10 razones por las que los líderes emocionales triunfarán en la próxima década, según consultoras expertas en liderazgo

reunión, liderazgo, trabajadores en oficina

Getty Images

Durante la pandemia de COVID-19 muchos líderes se vieron sobrepasados emocionalmente por tener que hacer frente a situaciones que nunca antes se habían dado en el manejo y la gestión de un organización. 

Un estudio de Harvard Business Review demostró que los líderes que en ese momento habían compartido sus emociones, tanto negativas como positivas, salieron reforzados. El manejo de cuestiones como la ansiedad o el estrés que produjo en algunos trabajadores el teletrabajo forzoso hizo que algunos de estos directivos se viesen sobrepasados

Dicho estudio reflejó que los líderes que decidieron compartir con sus subalternos cómo se sentían en ese momento salieron mucho más reforzados de la pandemia que aquellos que no lo hicieron. Estos directivos, que demostraron un liderazgo emocional, fueron después mucho más efectivos a la hora de gestionar la cohesión de sus equipos.

Otra investigación, esta vez una encuesta realizada a más de 2.300 altos directivos, reflejó que, tras la pandemia, ha hecho falta un nuevo estilo de liderazgo, basado en la comunicación y la sensibilidad emocional. 

La conclusión de dicha encuesta era que cuestiones como el empoderamiento del trabajador o la cercanía y la comprensión de sus necesidades particulares eran claves para saber gestionar equipos de manera remota o híbrida. 

Las consultoras, escritoras y expertas en liderazgo, Sunny Bonnell y Ashleigh Hansberger, han llegado a conclusiones similares. En un artículo para Fast Company, Bonell y Hansberger han detallado 7 motivos por los que ellas creen que el liderazgo emocional está destinado a triunfar en la próxima década:

1. Los trabajadores han pasado por muchas cosas...

Las autoras de Rare Breed: A Guide to Success for the Defiant, Dangerous, and Different (La raza rara: una guía del éxito para rebeldes, peligrosos y diferentes, en español) aseguran que desde marzo de 2020 algunos trabajadores han tenido que arreglárselas para trabajar desde casa, "a veces en espacios minúsculos, con niños corriendo", etc.

Eso, sumado a que la mayoría de personas no haya podido ver a sus seres queridos y haya atravesado procesos de temor al virus, ha hecho que sea una época "aterradora y estresante para millones de personas", según las autoras. "Merecen líderes que entiendan y empaticen con lo que han sufrido. Si no los encuentran, aprovecharán para irse a otra parte".

2. ... al igual que los consumidores

La misma situación que han sufrido los trabajadores la han soportado los consumidores, que han esperado, según las autoras, que todo el mundo sea un poco más "paciente, indulgente y amable"

Las expertas en liderazgo aseguran que las empresas que no respeten esta sensibilidad "perderán clientes y cuota de mercado", a diferencia de las que sí que lo hagan, que "ganarán niveles de lealtad sin precedentes".

3. La reuniones por videoconferencia han demolido la fachada que era la cúpula directiva

Esta razón se basa en la sensación que tenían los trabajadores antes de la pandemia de que los CEO y los altos directivos eran inamovibles, "generaban envidia, miedo y asombro" desde la distancia. "A esas personas les resultaba fácil fingir que no tenían sentimientos", señalan Bonell y Hansberger.

Sin embargo, esa careta se cayó en el momento en el que sus trabajadores pudieron ver su despacho o el dormitorio de su casa, observándoles desaliñados o incluso en pantalones cortos. "Hemos oído a tu hijo adolescente insultar en Instagram y a tu gato ponerse delante de la pantalla. Ya no eres el Mago de Oz, ya no hay telón".

Esto, según las consultoras, permite que esa fachada se caiga y que el trabajador empatice con su director general, que se sienta cómodo al saber que es tan torpe o desorganizado como el resto de la plantilla.

4. El número de mujeres CEO está creciendo

Según la encuesta Women in business 2022 de la consultora Grant Thornton, "el 36% de la alta dirección de las empresas en España está compuesto por mujeres", una cifra que mejora en 2 puntos porcentuales con respecto a 2021 y 2020.

Bonell y Hansberger aseguran que con esto no quieren decir que "las mujeres sean biológicamente más emocionales que los hombres", sino que tienden a mostrar más sus emociones en el lugar de trabajo: "En las organizaciones dirigidas por mujeres, más empleados se sentirán seguros al expresar sus emociones".

De la pandemia a la incertidumbre: así lideran sus compañías los CEO de Audi, BMW, Hyundai, Lexus, Porsche, Toyota y Volvo

5. El curso de la historia se decanta hacia la justicia

Las autoras argumentan que la creciente implicación política de la sociedad en cuestiones como el cambio climático, la pobreza infantil o la desigualdad de género o racial conlleva que las empresas se deban preocupar por lo mismo. 

Ese posicionamiento es difícil de conseguir, según las expertas en liderazgo, si la postura de la organización tiende a ser "el beneficio por encima de las personas". "No se puede fingir el compromiso, los consumidores desprecian la hipocresía".

6. Estás más expuesto que nunca

Bonell y Hansberger indican que los tiempos han cambiado, ya que antes de las redes sociales, si alguien de la cúpula directiva decía o hacía algo "estúpido o sexista", la agencia de relaciones públicas de la organización podía darle la vuelta a la historia. 

En un mundo transparente, de noticias instantáneas y sin filtros, la única decisión inteligente para cualquier compañía es "ser de los buenos", han apuntado las autoras. "Es mejor dejar de lado el estoicismo, ser honesto y hablar de lo que te motiva a ti y a tu equipo, encontrar la conexión humana con tu público potencial".

7. La retención de personal será clave en la década de los 2020

Las autoras achacan el desencanto de los millennial y la generación Z a haber sufrido 2 crisis económicas en apenas 12 años, lo que ha llevado a los trabajadores de estas generaciones a confiar mucho menos en sus directivos. En lugar de decantarse por un trabajo convencional deciden emprender por su cuenta o apuestan por la economía colaborativa. 

Esto conlleva, según Bonell y Hansberger, que la retención de talento vaya a ser el gran reto de la próxima década: "La gente quiere y necesita sentir que la escuchas, que la entiendes y que la ves como parte de tu cultura". 

Cómo gestionar un mal jefe, según su comportamiento: los 3 tipos de gestión tóxica más comunes y lo que debes hacer en cada caso para que no te afecte

Además de las 7 razones propuestas por Bonell y Hansberger en favor un liderazgo emocional, la CEO de la consultora Influenceo Global Inc. y experta en liderazgo corporativo, Shadé Zahrai, ha enumerado en Forbes otros 3 rasgos fundamentales para convertirse en un líder de este tipo y la razón por la que estos rasgos son imprescindibles:

8. Tener consciencia del impacto en los demás

Zahrai asegura que este tipo de liderazgo implica ser consciente de que el estado emocional influye en la toma de decisiones y el rendimiento del equipo. Al conocer esto, un líder puede utilizar su capacidad para generar emociones a su favor, de modo que puede "dar energía a su equipo o inspirar confianza".

Estos líderes, según la directiva, se benefician de los efectos de lo que ella llama "contagio emocional", ya que pueden dirigir hábilmente el pulso emocional de sus equipos e impulsar resultados positivos.

9. Utilizar las emociones para alcanzar determinados resultados

Esta conciencia emocional se puede utilizar para escoger qué estrategias son las más adecuadas para gestionar el estado y las dinámicas de los equipos de trabajo que los líderes tengan en ese momento a su cargo. 

De ese modo, el liderazgo emocional permite entender qué emociones contienen información valiosa para utilizar esa información y facilitar la resolución de problemas en consecuencia, explica Zahrai.

10. Darse cuenta de qué se ha dicho y qué no

El conocimiento emocional que detalla la consultora puede servir también para percibir los distintos matices que se dan en las reuniones de trabajo, como la comunicación no verbal: expresiones faciales, posturas o tonos de voz

"Tienen la capacidad de 'leer entre líneas' para sintetizar lo que saben sobre una situación o una persona", ejemplifica Zahrai. Esto va a permitir al líder empresarial captar "irregularidades" o "sacar conclusiones precipitadas" en caso de que se produzcan discrepancias con sus empleados. 

Otros artículos interesantes:

Toto Wolff, uno de los directores de mayor éxito en la Fórmula 1, comparte sus mejores consejos de liderazgo

Volodímir Zelenski no tiene filtros, ni adornos, ni miedo: está escribiendo el futuro del liderazgo de las crisis

Jeff Bezos y Steve Jobs tenían estilos de liderazgo opuestos: por qué no debes seguir ninguno de los 2, según el propio Bezos

Te recomendamos