5 expertos en vacunas confiesan qué necesitarán saber antes de ponerse una vacuna contra el coronavirus

Vacuna
Getty
  • Business Insider ha preguntado a cinco expertos en enfermedades infecciosas cuándo se sentirían seguros recibiendo una vacuna contra el coronavirus. 
  • Sus respuestas varían en términos de qué datos les convencerían. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los expertos que han estudiado los virus y las vacunas durante décadas no se ponen de acuerdo sobre cuándo se pondrán la vacuna del coronavirus.

Los fabricantes de medicamentos que están detrás de los principales candidatos a la vacuna COVID-19 esperan resultados concluyentes para finales de este año, incluso en este mes de octubre, que demuestren si las inyecciones previenen la enfermedad. Estos estudios finales, llamados ensayos de fase tres, están reclutando decenas de miles de voluntarios para determinar si estas vacunas experimentales superan al grupo de placebo.

Pero no está claro cómo de completos serán los datos. En entrevistas con cinco expertos en vacunas y virología, Business Insider ha preguntado cómo planeaban evaluar los datos y, en última instancia, decidir si ellos mismos recibirían la vacuna.

Algunos confían en que se vacunarían si los reguladores de Estados Unidos determinan que es seguro y efectivo y lo recomiendan para su grupo de edad. Aunque generalmente esperan que la vacuna sea altamente efectiva, dicen que también se conformarían con una inyección menos efectiva, más acorde con la vacuna contra la gripe estacional, que puede tener un 50% de efectividad algunos años.

Leer más: Una nueva red mundial de laboratorios comparará las vacunas contra el COVID-19 para acelerar la selección de las más eficaces

Otros quieren datos más específicos que representen su demografía o resultados de seguimiento a largo plazo para la seguridad y la eficacia.

Esto es lo que se necesitaría para que cinco expertos en enfermedades infecciosas se sientan seguros de recibir la vacuna COVID-19.

El virólogo Richard Condit: "Voy a confiar en la gente que lleva a cabo los ensayos"

Richard Condit ha estado estudiando los virus durante varias décadas en el laboratorio. 

Richard Condit.
Richard Condit.
Richard Condit

Aunque es muy versado en virología y enfermedades infecciosas, su principal experiencia no es el desarrollo de vacunas. Eso le lleva a confiar en los científicos más involucrados en estas vacunas, dice.

"Voy a confiar en la gente que lleva a cabo los ensayos", asegura. "Si dicen que tenemos suficiente enfermedad en el grupo de control para que podamos decir estadísticamente que este es un cierto nivel aceptable de eficacia, y no hemos visto efectos adversos significativos, probablemente voy a ir a por ello". 

El virólogo jubilado de 72 años dice que está vigilando de cerca los signos de presión política en las decisiones sobre la vacuna. Condit asegura que confía en las compañías farmacéuticas, junto con los científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos, pero no en la administración Trump.

Leer más: Los test de antígenos se consolidan como la solución a la falta de capacidad de diagnóstico del coronavirus, pero la ciencia deja claro que no son perfectos

"Confío en lo que [Trump] llamaría el 'estado profundo'", señala.

"No digo que vaya a recibir la vacuna sin reservas", reconoce Condit. "Hay un poco de nerviosismo asociado con eso, pero tengo 72 años. Estoy muy sano, pero por edad estoy en un grupo que tiene un riesgo suficientemente alto... Hay una gran probabilidad de que el beneficio de ser vacunado exceda el riesgo de contraer la enfermedad."

Condit cree que lo ideal sería que una vacuna contra el coronavirus tuviera una efectividad del 80 o 90%. Pero también recibiría una que fuera menos efectiva pero aun así útil, como una que redujera la posibilidad de contraer COVID-19 en un 50%. 

"Si puedo conseguir una vacuna que reduzca mis posibilidades de contraer esta asquerosa enfermedad en un 50%, me la pondré", dice, y añade que una vacuna con una eficacia del 50% "es probablemente una medida provisional que nos hace estar más seguros pero no completamente a salvo".

Leer más: Por qué una vacuna puede no ser la solución definitiva a la pandemia: estos son todos los escenarios posibles

La microbióloga Deborah Fuller piensa que la vacuna es una decisión de la sociedad, no individual

Deborah Fuller, microbióloga de la Universidad de Washington, dice que piensa en vacunarse de forma diferente a la mayoría.

Como desarrolladora de vacunas, a menudo piensa en vacunarse por el beneficio que tendrá para la población en general, en lugar de pensar en si vacunarse la beneficiará a ella. Una vacuna eficaz ayudará a construir la inmunidad de rebaño y, en última instancia, protegerá a la sociedad contra una enfermedad. Aunque señala que le encantaría que una vacuna fuera altamente eficaz para prevenir la enfermedad, también le gustaría recibir una vacuna que fuera moderadamente eficaz. 

"Estaría bien con una vacuna que fuera 50% efectiva, y la recibiría si estuviera disponible", asegura Fuller. 

Añade que una vacuna podría ser un beneficio importante si redujera la gravedad de la enfermedad, incluso si eso significara que las personas vacunadas podrían terminar infectándose y enfermándose en algún grado. 

"La gente piensa que es algo en blanco y negro, que si me pongo una vacuna no me voy a enfermar en absoluto", advierte Fuller, y añade que la realidad es más matizada.

Aunque la gente podría enfadarse si se vacunan y aun así terminan experimentando la enfermedad, Fuller dice que tal vez no se enfermen tanto como lo hubieran hecho sin la vacuna.

Leer más: Todo lo que debes saber sobre la vacuna del coronavirus que llegará a España antes de final de año: quién está detrás, cuándo se aprobará, ventajas e inconvenientes

Jesse Goodman, excientífico de la FDA, quiere "mirar los datos reales y tomar una decisión

Jesse Goodman, antiguo jefe científico de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, afirma que quiere revisar los datos antes de tomar una decisión final. 

"Si viera una vacuna que fuera claramente efectiva en un gran ensayo de fase tres, y pensara que las pruebas son convincentes y no hay señales de seguridad que me molesten, probablemente seguiría adelante", reflexiona Goodman, ahora director del Centro de Acceso, Seguridad y Administración de Productos Médicos de la Universidad de Georgetown.

Goodman enfatiza la importancia de los resultados del ensayo en revistas revisadas por pares y su presentación en reuniones públicas como las reuniones del comité asesor de la FDA. Dice que las compañías farmacéuticas a menudo destacan los resultados positivos y minimizan cualquier hallazgo negativo en los comunicados de prensa.

"Como experto en enfermedades infecciosas y vacunas, voy a querer ver los datos reales y tomar una decisión", añade. 

Leer más: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

El inventor de una vacuna, Paul Offit: "Quiero asegurarme de que mi grupo esté representado

Paul Offit.
Paul Offit.
Paul Offit.

Los resultados del estudio deberán mostrar cómo de segura y efectiva es una vacuna experimental para las personas de su edad antes de que el doctor Paul Offit se sienta cómodo con la inyección.

"Quiero asegurarme de que mi grupo esté representado en el estudio", dice Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia. "Tengo más de 65 años. ¿Mi grupo ha sido estudiado adecuadamente, cómo de efectiva es y qué sabemos sobre la seguridad?"

Offit señala que espera que la vacuna COVID-19 pudiera reducir las posibilidades de contraer una enfermedad moderada o grave en un 70%. Pero "cualquier cosa mayor del 50% es un valor", asegura.

Offit es el coinventor de la vacuna contra el rotavirus y pediatra del Hospital Infantil de Filadelfia. Enfatiza que la elección no está entre recibir una vacuna y no hacer nada.

Una vacuna podría ser otra valiosa arma contra el virus, además de las que ya tenemos, como el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

"Si me das a elegir entre una vacuna con un 75% de efectividad o poder usar una mascarilla mientras caminas por el hospital, yo elijo la mascarilla", afirma Offit.

Leer más: La española Atrys Health se consolida como uno de los líderes mundiales de la telemedicina tras la pandemia: “La inversión va a jugar un papel fundamental”

El ejecutivo de la industria de la biotecnología William Haseltine es mucho más reservado y se preocupa por la seguridad y la eficacia a largo plazo

Una voluntaria recibe una vacuna
AP Photo/Hans Pennink

El veterano ejecutivo de la industria de la biotecnología William Haseltine tiene una perspectiva significativamente más cautelosa sobre una nueva vacuna que otros expertos.

Asegura que quiere ver datos de seguridad y durabilidad a largo plazo antes de vacunarse o recomendar una a su familia.

"Cuando la gente me pregunta: '¿Vas a ponerte esa vacuna Bill?', mi respuesta es que voy a esperar un par de años, yo y mi familia", dice. "Mientras tanto, voy a continuar mi vida en el país."

William Haseltine.
William Haseltine.
ACCESS

Haseltine es un antiguo profesor de medicina de Harvard. Fundó dos centros de investigación centrados en el VIH/SIDA y el cáncer en la escuela. El experto en virología y enfermedades infecciosas es ahora el presidente de Access Health International, un grupo de expertos en salud sin ánimo de lucro. También fundó y dirigió varias compañías de biotecnología, incluyendo Human Genome Sciences, que finalmente fue comprada por GlaxoSmithKline por 3.000 millones de dólares.

Su principal preocupación es teórica. Le preocupa que los datos de seguimiento a largo plazo muestren que la protección de estas vacunas está disminuyendo. En particular, le preocupa que pueda dejar a las personas más vulnerables frente a la infección y hacer que la enfermedad resultante sea más grave después de recibir la vacuna.

Leer más: Los fabricantes de vacunas todavía no han incluido a niños en sus ensayos clínicos, lo que demuestra que no son la prioridad y que tardarán más en recibir una posible inyección

Aunque este riesgo, conocido generalmente como mejora dependiente de los anticuerpos, se ha visto en otras vacunas experimentales, recientemente contra el virus del dengue, no hay datos que lo señalen como un problema para este nuevo coronavirus.

Aun así, Haseltine insiste en que quiere ver datos a largo plazo antes de recibir la vacuna para calmar sus preocupaciones.

"No sé si va a mejorar la infección o si va a mejorar la enfermedad", advierte Haseltine. "Y no lo sabremos hasta dentro de mucho tiempo. El primer dato es, sí, vamos a conseguir algo de protección."

Otros artículos interesantes:

Día Mundial para la Prevención del Suicidio: los expertos piden más inversión tras la pandemia ante el previsible aumento de casos de depresión, pero el plan nacional del Gobierno está paralizado

Qué hacer si tu hijo es considerado contacto estrecho de un positivo

Campaña de vacunación contra la gripe: cuándo empieza, quién se debe vacunar y cómo afecta al coronavirus