Pasar al contenido principal

Sublimotion, el restaurante más caro y exclusivo del mundo, se traslada a Arabia Saudí: 1.800 euros por menú con ligeras variaciones culturales, pero manteniendo la esencia

Sublimotion
Sublimotion

YouTube

  • Sublimotion es el restaurante español con el menú más caro del mundo. Situado en Ibiza, ha trasladado temporalmente su concepto y equipo a Arabia Saudí para participar en la Riyadh Season 2019.
  • Cada comensal paga 1.800 dólares por el menú que forma parte del primer espectáculo gastronómico existente, un concepto creado en España por el chef Paco Roncero y la empresa Vega Factory.
  • Durante dos horas y media, los comensales sienten que han estado en más de 10 espacios distintos sin moverse del local.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El restaurante con el menú más caro que existe hoy día está en Arabia Saudí, pero no es un producto saudita, sino el traslado temporal de un concepto español. Y tampoco es un restaurante tal cual, es el primer espectáculo gastronómico que existe.

1.800 dólares cuesta el menú en el restaurante ibicenco instalado en Riad: Sublimotion.

Se ha construido un espacio idéntico al de Ibiza, con la misma altura y extensión para instalar la estructura, y trasladado a todo el equipo técnico, artístico y gastronómico. Y, por supuesto, también han viajado sus dos artífices, Eduardo Gonzales, socio director de Vega Factory, y Paco Roncero, chef con dos estrellas Michelín.

Leer más: Los 25 mejores restaurantes de alta cocina del mundo, según los viajeros

Este traslado se ha realizado con motivo del gran evento de entretenimiento Riyadh Season 2019 y ya están vendidas todas las plazas para comer en el restaurante.

Pero ¿cómo es un menú de 1.800 dólares y de dónde nace el proyecto?

El concepto Sublimotion

El proyecto nació en el año 2012 en el taller de experimentación gastronómica de Paco Roncero. En él sirve comida a ocho comensales y se sienta con ellos a presentarles cada plato. Al visitarlo, Vega Factory le propuso crear un espectáculo a su alrededor, con maestro de ceremonias, elementos escenográficos y el trabajo diseñadores, ingenieros, guionistas y artistas.

Prepararlo les llevó dos años. “No hemos inventado el formato, lo hemos ido descubriendo en base al trabajo”, afirma Eduardo Gonzales. La idea siempre ha sido encontrar un equilibrio, tal y como dice el chef Paco Roncero: “que la gastronomía no se coma al espectáculo, ni el espectáculo a la gastronomía”.

Sublimotion
Sublimotion

Sublimotion

Los comensales entran en un sala donde todo el espectáculo gira alrededor de la mesa, pero no siempre la misma, hay una en la que los elementos flotan, otra con vibración, un momento en el que utilizan gafas de realidad virtual… Gracias a la libertad de la sala, las sillas con ruedas que se pueden girar y una perfecta sincronización, se logran 13 o 14 momentos.

Cada momento tiene una historia, un entorno, afirma Gonzales: “No es un espectáculo contemplativo, sino inmersivo”. La comida baja del techo, la comida flota, se sirve como en un avión, un templo japonésLos clientes comen en más de 10 espacios distintos durante las dos horas y media que dura el acto.

Comida compleja de elaborar y fácil de comer

El chef Paco Roncero afirma que la comida de Sublimotion está basada en el producto, en la innovación, pero ante todo es muy sencilla de comer para el cliente: “Técnicamente muy compleja, pero muy fácil de comer”.

Paco Roncero
Paco Roncero Paco Roncero

Sublimotion

La gastronomía es variada y no siempre se parte de ella a la hora de realizar un espectáculo, algunos platos se han elaborado en base al concepto propuesto o al espectáculo visual.

Además, no todo el aspecto gastronómico parte de Paco Roncero, hay colaboraciones de reputados chefs internacionales, como Dani García, Diego Guerrero, Toño Pérez, Janice Wong o Diego Cabrera, entre otros.

La experiencia del cliente que gasta 1.800 dólares en una comida

“El tipo de cliente es muy variopinto”, afirma Gonzales, “no tiene que ser alguien de gran poder adquisitivo. Algunas personas ahorran tres o cuatro meses para darse un regalo”. 

Hay quien paga sabiendo, el que busca una experiencia o los que llegan como desconfiados acompañantes, pero, en general, “la respuesta es brutal”, según Paco Roncero. 

Leer más: Por qué a un chef estrella Michelin que dirige un restaurante sin carne no le agradan los sustitutos de la carne como Beyond Meat

Ante los cambios de entornos y la experiencia gastronómica, se han encontrado con una respuesta particular: “Es algo muy habitual que la gente nos llore en la sala”, comenta Gonzales.

A pesar de lo que se pueda pensar por el precio, hay mucho público español, no se ha impuesto una mayoría extranjera durante la experiencia ibicenca.

El restaurante SubliMotion, en Ibiza.
El restaurante SubliMotion, en Ibiza. SubliMotion

En este momento se ha pausado la actividad en la isla por el traslado a Riad. Allí se ha construido un edificio ad hoc por las necesidades arquitectónicas: hacía falta no solo la misma extensión y distribución, también era impepinable que tuviese al menos 7 metros de altura.

En cuanto a los cambios para Arabia Saudí, sobre todo ha sido necesaria una adaptación gastronómica por el tema del alcohol, el cerdo y algunos aspectos más culturales. Pero el lleno está asegurado hasta el último día.

Al preguntar a Paco Roncero por el concepto Sublimotion, qué es lo que le aporta a un chef con distintos locales y restaurantes temáticos, lo tiene claro: “Yo lo veo como la Fórmula 1. Es lo que todo cocinero ha querido: la libertad. Pero Sublimotion no te da solo la cocina, también la experiencia en la sala. Es el proyecto redondo donde no hay barreras. Eso es lo más importante, no existen barreras”.

Y además