3 hackeos mentales rápidos para obtener el éxito, según un investigador de neurociencia

Mujer feliz

Getty Images

Todo el mundo quiere triunfar en la vida, tener éxito, cumplir sus sueños. Si es un anhelo tan compartido, ¿por qué hay tan poca gente que acaba consolidando sus objetivos?

Más allá de los problemas particulares de cada uno, el gran problema del ser humano es el cerebro. Por un lado, el cerebro es la herramienta más potente que existen. Es la máquina solucionadora de problemas por excelencia.

Por otro lado, la mente es falible. Le cuesta crear objetivos certeros, se puede ver condicionada por creencias negativas o por lo que los demás esperan de ti, le cuesta pensar a largo plazo... Todo ello puede provocar que no tengas éxito en lo que quieres.

5 claves para el éxito que puedes aprender de Jeff Bezos, Elon Musk, Bill Gates y Oprah Winfrey

¿Te apetece jugar a cambiar tu forma de pensar? ¿Tener una mente más positiva y abierta que te ayude a alcanzar lo que quieres? Jonathan Benito, profesor e investigador de neurociencia de la Universidad Autónoma de Madrid, acaba de publicar Redefine (im)posible, un libro que ahonda en cómo potenciar y hackear tu mente para conseguir el éxito.

Aquí tienes algunos de los trucos que Benito explica en su publicación (métodos destacados inicialmente en Rac1). Léelos atentamente, quédate con uno de ellos y ponlo en práctica durante unas semanas. Verás que pronto notas los resultados.

Hackeo 1: el ejercicio de la rueda de la vida

escribir, habitación, domir

¿Alguna vez te has detenido a pensar por qué te cuesta tanto cumplir objetivos, propósitos y deseos? Más allá de los problemas de procrastinación o de gestión de tiempo, debes tener en cuenta que el cerebro solo está programado para satisfacer las necesidades esenciales, como comer, tener un lugar seguro en el que dormir o reproducirse.

La mente aún no está habituada a pensar en metas más elevadas, como conseguir un aumento de sueldo, iniciar tu propia empresa, terminar una novela... 

5 pasos con el que lograrás dejar de procrastinar de una vez

Por otro lado, la motivación está vinculada a la claridad de tus objetivos. Cuánto más claro sepas qué quieres, y por qué lo quieres, más energías y ganas tienes de ponerte en marcha.

Así que si dejas que tu cerebro piense en metas de forma automática, creará objetivos muy difusos que no te motivarán.

Jonathan Benito propone un ejercicio rápido que te ayuda a identificar objetivos valiosos para ti y a pensar en ellos de forma concreta. Especificidad + necesidad = ¡energía a raudales!

La táctica se llama rueda de la vida. Consiste en hacer un círculo y dividirlo en diferentes aspectos de la vida: salud, dinero, amigos, amor, trabajo, desarrollo personal, inspiración, descanso, ocio... Existen muchas plantillas al respecto, aunque siempre se recomienda añadir algunos sectores propios, relacionados con cosas que te afecten directamente.

VIDEO

La rueda de la vida - coaching y desarrollo personal

A continuación, puntúas cada sector del 0 al 10 (0 es que todo va fatal, 10 estás en la situación ideal). Al terminar, conectas cada puntuación para que visualmente te sea fácil saber qué ámbitos de tu vida deberías priorizar: son los sectores más vacíos.

Imagina que todos tus sectores están por encima del 5 menos amigos, que tiene solo un 2. ¿Qué deberías hacer o conseguir para que la nota en este ámbito sea al menos de suficiente? No te detengas en la meta más ambigua. Busca el paso o los pasos tangibles que, al darlos, vayan subiendo la puntuación.

Si te bloqueas, piensa en los sectores más saludables de tu rueda. ¿Qué has hecho en esos ámbitos para conseguir notas tan buenas? ¿Puedes adaptar esa estrategia y aplicarla de alguna forma en el área de tu vida que necesita ser revitalizada?

La acción concreta que salga de meditar durante un buen rato se convertirá en un objetivo más motivador que los que generas habitualmente: verás enseguida los beneficios y querrás ponerte en marcha cuanto antes para que, cuando hagas la rueda una vez más dentro de unos meses, esté más completa y bonachona.

Hackeo 2: imagina la película de tu mayor éxito

Cine

¿Te suena el efecto placebo? Es una intervención, en forma de medicamento, terapia, simples autoafirmaciones... que, mediante la pura confianza y fe, consigue cambiar positivamente a la persona que está siendo intervenida.

120 frases cortas y positivas para motivarte en el día a día

Un ejemplo sencillo y tonto es estar resfriado, tomarte una pastilla de menta pensando que es un medicamento, y de repente sentirte mejor, como si realmente te hubieras tomado una medicina.

En el mundo del desarrollo personal, el efecto placebo tiene un primo hermano: el efecto Pigmalión. Es un mecanismo en el que el resultado se acerca a las expectativas previas porque inconscientemente se ha modificado la conducta para conseguirlo.

El efecto Pigmalión está presente en el día a día, solo que muchas veces son los demás los que lo desencadenan.

Por ejemplo, un profe que esté convencido de que un alumno sacará buenas notas (expectativas previas), lo condicionará para que se vea como un estudiante capaz. Le alabará, se preocupará de averiguar si habrá entendido la lección, tendrá paciencia, hablará muy bien de él en las reuniones con los padres...

En ningún momento ha habido una prueba empírica de que ese niño iba a ser buen alumno. Todo ha nacido de la fe y la esperanza. Pero el coaching indirecto del profe habrá alterado la conducta del niño para que se esmere en la asignatura de rigor. 

Habrá muchas posibilidades de que acabe el curso con buenas notas (resultado igual o parecido a las expectativas previas), no porque estuviera motivado desde el inicio sino porque adquirió buenos hábitos gracias al efecto Pigmalión.

Existe un mecanismo voluntario que te puede ayudar a explotar el efecto Pigmalión: la visualización.

Es una técnica muy usada en el mundo de los deportes. Consiste en dedicar unos minutos cada día a visualizarte llevando a cabo tu objetivo, meta o deseo. Es importante que esta película mental acabe con final feliz: obtienes el éxito que esperabas y disfrutas de la consecuencia. Adelante. Regodéate todo lo que quieras. Pásalo genial.

Estás creando las expectativas previas con las que da inicio el efecto Pigmalión.

Sabrás que has creado una película mental vívida porque notarás la emoción y el placer, como si ya hubieras cumplido la tarea. Permítete impregnarte de esta dicha. No solo te lo pasas bien: condicionas a tu cerebro para hacerlo creer que ya has cumplido el objetivo. Es la antesala a un cambio de conductas para conseguir que las expectativas se cumplan.

Por lo tanto, tu mente cree, gracias a la película, que tienes las capacidades para realizar la tarea y genera la motivación suficiente como para que quieras hacerla. Has sido, a la vez, el maestro que creía en el alumno, y dicho alumno.

Si te estás preguntando por qué las películas mentales logran manipular al cerebro, la respuesta es sencilla: el cerebro no sabe distinguir realidad de una ficción convincente. Si creas una escena imaginada muy real, el cerebro no se la cuestiona y la da por válida.

Ojo: es muy posible que el resultado final no sea idéntico al de las expectativas. El efecto Pigmalión no es magia ni obra milagros. Pero se acercará mucho a lo que deseabas. Tanto que lo considerarás un éxito y seguramente entres en un círculo virtuoso de triunfos constantes.

Hackeo 3: prioriza cantidad, no calidad

Organizador de objetivos corporativos

Jonathan Benito explica que la clave del éxito es la perseverancia. Si quieres adoptar nuevos hábitos o mejorar ciertas habilidades, debes dar tiempo que tu cerebro ejecute las conexiones neuronales necesarias.

¿Cuál es el problema? Que muchas veces se quiere conseguir el éxito con prisas ("Lo quiero para ayer", que dirían algunos). Empiezas una nueva actividad, no te sale tan bien como esperabas (normal, por otro lado), fracasas (de nuevo, normal, nadie nace sabiendo), te rindes y no das tiempo a tu mente a fomentar buenos hábitos.

Un buen truco para combatir la frustración y ser perseverante pese a las adversidades consiste en plantearte objetivos de cantidad en lugar de calidad.

Por ejemplo, si quieres correr 10 kilómetros en una hora, por decir algo, no empieces obsesionándote por tu velocidad. Plantéate este otro objetivo: correr durante 10 minutos seguidos durante una semana, e ir subiendo semanalmente el tiempo.

4 hábitos de Bill Gates que puedes incluir en tu día a día para tener éxito

De esta forma, te estás centran en metas cuantificables que no se centran en la calidad subjetiva, sino en progreso empírico: correr durante x período de tiempo de forma constante.

Con esta filosofía, gozarás de varios beneficios. El más directo es que te sentirás feliz al cumplir objetivos, y el placer siempre genera más motivación. Darás tiempo a tu mente para desarrollar un hábito (y, en el ejemplo de arriba, a tu cuerpo para prepararse). Finalmente, aprenderás a disfrutar del viaje, y llegarás a tu meta con menos esfuerzo y antes de lo que creías.

En el caso de que no puedas idear un objeto similar al del ejemplo, juega a fracasar. Si tu meta es "hacer más amigos", ponte de tarea "Ser rechazado / ignorado por 3 desconocidos cada semana en entornos sociales".

Puede sonar duro, pero en realidad con una tarea así generas tolerancia al rechazo, vas adquiriendo habilidades sociales y, por pura estadística, tarde o temprano encuentras a alguien que querrá seguir hablando contigo. En cambio, si te planteas hacer amigos sí o sí (todo o nada), llegará el domingo por la noche, concluirás que no has expandido tu círculo social, y seguramente te vendrás abajo.

Otros artículos interesantes:

Esta joven gana 75.000 euros al mes con su negocio de joyería en TikTok: estos son sus trucos para tener éxito

Una psicoterapeuta de Wall Street comparte los rasgos de personalidad y los principios que conducen al éxito en las finanzas

5 tipos de personalidad que siempre lo tendrán muy difícil para triunfar en el trabajo

Te recomendamos