Pasar al contenido principal

Las claves para entender el acuerdo comercial que han firmado Estados Unidos y China

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, le da la mano al viceprimer ministro chino Liu He, después de firmar el acuerdo comercial.
Donald Trump, presidente de Estados Unidos, le da la mano al viceprimer ministro chino Liu He, después de firmar el acuerdo comercial. AP Photo/Evan Vucci
  • Estados Unidos ha publicado esta semana los términos del acuerdo comercial provisional que ha firmado con China.
  • Por primera vez, se han hecho públicos los detalles de lo que se espera de la guerra tecnológica que hay entre las 2 economías más grandes del mundo.
  • Aquí tienes una guía rápida de lo que se incluye (y lo que no) en el acuerdo entre Trump y China.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La administración de Trump ha publicado este miércoles el texto íntegro del acuerdo comercial provisional que ha firmado con China, ofreciendo por primera vez todos los detalles de lo que se espera del futuro de las relaciones entre las 2 economías más grandes del mundo.

Estos son los puntos más importantes que incluye el documento de 94 páginas y las batallas pendientes entre EEUU y China.

China se ha comprometido a comprar más productos de EEUU

Barco de carga.
Reuters

China ha acordado aumentar sus compras de productos y servicios estadounidenses, como las exportaciones agrícolas y de energía, en 200.000 millones de dólares —es decir, casi 180.000 millones de euros— en un plazo de 2 años. Pero los analistas se preguntan si hay suficiente producción para satisfacer la demanda y, además, señalan que este punto entra en conflicto con el enfoque de comercio de libre mercado defendido por los republicanos estadounidenses.

Leer más: Por qué Trump no puede ganar una guerra comercial contra China

"Es interesante ver cómo uno de los objetivos del acuerdo comercial es terminar con el comercio dirigido por el Estado y el mercado", dice Joseph Brusuelas, economista jefe de RSM. "Sin embargo, la propia base del acuerdo radica en las transacciones dirigidas de Estado a Estado. Estoy casi seguro de que esto traerá nuevas oleadas de tensión y aranceles".

De hecho, este punto no se aplica a la guerra tecnológica donde China está intentando ser cada vez más independiente, según han dicho algunos expertos en política digital como Graham Webster a Business Insider.

Se han reforzado las protecciones a la propiedad intelectual

El tribunal supremo de China ha dictado este jueves una sentencia a favor de la leyenda del baloncesto Michael Jordan, poniendo fin a un caso abierto desde hace año sobre el uso de su imagen por parte de Qiaodan Sports.
El tribunal supremo de China ha dictado este jueves una sentencia a favor de la leyenda del baloncesto Michael Jordan, poniendo fin a un caso abierto desde hace año sobre el uso de su imagen por parte de Qiaodan Sports. AP Photo/Ng Han Guan

Protección para los secretos comerciales, la propiedad intelectual de las farmacéuticas, patentes, y otros tipos de derechos de autor siempre han sido reclamados por la administración de Trump, que citó el robo de estos en una investigación de la Sección 301 que dio lugar a la disputa comercial.

Leer más: Esto es lo que debes saber para no perderte en la guerra comercial tras el acuerdo entre Estados Unidos y China: su origen y lo que ha pasado en 20 meses de tensiones económicas

El acuerdo también establece que China ya no obligará a las empresas extranjeras a facilitar la tecnología, por ejemplo, cuando soliciten permisos y tengan que trabajar con el gobierno. Los líderes de la industria han aplaudido este punto, que también incluye la promesa de no dirigir o respaldar las inversiones destinadas a la adquisición de tecnología extranjera para el plan Made in China 2025.

China dice que será transparente sobre los movimientos de su moneda

Índice Nikkei 225 de Japón.
Associated Press

China ha prometido ser más transparente sobre cualquier movimiento que influya en el yuan (su moneda) como haciendo públicas sus reservas y balanza de pagos.

Pero esos requisitos no distan de los ya esperados por el Fondo Monetario Internacional. Los países del G20, donde también participa China, ya tienen prohibido utilizar sus monedas como arma para competir en el mercado internacional.

Leer más: 11 datos alucinantes sobre la economía de China que seguramente no sabías

"No hay nada en las condiciones monetarias del acuerdo", escribe en Twitter Brad Setser, economista del Consejo de Relaciones Exteriores y ex funcionario del Tesoro. "Pero sí que hay un acuerdo que debería cumplir con la principal prioridad de su jefe: reducir el déficit comercial bilateral", según el representante de comercio de EEUU, Robert Lighthizer.

Trump suele arremeter contra la fortaleza del dólar frente a otras monedas, lo que hace que las exportaciones sean relativamente caras en el extranjero. Este mes, el Departamento del Tesoro de EEUU revocó una decisión de etiquetar a China como manipulador de divisas —medida que se tomó después de que el yuan alcanzara un nivel clave, pero los expertos han cuestionado que tuviera una motivación política.

No han tratado las subvenciones industriales

Industria energética china.
Carlos Barria/Reuters

Las grandes subvenciones y los préstamos baratos concedidos a las empresas en China también se señalaron en la investigación de la Sección 301. A pesar de los reclamos de funcionarios y ejecutivos estadounidenses por la desventaja en el mercado internacional, en esta primera fase del acuerdo, no se han llegado a compromisos para resolver este problema.

No queda nada claro que vayan a cumplir la ley

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el viceprimer ministro chino Liu He, mostrando el acuerdo firmado el 15 de enero de 2020 en Washington, EEUU.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el viceprimer ministro chino Liu He, mostrando el acuerdo firmado el 15 de enero de 2020 en Washington, EEUU. AP Photo/Evan Vucci

Estados Unidos ha intentado asegurar un mecanismo de cumplimiento de la ley que haga que China se comprometa económicamente. Y así evitar que se cometan los errores del pasado como cuando en mayo de 2019, a punto de legar a un acuerdo comercial entre ambos países, China dio un paso atrás y pidió que se reescribiesen algunas de las leyes locales. 

Como parte del proceso, Estados Unidos y China celebrarán reuniones periódicas. Si en algún punto no están de acuerdo, hablarán de forma bilateral —es decir, entre los 2 países y evitando la intromisión de terceros. Para resolver cada queja tienen un plazo de 90 días. Pasados estos 90 días, Estados Unidos puede intervenir y tomar una "acción proporcional" si lo desea.

Los aranceles se mantienen en más de 360.000 millones de dólares (casi 325.000 millones de euros) en envíos de China. Otro de los puntos favoritos de Trump y que se estancan desde los inicios de las negociaciones y lo que tendrá un coste para las empresas y los consumidores estadounidenses.

Y además