De la calle a la mesa de negociación: sectores y empresas que han acordado subidas salariales ante la inflación o las movilizaciones

Manifestación por subida salarial, Zara

Violeta Santos Moura/Reuters

  • Empresas, trabajadores y Gobierno dirigen sus miradas y preocupación a una inflación histórica, pero cada uno con un análisis y solución diferente.
  • Ya sea por la presión de la inflación o para evitar posibles (o más) conflictos laborales, son varios los sectores y las empresas que han apostado por subidas salariales en 2022 en España.

Seguro que te has dado cuenta: la vida es más cara y cuesta más llegar a final de mes.

Ya sucedió el año pasado, pero se ha agudizado en 2022. La inflación ha protagonizado la mayor escalada de precios de las últimas décadas y ha llegado a encadenar 3 meses consecutivos por encima del 10%, aunque parece haber tocado techo, situada en un 6,8% en noviembre —pero con una inflación subyacente que escala al 6,3%—.

Sin embargo, los análisis y las soluciones difieren bastante

Trabajadores y sindicatos reclaman subidas salariales que compensen el alza del IPC para no perder poder adquisitivo; Gobierno y algunos analistas advierten de la posibilidad de caer en un círculo vicioso de inflación desbocada si se hace, y las empresas apuntan al encarecimiento de sus costes y priorizan criterios de productividad y de méritos profesionales mientras alertan de "pobreza a medio y largo plazo" si se vinculan las subidas a la inflación.

Es el "dilema ético" del que habla Pilar Llácer, directora del Work of the Future Center en EAE Business School, que pide "empatía" ante una situación que "afecta de una manera directa a todos los sectores y a todas las posiciones", resume en una entrevista a Business Insider España

Su origen: la crisis energética y la invasión de Rusia en Ucrania, además de haber sido provocada "clarísimamente" por "la inflación y que haya disminuido el nivel adquisitivo".

"En un mundo incierto, volátil, en el que vivimos, los negocios y sectores cambian muy, muy rápidamente y quedan impactados muy, muy rápidamente", analiza. En este caso, estos han sido los elementos, pero "siempre va a haber factores externos que alteren esa estabilidad, que ya no es estable, del mercado de trabajo", recuerda.

"Parece muy fácil en este país criticar siempre a las empresas", pero hay que tener en cuenta que "sus costes también se han incrementado mucho" —aunque también han tenido fuertes incrementos de beneficios en 2022—; por otro lado, otro aspecto a considerar "muy importante es que si las empresas no tratan bien a las personas, al final las personas se van a ir", balancea.

¿Es buena idea subir los salarios para aguantar una inflación desbocada?

"El contexto no es el mejor para un incremento de costes salariales", se suma Celia Ferrero, vicepresidenta ejecutiva de ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos), que advierte de la "tormenta perfecta" de costes que llegan "por todos los lados" y pide "un debate más profundo" sobre una hipotética subida del salario mínimo interprofesional (SMI), durante la presentación del observatorio trimestral del mercado de trabajo de Fedea.

Ante una pregunta de Business Insider España sobre una posible solución, Ferrero señala 2 factores: "los mínimos" de referencia deberían ser la subida de sueldo del Gobierno al sector público, pero antes se debe tener certeza sobre cuál va a ser el SMI en 2023, de cara a tratar aumentos o el pacto de rentas: "No podemos negociar sobre incertidumbres".

Mientras, la realidad en las calles y en las mesas de negociación es que en los últimos meses se han sucedido protestas laborales, en varios sectores y empresas, en forma de huelgas, paros, manifestaciones, comunicados y discusiones para pedir mejores condiciones laborales en general, y mayores salarios —incluso indexados a la inflación— en concreto.

La inflación prende la chispa en las calles: 9 sectores y empresas con protestas laborales y movilizaciones en España

En paralelo, los datos reflejan una inflación histórica y un mazazo para el bolsillo de los trabajadores: 2021 recogió un aumento del 3,1% en los precios, mientras que los salarios pactados en convenio solo subieron un 1,47%; en 2022, la inflación media va camino de rondar el 9%.

A eso se suma un impacto mayor en los hogares de bajos ingresos, una mayoría de trabajadores que no están protegidos por convenio (65%; y, del resto, 3 de cada 4 tienen cláusulas de revisión salarial con tope) y un ejemplo ilustrativo: sin subida salarial, un trabajador medio en España perderá una paga completa… o más (1.609 euros), calcula El Independiente.

"La evidencia histórica apunta a que el grado de cobertura que las cláusulas de salvaguarda han venido proporcionando ante distintas sorpresas inflacionistas a lo largo de los últimos años se ha reducido notablemente", advierte un análisis del Banco de España sobre estas cláusulas, que buscan compensar la subida de la inflación por encima del incremento salarial pactado.

Subidas salariales contra la inflación

Con todo ese contexto se ha llegado a una situación de protestas y negociaciones en paralelo. Descartado generalmente el incremento del sueldo al nivel de la inflación, y si bien muchas empresas han respondido "no" a cualquier tipo de aumento, sí ha habido varias compañías de distintos sectores que han llegado a un acuerdo.

Ya sea por la presión de la inflación o para evitar posibles —o más— conflictos laborales, estos son algunos de los sectores y de las empresas que han apostado por subidas salariales en 2022 en España:

Banca

Sucursal de un Banco Santander

El sector financiero es uno de los que han protagonizado movilizaciones para pedir salarios "acordes" al IPC y a los beneficios del sector y para que "las condiciones vuelvan a ser dignas". 

Los trabajadores no son "un coste numérico, sino artífices de los beneficios del sector", advertían en un comunicado los sindicatos mayoritarios UGT, CCOO y FINE, que convocaron protestas el pasado 28 de octubre.

Un mes después, han llegado a un acuerdo con la principal patronal bancaria, la AEB —que engloba a 74 entidades del país—, para una subida salarial del 4,5% a partir del 1 de enero de 2023.

Con esta medida, lograda "en el marco de las movilizaciones de la campaña Salario o Conflicto", se conseguiría atenuar "la presión que la inflación está ejerciendo sobre los trabajadores y trabajadoras del sector", según los sindicatos, que consideran que puede ser un precedente importante de cara a abrir nuevas negociaciones con otros sectores. 

Transporte y turismo (Renfe e Iberia)

Pasajeros esperan para embarcar en un vuelo de Ryanair mientras un avión de Iberia Express espera en su puesto en el aeropuerto de Gatwick en Londres.

Los sindicatos de trabajadores de Renfe han reclamado un nuevo convenio colectivo que incluya subidas salariales, con una convocatoria de huelga en 3 jornadas de octubre y noviembre entre medias y tras 10 meses de negociaciones.

Finalmente, sin embargo, también ha habido acuerdo: los sindicatos mayoritarios (CCOO, UGT y Semaf) desconvocaron la huelga tras recoger el compromiso de la empresa de negociar una subida de sueldo, aunque desde CGT mantuvieron la del 11 de noviembre y no descartan "llevar a cabo movilizaciones en el mes de diciembre", también por la jornada laboral y otros aspectos.

La firma del III Convenio Colectivo de Grupo Renfe se produjo el 4 de noviembre, con una subida salarial fija del 3,5% para 2022, con efectos retroactivos para todo el año; un aumento del 2% para 2024 y la posibilidad de otro 0,5% según el incremento del PIB y el IPC. El convenio recoge también una jornada laboral de 35 horas semanales, que se seguirá negociando; una bolsa de horas de libre disposición para conciliación y medidas de formación y para reducir la rotación.

 

Asimismo, Ryanair y CCOO han cerrado un acuerdo de negociación colectiva para ofrecer incrementos salariales para los tripulantes de cabina, sobre todo para el nivel junior, y mejoras en la estructura salarial para todos los niveles. Ambos se han comprometido a negociar un convenio colectivo antes de octubre de 2023.

Mientras, Iberia y los pilotos han firmado el nuevo convenio colectivo, con condiciones como un incremento salarial del 12% en 4 años y la novedad de una cláusula de protección del IPC: si se activa, la cifra podría aumentar hasta el 15%.

En aerolíneas como Vueling, con varias jornadas de huelga convocadas hasta el próximo 31 de enero, parecen seguir lejos de un acuerdo.

Grandes almacenes y distribución (Mercadona y Dia)

Un repartidor de Mercadona.

La cadena de supermercados Dia ha sido reciente protagonista en este apartado, con la firma la semana pasada de un preacuerdo del nuevo convenio colectivo: este recogería una "subida salarial histórica" (en palabras del consejero delegado de la compañía, Ricardo Álvarez), de entre un 8% y un 12% a todos sus empleados de tiendas y almacenes en España, para 2023 y 2024.

Además, se activarían 2 gratificaciones extraordinarias para toda su vigencia: una de 350 euros para trabajadores que cobren hasta 23.847 euros y otra en función de los resultados de 2024.

A eso se suma el incremento del 7% en Lidl para 2022 (entre el 3% y el 3,5% para cada uno de los 3 siguientes años, con una cláusula de revisión salarial en función del IPC) y del 6,5% en Mercadona para este año, así como la firma del nuevo convenio 2022-2025 de los supermercados de Cataluña (con una subida del 10,5%, que puede llegar al 12,5% "si el IPC real del período supera el IPC pactado durante la vigencia" de este).

Otros se encuentran en plena negociación y van de la mano, como El Corte Inglés (forma parte de la misma patronal que Alcampo, Eroski, Carrefour, Mediamarkt, Fnac, Ikea...), cuyo sindicato mayoritario plantea un aumento del 6% en 2023 y en 2024 y del 3,5% en 2025 y 2026.

Textil (Inditex)

Dependientas de Zara en huelga

El sector textil —con grandes grupos nacionales como Inditex, Mango o Tendam— destaca por la ausencia de un gran convenio estatal y por la presencia de convenios provinciales que, en la mayoría de los casos, no están actualizados o quedarán desfasados próximamente, así como por salarios congelados, informa Cinco Días.

En el camino ha habido pactos de incrementos salariales aplicados a regiones como Comunidad Valenciana, Pontevedra o Burgos, y en centros como Stradivarius, así como un reciente acuerdo de mejoras salariales para el personal de tiendas a nivel nacional, con el objetivo de compensar "el impacto de la inflación".

Un año de Marta Ortega en Inditex: los cambios en el modelo de negocio y las tensiones que han marcado la nueva era en la presidencia

Sin embargo, fuera de este ha quedado la CIG (Confederación Intersindical Gallega), sindicato mayoritario en los comités gallegos de Inditex y convocante de la huelga de las dependientas del grupo en La Coruña, que estaría siendo la "más masiva" de su historia.

Hostelería y comercio

Camarero sirviendo una cerveza.

En el sector de la hostelería también ha habido protestas por una subida de sueldos y la renovación del convenio, que aborde ejes sectoriales estratégicos como contratación, regulación fijo discontinuo, formación y externalizaciones.

En las últimas semanas o meses, el sector de la restauración colectiva ha cerrado un nuevo convenio para 2022-2024 con incrementos salariales y una cláusula de revisión según la evolución del IPC real, subidas de un total acumulado del 8% en Valencia, del 10,25% hasta 2025 en Las Palmas, del 8% en Sevilla en los próximos 3 años y del 9% (4% para 2022, 3% para 2023 y 2% en 2024) en Cataluña.

"No aceptaremos un incremento salarial por debajo del incremento del IPC" en la negociación del convenio colectivo de hostelería, que deberá llevarse a cabo el próximo 2023, han afirmado desde la Federación Estatal de Hostelería, Comercio y Alimentación (FEHAC) de CGT.

Energéticas, automoción, construcción... (Seat y Naturgy)

Obreros en la fábrica de Seat

En mayo, patronal y sindicatos de la construcción llegaron a un acuerdo estatal con una subida del 4% en 2022 y del 3% tanto en 2023 como en 2024. 

En automoción, donde se negocia desde cada fábrica, se puede encontrar desde la situación de Seat, con sueldos al alza un 6,5% este año y en función de la inflación a partir de 2023, hasta la de Renault, con salarios congelados en 2022 pero que se actualizarán conforme al IPC en 2023, más un posible 1% adicional, recoge La Razón.

En las energéticas, se encuentran los casos diferentes de Naturgy (donde se ha pactado un aumento salarial acumulado de un 11% entre 2021 y 2024), Repsol (acuerdo marco con incrementos del 75% del IPC), Iberdrola (con un convenio que recoge revisiones salariales ligadas al beneficio de la empresa) y Endesa (revisión general del 1%, ampliable según el IPC y otras variables). 

Otros casos en negociación (Amazon, Correos, prensa...)

Un operario con un paquete de Amazon

Finalmente, hay muchos otros sectores o empresas que se encuentran o han estado en periodo de negociación para intentar llegar a un acuerdo en incrementos de sueldos, derivados de la tormenta inflacionaria o empujados por movilizaciones laborales.

Es el caso, entre otros, de Amazon (por una subida equiparada al IPC y retroactiva) y Correos (donde destacan la "enorme pérdida de poder adquisitivo"), cuyos trabajadores se pusieron en huelga en las especiales fechas del Black Friday por una mejora de condiciones.

Asimismo, se ha acordado la renovación del antiguo convenio de prensa no diaria, que recoge un incremento salarial medio del 3% para este año, 2% para 2023 y 3% para 2024, así como aumentos en los permisos.

Mientras, en prensa diaria las posturas entre la patronal y los sindicatos se encuentran alejadas: la AMI (Asociación de Medios de Información) propone una subida del 1%, una oferta calificada de vergonzosa, imposible de asumir e indigna por las 3 organizaciones negociadoras (FSC-CCOO, FeSMC-UGT y FeSP) y el sindicato CNT.

Otros artículos interesantes:

La inflación prende la chispa en las calles: 9 sectores y empresas con protestas laborales y movilizaciones en España

Sindicatos y patronal bancaria acuerdan una subida salarial del 4,5% a partir de enero de 2023

Te recomendamos