Pasar al contenido principal

Telefónica pierde más de un 9% este año en bolsa: qué dicen los expertos sobre su futuro tras conocerse su plan de bajas

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica.
Reuters
  • Desde la primera sesión de enero Telefónica pierde más de un 9% y solo a partir del 23 de agosto ha logrado iniciar una remontada que desde el equipo gestor pretenden consolidar.
  • Para Sara Carbonell, directora de ventas institucionales para Iberia y Latinoamérica en CMC Markets, el plan de Telefónica “es positivo”, pero hay que ver “con qué condiciones se va a hacer: ahora se tiene que planificar todo con los sindicatos”. 
  • Según Rafael Ojeda, analista independiente, Telefónica trata de buscar la mejora de “los ratios de la compañía”, que está inmersa en una facturación “bastante plana”.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Telefónica ha caminado con palos en la rueda en la bolsa en los últimos tiempos. Una muestra de ello es que su cotización ha mostrado mucha irregularidad en lo que llevamos de ejercicio. Desde la primera sesión de enero el valor pierde más de un 9% y solo a partir del 23 de agosto ha logrado iniciar una remontada que desde el equipo gestor pretenden consolidar.

Una de las fórmulas que se ha planteado el grupo telefónico es hacer nuevos ajustes en aras de hacer la compañía más rentable. Para ello, deben cristalizar aún más desinversiones por el elevado nivel de deuda que aún posee (más de 40.000 millones de euros al cierre del pasado ejercicio) y ajustes dentro de su conglomerado.

De esta manera, con el fin de recuperar la senda alcista y el camino de un crecimiento más fuerte, la empresa tomaba la decisión de provisionar 1.600 millones de euros para costear el nuevo Plan de Suspensión Individual (PSI) que permitirá la salida de forma voluntaria de la empresa en España a en torno a 2.800 trabajadores. 

El consejo de administración de la operadora dio su aprobación a esta hoja de ruta, que tendrá negociarse ahora con los agentes sociales. También, la firma presidida por José María Álvarez-Pallete busca darle salida al parque de 50.000 estaciones base y antenas de telefonía móvil, bien mediante el traspaso a su filial Telxius haciendo una venta a terceros.

Leer más: Las 6 mejores acciones del Ibex 35 por su tendencia alcista

Previsión para sus acciones después del anuncio del plan

La cuestión es, ¿cómo puede afectar esta guía que se ha trazado en el horizonte Telefónica para sus títulos? Cabe decir que el castigo que ya ha recibido el valor sobre el parqué no tendría mucha más continuidad para la media de los analistas, que fijan su precio objetivo en los 8 euros por acción, lo cual le da un potencial de subida de más del 20% sobre los niveles actuales.

Para Sara Carbonell, directora de ventas institucionales para Iberia y Latinoamérica en CMC Markets, el plan de Telefónica “es positivo”, pero hay que ver “con qué condiciones se va a hacer. Ahora se tiene que planificar todo con los sindicatos”. 

En opinión de la experta, lo que resulta más interesante es que realmente “están intentando salvar la acción, porque creo que la empresa a nivel bursátil está infravalorada”. Así, ha de cotizar “por encima de lo que lo hace actualmente”. Entonces, al estar buscando cómo rentabilizar el parque de las estaciones base es “atractivo para el futuro del grupo”. 

Según Gisela Turazzini, CEO de Blackbird bróker, el mercado aborrece a las compañías endeudadas y "suele penalizarlas por si fuera necesaria una ampliación de capital". En esta línea, Pallete ha demostrado comprender el enorme reto que supone la deuda y por ello, "ha conseguido un hito que considero notable; reducir la deuda en más de 10.000 millones de euros y dejarla por debajo del umbral de los 40.000 millones de euros". 

Tal y como valora Rafael Ojeda, analista independiente, Telefónica trata de buscar la mejora de “los ratios de la compañía”, que está inmersa en una facturación “bastante plana”. Los ingresos del grupo en el año 2018 fueron de 48.700 millones y es prácticamente lo mismo que va a ingresar en 2019 y 2020, según las previsiones, destaca el analista. 

Por tanto, las ventas de la compañía, al no crecer apenas, provoca que el equipo directivo "busque una mejora de ratios", añade. El Ebitda de la compañía el año pasado fueron 15.900 millones y este año se esperan 16.400 millones, que son prácticamente las mismas cifras proyectadas para el próximo ejercicio. Por tanto, eso demuestra que, a pesar de que la facturación es plana, la compañía mejora, aunque sea tenue, su Ebitda, concreta Ojeda. 

Teniendo en cuenta todo este contexto, firmas de análisis como Alantra o New Street Research tienen una valoración positiva para las acciones de la compañía, al pronosticar potenciales revalorizaciones del 17% y del 36%, respectivamente. Todo ello, debido a los esfuerzos que aplicará la empresa para reinventarse.

Desde un punto de vista técnico, Carbonell explica que el mercado “está ahora comprando” sus títulos. Desde julio que tiene esa caída tan vertiginosa, “si trazas un Fibonacci, ha retrocedido ya el 50%”, concreta. Si se dirige hacia el siguiente nivel, que es lo que parece (un retroceso del 61,8%), “estaríamos hablando de niveles de 6,85 euros o 6,90 euros”. 

Por tanto, en opinión de la analista, ahora pueden venir “mejores tiempos para Telefónica”, pero siempre con mucha prudencia y cogido de un hilo porque luego tiene “grandes inconvenientes como su deuda y cómo le afecta el tipo de cambio”. 

Para Ojeda, Telefónica es una compañía que está “muy barata”, pues su PER está situado en el 9,63, y que ofrece un dividendo “cuya rentabilidad asciende al 6%”, lo cual puede resultar interesante. Eso sí, hace falta que “el dividendo sea asumible, gestionable, y que la empresa pueda permitirse el lujo de dar un dividendo tan atractivo”, concluye.

Y además