Pasar al contenido principal

Tirar de la cadena del váter podría crear un vórtice de 1 metro de partículas de heces con coronavirus en el aire, según un estudio

Múltiples estudios han encontrado rastros del coronavirus en las heces de los pacientes infectados.
Múltiples estudios han encontrado rastros del coronavirus en las heces de los pacientes infectados. New Africa/Shutterstock
  • Varios estudios han encontrado restos de coronavirus en las heces de pacientes infectados con COVID-19.
  • Una de las últimas investigaciones ha demostrado que cuando se tira de la cadena del inodoro, se crea una nube de diminutas gotas de aerosol —que podrían contener el virus— hasta 1 metro por encima de la taza del váter.
  • La nube puede permanecer allí durante un minuto y aterrizar en otras superficies del baño.
  • No está claro si alguien se puede infectar con ese grado de exposición, porque los expertos aún no saben la cantidad de virus a la que hay que exponerse para enfermar.
  • Pero debes bajar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena para evitar que esta nube se escape en el baño.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ya se sabe que el coronavirus puede propagarse entre humanos a través de las gotas respiratorias que exhala una persona con COVID-19.

Pero las gotitas no son el único fluido corporal en el que el virus puede viajar: varios estudios han encontrado restos de ella en las heces de los pacientes infectados.

Un nuevo estudio del Instituto Estadounidense de Física ha evaluado hasta qué punto estas partículas que se encuentran en las heces pueden propagarse cuando se tira de la cadena del inodoro. Y ha descubierto que tirar de la cadena podría arrojar pequeñas gotas fuera del inodoro —y el material de su interior— hasta 1 metro de distancia del váter, y aterrizar entonces en otras superficies del baño.

Asimismo, ha evidenciado que la turbulencia de una descarga generaba partículas tan pequeñas que podían flotar en el aire alrededor del retrete hasta durante un minuto, donde podían ser inhaladas por otras personas presentes en el mismo baño. Una de las razones por las que los baños compartidos podrían presentar altos riesgos de contagio con el nuevo coronavirus.

Leer más: ¿Es seguro viajar? Los riesgos asociados con volar en avión, reservar en un hotel o Airbnb, y alquilar coches durante la pandemia que debes tener en cuenta

"Se puede prever que la velocidad será aún mayor cuando un inodoro se utilice con frecuencia, como en el caso de un inodoro familiar durante un período de gran actividad o uno público que sirva en una zona densamente poblada", señala Ji-Xiang Wang, coautor del estudio que investiga la dinámica de fluidos en la Universidad de Yangzhou, en un comunicado.

Es decir, no está claro si la cantidad de carga de virus que habría en estas partículas es suficiente para infectar a otra persona pero, aun así, deberías bajar la tapa antes de tirar de la cadena.

El estudio ayuda a poner de relieve los riesgos que pueden suponer los baños compartidos a medida que avanza la desescalada en todo el mundo. Por lo general, 4 factores principales aumentan el riesgo de contraer el virus: espacios cerrados, multitudes, contacto cercano con otros y la dificultad de mantener el distanciamiento social.

Un reducido espacio cerrado, como un baño, presenta un alto riesgo, especialmente si muchas personas lo comparten.

Tirar de la cadena de un inodoro crea un "torbellino" de gotas sobre el váter

Los investigadores han utilizado un modelo de dinámica de fluidos para seguir el movimiento de las gotas en la taza del inodoro tras tirar de la cadena.

Cuando un inodoro se descarga, el agua del tanque que está encima del váter cae en el agua del recipiente, creando turbulencias y cambios en el flujo de aire.

Leer más: Nadar es relativamente seguro en tiempos de coronavirus, pero debes tener cuidado con dónde lo haces

Pero, para más detalle, han comparado también 2 tipos comunes de retretes con sifón. Uno tiene una única válvula de entrada al inodoro para el agua de descarga, mientras, el otro, tiene 2 válvulas de entrada, que crean un flujo rotativo.

Estas válvulas determinan la cantidad de presión que el agua utiliza para la limpieza de los residuos que hay en el váter. Lo que implica que, según el váter, se expulsarán diferentes cantidades de aguas residuales.

La simulación muestra un inodoro de una válvula durante 1,4 segundos.

En ambos tipos de inodoros, cuando el agua cae en la taza del inodoro desde un lado, salpica el lado opuesto, creando un vórtice, centro de un torbellino, cerca de la pared más lejana.

Y, por inercia, el vórtice sigue subiendo en el aire por encima del váter.

"Por lo tanto, un vórtice aerodinámico también quedará en la zona aérea encima del asiento del inodoro", escribieron los investigadores. Las gotitas en este vórtice pueden llegar hasta 1 metro de altura y son tan pequeñas que pueden flotar hasta durante un minuto.

Leer más: No todas las actividades tienen el mismo nivel de riesgo de infección: así es como afecta a las actividades cotidianas

Un inodoro de 2 válvulas crea un vórtice aún más rápido, forzando a cerca del 60% de estas pequeñas partículas a salir al aire aún más rápido, según muestra la simulación.

Por lo que, si hay materia fecal infectada en el retrete, las nubes la contendrán.

Aun así, no está claro si estas nubes de restos de heces virales pueden enfermarte

Hasta el momento, se desconoce si estas pequeñas partículas pueden contagiarte, porque aún no se sabe con certeza a qué cantidad de coronavirus hay que exponerse para contagiarse con la enfermedad que provoca, COVID-19.

Las partículas que se arrojan desde un inodoro son diminutas, las cuales se identifican como aerosoles, que son más pequeños que las gotas en las que el virus prefiere viajar.

En lo que sí coincide la comunidad científica es en que el virus se transmite principalmente a través de las gotas respiratorias —partículas de más de 5 micrómetros— cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.

El Parque del Dominó de Brooklyn el 17 de mayo en Nueva York.
El Parque del Dominó de Brooklyn el 17 de mayo en Nueva York. AP Photo/Kathy Willens

Ante el desconocimiento y tal situación, para evitar contagios por esta vía si fuesen posibles, lo mejor es cerrar la tapa antes de tirar de la cadena. Aunque en muchos países los inodoros de los baños públicos no suelen tener tapa.

De hecho, los investigadores apuntan a que un nuevo diseño de inodoro podría ayudar a prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas. Un váter con una tapa que se cierra automáticamente antes de tirar de la cadena, por ejemplo, podría evitar el problema.

Y además