Una tormenta perfecta aleja el final de la crisis energética: “Si Rusia corta el gas a Europa y el invierno es muy frío, habrá una crisis humanitaria”

Energía Europa Precio

Sean Gladwell/Getty Images

No solo es la utilización por parte de Putin de la energía como arma de guerra lo que está perjudicando a los mercados europeos. Una tormenta perfecta azota a Europa y los analistas de Bank of America creen que "no hay un final a la vista" para la crisis energética.

El pasado viernes, 26 de agosto de 2022, el gas y la energía alcanzaron, de nuevo, precios récord. Sin embargo, los futuros holandeses de TTF, el punto de referencia europeo para el gas natural, cayeron a 268 euros por megavatio hora el lunes, 29 de agosto de 2022, después de alcanzar un récord de 340 euros la semana pasada. 

Los precios se mantienen más de un 1.000% más altos que hace un año.

En Moscú, Gazprom está listo para cerrar el Nord Stream 1, otra vez, con el fin de realizar labores de mantenimiento durante 3 días. Algo que sucede después de que ya redujera los flujos al 20% de su capacidad.

"La semana pasada, Europa se despertó con una amarga verdad: la crisis energética ha llegado para quedarse", escribieron los analistas de Bank of America en una nota publicada el lunes. 

Los flujos de gas ruso seguirán siendo bajos, ya que está previsto que el 31 de agosto comience un nuevo mantenimiento de tres días del gasoducto.

A medida que los precios del gas natural se disparan, los de la electricidad han reflejado esas ganancias. La energía de carga base alemana, el precio de referencia de la electricidad en Europa, cotiza más de un 1.400% por encima de su promedio entre 2010 y 2020.

"Tardaremos algunos años en establecer una infraestructura suficiente para hacer que los precios del gas natural en Europa puedan considerarse bajos", explica a Business Insider Rob Thummel, gerente de cartera de la firma de inversión en Energía Tortoise. "La curva de futuros todavía vaticina precios muy altos hasta bien entrado 2023".

La sequía

Como si los precios altísimos no fueran problema suficiente, el clima también se ha convertido en una variable impredecible en la crisis.

La disminución de los niveles de los ríos en Europa, en particular el río Rin de Alemania, ha llevado a un mayor tráfico de barcazas.

Las olas de calor extremo han golpeado los niveles de agua durante todo el verano, lo que limita los envíos de carbón y otros productos refinados, y también reduce la generación de energía hidroeléctrica.

Europa está sufriendo su peor sequía en 500 años: por qué los expertos insisten en mirar hacia el fatídico año 1540

"Desafortunadamente, varios reactores nucleares también sufrieron debido a los bajos niveles de los ríos, lo que limitó su capacidad para enfriar los núcleos de los reactores y los obligó a reducir las operaciones justo cuando más se necesitaba su energía", señalan desde Bank of America.

El tiempo abrasador y la sequía en la mayor parte de los países europeos han propiciado un descenso récord de los niveles hídricos, sobre todo durante los meses de verano.

"La preocupación a corto plazo es si Europa se quedará sin gas natural para calentar los hogares durante el invierno", subraya Thummel, haciéndose eco del pronóstico de UBS de que una recesión es más que probable para Europa.

Energía alternativa y política

Con la disminución de los recursos, la capacidad de la energía nuclear en riesgo y los crecientes costos de la energía, los políticos se plantean revivir las centrales eléctricas de carbón, en pleno proceso de descarbonización

Según BofA, la generación de energía a carbón ha aumentado un 67% desde que Rusia invadió Ucrania.

"Antes de la guerra, Europa quería ser líder en la descarbonización, y eso funcionó hasta cierto punto con la energía eólica y solar, pero tomaron la decisión de confiar significativamente en Rusia", resalta Thummel.

 

El carbón ahora es más caro y de acceso más complicado, pero Europa no tiene más opción que encender las plantas viejas, porque eso ofrece una solución más rápida que tratar de construir instalaciones de gas natural completamente nuevas, destaca el especialista.

Mientras tanto, Bank of America ha señalado que los mayores importadores de carbón del mundo, China e India, "se han apresurado a aumentar los suministros nacionales, lo que aumentó la competencia por el combustible más sucio, incluso cuando la producción mundial se tambalea".

Crisis en el mercado energético, sin final a la vista

Para Thummel, las 2 variables más importantes a observar son, si Rusia decide cortar por completo el suministro de gas natural a Europa y cómo de frío será el próximo invierno.

Existe un escenario, anota el analista, en el que Rusia corta por completo el suministro y el invierno es muy frío, "entonces tendríamos una crisis humanitaria". 

Generador de energía: qué es, tipos y funcionamiento

Pero incluso si Europa puede acumular sus reservas de energía lo suficiente como para soportar el invierno sin problemas, las naciones tendrán que ponerse al día en los próximos años, agregó.

Bank of America mantiene una perspectiva sombría: "Con la guerra en Ucrania cada vez más arraigada, la crisis energética europea parece no tener un final a la vista".

Otros artículos interesantes:

La policía de los precios: la CNMC vigila las subidas en productos básicos y energía para evitar malas prácticas de empresas que se aprovechen de la inflación

Por qué los drones de Ucrania son cada vez menos efectivos contra Rusia, según los expertos

La Unión Europea prepara una reforma estructural de emergencia del mercado eléctrico

Te recomendamos