el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, pidió no caer en el pánico en una entrevista en la cadena CNBC en la que aseguró que harán falta varias semanas para estimar el impacto concreto del brote.

Sin embargo, no todos los analistas comparten el enfoque cauteloso de Georgieva y Mnuchin. A mediados de febrero, un estudio de Oxford Economics cifró en 1 billón de dólares (unos 923.000 millones de euros) el coste por pérdidas de producción en todo el mundo por la parálisis de la actividad industrial en China, que equivale a un 1,3% del crecimiento económico mundial previsto para este año.

Leer más: Estas imágenes muestran cómo el coronavirus ha transformado las principales atracciones turísticas de Asia en zonas fantasma

Ante estas perspectivas, empresas de todo el mundo han comenzado a tomar medidas para anticiparse a un posible desabastecimiento o han activado planes de emergencia para hacer frente a las primeras consecuencias del coronavirus en su cadena de distribución o en su capacidad para atraer clientes.

A continuación, estas son las 72 compañías y sectores de todo el mundo que están comenzando a verse afectadas por el coronavirus y las medidas que están tomando para intentar capear el impacto del brote de coronavirus y su contagio a la economía mundial.

Alba Asenjo ha colaborado en la elaboración de este artículo.

Bankia

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. Reuters

La entidad ha hecho llegar a los medios de comunicación un comunicado este viernes en el que anuncia que ha registrado un caso de coronavirus en su sede central de Madrid, el de un trabajador que se encuentra actualmente hospitalizado. El banco ha asegurado que por "prudencia, vigilancia activa y atención a las personas, los profesionales que desarrollan su actividad en la planta donde trabaja este profesional continuarán su labor a través del teletrabajo".
 
Además, Bankia ha señalado que ha creado un Comité de Seguimiento que centraliza toda la información y adopta las decisiones necesarias en coordinación con las autoridades sanitarias, destacando que ya "dispone de planes de contingencia para afrontar situaciones de indisponibilidad de profesionales", que separa a los equipos considerados críticos por su importancia para la actividad y para evitar contagios.

Indra

Sede de Indra
Sede de Indra Indra

La compañía ha anunciado este jueves que ha tenido que cerrar de forma temporal 2 de las 11 plantas de su centro de Roc Boronat (Barcelona), después de que 2 de los empleados que trabajan en ese edificio hayan sido diagnosticados con coronavirus, tal y como ha anunciado Indra a  Europa Press.

Los 2 trabajadores están bajo atención sanitaria desde hace días, según la compañía, uno de ellos en un hospital y el otro en su domicilio. Este viernes, Indra ha confirmado que todos sus trabajadores podrán volver al centro de Roc Boronat este próximo lunes después de que aplicar medidas higiénico-sanitarias y de limpieza en todo el recinto.

Microsoft

La fachada de la sede de Microsoft en Pekín
Reuters

La tecnológica estadounidense ha asegurado la semana pasada que no podrá cumplir su previsión de ingresos en este trimestre en su área de hardware de Windows y de sus portátiles y tabletas Surface debido al impacto de coronavirus. Microsoft ha destacado que "pese a la fuerte demanda de Windows en línea con lo esperado, la cadena de suministro está recuperando sus operaciones normales más lento de lo previsto", según recoge The New York Times.

La compañía ha precisado que el resto de sus negocios no han visto afectados sus previsiones por el brote de coronavirus. Además, el diario nipón Nikkei Asian Review ha publicado la semana pasada que Microsoft está valorando trasladar la producción de dispositivos Surface fuera de China.

Respecto a su plantilla, ha solicitado este miércoles a sus empleados en Seattle y en Silicon Valley que teletrabajen hasta el 25 de marzo. No obstante, la compañía ha reconocido este viernes que 2 de sus empleados en Puget Sound, a las afueras de Seattle, han sido diagnosticados con coronavirus. Uno de ellos trabaja para su subsidiaria LinkedIn, según ha señalado la compañía a la CNBC.

Facebook

El stand de Facebook en la Exposición Internacional de Importación China de Shanghai
Reuters

La compañía fundada por Mark Zuckerberg ha anunciado que cancela la conferencia anual de desarrolladores F8, prevista para el 5 de mayo en San José (EEUU), para "priorizar la salud y la seguridad de nuestros socios desarrolladores, nuestros empleados y de cualquiera que colabore para poner la F8 en marcha", según ha señalado en un comunicado.

Dado que se trata de su evento más importante del año, Facebook ha planteado sustituir el factor presencial de la F8 por "eventos a escala local, vídeos y contenidos en streaming". En 2019, la conferencia de desarrolladores congregó a más de 5.000 asistentes. Es la segunda cancelación de un evento para la red social, que había suspendido previamente su Global Marketing Summit, previsto para el 9 de marzo.

Además, la actividad de Facebook se ha visto afectada en sus oficinas del área de San Francisco, donde la compañía ha solicitado a todo su personal no esencial que trabaje desde sus casas a partir de este viernes para reducir el riesgo de contagio.

Alphabet

Un grupo de operarios desmonta un stand de Google en la Feria Internacional de Shanghai
Reuters

Como sucedió recientemente con la F8 de Facebook, la matriz de Google ha tenido que cancelar finalmente su conferencia anual Cloud Next, que iba a tener lugar entre el 6 y el 8 de abril en San Francisco. Este evento, centrado en Google Cloud, tenía previsto acoger a unos 30.000 asistentes, que tendrán que conformarse con participar en las videoconferencias que la compañía organizará para reemplazar la conferencia.

Además, Alphabet ha solicitado a los más de 8.000 empleados de su sede europea, situada en Dublín, que teletrabajen durante este martes, como medida de precaución después de que un empleado haya mostrado síntomas gripales, según The New York Times. Esa misma recomendación se ha extendido también a sus trabajadores en San Francisco este viernes, pese a que no se ha registrado ningún caso en sus oficinas.

EY

Sede de EY
Getty Images

EY ha pedido a todos sus trabajadores de Madrid que trabajen desde casa tras detectar un caso de coronavirus, según ha publicado Expansión citando un comunicado interno de la firma. En total son unos 3.100 los empleados afectados.

Además, EY ha suspendido los viajes de trabajo que había previstos desde Madrid, para "garantizar la seguridad y la salud de la plantilla" y también que los servicios que presta la consultora continúen en marcha.

La compañía ya había implantado otras medidas como pedir teletrabajar durante 15 días a todos los trabajadores que hayan viajado a zonas afectadas, o cuyos familiares hayan viajado a dichas zonas.

Telefónica

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica. Telefónica

Telefónica no está sufriendo un impacto tan directo como otras empresas de esta lista, pero su directiva ha hecho mención al coronavirus en su presentación de los resultados de 2019. Así, su directora de Finanzas y Control, Laura Abasolo, ha señalado que están siguiendo “muy de cerca” el impacto del coronavirus en la cadena de suministro y ha indicado que hasta la fecha solo ha existido alguna “disrupción menor” y en elementos que no son críticos para la oferta comercial de la compañía.

Abasolo ha destacado que su equipo de compras está trabajando “mano a mano” con sus suministradores, muchos de los cuales tienen fábricas alternativas fuera de China, para que esas disrupciones no se sucedan. “Hasta la fecha, poco impacto y en elementos poco críticos para nuestras operaciones”, ha resumido la directora de Finanzas y Control de Telefónica.

Sin embargo, este jueves la compañía ha notificado a través de una nota de prensa que uno de sus empleados en el centro de Telefónica en Aravaca ha dado positivo por coronavirus y se encuentra estable, pero hospitalizado desde el 1 de marzo. La empresa ha pedido a los compañeros que mantuvieron contacto con este empleado se queden en su casa teletrabajando, aunque ha precisado que no presentan síntomas.

Air Europa

Un avión de Air Europa en plena maniobra de despegue
Reuters

La aerolínea ha anunciado descuentos del 40% a los billetes comprados desde este miércoles hasta el 16 de marzo a cualquier destino nacional, europeo, de Sudamérica y Norte de África. Además, ha ofrecido cambios de fechas en los billetes sin penalización a todos los billetes comprados hasta finales de marzo.

Estas medidas, que buscan hacer frente al impacto del coronavirus en el tráfico aéreo, forman parte de su campaña Eres muy libre de cambiar, que busca ofrecer "confianza" a los viajeros. Por su parte, el todavía CEO de IAG, Willie Walsh, ha asegurado que la expansión del coronavirus no afectará a los planes del grupo para que Iberia compre Air Europa, una operación acordada en noviembre y a la espera de aprobación de los reguladores.

Merck

La sede central de Merck en la ciudad alemana de Damstadt
Reuters

Aunque resulte sorprendente encontrarse a una farmaceútica en una lista de empresas afectadas por un brote infeccioso internacional, en el caso de la alemana Merck está justificado, dado que la compañía ha anunciado que el coronavirus impactará en sus resultados, pero de forma muy reducida, lo que ha provocado que sus acciones repunten en la Bolsa de Frankfurt, según Bloomberg.

En concreto, Merck ha augurado, basándose en su experiencia previa en China, donde gran parte de su plantilla de 4.000 empleados ya ha regresado al trabajo, que sus ingresos sufrirán una merma del 1% en el segundo trimestre, dado que consideran que su actividad no se verá tan afectada como otros sectores por el impacto del coronavirus en el consumo. 

Banco Santander

Ana Botín, presidenta del Banco Santander.
Ana Botín, presidenta del Banco Santander. Reuters

Hasta este jueves, el mayor banco del país se había limitado a cancelar los viajes de trabajo que no sean imprescindibles o las visitas de responsables de su negocio en el extranjero a su sede en Madrid. Sin embargo, este jueves ha ido un paso más allá, prohibiendo las reuniones de más de 100 empleados como medida de prevención ante el coronavirus, según El Confidencial.

El diario digital desvela además que el responsable de Recursos Humanos del Santander, Jaime Pérez Renovales, envió una carta a la plantilla anunciando estas medidas, que incluyen la limitación de viajes, no acudir al trabajo si se presentan síntomas del virus, notificar si se ha viajado a zonas afectadas por el coronavirus y posponer o cancelar convenciones y reuniones sectoriales a las que asistan muchos empleados.

BBVA

Carlos Torres, presidente de BBVA.
Carlos Torres, presidente de BBVA. Reuters

BBVA ha trasladado a alrededor de un centenar de trabajadores de su equipo de Mercados desde la sala de tesorería de la Ciudad BBVA a la que tiene en Las Rozas como medida de prevención ante la expansión del coronavirus. Pese a que su plantilla aún no ha registrado ningún caso del virus, fuentes de la entidad han asegurado a Europa Press que se trata de una medida preventiva.

La acción se justifica en que esta área de negocio es "muy crítica" para la entidad, por lo que el grupo busca que separar al equipo para, en caso de contagio, garantizar la continuidad del negocio.

United Airlines

Dos aviones de United Airlines en el aeropuerto de Newark (EEUU)
Reuters

La cuarta mayor aerolínea del mundo también se ha visto obligada a suspender sus previsiones de resultados para el conjunto de 2020 debido al impacto económico del coronavirus, convirtiéndose en la primera compañía aérea estadounidense en suspender sus pronósticos ante la expansión internacional del brote, según Reuters.

United Airlines había asegurado la pasada semana que la incertidumbre sobre la duración y la expansión del virus tendrá un efecto negativo en la demanda de transporte aéreo, pero que si se ataja el coronavirus en mayo y las rutas transpacíficas recuperan la normalidad en los próximos 5 meses, todavía serían capaces del alcanzar su objetivo de beneficio por acción, fijado entre 11 y 13 dólares por título.

Sin embargo, este miércoles, la aerolínea ha anunciado el recorte del 10% de sus vuelos internacionales y del 20% de los que realiza en EEUU y Canadá en abril y medidas similares en mayo ante la caída de la demanda, según una carta a los empleados recogida por Reuters.

El sector de distribución de alimentación y productos para el hogar de Australia

Estanterías vacías en la sección de papel higiénico de un supermercado de Macquarie Park (Australia)
Reuters

Una de las primeras consecuencias del coronavirus ha sido la venta masiva de mascarillas y gel desinfectante, a menudo a precios abusivos ante la oleada de compras motivadas por el pánico. En Australia, tras las mascarillas y el gel, el papel higiénico ha sido el siguiente producto en agotarse, provocando que los supermercados tengan que tomar medidas drásticas.

De hecho, el principal grupo de distribución de alimentos y productos para el hogar de Australia, Woolworths ha limitado la cantidad de papel higiénico que vende por cliente a 4 paquetes por cabeza. Mientras, la filial australiana de Costco ha anunciado que sus clientes solo podrán llevarse un paquete por persona, según Reuters.

Amazon

Centro logístico de Amazon en la ciudad de Dortmund
Centro logístico de Amazon en la ciudad de Dortmund REUTERS/Thilo Schmuelgen

El impacto del coronavirus en la cadena mundial de distribución tiene un impacto especialmente grave en empresas que dependen de fabricantes chinos para contar con piezas para sus productos, pero también para aquellas compañías que se dedican a la venta de productos de terceros. Ese es el caso de Amazon que, según Bloomberg, está dependiendo de su inventario para afrontar cualquier posible escasez.

Para alimentar ese inventario, Amazon habría elevado su nivel de pedidos a industrias chinas justo después del estallido del coronavirus, según revelan varios correos electrónicos internos a los que ha tenido acceso Business Insider. La multinacional líder del comercio electrónico ha negado que el virus esté afectando a su negocio, pese a que cerca de un 40% de su volumen de ventas procede de mayoristas dependientes de China.

Sin embargo, el coronavirus ha impactado de forma inesperada en la actividad de Amazon, que ha reconocido este domingo que 2 de sus empleados del centro de distribución de la compañía en Milan han contraído el coronavirus y se encuentran en cuarentena. Este miércoles, Amazon ha reconocido que otro empleado, en este caso en EEUU, ha dado positivo por el virus.

Leer más: La bolsa china pierde una cantidad equivalente al PIB de Noruega en su primera sesión tras el estallido global del coronavirus

General Electric

El stand de General Electric en la Feria Internacional de Exportación e Importación de Shanghai
Reuters

El conglomerado multinacional estadounidense ha anunciado este miércoles que mantiene sin cambios sus objetivos de beneficios y de flujo de caja para el conjunto del año a pesar de la expansión del coronavirus. No obstante, General Electric ha precisado que su flujo de caja del primer trimestre sufrirá un impacto negativo de entre 300 y 500 millones de dólares (entre 270 y 450 millones de euros) por pérdidas vinculadas al brote.

General Electric cuenta con fábricas y miles de empleados en China y ha sido una de las compañías que más ha sufrido en bolsa desde que comenzó la expansión del coronavirus. Sus acciones han caído en torno a un 16% desde que presentó sus resultados de 2019 el pasado mes de enero, según Reuters.

HP

Entrada de empleados de la sede de HP en Rancho Bernardo (EEUU)
Reuters

La compañía tecnológica ha dado a conocer este miércoles sus resultados del primer trimestre del año, en el que sus ingresos se redujeron un 8% hasta los 6.900 millones de euros (unos 6.200 millones de euros) debido al desabastecimiento de suministros provocado por el coronavirus. Ese resultado es peor de lo previsto por el consenso del mercado, según Reuters.

Además, HP ha anunciado el recorte de sus previsiones de flujo de caja a lo largo de 2020 debido al impacto del coronavirus, que han pasado de entre 1.900 y 2.100 millones de dólares (entre 1.700 y 1.880 millones de euros) a una horquilla entre 1.600 y 1.800 millones de dólares (entre 1.430 y 1.610 millones de euros).

Ifema

La puerta sur del reciento ferial de Ifema
Ifema

Pese a que los portavoces de Ifema aseguraron este pasado martes que su calendario de ferias y eventos no se vería afectado por el coronavirus, pocas horas después han anunciado en un comunicado de prensa el aplazamiento hasta el 2 de julio de Expodental, el Salón Internacional de Equipos, Productos y Servicios Dentales, que estaba inicialmente prevista para los días 12 y 14 de marzo.

Ifema asegura que "esta decisión se ha tomado atendiendo a la solicitud de la patronal promotora de este evento, FENIN, Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria" y siguiendo las recomendaciones del Ministro de Sanidad "sobre congresos y eventos que impliquen a los profesionales sanitarios".

El Museo del Louvre

Grupos de turistas se agolpan en la entrada del Museo del Louvre de París (Francia)
Reuters

Pese a que Francia no es uno de los países más afectados por el coronavirus, como sucede en la vecina Italia, su sector turístico empieza a notar las consecuencias del virus en su actividad. Así, el Museo del Louvre, uno de los más conocidos del mundo, no ha abierto este lunes por segundo día consecutivo por la negativa de sus trabajadores a afrontar el riesgo de contagio sin garantías de la empresa.

El Gobierno francés ha anunciado este fin de semana la prohibición de grandes eventos públicos, de la que ha excluido a museos, parques temáticos y monumentos. De hecho, la Torre Eiffel o Disneyland París sí han abierto sus puertas este lunes, en tanto que la reapertura del Louvre se produjo finalmente este miércoles, según Reuters.

Twitter

La sede central de Twitter en San Francisco
Reuters

La compañía que dirige Jack Dorsey ha dado un paso más allá en sus políticas de prevención del coronavirus y ha recomendado este martes a sus más de 5.000 empleados que trabajen desde casa para evitar posibles contagios. Esta medida será de obligado cumplimiento para sus trabajadores en Corea del Sur, Japón y Hong Kong, mientras que sus empleados en EEUU podrán seguir asistiendo a sus oficinas si así lo desean.

Además, la red de microblogging ha anunciado también que su CEO y sus empleados no participarán en la conferencia anual de tecnología y música South By Southwest, en la que Jack Dorsey iba a pronunciar una charla. Previamente, Twitter se había limitado a recomendar el teletrabajo y desaconsejar los viajes a sus trabajadores.

Apple

Un grupo de personas equipadas con máscaras protectoras esperan a pasar un test de temperatura antes de entrar a una Apple Store en Shanghái
Un grupo de personas equipadas con máscaras protectoras esperan a pasar un test de temperatura antes de entrar a una Apple Store en Shanghái. REUTERS/Aly Song

Apple ha reducido la semana pasada sus previsiones de ingresos para el primer trimestre debido a las consecuencias del coronavirus, que podría obligar a la compañía estadounidense a retrasar el lanzamiento de su nuevo modelo de iPad Pro hasta después del verano, pese a que no se ha modificado la fecha de salida del iPhone low cost, prevista para marzo.

El coronavirus ha afectado especialmente a uno de los principales proveedores chinos de iPhone, Foxconn, que ha reducido su expectativa de ingresos del primer trimestre un 15%, especialmente en sus segmentos de electrónica de consumo y productos de empresa, según Reuters. La compañía china ha asegurado que sus resultados se recuperarán en cuanto su actividad se recupere por completo, despues de haber reiniciado "con cautela" la producción en sus principales fábricas en China a finales de febrero.

Leer más: Apple reconoce que el coronavirus afectará a sus ingresos trimestrales por el cierre de tiendas en China y el impacto en la producción de los iPhone

Ryanair

Un vuelo de Ryanair aterriza en el aeropuerto londinense de Stansted
Un vuelo de Ryanair aterriza en el aeropuerto londinense de Stansted Flickr

Ryanair ha explicado este 2 de marzo que cancelará el 25% de sus vuelos a Italia durante tres semanas, del 17 de marzo al 8 de abril, ya que han disminuido las reservas de vuelos al país. En ese sentido, ya ha contactado a los pasajeros afectados, según ha apuntado en un comunicado.

La caída afecta en gran medida a la aerolínea puesto que supone uno de sus mayores mercados, sin embargo, Ryanair ha asegurado en el mismo comunicado que "no espera que estas cancelaciones tenga impacto en las previsiones del presente año", que acaba en marzo de 2020, así como que no sabe cómo afectarán al siguiente ejercicio.

Por lo pronto, la empresa valora dar vacaciones y/o permisos sin sueldo a sus pilotos y tripulación, la congelación de salarios o reducir costes, ha recogido Cinco Días.

Nike

Un viandante con mascarilla pasa ante la tienda Nike de Pekín (China)
Reuters

La compañía estadounidense ha anunciado este lunes que ha tenido que cerrar su sede en Europa, situada en Hilversum (Países Bajos), después de que uno de sus empleados haya dado positivo por coronavirus. En principio, las oficinas volverán a abrir este miércoles, según asegura Reuters

El edificio, en el que trabajan en torno a 2.000 empleados procedentes de 80 países, está siendo desinfectado mientras el trabajador se encuentra en cuarentena en su domicilio durante 14 días. Nike ya había tenido que cerrar "aproximadamente la mitad" de sus tiendas en China a principios de febrero para frenar posibles contagios y ya había anunciado que esperaba "un impacto negativo" debido a estos cierres, según Europa Press.

Warner Music

La sede central de Warner Music en Burbank (EEUU)¨
Reuters

A la tercera mayor discográfica del mundo le ha correspondido el dudoso honor de convertirse en la primera compañía que ve frustrada su salida a bolsa debido a la fuerte volatilidad que está generando el coronavirus en las bolsas. En principio, su debut en bolsa se retrasará por tiempo indefinido hasta que mejoren las condiciones de mercado, según Reuters

Sin embargo, la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) de Warner no ha sido la única en venirse abajo este lunes, dado que la fabricante de calzado estadounidense Cole Hann ha tenido que anunciar una decisión similar. Después de que el S&P 500 sufriese su mayor caída semanal desde 2008, las condiciones no parecen las adecuadas para salir a bolsa.

Hyundai

Un trabajador en la planta de producción de Hyundai en Asan (Corea del Sur).
Un trabajador en la planta de producción de Hyundai en Asan (Corea del Sur). REUTERS/Kim Hong-Ji

El fabricante surcoreano de vehículos se vio forzado a cerrar una de 5 las cadenas de montaje de coches con las que cuenta en su país debido a la carencia de piezas. El cierre de parte de sus fábricas de componentes de automoción en China ha desabastecido sus plantas de ensamblaje en Corea del Sur, que son responsables de fabricar el 40% de su producción en todo el mundo.

La compañía ha negado que haya interrumpido la producción de vehículos, como sí ha sucedido en sus cadenas de suministro, destacando que sus fábricas estaban retomando el ritmo gradualmente. Sin embargo, la semana pasada cerró una de ellas debido a que uno de sus empleados ha dado positivo por coronavirus, lo que ha vuelto a frenar la producción de sus vehículos, según Reuters.

Este lunes, esas pérdidas se han materializado en los datos de ventas de Hyundai en febrero, que se desplomaron un 13% respecto al mismo mes en 2019, lo que supone su peor cifra de facturación desde febrero de 2010,

Leer más: China retrasa sus cifras comerciales de enero en plena crisis del coronavirus, una decisión con pocos precedentes que ha provocado caídas en los mercados asiáticos

JetBlue

Aviones de Jetblue en el aeropuerto JFK de Nueva York
Reuters

Esta aerolínea estadounidense es uno de los casos más insólitos de esta lista, dado que es la primera de su país que ha retirado las tasas de cancelación de billetes a pesar de que no tiene rutas desde o hacia ninguno de los países afectados por el coronavirus al no operar ni en Asia ni en Europa. Los cargos de cancelación no estarán vigentes hasta el día 11 de marzo para vuelos anteriores al 1 de junio.

JetBlue ha señalado en un comunicado, publicado por FoxNews, que "aunque las autoridades no han emitido ninguna restricción de viaje en los lugares a los que volamos, queremos ofrecerles a nuestros clientes la tranquilidad de que estaremos listos para apoyarles en caso de que la situación cambie".

IAG (Iberia y British Airways)

Un avión de Iberia vuela sobre el aeropuerto de El Prat de Barcelona.
Reuters

El pasado 29 de enero, British Airways anunciaba la suspensión de todos sus vuelos con origen y destino en China debido al coronavirus y pocas horas más tarde Iberia, su socia dentro del grupo IAG, hacía pública una decisión similarAmbas aerolíneas aseguraron en su momento que la cancelación de vuelos era una medida temporal mientras evaluaban el impacto del brote en su negocio.

Sin embargo, pocos días después Iberia prolongaba 2 meses la suspensión de su única ruta a China, la que cubre el trayecto entre Madrid y Shanghái, hasta finales del mes de abril. Su socia británica también anunció la semana pasada que mantendría la cancelación de conexiones aéreas con China, en este caso hasta el 17 de abril, 3 semanas más de lo inicialmente anunciado.

La matriz de ambas compañías, IAG, presentó el pasado viernes sus resultados de 2019, en los que su beneficio se redujo un 39,6%. Además, en el folleto enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo ha destacado la caída de la demanda en Asia y Europa y ha descartado ofrecer previsiones para 2020, debido a "la continua incertidumbre en relación al potencial impacto y la duración del coronavirus".

Amadeus

Sede de Amadeus
Amadeus

La compañía, que provee de tecnología a la industria turística, ha admitido el pasado viernes que el coronavirus supondrá un impacto negativo para sus resultados en 2020. Su CEO, Luis Maroto, ha reconocido que "el brote de coronavirus afectará a nuestra industria y a nuestro negocio en 2020", aunque señalando que "llevará aparejado un repunte posterior si tenemos en cuenta lo sucedido en ocasiones anteriores".

"Más allá del brote de coronavirus, creemos que estamos bien posicionados para seguir generando crecimiento, rentabilidad y flujos de efectivo en el futuro", ha afirmado el consejero delegado de Amadeus. Ese mismo día, la compañía presentó sus resultados de 2019, en el que su beneficio creció un 12,6%, su ebitda un 10% y el número de pasajeros bajo su gestión un 7,5%.

Booking

Trabajadores de Booking en sus nuevas oficinas de Tourcoing, Francia
Trabajadores de Booking en sus nuevas oficinas de Tourcoing, Francia Reuters

La plataforma de reservas de alojamiento ha destacado el "impacto significativo" en sus resultados del primer trimestre debido a la expansión mundial del brote de coronavirus, por lo que ha anunciado unas previsiones de reservas para 2020 entre un 5% y un 10% más bajas que en 2019, salvo que la situación experimente cambios a lo largo del año.

Además, Booking ha estimado que el coronavirus ya se hará notar en los resultados del primer trimestre, señalando que su previsión de pernoctaciones ha bajado también entre un 5% y un 10%, mientras que prevé que sus reservas brutas de viajes caigan entre un10% y un 15% y que sus ingresos bajen entre un 3 y un 7%.

Marriot

La entrada del hotel Marriot de Viena (Austria)
Reuters

La cadena hotelera ha estimado que perderá 25 millones de dólares (unos 22,8 millones de euros) en los ingresos de sus cuotas mensuales debido a la rápida expansión del coronavirus. "Debido a la incertidumbre con respecto a la duración y el alcance del brote de coronavirus, Marriott no puede estimar completamente el impacto financiero del virus", ha afirmado la compañía en declaraciones recogidas por la cadena CNBC.

No obstante, Marriot ha reconocido que las consecuencias para su negocio "podrían ser importantes en los resultados del primer trimestre y del conjunto de 2020" y podrían frenar sus planes para seguir aumentando su número de habitaciones disponibles. Además, la cadena ha retirado las tasas de cancelación para clientes en China, Hong Kong, Macao y Taiwán hasta el 15 de marzo.

Disney

El personal vigila la entrada del parque Disney de Shanghái, cerrado por el brote del coronavirus
El personal vigila la entrada del parque Disney de Shanghái, cerrado por el brote del coronavirus. REUTERS/Aly Song

La multinacional estadounidense del entretenimiento cuantificó a principios de febrero las pérdidas que prevé sufrir por la expansión del coronavirus en 175 millones de dólares (en torno a 160 millones de euros), dado que ha tenido que cerrar por tiempo indefinido desde finales de enero los 2 parques temáticos Disneyland que tienen en el país, en Shanghái y Hong Kong.

Disney ha augurado que ese impacto se materializará en sus resultados del segundo trimestre y también se refleje en los del conjunto del año. La compañía prevé pérdidas de 135 millones de dólares (sobre 124 millones de euros) en Shanghái y de 40 millones de dólares (algo menos de 37 millones de euros) en Hong Kong, aunque en la excolonia británica el impacto aumentará hasta los 132,4 millones de euros debido a las pérdidas vinculadas tanto al coronavirus como a los disturbios independentistas.

A estos dos cierres se sumarán 2 parques más del 1 al 15 de abril, Tokyo Disneyland y DisneySea, ambos en la capital de Japón, tal y como ha anunciado la compañía el pasado viernes, siguiendo las recomendaciones del Gobierno para evitar el contagio del virus en el país. Disney ha asegurado que planea reabrir a partir del día 16, aunque precisando que irá anunciando novedades en los próximos días.

AB InBev

La sede de AB InBev en Lovaina (Bélgica)
Reuters

El mayor grupo cervecero del mundo ha anunciado que prevé que su ebitda caiga un 10% en el primer trimestre del año, dado que ha calculado que en los 2 primeros meses de 2020 ha perdido en China 170 millones de dólares (sobre 155 millones de euros) de su resultado bruto de explotación y otros 285 millones de dólares (en torno a 260 millones de euros) en ingresos por los efectos del coronavirus.

De este modo, AB InBev ha estimado que la caída de su beneficio en el primer trimestre de 2020 será la peor de los últimos 10 años y ha recortado la bonificación de su CEO, Carlos Brito, aunque esa decisión se debe a la subida de las materias primas y no al brote del coronavirus. Además, la compañía ha destacado que ha reabierto más de la mitad de las 33 fábricas que tiene en China.

Volkswagen Navarra

Volkswagen Polo en la fábrica de Navarra
Volkswagen

La semana pasada, Volkswagen Navarra ha anunciado que está estudiando la posibilidad de solicitar de forma preventiva un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en su fábrica de Landaben debido a que no descarta que haya interrupciones en su cadena de suministro debido al impacto del coronavirus en sus proveedores, especialmente en Italia

La directiva ha convocado a los sindicatos para comenzar a negociar ese posible ERTE, aunque han asegurado que "la solicitud del ERTE no implica necesariamente que se vaya a llevar a cabo", en declaraciones recogidas por la Agencia EFE. Por el momento, se desconoce a cuántos de los 5.000 empleados de Volkswagen Navarra afectaría esta medida, si es que llega a aplicarse.

Los touroperadores y aerolíneas que ofrecen peregrinaciones a La Meca

Un grupo de peregrinos esperan en el aeropuerto de Jakarta tras la cancelación de visados para viajar a La Meca
Reuters

Arabia Saudí ha revocado temporalmente todos los visados de entrada de los peregrinos que llegan al país para visitar La Meca y otros lugares sagrados de la religión musulmana, así como los del resto de turistas extranjeros, como medida preventiva ante la expansión del coronavirus. Cada año, 8 millones de musulmanes visitan Arabia Saudí para realizar el Hajj, la peregrinación a La Meca, una celebración que este año comenzará en julio.

Pese a que faltan todavía 5 meses para el Hajj, touroperadores y aerolíneas que organizan cada año viajes a La Meca para la peregrinación podrían verse afectados por la suspensión de visados saudíes. En España, la aerolínea Wamos Air cubre la ruta a La Meca gracias a un acuerdo con la compañía indonesia Garuda.

Diageo

Una fábrica de Johnny Walker, del Grupo Diageo
Reuters

La compañía británica de bebidas ha estimado que el brote del coronavirus supondrá una merma en sus ventas netas hasta junio de entre entre 225 y 325 millones de libras (entre 268 y 387 millones de euros), mientras ha señalado que su beneficio operativo podría recibir un impacto negativo de entre 140 y 200 millones de libras esterlinas (entre 168 y 239 millones de euros).

Diageo se ha visto afectada por el cierre de bares, restaurantes y centros de ocio en China para contener la expansión del brote, una interrupción que ha previsto que "dure como mínimo hasta marzo". Sin embargo, la empresa dueña de marcas como Johnny Walker o Guiness ha descartado un impacto mayor a partir de esa fecha, anticipando una mejora gradual pese a reconocer que el brote "está todavía evolucionando".

Danone

Una trabajadora en una fábrica láctea del grupo Danone en China
Reuters

El grupo francés de alimentación ha presentado la semana pasada sus resultados de 2019, en los que su beneficio ha caído casi un 18% respecto a 2018, y ha aprovechado para anunciar que ha incluido en su estimación de ventas del primer trimestre un impacto negativo vinculado al coronavirus de 100 millones de euros, especialmente en China. Su previsión de aumento de las ventas para 2020 ha pasado de entre un 4% y un 5% a entre un 2% y un 4%.

Además, Danone ha anticipado que deberá afrontar dificultades concretas en otros mercados, como el argentino, y ha estimado que el brote del virus supondrá un encarecimiento del 5% interanual en los costes de materias primas estratégicas, pese a reconocer que el impacto concreto en ese mercado es "todavía incierto".

Fujitsu

Un cartel publicitario de Fujitsu en el MWC de Barcelona de 2018
Reuters

La tecnológica japonesa se convirtió la semana pasada en la primera empresa en España que anuncia una reducción de plantilla con motivo del brote de coronavirus. La interrupción de la actividad en sus proveedores en China durante las últimas 5 semanas es el argumento esgrimido por la compañía para anunciar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para la plantilla de su fábrica en Málaga

Esta medida se aplicará de forma temporal durante los próximos 2 meses, hasta el 17 de mayo, y afectará a los 336 empleados de la factoría. Sin embargo, la compañía japonesa no ha descartado tener que ampliar ese plazo si persiste el desabastecimiento de piezas y componentes o si se colapsan las vías de transporte de mercancías al reanudarse la producción.

Ericsson

Trabajadores en una fábrica de Ericsson en Suecia
Reuters

En el caso de la tecnológica sueca, las medidas que aplicará en España contra el coronavirus también repercuten en Málaga, aunque sin suspender la actividad como en el caso de Fujitsu. Así, Ericsson solicitó a todos sus trabajadores del centro que tiene en la ciudad andaluza que trabajen desde sus casas durante la semana pasada y este lunes ha recuperado la normalidad.

Ese plazo tan breve de teletrabajo se debía a que una de sus empleadas, de nacionalidad croata, se encontraba en cuarentena tras haber visitado las oficinas de Málaga procedente de Croacia, donde la empresa tiene un empleado infectado por el virus. Sin embargo, la mujer no ha presentado síntomas y ya ha podido regresar a su país, según el Diario Sur.

Lufthansa

Lufthansa
Un A380 de Lufthansa en el aeropuerto de Múnich. Aeropuerto de Múnich.

La mayor aerolínea alemana ha anunciado la semana pasada la puesta en marcha de un programa de reducción de costes para afrontar el impacto del coronavirus, que incluye la "revisión, suspensión o aplazamiento de cualquier nueva contratación", la suspensión de los cursos de personal de cabina hasta abril o la reducción en el área administrativa de un 10% en el volumen de proyectos y de un 20% en costes materiales, entre otras medidas.

Sin embargo, la iniciativa más llamativa del plan de Lufthansa es la de ofrecer a todos sus empleados bajas no remuneradas de forma inmediata, que busca compensar mediante la revisión del régimen de trabajo a tiempo parcial en los convenios convenios colectivos que la aerolínea está negociando actualmente.

General Motors

Un trabajador de la planta de General Motors en Michigan, Estados Unidos
Un empleado trabaja en planta de producción de General Motors en la ciudad de Romulus (Michigan, Estados Unidos). Reuters

La industria automovilística ha sido la primera en hacer saltar las alarmas por los efectos en su cadena de producción del cierre de fábricas en China. En el caso de General Motors, la inactividad industrial en el gigante asiático se traduce en escasez de piezas en sus fábricas de vehículos de Michigan y Texas, en EEUU, según han advertido los sindicatos de la automovilística a The Wall Street Journal.

La compañía automovilística ya aseguró hace 2 semanas que estaba siguiendo de cerca la cadena de suministro de sus fábricas de camiones para anticiparse a cualquier posible desabastecimiento de piezas, especialmente tras el cierre de una planta de ensamblaje de coches en Corea del Sur por escasez de suministros desde China.

Asiana Airlines

Un Airbus A350-900 de la compañía Asiana Airlines
Un Airbus A350-900 de la compañía Asiana Airlines, en una fotografía de archivo. REUTERS/Regis Duvignau

Las aerolíneas surcoreanas también están notando el impacto económico del coronavirus. La principal compañía aérea del país, Air Busan, ha decidido cerrar temporalmente el 78% de sus rutas internacionales a partir de marzo y ha sugerido a sus empleados que trabajen 4 días a la semana o que se acojan a un régimen provisional y voluntario de baja sin sueldo, según The Korea Herald.

Mientras, su más inmediato competidor, Asiana Airlines, ha ido un paso más allá y no ha dado opción a su plantilla, enviando a casa sin sueldo a parte de sus 10.500 empleados, que deberán turnarse para dejar de trabajar, y de cobrar, durante 10 días hasta finales de febrero, aunque posteriormente lo ha ampliado hasta finales de marzo.

Nintendo

Una edición limitada de peluches de Pikachu en la tienda Pokémon de Shibuya, en Japón
Una edición limitada de peluches de Pikachu en la tienda Pokémon de Shibuya, en Japón. REUTERS/Issei Kato

La compañía japonesa de videojuegos ha anunciado recientemente que no será capaz de hacer llegar con normalidad a las tiendas nuevas remesas de su consola Switch, debido a que el cierre de fábricas en China ha afectado al suministro de sus plantas de ensamblaje en Vietnam. La producción podría llegar a "un cuello de botella" a partir de abril, que afectaría en especial a su principal mercado, EEUU.

La reducción en el número de consolas Switch disponibles en los mercados japonés y estadounidense podría impactar negativamente en los lanzamientos de videojuegos previstos para las próximas fechas, como la nueva edición de Animal Crossing, cuyo lanzamiento está previsto para el 20 de marzo, según Bloomberg.

BHP Billiton

Andrew Mackenzie, CEO de BHP Billiton, en un encuentro con periodistas en Japón
Andrew Mackenzie, CEO de BHP Billiton, en un encuentro con periodistas en Japón. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

La compañía australiana, que es la mayor minera del mundo, está más preocupada por posibles carencias de materias primas que por el cierre temporal de las fábricas en China. Por ello, BHP Billiton ha anunciado que, si no se ha conseguido contener el coronavirus a finales de marzo, revisará a la baja sus previsiones de demanda de materias primas para este año.

Pese a que el brote no ha impedido que la minera haya entregado el dividendo más alto de su historia, su CEO Andrew Mackenzie ha pedido mantener la cautela, destacando que el virus no ha afectado todavía a la demanda, a los precios o a los pagos por sus envíos. Además, ha advertido del efecto de este brote en las exportaciones del país, dado que China es su principal cliente de materias primas.

WiseTech Global

Wisetech Global
REUTERS/Jason Reed

El impacto del coronavirus en Australia no se limita a las materias primas, sino que está afectado a todas las empresas que dependen del suministro de fábricas en China. Este es el caso de la fabricante de software en la nube WiseTech Global, que se vio obligada a reducir su estimación de beneficios anuales ante la paralización de varios proyectos ante la impacto industrial del coronavirus.

El anuncio de esa reducción de perspectivas para 2020 ha hecho aún más daño a la tecnológica, que vio como sus acciones se desplomaban un 20% hace 2 semanas, lo que supuso perder 2.600 millones de dólares australianos (algo más de 1.500 millones de euros) de capitalización bursátil, según Australian Financial Review.

Boeing

Un grupo de aviones Boeing 737 Max permanecen retenidos en el aeropuerto de Seattle (EEUU)

Reuters

El grupo aeronáutico estadounidense, que ya se encuentra en una situación complicada por la prohibición de vuelo de su modelo 737 Max tras haber sufrido 2 accidentes mortales en 2018 y 2019, afronta con incertidumbre el brote del coronavirus. Boeing, que presentó sus primeras pérdidas en 22 años en enero, ha advertido de que el virus hará aún más difícil que entregue a tiempo los pedidos que ya tiene comprometidos.

Además, Boeing ha reconocido que no recibió ni un solo pedido a lo largo de enero y que consiguió entregar 13 aeronaves recién fabricadas a lo largo del primer mes del año. Su vicepresidente de marketing, Randy Tinseth, ha asegurado a la CNBC que la aviación de carga no crecerá en 2020 como la compañía había previsto tras el acuerdo comercial de primera fase entre EEUU y China debido al impacto del coronavirus

UniCredit

La sede central de Unicredit en Roma (Italia)
La sede central de Unicredit, en Roma (Italia). REUTERS/Alessandro Bianchi

El contagio a Europa del coronavirus está teniendo un impacto inesperado en Italia. La alarma que ha generado el brote en el norte del país, donde se ha decretado la cuarentena en 11 municipios, se ha paralizado la actividad escolar y se han suspendido varios eventos públicos, como el carnaval de Venecia, también ha alcanzado al banco UniCredit, que ha pedido a sus empleados que teletrabajen para evitar males mayores.

Sin embargo, para evitar una sensación de parálisis de la actividad, la entidad transalpina ha recalcado en un comunicado que "la Torre UniCredit en la plaza Gau Aulenti de Milán abrirá como de costumbre", en referencia a la semana pasada. No obstante, el banco destaca que todos aquellos que entren en el edificio serán sometidos a controles de temperatura.

Armani

Trabajadores reparten mascarillas a las puertas del teatro donde Giorgio Armani tenía previsto realizar su desfile de la semana de la moda de Milán.
Trabajadores reparten mascarillas a las puertas del teatro donde Giorgio Armani tenía previsto realizar su desfile de la semana de la moda de Milán. REUTERS/Alessandro Garofalo

La firma italiana de moda ha seguido la pauta de las instituciones del país, que han decidido cerrar temporalmente escuelas, espectáculos públicos y universidades en el norte para evitar posibles focos de contagio del coronavirus. En el caso de Armani, las precauciones pasan por el cierre durante una semana de sus oficinas centrales de Milán y de sus fábricas en varios puntos del norte y el este del país, como avanza Corriere della Sera.

Para mantener a flote su actividad, Armani, al igual que otras compañías del sector como Tod o Laura Biagiotti, ha decidido optar por imponer el teletrabajo a su plantilla. Además, la semana pasada Armani realizó un desfile de modelos a puerta cerrada, en el que, paradójicamente, se planteó como un homenaje a China, revisando las colecciones de la firma de la última década que cuentan con inspiración oriental.

Samsung

Un asistente al evento de presentación del Samsung Galaxy S20 porta una mascarilla protectora
Un asistente al evento de presentación del Samsung Galaxy S20 porta una mascarilla protectora. REUTERS/Stephen Lam

El brote del coronavirus no puede llegar en un momento más incoveniente para Samsung. Además de los perjuicios que supone la cancelación del Mobile World Congress de Barcelona, la tecnológica surcoreana se encuentra en plena temporada de presentación de novedades, que incluyen los nuevos modelos S20 y del Galaxy Z Flip, su nuevo smartphone plegable.

Sin embargo, estos lanzamientos han quedado en segundo plano ante las medidas que está tomando la compañía para protegerse del brote de coronavirus. Concretamente, Samsung se ha visto obligado a frenar la producción en su fábrica en la ciudad surcoreana de Gumi durante 2 días hace 2 semanas debido a que uno de sus empleados ha sido diagnosticado de coronavirus, según CNET.

Volkswagen

Trabajadores en la planta del Grupo Volkwsagen en Tianjin (China)
Trabajadores en la planta del Grupo Volkwsagen en Tianjin (China). Reuters

El fabricante alemán de vehículos depende en gran medida de China, no tanto en términos de producción, como otras automovilísticas, sino por el importante peso que tienen los consumidores chinos en su volumen anual de ventas. De hecho, 4 de cada 10 ventas internacionales que realiza Volkswagen se producen en el gigante asiático, lo que se tradujo en 4,21 millones de coches vendidos en China en 2018, según Deutsche Welle.

No obstante, la compañía alemana ha tenido que cerrar durante 2 semanas las fábricas que opera en China junto a sus socios locales SAIC y FAW. Los analistas de UBS prevén que los problemas de suministro y de caída de la demanda supongan perder el 50% de sus ventas en China en febrero. Sin embargo, la semana pasada sus fábricas retomaron la actividad, según asegura el medio gubernamental chino Diario del Pueblo.

Adidas

Adidas tienda
Adidas

En el caso de la firma alemana de ropa deportiva, el impacto del coronavirus no se centra en su producción, sino en sus ventas. El cierre de "un número significativo de tiendas y la prolongada reducción del tránsito de productos en el resto de sus tiendas", según ha reconocido a Business Insider la propia compañía, ha provocado una caída del 85% en sus ventas en China entre el 25 de enero y el 19 de febrero.

No obstante, Adidas ha negado que haya detectado un "impacto comercial importante" fuera del gigante asiático, aunque ha reconocido que es imposible cuantificar por el momento el impacto que pueda suponer el coronavirus en sus ventas en todo el mundo.

La industria automovilística china

La región de Hubei, en China, prácticamente sin tráfico por el coronavirus
La región de Hubei, en China, prácticamente sin tráfico por el coronavirus. REUTERS/Thomas Peter

Más allá de las disrupciones de suministros o la caída de las ventas que están sufriendo los fabricantes extranjeros instalados en China, el impacto del coronavirus también se está haciendo notar en el sector automovilístico local. El cierre de fábricas y de concesionarios en el gigante asiático ha provocado que las ventas de coches hayan caído un 92% en China durante la primera mitad de febrero.

Las perspectivas son ligeramente más positivas para el resto del mes, según las estimaciones de Bloomberg, que prevé que las ventas sigan cayendo un 70% en las 2 últimas semanas de febrero. Este desplome de las automovilísticas ha motivado que el Ministerio chino de Comercio se esté planteando revertir sus planes para eliminar los subsidios estatales a la compra de coches eléctricos.

Airbus

El fuselaje de un Airbus A330 durante su proceso de fabricación en Tianjin (China)
REUTERS/Joseph Campbell

El fabricante aeronáutico europeo cuenta con una fábrica en suelo chino, en la ciudad de Tianjin, a 1.200 kilómetros de Wuhan, el epicentro del brote de coronavirus. Este centro, dedicado al ensamblaje del 10% de la producción de su modelo A320, se ha visto afectado por los cierres preventivos de plantas industriales a principios de febrero.

El cierre duró 10 días, dado que el 11 de febrero recibió la autorización oficial para reanudar sus actividades y 3 días más tarde lo llevó a la práctica, reabriendo su planta de Tianjin y anunciando que realizaría un estudio para evaluar sus pérdidas. 

McDonalds

Un hombre con una mascarilla pasa por delante de un establecimiento de Mcdonald's en Pekín
Un hombre con una mascarilla pasa por delante de un establecimiento de Mcdonald's en Pekín REUTERS/Jason Lee

La multinacional más conocida del sector de la comida rápida también está acusando el impacto del coronavirus. McDonalds cuenta con con 3.300 restaurantes abiertos en China y, a pesar de que solo lleva 30 años instalada en el país, un 5% de sus ventas y un 3% del beneficio operativo se origina en el gigante asiático.

Desde el inicio del brote, la cadena ha cerrado en torno a 300 restaurantes en todo el país, algo menos del 10% de sus establecimientos, al tiempo que ha mantenido sin cambios sus planes para abrir 1.500 restaurantes más en China hasta 2022. Su CEO, Chrsi Kempczinski, ha afirmado que el coste del virus en sus beneficios será "relativamente pequeño si el brote se contiene", según declaraciones a The Guardian.

Starbucks

Una trabajadora de un Starbucks en Pekín utiliza un termómetro para medir la temperatura de un cliente en medio del brote del coronavirus
Una trabajadora de un Starbucks en Pekín utiliza un termómetro para medir la temperatura de un cliente en medio del brote del coronavirus. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Las cafeterías de Starbucks se han visto afectadas por la expansión del coronavirus, que les ha obligado a cerrar en torno a 2.000 establecimientos de los casi 4.300 con los que cuenta en China, según la cadena BBC. No en vano, el mercado chino es el segundo más importante par la compañía, tras el de EEUU, y las ventas en el gigante asiático suponen el 10% de sus ingresos globales.

El brote ha sorprendido a Starbucks, que tenía previsto mejorar sus previsiones anuales de beneficio en la presentación de sus resultados del primer trimestre, pero finalmente ha optado por mantener sus expectativas a pesar de haber conseguido un resultado mejor de lo esperado entre enero y marzo.

 

Ikea

Una mujer pasa por delante de un establecimiento de Ikea cerrado por el coronavirus
Una mujer pasa por delante de un establecimiento de Ikea cerrado por el coronavirus. REUTERS/Jason Lee

Mientras otras cadenas minoristas de cara al público han optado por cierres parciales de sus establecimientos, Ikea ha apostado por clausurar todas sus tiendas en China desde el 30 de enero para evitar posibles contagios del coronavirus. Concretamente, la compañía sueca cuenta con 30 establecimientos en el gigante asiático, incluyendo uno en Wuhan, la localidad donde se registraron los primeros contagios.

Las tiendas de la cadena sueca en China cuentan con la particularidad de que los consumidores pasan más tiempo de lo habitual o incluso aprovechan las camas y sofás en exposición para echarse siestas, según asegura la cadena CNN, lo que justifica ese cierre total de sus operaciones en China que, a pesar de que Ikea aseguró que sería temporal, todavía no tiene fecha final.

Tesla

Tesla está construyendo una fábrica gigante en Shanghai para satisfacer la demanda en China.
Tesla está construyendo una fábrica gigante en Shanghai para satisfacer la demanda en China. Geng Yu/VCG via Getty Images

La compañía que lidera Elon Musk es otra de las empresas a las que el coronavirus ha sorprendido en mal momento. Tras haber inaugurado en 2019 una enorme factoría de producción en Shanghai, Tesla consiguió el pasado 30 de diciembre entregar los 15 primeros coches fabricados en ella en una ceremonia por todo lo alto.

Sin embargo, la alegría duró apenas unas horas, ya que la fábrica tuvo que ser clausurada ese mismo día en virtud de una orden gubernamental que obligaba al cierre de todas las empresas privadas para frenar la expansión del virus. Ese cierre gubernamental se prolongó hasta el 10 de febrero, cuando la fábrica retomó sus operaciones para la fabricación de sus coches Model 3.

H&M

Un establecimiento de H&M cerrado en China tras el brote del coronavirus
Reuters

Como el resto de minoristas, la cadena textil sueca ha recurrido al cierre de tiendas en China como medida de seguridad ante la expansión de coronavirus. H&M aseguró a principios de febrero que estos cierres afectarían a su cifra de ventas de enero, aunque minimizó su efecto a largo plazo, asegurando que su modelo flexible de suministro había limitado el impacto económico de los cierres, según recoge Reuters

A finales de enero, H&M había cerrado 45 tiendas, que aumentaron a 97 durante la primera semana de febrero y posteriormente hasta 334 establecimientos cerrados. Sin embargo, a mediados de febrero anunció la reapertura de 37 tiendas, mientras que otras 297 permanecían cerradas hasta nuevo aviso.

Baidu

Un hombre toma una fotografía durante una conferencia de Baidu en Pekín
Reuters/Jason Lee

El buscador chino también se ha visto afectado por el impacto del coronavirus, que provocó que la compañía retrasase a finales de enero la publicación de sus resultados del conjunto de 2019. Finalmente, la presentación se produjo finalmente el 27 de febrero y, a pesar del retraso, su beneficio se triplicó y sus ingresos crecieron un 6% interanual. No obstante, la compañía anunció que su previsión de ingresos se reduciría hasta un 18% en el primer trimestre.

Más allá de este retraso, la tecnológica ha pedido a sus trabajadores que trabajen desde sus casas siempre que sea posible. Sin embargo, su actividad no se ha detenido y ha presentado este mes 2 novedades: un mapa "epidémico" para conocer la ubicación de los pacientes de coronavirus que han sido diagnosticados o son sospechosos de estar enfermos y una aplicación de inteligencia artificial que detecta a personas que no llevan una mascarilla sanitaria.

Royal Caribbean

Uno de los cruceros de Royal Caribbean cancelados por el brote del coronavirus
Reuters

La compañía naviera especializada en cruceros se ha visto afectada directamente en su actividad por el coronavirus. Uno de sus buques, el Anthem of the Sea, se vio forzado a interrumpir su recorrido y atracar en Nueva Jersey para desembarcar a varios pasajeros de nacionalidad china de los que se sospechaba que podrían haber sido contagiados por el virus. Pese a la alarma, ninguno de ellos ha sido diagnosticado con coronavirus.

Previamente, Royal Caribbean ya había cancelado 8 cruceros con origen en China, una cifra que posteriormente aumentaría a 18, y había modificado sus itinerarios para evitar zonas de riesgo, además de aplicar controles médicos obligatorios a sus pasajeros con pasaporte chino. La naviera ha estimado el impacto negativo en sus ingresos en torno a los 45 millones de euros, un 2,5% del total, y ha sufrido una fuerte volatilidad en bolsa.

Cathay Pacific

Una zona de facturación de Cathay Pacific en el aeropuerto de Hong Kong
REUTERS/Bobby Yip

La aerolínea hongkonesa se está viendo afectada tanto por el coronavirus como por la oleada de protestas para reclamar más autogobierno en la excolonia británica. Ambos fenómenos han supuesto una caída del tráfico aéreo en Hong Kong del 46% interanual en noviembre y diciembre y del 40% en enero, que se traducirían en una bajada del 3,1% para Cathay, según datos recogidos por The Guardian.

Tras el estallido del coronavirus, Cathay se vio obligada a cancelar 2 de cada 5 vuelos durante febrero y marzo. La reacción de la aerolínea se ha concretado en lanzar un profit warning y en pedir a sus 27.000 empleados que se acojan a un programa de bajas sin sueldo para reducir los costes que suponga la cancelación de vuelos.

InterContinental Hotels

La recepción del Hotel Intercontinental de Wuhan, prácticamente vacía por el coronavirus
Reuters/DEN DOLBNEV

La compañía hotelera británica está sufriendo un fuerte retroceso en sus reservas en China debido al estallido del coronavirus. InterContinental ha cerrado completa o parcialmente 160 de sus 470 hoteles en el país, 4 de ellos en Wuhan, y ha cifrado en 5 millones de dólares (4,6 millones de euros) las pérdidas que afronta cada mes, teniendo en cuenta cancelaciones y cierres de hoteles, según ha asegurado su CEO Keith Barr a The New York Times.

No obstante, Barr ha precisado que China supone menos de un 10% de su beneficio anual a pesar de que cuenta con más del 15% de sus habitaciones. El directivo ha calificado las disrupciones provocadas por el brote de "incidencia pasajera" y ha reiterado sus planes para abrir otros 393 hoteles en China en los próximos 2 años.

Primark

Primark
Wikiklrsc

Wikimedia Commons

AB Foods, la compañía matriz de la cadena irlandesa de moda y complementos ha anunciado la semana pasada que está buscando alternativas para suplir la interrupción de su cadena de suministro, que se encuentra mayoritariamente en China. Pese a ello, Primark recurrirá a proveedores de otros países para mantener su abastecimiento que, por el momento, ha asegurado que no se ha visto afectado por el coronavirus.

De cara al futuro, la compañía irlandesa no descarta desplazar su producción desde China a otros países si se prolongan los retrasos en la producción de sus fábricas en el gigante asiático. Respecto a sus resultados, augura un aumento interanual en las ventas del 2,5% en el primer semestre, un retroceso del beneficio operativo por la disminución de los márgenes y un mayor beneficio operativo que en 2019. 

Burberry

El escaparate de la tienda de Burberry en Pekín
Reuters

La compañía británica de productos de lujo ha cerrado 24 de sus 64 tiendas en China y ha reducido el horario de los establecimientos que ha mantenido abiertos para minimizar el riesgo de contagio del coronavirus. Burberry ha destacado que estas medidas han supuesto una caída del 80% en la entrada de clientes en sus establecimientos, según recoge The Guardian.

Pese a que todavía no se conoce el impacto económico que afronta, Burberry ya ha asegurado que las consecuencias negativas del coronavirus superarán las pérdidas que ha sufrido debido a las protestas en Hong Kong. Teniendo en cuenta que los clientes chinos suponen un 40% de sus ventas, Burberry se juega mucho a corto plazo dependiendo de cómo evolucione el brote. Por el momento, los analistas prevén un retroceso de su beneficio de un 5% en 2020.

AP Moller-Maersk

Contenedores de Maersk en el puerto de Santos, en Brasil
Reuters

El mayor grupo de transporte marítimo de contenedores del mundo ha advertido en su informe de resultados del cuarto trimestre que el coronavirus había "reducido significativamente la visibilidad" de su negocio durante el pasado año, a pesar de que el brote se declaró por primera vez en China durante diciembre.

Su CEO, Søren Skou, se ha quejado de un "muy, muy débil mes de febrero y un marzo flojo" en una entrevista con Financial Times, y ha advertido de que su beneficio se reducirá probablemente un 4% interanual este año, hasta los 5.500 millones de dólares (en torno a 5.100 millones de euros).

Air France-KLM

Colas aviones avión Air France aeropuerto
Colas de aviones de Air France, en el aeropuerto Charles de Gaulle de Roissy, cerca de París, Francia, el 26 de agosto de 2018. REUTERS/Christian Hartmann

Air France-KLM, una de las mayores grupos de aviación del mundo y que superó en 2018 los 100 millones de pasajeros, ha anticipado en su informe de resultados anuales que el brote provocará una caída en sus ingresos del primer trimestre. La aerolínea franco-holandesa también espera que la crisis sanitaria reduzca entre 150 y 200 millones de euros su beneficio operativo entre febrero y abril. 

La compañía suspendió sus vuelos desde y hacia China a finales de enero y prevé poder reanudar su servicio en el gigante asiático de forma progresiva a partir del mes de abril. En caso de que no pueda volver a operar en esa fecha, Air France-KLM estima que sus pérdidas rebasarían sus estimaciones iniciales.

Capri Holdings

Una tienda de Versace en la ciudad china de Xiamen
Reuters

El grupo textil y de lujo que gestiona marcas tan reconocidas como Versace, Michael Kors o Jimmy Choo ha calculado que el coronavirus las reportará unas pérdidas en sus ingresos de entre 100 y 150 millones de dólares (entre 92 y 136 millones de euros), como consecuencia del cierre de 150 de las 225 tiendas que gestiona el grupo en China.

Capri Holdings ha dado a conocer esas expectativas en su presentación de resultados del tercer trimestre, en el que sus ingresos crecieron un 9,2% mientras que su beneficio neto se redujo un 4,53%. El grupo ha asegurado que su previsión de pérdidas supone menos de un 1% de sus ingresos del pasado trimestre, aunque no ha descartado que el escenario empeore.

Daimler

Mercedes Benz clase E
Wikimedia Commons

El grupo automovilístico que fabrica los icónicos Mercedes-Benz no se ha librado de sufrir los inconvenientes de la expansión del coronavirus. La compañía alemana cerró sus fábricas en China durante 12 días a principios de febrero y ha asegurado tras reanudar su actividad que intentaría recuperar el tiempo perdido, tanto en producción como en ventas. 

Sin embargo, la pasada semana Daimler ha advertido del riesgo que supone para su negocio la expansión del brote, especialmente para la producción, suministro y venta de sus vehículos. Además, la compañía ha anunciado que esta situación hará aún más difícil cumplir las metas de reducción de CO2 de 2020, según recoge Reuters.

Under Armour

Under Armour tienda
Reuters

La compañía estadounidense de ropa de deporte ha estimado el impacto del coronavirus en sus cuentas entre 50 y 60 millones de dólares (entre 46 y 55 millones de euros) y ha advertido de que estas pérdidas podrían aumentar en los próximos meses, dependiendo de la evolución del brote, lo que provocó un desplome del 18% en sus acciones el pasado día 12 de febrero.

Las malas noticias por el coronavirus se suman a los problemas previos de Under Armour, que ha presentado recientemente unos resultados del cuarto trimestre que defaudaron las expectativas del mercado y que podría tener que abandonar en breve su icónica tienda en la Quinta Avenida de Nueva York.

FCA

Un modelo de Jeep en el stand de FCA en la Feria del Automóvil de Shanghai
Reuters

FCA, el grupo que aglutina a marcas automovilísticas como Fiat, Chrysler o Jeep, ha tenido que frenar la producción de su fábrica en Kragujevac (Serbia) debido a la interrupción del suministro que recibe de fábricas chinas que se encuentran actualmente cerradas por un plazo de entre 2 y 4 semanas por el brote de coronavirus.

El grupo italo-estadounidense ha asegurado que está buscando fuentes alternativas para aprovisionarse de las piezas que necesita y ha descartado que el freno a su actividad en Serbia vaya a afectar a sus metas de producción del mes.

Orange España

El consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot
El consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot. M.G. / BI España.

Orange España, igual que otras compañías de telecomunicaciones, se están viendo afectadas por el coronavirus en lo que respecta a los fabricantes chinos de smartphones y equipos de red con los que está asociada. En su presentación de resultados a mediados de febrero, Diego Martínez, su director general de Residencial y Finanzas en funciones, ha señalado que estaban "en conversaciones con varios partners que pueden experimentar dificultades".

Martínez ha destacado que están siguiendo "noticias de que puede ser que el virus se esté estabilizando y eso nos pueda dar margen en especial en terminales, porque puede llegar en un momento, que no será ahora, pero igual dentro de 3 meses, en el que podamos tener dificultades".

Huawei

Los particpantes chinos en el Mobile World Congress serán puestos en cuarentena dos semanas antes.
Stand de Huawei durante la pasada edición del Mobile World Congress de Barcelona. Rafael Marchante/Reuters

La compañía tecnológica china se sometió al cierre de fábricas y centros de trabajo que decretó Pekín al inicio del brote. Sin embargo, obtuvo una exención especial que le permitió retomar la producción a los pocos días, tras asegurar que el grueso de su actividad se estaba centrando en su planta de Dongguan, a más de 1.000 kilómetros de Wuhan, el epicentro de la enfermedad.

Mientras, el presidente de la línea de productos 5G de Huawei, Yang Chaobin, ha asegurado hace 2 semanas en un encuentro con periodistas en España que "la crisis del coronavirus no ha tenido ningún impacto" en su negocio. El directivo chino ha destacado que sus fábricas han continuado con la actividad y que algunos de sus empleados "trabajan desde casa", aunque ha negado que el virus haya afectado a su plantilla.

Xiaomi

El presidente de Xiaomi Lei Jun golpea un gong en la bolsa de Hong Kong.
El fundador, consejero delegado y presidente de Xiaomi, Lei Jun.

Mientras los directivos de Huawei aseguran que el coronavirus no ha impactado en su actividad, su principal competidora china, Xiaomi, sí ha reconocido públicamente el efecto negativo del brote en su negocio. Su CEO, Lei Jun, ha anunciado recientemente que el virus ha afectado directamente a la producción de sus nuevos modelos Mi 10 y Mi 10 Pro, según declaraciones recogidas por Weibo.

Lei Jun ha explicado que las plantas de Xiaomi en las que se están produciendo ambos modelos, que la compañía prevé lanzar a mediados de este año, han tenido que frenar su actividad por el coronavirus. El CEO de Xiaomi, que procede de la misma provincia en la que se inició el brote, ha destacado que están buscando alternativas para poder mantener sus metas de distribución de sus nuevos smartphones.

Mastercard

El Mastercard Centre, en Pekín (China)
Reuters

Mastercard ha sido una de las últimas empresas en reconocer el impacto del coronavirus en su actividad, dado que no opera directamente en China, sino a través de sus socios locales Tencent y Ant Financial. Sin embargo, la compañía ha recortado la semana pasada su previsión de ingresos para el primer trimestre de 2020 por las repercusiones del brote en el comercio transfronterizo y en el turismo internacional, lo que ha provocado caídas en la cotización de sus acciones.

La multinacional estadounidense ha reducido entre 2 y 3 puntos porcentuales su expectativa de crecimiento interanual de sus ingresos globales entre enero y marzo, hasta una horquilla del 9% al 10%. Además, Mastercard ha augurado que sus ingresos terminarán el año en la "parte más baja" de sus previsiones, aunque destacando que "los fundamentales de nuestro negocio siguen siendo fuertes", según recoge Financial Times.

Y además