Pasar al contenido principal

Trump firma un acuerdo comercial limitado con China, aunque los aranceles se mantendrán por ahora

IT'S OFFICIAL: Trump signs China trade deal, says tariffs could be lifted in Phase 2
Reuters
  • El presidente Donald Trump ha firmado este miércoles un acuerdo comercial provisional con China.
  • La medida es el primer signo tangible de la disminución de las tensiones entre ambos países, una disputa comercial que ha pesado sobre las economías más grandes del mundo durante casi 2 años.
  • De cara a su reelección este 2020 Trump ha presentado sus guerras económicas como grandes victorias para los negocios estadounidenses.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha firmado este miércoles un acuerdo comercial provisional con China, presentándolo como una importante victoria para los negocios estadounidenses antes de su reelección en 2020. 

La medida marca el primer signo tangible de la disminución de las tensiones en una disputa comercial que ha sacudido a las economías más grandes del mundo durante casi 2 años.

"Como candidato a la presidencia prometí medidas enérgicas, probablemente sea la razón principal por la que me presenté", ha asegurado Trump en un anuncio junto con el viceprimer ministro chino Liu He en la Sala Este de la Casa Blanca. 

Leer más: Acuerdo comercial EE.UU. y China: Trump mantendrá los aranceles a productos chinos hasta las elecciones de noviembre

"Cumplí con creces mi promesa. Ahora nuestros esfuerzos han producido un acuerdo transformador que traerá tremendos beneficios a ambos países".

El conocido como acuerdo de primera fase ha sido ampliamente aplaudido por empresas, inversores y responsables políticos, que han advertido que los nuevos aranceles han dado la vuelta a las cadenas de suministro de todo el mundo, con costes mayores y han llevado a una profunda incertidumbre.

Pero este acuerdo solo marca el inicio de las negociaciones para desactivar el enorme estancamiento económico entre ambas partes.

Como parte del acuerdo de la primera fase, anunciado a finales del año pasado, la administración Trump acordó reducir una parte de los aranceles para China si ajustaba algunas de las formas en que gestiona su economía estatal.

La Casa Blanca ha dicho que el texto de 86 páginas incluirá compromisos por parte de China de cara a la compra de productos agrícolas estadounidenses, mayores protecciones a la propiedad intelectual, mayor control de los movimientos de divisas y un sector financiero más abierto. 

Los detalles que aún no se han revelado del acuerdo está previsto que se sepan el día de la ceremonia de firma.

Pero los críticos no han tardado en cuestionar si esas concesiones son suficientes para justificar los costes que se han acumulado por los aranceles, que los investigadores han descubierto recientemente que recaen casi totalmente en los estadounidenses.

Leer más: Un paso más hacia el fin de la guerra comercial: Estados Unidos borra a China de la lista de manipuladores de divisas

"A estas alturas deberíamos reconocer esto como el proceso habitual de Trump: crear el caos, terminar con el caos, declarar una gran victoria", ha apuntado Jared Bernstein, economista principal de la administración Obama.

"En realidad, no hay victoria aquí, solo algunas promesas menores y blandas de China, flujos de comercio innecesariamente interrumpidos, y dolor creado sin beneficio ninguno".

Trump también ha recibido el rechazo de críticos que han apuntado que el acuerdo de la primera fase deja fuera las agresiones económicas en el centro de una investigación de la Sección 301 que encendió la disputa.

Una segunda ronda de negociaciones podría abordar esos temas, incluyendo los subsidios a gran escala que China proporciona a las empresas.

Por ahora, es probable que se mantengan los aranceles sobre miles de productos

La Administración Trump ha acordado reducir los aranceles sobre productos por un valor de 110.000 millones de dólares, pero las tasas de aranceles de tramos separados de un valor comercial total de aproximadamente 25.000 millones de dólares seguirán siendo las mismas.

Trump sugirió el miércoles que esos aranceles se levantarían después de un acuerdo de fase dos con China, que ha dicho que es poco probable que se termine antes de las elecciones de noviembre. Sin embargo, no está claro si se ha acordado oficialmente la reducción de los aranceles.

Leer más: América ya libró una guerra comercial en Asia, estas son las lecciones del pasado para la China del presente

"No hay acuerdo para la futura reducción de los aranceles", indicaron el secretario del Tesoro Steve Mnuchin y el representante de Comercio de EEUU Robert Lighthizer en una declaración conjunta a Business Insider este martes.

En una carta a Trump esta semana, Scott N. Paul, presidente de la alianza de fábricas estadounidenses, ha señalado que casi todos los mayores problemas estructurales estaban sin resolver. El colectivo ha apoyado los aranceles y se ha opuesto a un proceso que lleve a que algunas compañías tengas excepciones.

Y además