Pasar al contenido principal

Esto es lo que debes saber para no perderte en la guerra comercial: aquí tienes las últimas noticias, su origen y lo que ha pasado en 19 meses de tensiones económicas

Un dragón en una celebración en China de un festival.
Reuters
  • En marzo de 2018, el presidente de Estados Unidos Donald Trump decidió subir los aranceles a las importaciones chinas de acero y aluminio. China respondió con un aumento de los impuestos a 128 productos estadounidenses. Ahí empezó todo. 
  • A partir de este primer momento, las tensiones comerciales entre ambas potencias se han ido sucediendo durante los 19 meses que ha durado el conflicto comercial. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Estados Unidos y China luchan por mantener su papel económico en el mundo y en esa batalla las tensiones comerciales se han recrudecido. La guerra comercial que se vive desde hace 19 meses entre estas dos potencias ha marcado el devenir de los últimos meses en el plano económico y se ha convertido en una de las mayores amenazas que ven los expertos a la hora de vaticinar el futuro de la economía. 

Washington y Pekín han protagonizado durante estos meses constantes tiras y aflojas subiendo aranceles, amenazando con subirlos o generando conflictos relacionados con empresas concretas. 

Las consecuencias han sido una montaña rusa de subidas y bajadas en las bolsas, mientras que las empresas de uno y otro lado alertaban de los efectos que los aranceles podían tener en sus negocios. 

Las últimas negociaciones parecen haber logrado una tregua para la guerra comercial después de meses tensiones. A partir de ahora se entraría en una reducción paulatina de los aranceles que se vería ya desde la primera fase. Además, el acuerdo entre las dos potencias pondría en stand by la entrada en vigor de nuevos aranceles que estaba prevista para mediados de octubre. 

Los avances en las negociaciones pueden poner fin a un conflicto que ha tenido importantes claves durante estos meses. Esto es lo que ha ocurrido en estos meses: 

Con información de Adrián Francisco

El 8 de noviembre de 2019, Estados Unidos y China han llegado a un acuerdo para que la primera fase de su tregua comercial conlleve la retirada de aranceles

Los representantes de China y EE.UU. durante las negociaciones para el fin de la guerra comercial
Reuters

El 8 de noviembre de 2019 podría ser la fecha del principio del fin de la guerra comercial. Aunque dado las vueltas del conflicto, lo más prudente parece esperar. 

China y Estados Unidos han anunciado que comenzarán a retirar los aranceles a sus productos desde la primera fase de su tregua después de que un día antes Reuters publicara que las dos potencias habían llegado a un acuerdo para una reducir progresivamente los aranceles que habían ido incrementando.  

El 12 de octubre ya se habían comprometido a un acuerdo parcial para no subir los nuevos aranceles que había sobre la mesa.

Donald Trump y Xi Jinping en la cumbre del G20 de Osaka.
Reuters

A mediados de octubre, las negociaciones entre ambas administraciones empezaron a dar sus frutos. Tras dos días de negociaciones, la Administración Trump anunció un retraso en la aplicación de nuevos aranceles que estaban sobre la mesa.

China, por su parte, se comprometió a aumentar las compras agrícolas estadounidenses y a realizar cambios sobre su moneda.  

El 1 de septiembre, Estados Unidos y China habían comenzado a aplicar nuevos aranceles por valor de 300.000 millones de dólares.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Donald Trump, presidente de Estados Unidos REUTERS/Al Drago

El presidente de EE.UU. Donald Trump decidió seguir con sus planes de poner en marcha una nueva subida de aranceles a productos chinos por valor de 112.000 millones de dólares el domingo, lo que provocó una nueva escalada de la tensión en la disputa comercial que ha generado incertidumbre en la economía y ha dado lugar a represalias contra las empresas estadounidenses.  

La segunda etapa del plan de Trump para seguir aumentando los impuestos a las exportaciones china estaba prevista para el 15 de diciembre, incluyendo productos particularmente sensibles como ordenadores portátiles y teléfonos móviles. 

El verano de 2019 estuvo marcado por unos meses de tensión y rumores sobre si habría o no acuerdo entre China y Estados Unidos (mientras las bolsas vivían fuertes vaivenes).

El presidente de China, Xi Jinping, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump
El presidente de China, Xi Jinping, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump Reuters/Damir Sagolj

El verano de 2019 estuvo marcado por rumores de acuerdos, maniobras de despiste y las bolsas viviendo un torbellino de subidas y bajadas.

Aquí tienes una cronología de lo que había venido ocurriendo desde que comenzó la guerra comercial hasta el verano de 2019

El origen de la guerra comercial está en marzo de 2018 cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la subida de aranceles al acero y aluminio de China.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Reuters

El 1 de marzo de 2018, Donald Trump anunció la subida de los aranceles al acero y al aluminio. Concretamente, Trump subió estos impuestos a las importaciones a un 25% en el caso del acero y a un 10% en el aluminio. En un contexto, en el que Estados Unidos consideraba que el proteccionismo chino perjudicaba a sus exportaciones al país. 

China respondió casi de forma inmediata con una subida de aranceles de entre el 15% y el 25% a 128 productos estadounidenses. 

Los aranceles de Trump generaron un gran debate desde su entrada en vigor y generaron muchas especulaciones sobre el impacto que podrían tener si se ampliaban a otros países.

La sede de la Comisión Europea en Bruselas.
Getty Images

Cuando se conoció que Estados Unidos ponía en marcha la subida de los impuestos a las importaciones chinas se generó un amplio debate sobre esta medida. Uno de los grandes miedos que existían en ese momento era que estos se extendieran a otros mercados, como la Unión Europea. 

Algunos cálculos hablaban de que Europa podría jugarse unos 3.000 millones de euros.

Un trabajador en una fábrica de acero en Bélgica
Reuters

Las dudas llegaban por si el presidente estadounidense decidía ampliar esta medida de subida de impuestos a otros países. Aunque en el caso de la UE, Estados Unidos no es su principal mercado de exportaciones de acero y aluminio sí que la medida tendría impacto. Además, el peligro aumentaba si Estados Unidos decidía ampliar los productos a los que aplicar una subida de impuestos. 

En octubre de 2019, EE.UU. anunció una subida de aranceles a productos europeos como respuesta a las ayudas de la UE a Airbus. Aunque no es una causa directa de esta guerra comercial sí que está relacionado con la tensión comercial de los últimos meses.

Un trabajador de la aceituna en La Rinconada, cerca de Sevilla.
Un trabajador de la aceituna en La Rinconada, cerca de Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

En este clima de tensión comercial que se vive en los últimos tiempos a nivel global marcado por las líneas proteccionistas que toma la administración Trump, Estados Unidos anunció en octubre de 2019 que subiría los aranceles a una sería de productos europeos.

La razón era que la UE habría permitido ayudas de varios países a Airbus, el gigante aeronáutico europeo, lo que habría ido en perjuicio de Boeing, su gran competidor estadounidense. Entre los afectados había productos como el queso o el aceite

Una derivada de la guerra comercial ha sido el conflicto con Huawei. La empresa acabó en la lista negra para Estados Unidos y se vivieron meses de tensión.

Huawei
Business Insider España

El conflicto empezó en diciembre de 2018 cuando Canadá detuvo a la directora financiera de Huawei por petición de Estados Unidos. A partir de ese momento se sucedieron una serie de acusaciones por parte de la administración de Donald Trump sobre un posible espionaje por parte de Huawei para darle información al Gobierno chino, aunque no llegaron a aportar pruebas. 

Estados Unidos acusaba a la directora financiera de la empresa, e hija del fundador de compañía, de un total de 23 cargos entre los que destacan los de fraude bancario, obstrucción de la justicia, conspiración, violación del régimen de sanciones a Irán y el robo de secretos comerciales. 

Unas acusaciones que se producían en un momento donde el despliegue del 5G será clave para las innovaciones tecnológicas y Huawei es uno de los grandes jugadores en este terreno

En mayo de 2019, Estados Unidos incluyó a Huawei en una lista negra. El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva este miércoles 15 de mayo que declara una emergencia nacional por "amenazas contra la tecnología y los servicios de información y comunicaciones" en los Estados Unidos. 

La orden autorizaba al Secretario de Comercio a "prohibir las transacciones que supongan un riesgo inaceptable para la seguridad nacional de los Estados Unidos o la seguridad de las personas de los Estados Unidos". Estados Unidos creía que el gobierno chino estaba utilizando los equipos de Huawei para espionaje. Huawei constantemente ha negado todas las acusaciones. 

Esto derivó en una serie de episodios y consecuencias de empresas afectadas junto con especulaciones sobre cómo esto podría acabar afectando tanto a la industria como al propio despliegue del 5G. Finalmente, Estados Unidos acabó volviendo a restablecer relaciones

 

Y además