Los test de antígenos se consolidan como la solución a la falta de capacidad de diagnóstico del coronavirus, pero la ciencia deja claro que no son perfectos

Profesional sanitario toma muestras para realizar un test rápido de antígenos contra el COVID en la India.
Reuters
  • La semana que viene la Comunidad de Madrid empezará a realizar test de antígenos para diagnosticar el coronavirus de forma rápida gracias a la compra de dos millones de pruebas de este tipo a la compañía Abbott. 
  • El viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero, y la directora de Salud Pública, Elena Andradas, explicaron que los nuevos test son una técnica rápida de detección de antígenos del COVID-19, que permitirá detectar más casos, más rápido y a menor coste.
  • La urgencia de los países para controlar los rebrotes —especialmente tras el arranque del curso escolar— y el desarrollo de mejores test de antígenos están impulsando su demanda en todo el mundo.
  • Esto es todo lo que se sabe sobre su eficacia y su utilidad para controlar la propagación. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La semana que viene la Comunidad de Madrid empezará a realizar test de antígenos para diagnosticar el coronavirus de forma rápida gracias a la compra de 2 millones de pruebas de este tipo a la compañía Abbott, según anunció la propia Comunidad

El viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, y la directora de Salud Pública, Elena Andradas, explicaron que los nuevos test son una técnica rápida de detección de antígenos del COVID-19, que permitirá detectar más casos, más rápido y a menor coste. 

Mientras que las pruebas de PCR recogen el material genético del coronavirus, las pruebas de antígenos registran las proteínas de superficie del virus. Son más fáciles de detectar, haciendo que las pruebas sean más rápidas y baratas, y potencialmente disponibles para su uso en casa.

Hasta el momento, las dudas en torno a su precisión y sensibilidad han limitado la adopción masiva de este tipo de pruebas y las PCR siguen siendo el test de diagnóstico recomendado por las autoridades sanitarias para confirmar o descartar la presencia de coronavirus. 

Sin embargo, la urgencia de los países para controlar los rebrotes —especialmente tras el arranque del curso escolar— y el desarrollo de mejores test de antígenos están impulsando su demanda en todo el mundo. 

Esto es todo lo que debes saber. 

Leer más: Estos son los principales fondos que invierten en biotech y ciencias de la vida en España, su portfolio y su estrategia

Abbot, Roche y otras grandes compañías hacen negocio con los test e impulsan su mejora 

La farmacéutica estadounidense Abbot se ha convertido en la líder del negocio de los test de antígenos tras ser la primera en recibir autorización para comercializar sus pruebas, asegurando que contaban con una sensibilidad superior al 93% y una especificidad superior al 99%. 

La sensibilidad hace referencia a la capacidad para detectar casos y la especificidad a la capacidad para diferenciarlos. Básicamente, las pruebas sensibles generan pocos falsos negativos y las pruebas específicas dan pocos falsos positivos.

En Estados Unidos, Abbott espera enviar decenas de millones de pruebas en septiembre, llegando a 50 millones de pruebas al mes desde principios de octubre.

Al terminar la primera semana de septiembre, la compañía recibió también la certificación de la Comisión Europea que le permite comercializar en nuestro país. 

El gigante de la industria Roche también acaba de realizar un anuncio similar, asegurando que lanzará a finales de septiembre un test de antígenos en todos los mercados en los que pueda operar con la autorización de la Comisión Europea. La prueba tiene una sensibilidad del 96,52% y una especificidad del 99,68%, según asegura la compañía, que quiere producir 40 millones de test mensuales. 

Otra compañía que ha comenzado a distribuir en España es Vircell, responsable de distribuir test rápidos que detectan el COVID-19 en tan solo 30 minutos. 

Leer más: La insurtech de salud Alan se lanza a por el mercado español de la mano del antiguo director general de Uber Eats: "El sector de la salud es un macrosegmento con muchas oportunidades"

¿Son realmente útiles estos test? Todos los problemas con las pruebas rápidas 

Lo más atractivo de las pruebas de antígenos es que son fáciles de realizar y muy rápidas, pero su sensibilidad al coronavirus es menor que la de una PCR: en su momento se estimó que estos test se pierden entre el 15% y el 20% de las infecciones.

En el caso de las pruebas de Abbott, consideradas las mejor del mercado, "cuando se utilizó en personas que dieron positivo en el SARS-CoV-2 en una prueba PCR estándar, el ensayo de antígenos de Abbott detectó correctamente el virus en el 95-100% de los casos si las muestras se recogieron en la semana siguiente a la aparición de los síntomas", señala la revista Nature

Sin embargo, la "proporción bajó al 75% si las muestras se tomaron más de una semana después de que la gente mostrara síntomas por primera vez". 

Es decir, al necesitar de una carga viral mayor para detectar la presencia del virus, los test rápidos de antígenos son menos efectivos cuando la infección está más avanzada. 

Además, hay que tener en cuenta que los fabricantes no siempre establecen sus parámetros de especificidad y sensibilidad siguiendo los mismos criterios. Para medirlos hay que utilizar un estándar de oro, que en este caso sería la prueba PCR, pero no todas las compañías utilizan este test como referencia. 

Leer más: "Tenemos capacidad para dar resultados de las PCR en menos de 4 horas": Arquimea, la empresa detrás de la mayor alianza de laboratorios de toda España, reclama más colaboración a las Administraciones Públicas

La menor sensibilidad del test de antígenos puede ser una ventaja 

Las pruebas PCR tienen una sensibilidad tan alta que incluso pueden detectar carga viral en un paciente que ya no es infeccioso o incluso en el que el virus ya no está activo.

De hecho, los primeros casos de reinfecciones de los que se empezó a informar al inicio de la pandemia fueron descartados tras descubrirse que las PCR detectaban el material genético del virus inactivo. 

En cambio, las pruebas basadas en antígenos identifican con rapidez a las personas que tienen altos niveles de virus y, por tanto, que tienen más posibilidades de ser infecciosas para otras personas. Esto permitiría adoptar medidas con más rapidez, asegura Marion Koopmans, viróloga del Centro Médico de la Universidad Erasmus en Róterdam, Países Bajos, en Nature.

La experta admite que esta idea tiene alguna limitación, ya que todavía no está claro cuál es el umbral a partir del cual una persona ya no es contagiosa. 

Sin embargo, algunos estudios recientemente realizados empiezan a apuntar a que someter a las personas a este tipo de pruebas menos sensibles pero más rápidas unas dos veces a la semana es más eficaz a la hora de controlar la propagación del virus que realizar PCR una vez cada quince días, asegura Nature. 

Países como la India o Filipinas ya están utilizando los test de antígenos de forma masiva, así como, por ejemplo, los aeropuertos italianos. Sin embargo, la recomendación oficial es que los resultados sean siempre confirmados con una prueba PCR cuando sea posible. 

LEER TAMBIÉN: La biotecnológica veterinaria que está detrás de los primeros test rápidos de detección de anticuerpos 'made in Spain'

LEER TAMBIÉN: Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

LEER TAMBIÉN: Iomed, la empresa española que utiliza inteligencia artificial para acelerar la investigación clínica, asegura que la pandemia acelerará la inversión en tecnologías de datos aplicadas a la salud

VER AHORA: Por qué EEUU quiere prohibir TikTok y qué busca Microsoft con su compra: las claves del culebrón tecnológico de este verano

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Enfermedades
  3. Medicina
  4. Ciencia
  5. Salud