11 características comunes de las personas que son incapaces de tener éxito

Preocupación estrés ansiedad
Getty
  • ¿Llevas una buena temporada estancado laboral o profesionalmente? ¿No asciendes de puesto, no te suben el sueldo, ningún proyecto acaba con éxito?
  • Es posible que no estés alcanzando las metas que deseas porque tienes una serie de rasgos negativos que te impiden convertirte en una persona triunfadora.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Llevas una buena temporada sin avanzar en el trabajo? No consigues ascender de puesto, no te han concedido el aumento de sueldo, ninguno de tus proyectos llega a buen puerto...

No es una sensación agradable. Todo lo contrario. Ahora bien, quizás parte del problema de este estancamiento se debe a que no te estás responsabilizando de aquello que está bajo tu control: tu aptitud a la hora de ponerte manos a la obra.

Existen una serie de características o rasgos negativos que pueden boicotear tu senda hacia el éxito sin que te estés dando cuenta. Aquí tienes 11 ejemplos.

Si te identificas con algunos apartados del listado de más abajo, no te deprimas. El primer paso para rectificar consiste en aceptar que has errado.

Estas características han sido recopiladas tanto de un artículo escrito por John Rampton (emprendedor e inversor) para Inc como de una extensa respuesta sobre este tema que dio el motivador y youtuber Anomodu Peter en Quora.

1. Ser poco realista

Soñador
Pexels

Está muy bien tener sueños. Estos te ayudan a obtener tus metas. El problema ocurre cuando te quedas bloqueado en la fase de ensoñación y no te atreves a poner los pies en la tierra.

Los soñadores además son incapaces de plantearse objetivos realistas; se acostumbran a pensar a lo grande, pero, como no se ponen manos a la obra, no aprenden a rectificar sus metas iniciales para convertirlas en pasos factibles

2. Evitar dificultades

Una mujer en su zona de confort.
Getty Images

La zona de confort es un lugar seguro, tranquilo y apacible. Aunque es importante regresar a ella regularmente para reponer fuerzas, si no sales a menudo allá afuera al final acabas convertido en un emisario del miedo, una emoción que paraliza y que te enseñará a no buscar problemas, o evitarlos si estos aparecen.

Investiga cómo las personas a las que admiras alcanzaron el éxito. Ninguna de ellas se encontraron con la victoria cuando esta les llamó a la puerta de casa. Tuvieron que salir, buscar sus objetivos, arriesgarse y pasar por penurias que los mejoraron como personas. Si no adquieres esta aptitud, no crecerás ni conseguirás el desarrollo adecuado para alcanzar tus metas.

3. Temer al fracaso

Acepta que el fracaso es la base del éxito
Getty Images

El temor al fracaso puede provocar 2 consecuencias: que no te atrevas a empezar tus proyectos (y eso suele conducir a la procrastinación) o que sí que los empieces, pero jamás los termines porque nunca llegan al resultado ideal que tenías en mente (y esto lleva al perfeccionismo).

El éxito es un fracaso anómalo. Así que, si quieres triunfar en la vida, debes fracasar y cometer errores constantemente hasta aprender de ellos o dar con la tecla correcta. No veas el fracaso como un final absoluto; es un paso más hacia el horizonte. Un paso un poco doloroso, pero un paso al fin y al cabo. Eso significa que estás progresando.

4. Apegarse al pasado

Pasado
Pexels

En ocasiones, el éxito se obtiene al soltar el pasado. Por ejemplo, quizás te estás aferrando a un proyecto que no funciona ni a la de 3, pero te has autoconvencido de que la inversión de tiempo, energía y emociones ha sido tan grande que ahora simplemente no puedes abandonar. En realidad puedes y debes abandonar ese objetivo. De lo contrario no avanzarás.

Seguir hacia adelante no significa que estés olvidando lo que has conseguido. Significa aprender la lección y aceptar los retos actuales que tienen lugar en el presente, aquí y ahora.

5. Quejarse

Discutir.
fizkes

Getty Images

Es muy fácil quejarse y preguntarse "¿Por qué Fulano y Mengana tienen éxito y yo no? ¡No es justo!". No obstante, con esa actitud lo único que consigues es liberarte de tu responsabilidad por obtener tu próximo objetivo. Además, relativizas las victorias de los demás al creer, erróneamente, que ellos están en un lugar mejor por suerte o por haber ganado la lotería.

En realidad, el 99% de las personas triunfadoras han pasado por penurias y se han responsabilizado de su actitud ante estos obstáculos. Si quieres ser como ellas, deberás dejar de quejarte e invertir todo ese tiempo que gastabas maldiciendo a los demás en enfangarte: trabajar, esforzarte y aprender.

6. No creer en uno mismo

Inseguridad
Getty

Quizás sí que te llegan oportunidades para triunfar y seguramente eres consciente de que no te has subido al tren hacia el futuro. ¿Por qué no lo has hecho? Seguramente porque te has dicho "Aún no estoy preparado" o "No creo que llegue a lograrlo". Estos pensamientos ocultan una falta de confianza en ti mismo.

La mejor forma de recuperar la confianza es buscar pequeñas victorias (no importa lo mínimas que sean) y celebrarlas internamente. ¿Qué se te da bien hacer? Mejor aún: ¿qué se te da mal hacer? ¿Cómo podrías empezar a aprender? ¿Cuál podría ser el primer paso seguro hacia dominar esa habilidad? Si respondes a estas preguntas sabrás cómo obtener estas primeras victorias.

7. Nunca acabar lo que se empieza

Correr
Pexels

En su blog personal, el escritor Neil Gaiman (American Gods, Sandman) explicó a una lectora con ganas de ser autora la clave del éxito: "Acaba lo que hayas empezado a escribir. Por malo que sea. Porque aprenderás a terminar una historia, y ese es el primer paso antes de aprender a terminar una buena historia".

Si no terminas casi nunca de lo que empiezas, ¿cómo aprenderás a hacerlo mejor? No tengas miedo a hacerlo mal durante tus primeros intentos, porque lo que estás aprendiendo es el proceso productivo ideal para ti. Es más: plantéate como objetivo fracasar 5, 6, 7 veces o las que hagan falta. Tarde o temprano te sentirás capaz de hacerlo mejor.

8. Creerse con derecho a reclamar cualquier cosa

CV egoismo egoista yo
Getty

Al igual que los quejicas (vistos en algunos puntos más arriba), los que se creen que ya han nacido con el derecho a ser los mejores no suelen llegar a ninguna parte. Se pasan más tiempo esperando a que llegue el éxito (como si estuvieran destinados a ello) en lugar de trabajar para obtenerlo.

Aquí el truco consiste en convertir esta falsa creencia de ser una especie de elegido en motivación. Si quieres ser el héroe de la historia significa que tienes fuerzas para ponerte realmente en marcha y tomar las riendas de tu vida, en lugar de esperar a que ocurra algo porque sí, porque, como diría aquel famoso anuncio, "tú lo vales".

9. Ser un pensador negativo

Pesimista
Pexels

"Es imposible que cumpla ese sueño". "Mejor no acepto esta propuesta de ayuda porque seguro que me quieren engañar". Si eres pesimista, no solo debes superar los obstáculos naturales de la vida: primero debes sortear aquellos que te has colocado tú solito. Y, como te conoces muy bien, seguro que dichos obstáculos son tremendamente difíciles de superar.

Te tocará trabajar duro para adquirir un pensamiento más positivo. Puedes empezar prestando atención a lo que te dices internamente. Si notas pensamientos que te hieren, transcríbelos. Ponlos en un papel y reformúlalos hasta que se conviertan en creencias más realistas y motivadoras.

10. Ser desapasionado

Tristeza

Getty Images

Se dice que el 99,9% del éxito consiste en tener pasión por obtenerlo, y que el 0,01% es la ejecución; no es que esta sea sencilla, sino que se hace más llevadera cuando te sientes motivado.

Sin pasión, no hay inspiración, motivación ni perseverancia cuando las cosas salgan mal. Así que si sientes que una meta no te motiva, reformula por qué la quieres obtener o busca horizontes más prometedores.

11. No ser lo suficientemente productivo

Mucho trabajo
Pixabay

Haz este ejercicio: durante un día que consideres productivo, registra lo que haces exactamente en cada hora. Anota tus descansos, distracciones, chismorreos y vacíos en los que no haces absolutamente nada. Descubrirás que quizás has estado 8 horas presuntamente trabajando, pero que en realidad solo has sido productivo durante 2-3 horas.

Obtendrás el éxito una vez domines la infravalorada habilidad de gestionar tu tiempo. Por ejemplo, ¿sabes con certeza cuáles son tus mejores franjas horarias para trabajar? Hay personas que se concentran mejor por la tarde. ¿Y si eres de ese tipo y llevas toda tu vida trabajando improductivamente por las mañanas?

Otros artículos interesantes:

Si respondes acertadamente a estos 3 acertijos rápidos, la ciencia indica que eres un trabajador con éxito

¿Cómo elegir tu carrera laboral? Bill Gates y Sundar Pichai coinciden en este consejo para tener un gran éxito profesional

5 consejos que te ayudarán a preparar una entrevista interna y conseguir un ascenso

Te recomendamos

Y además