Pasar al contenido principal

Uber sale de la Comunidad Valenciana y Cabify se "adapta" a la regulación con el mismo truco que utiliza en Barcelona

uber en otros países
Conductor de Cabify esta semana en Madrid. Vicente Cano.
  • Este sábado entra en vigor el nuevo decreto ley de la Generalitat Valenciana.
  • La normativa exige que los VTC se contraten con al menos 15 minutos de antelación.
  • Al igual que hizo el Govern catalán el pasado enero.
  • Uber ha reaccionado anunciando su salida de la comunidad y Cabify que se queda.
  • Puedes leer más historias en Business Insider España.

Uber ha anunciado que sale de la Comunidad Valenciana y Cabify que se queda tras la entrada en vigor de la nueva normativa en la región, que tendrá lugar este sábado 1 de junio.

Así, la Generalitat Valenciana obligará a contratar estos servicios con 15 minutos de antelación a partir de este sábado, cuando entrará en vigor el decreto ley que regula los VTC en el territorio.

Uber ha lamentado esta restricción, "incompatible con la inmediatez" de su servicio, y ha asegurado en un comunicado que "estudiará" sus "opciones de futuro".

Por su parte, Cabify ha anunciado que continuará en la ciudad, llevando a cabo algunos cambios y entendiendo que cada usuario solo deberá solicitar el servicio con 15 minutos de antelación una vez, la primera, cuando también acepte los nuevos términos y condiciones, y que a partir de entonces podrá seguir pidiendo sus vehículos como se hacía anteriormente.

Es la misma estrategia que la empresa sigue en Barcelona, donde el Govern aprobó en enero un decreto que, igualmente, obligaba a contratar con 15 minutos de antelación sus servicios.

Ante la norma, tanto Uber como Cabify anunciaron que saldrían de Cataluña, pero en marzo Cabify dio marcha atrás una vez aseguró haber adaptado su modelo de negocio.

La compañía, en este caso, seguirá ofreciendo el servicio pero a través de su filial Miurchi Car, y que funcionará "como una empresa de VTCs tradicional".

Leer más: Asesinatos en Sudáfrica, desregulación en Países Bajos y el extraño caso de Singapur: así va la guerra de los taxistas y las VTC en todo el mundo

Justo este jueves se conocía que la Generalitat ha impuesto 50 sanciones de 1.000 euros cada una a la filial de Cabify Prestige & Limousine, con la que opera en Barcelona, por no obligar a que se precontrate cada servicio (y no solo el primero) con la antelación que exige el decreto, según ha publicado El Confidencial.

Aun así y con respecto a la Comunidad Valenciana, Cabify ha insistido también en un comunicado en que este cambio no implica "la conformidad de la compañía con la nueva regulación", que estima "altamente perjudicial para la movilidad y la libertad de elección de los usuarios".

Y además