Hay vacunas que al pincharlas duelen más que otras: ¿cuál es el motivo?

Inyección de una vacuna contra el coronavirus
Reuters
  • El dolor al recibir una vacuna puede variar dependiendo de la persona, ya que algunos aguantan mejor este tipo de pinchazos.
  • Pero el dolor no sólo está relacionado con una mejor forma de aguantar del paciente, sino que en realidad hay vacunas que causan más dolor y malestar que otras.
  • A continuación, se muestran algunos de los motivos que podrían explicarlo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mundo en su totalidad espera la llegada de la vacuna contra el coronavirus para poner fin a la pandemia, incluso existe la posibilidad, aunque remota, de que las primeras dosis lleguen en diciembre o a comienzos de 2021.

Aunque este remedio no esté todavía disponible, muchos sí que se están vacunando durante estas semanas de la gripe común, ya que se trata de una buena medida de prevención para no saturar todavía más el sistema sanitario.

Es decir, buena parte de la población va a ponerse una vacuna, ya sea de la gripe, del coronavirus o ambas, en estos últimos meses de 2020 y con suerte los primeros de 2021, por lo que es habitual que surjan algunas preguntas.

La primera de ellas es normal en las personas que tienen cierta aprensión a las agujas: ¿se siente dolor al ponerte una vacuna? Esto depende de cada persona y de la resistencia que tengan a los pinchazos, pero por lo general sí, se siente algo de dolor, y además puedes seguir notando esta molestia hasta horas después de haber recibido la inyección.

Leer más: De AstraZeneca a Moderna: todos los detalles de las vacunas contra el coronavirus que llegarán a España y Europa

Según la directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de Estados Unidos, Nancy Messonnier, tanto el dolor que se siente en el brazo como el malestar posterior son una consecuencia lógica de cualquier inyección que pretende buscar una respuesta del sistema inmunológico, así lo ha explicado esta doctora en una entrevista a The Wall Street Journal.

El cuerpo empieza a generar las defensas en el mismo lugar en el que se pone la vacuna, por eso es normal que el brazo se inflame, duela o pique durante algunas horas.

Eso sí, hay vacunas que duelen más que otras. Es el caso de aquellas que combaten la hepatitis A y B, así como las de la triple vírica. Según la doctora Messonnier no se sabe con certeza por qué ocurre esto, aunque señala como posible causa ciertos aditivos que se añaden para que la protección sea más robusta, como las sales de aluminio.

"Son ingredientes totalmente seguros que se agregan a la vacuna con el objetivo de que la respuesta inmune sea más fuerte", explica la doctora al diario.

Leer más: Los fabricantes de vacunas todavía no han incluido a niños en sus ensayos clínicos, lo que demuestra que no son la prioridad y que tardarán más en recibir una posible inyección

Para aliviar el malestar y los síntomas que surgen tras una inyección puedes tomar analgésicos, pero recuerda que tanto el dolor de cabeza como la posible fiebre será cuestión de unas horas y que rápidamente te empezarás a sentir mejor.

LEER TAMBIÉN: 5 expertos en vacunas confiesan qué necesitarán saber antes de ponerse una vacuna contra el coronavirus

LEER TAMBIÉN: 10 razones para ser realistas sobre la vacuna de COVID-19 y no esperar un milagro

LEER TAMBIÉN: 8 secuelas que podrían sufrir los pacientes asintomáticos de COVID-19, según alertan los expertos

VER AHORA: Por qué EEUU quiere prohibir TikTok y qué busca Microsoft con su compra: las claves del culebrón tecnológico de este verano

    Más:

  1. Medicina
  2. Salud
  3. Ciencia
  4. Top