Andreas Mihalovits ha invertido en más de 50 startups desde que comenzó la pandemia, el 60% españolas: "Es un sector con mucho riesgo, así que lo divido en muchas empresas diferentes"

El inversor alemán Andreas Mihalovits.
El inversor alemán Andreas Mihalovits.

Andreas Mihalovits

  • Andreas Mihalovits es uno de los inversores más activos del ecosistema español: ha invertido en más de 130 compañías, más de 50 desde la pandemia.
  • "La posibilidad de invertir en una que se convierta en un unicornio es de menos del 1%, así que prefiero invertir tickets más bajos y tener más startups", explica en una entrevista con Business Insider España.
  • Fundador de varios grupos de business angels y en contacto con fondos e inversores europeos, asegura que compañías que antes "solo invertían en Alemania, Reino Unido o los países nórdicos", mientras que ahora "preguntan para conseguir acuerdos en España".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En pleno estallido en Europa de la pandemia de coronavirus, en marzo de 2020, Andreas Mihalovits cerró 4 inversiones en startups: en las españolas Brickbro, Urbanitae y Gamestry, y la estadounidense Atexto. El inversor alemán afincado en Marbella (Málaga) fue uno de los primeros en retomar la actividad. "Creo que hasta junio muchos inversores no quisieron invertir, fui uno de los primeros", explica a Business Insider España uno de los inversores en startups más activos del ecosistema español, que desde el inicio de la pandemia ha realizado más de 50 inversiones en empresas emergentes.

¿Cómo acaba un emprendedor alemán instalado de forma permanente en la Costa del Sol como business angel? Todo nace de unas vacaciones en Marbella. "Estuve de vacaciones en España, encontré Marbella y, en 2013, decidí comprar una segunda residencia aquí. Pasando más tiempo en Marbella descubrí que había mucha gente interesante, emprendedores exitosos, exCEO de compañías, emprendedores de Internet que venían de todo el mundo, de Reino Unido, de los países nórdicos...", recuerda el inversor alemán, que por entonces fundó la red Marbella Tech Angels, que agrupa a unos 160 inversores vinculados a la ciudad costasoleña y también es cofundador de Global Super Angels Club, otra organización de inversores que invierten cantidades de 6 dígitos en startups.

En sus primeros 4 años hizo 10 inversiones en compañías. Ya va por las 130 empresas invertidas, que contabiliza en un excel que comparte con total transparencia. En él figuran startups bien conocidas en España como Jeff, Lola Market, Bnext, Citibox, Footters, Billin, Mailtrack, Nannyfy, Guruwalk o la aceleradora Demium Startups.

Luis Martín Cabiedes busca startups que generen ebitda o estén cerca de conseguirlo: "Eso hace que no sea el inversor de moda ahora mismo"

"Mi plan era tener 50 startups en el portfolio. Es un negocio con mucho riesgo, la posibilidad de invertir en una que se convierta en un unicornio es de menos del 1%, así que prefiero invertir tickets más bajos y tener más startups. Invertir es una actividad a largo plazo y de riesgo, por eso yo divido el riesgo entre varios sectores diferentes, negocios B2C y B2B (siglas en inglés de business to consumer y business to business, servicios a consumidores y servicios a empresas) y diferentes países. El 60% de mis inversiones son de startups en España", revela. 

Sus inversiones suelen rondar entre los 100.000 y 500.000 euros por compañía, y busca empresas que estén en los 20.000 euros de facturación neta mensual con crecimientos del 10% mensual, con el objetivo de ayudarlas a llegar a los 100.000 euros al mes.

Cocinero antes que fraile

Antes de ser inversor, Andreas Mihalovits comprobó en carne propia lo que es emprender. En 1997, mientras estudiaba, fue contratado como CTO en Offerto donde asegura ganó mucha experiencia: "Era un copycat de eBay, llegamos a tener 100 empleados, luego fue vendida. Aprendí de eso más que de cualquier universidad", rememora. Dos años después, justo después de terminar sus estudios, fundó su primera startup junto a dos amigos: Omniga, un proyecto de servicios de suscripción del que surgieron la plataforma de noticias comentadas por usuarios ShortNews, o la de listas de libros ShortBooks. 

Allí conoció las bondades de los modelos de suscripción, ahora una tendencia imparable. "Nos dimos cuenta de que los servicios de suscripción son muy interesantes porque tienen un tiempo de vida por usuario muy alto. Si ofreces un servicio interesante, como ahora ocurre con Netflix, la gente se acostumbra y paga cada mes o cada año. Así puedes tener una relación de años con los clientes y generas ingresos recurrentes, no tienes que pelear cada día como le ocurre al comercio electrónico", reflexiona.

El cambio de hábitos provocado por la pandemia catapulta la economía de la suscripción mucho más allá del streaming: coches, clases de fitness e incluso cervezas o croquetas

Después de 10 años y otros productos en el mercado, como un servicio de conexión a internet VPN u otro para grabar televisión en la nube, Mihalovits y sus cofundadores decidieron salir de la operativa diaria de la compañía, que ya tenía 200 empleados. "Era demasiado grande para mí, no era la persona adecuada para liderar ese tipo, me gustan más los equipos pequeños, más ágiles y flexibles. Cuanto más grande es una compañía, más lenta", recuerda. Corría 2012 y ,con tiempo libre, descubrió Marbella y comenzó su carrera como inversor.

Negocios "que puedas entender en una hora" y la importancia del equipo de una startup

Mihalovits, en una reunión del encuentro de inversores Global Super Angels Club.
Mihalovits, en una reunión del encuentro de inversores Global Super Angels Club.

Andreas Mihalovits

El inversor alemán se define como "agnóstico" en cuanto a los sectores en los que invierte, aunque la experiencia acumulada le permite delimitar algunas líneas rojas: trata de evitar las inversiones en empresas de hardware, ya que tienen "más riesgo", y los negocios relacionados con patentes o tecnología muy vinculada a la investigación. 

"Prefiero negocios que se puedan entender rápido, en una hora. Si tengo que pasar mucho rato revisando patentes, es algo que prefiero evitar. Tienen que ser cosas fáciles de entender, que sean innovadoras, que vea que la gente usará inmediatamente o que hacen la vida más fácil", explica. Por supuesto, también busca modelos de suscripción, tanto para clientes particulares como para empresas.

Para Mihalovits, el equipo es casi tan importante como el modelo de negocio. "Siempre es mejor si tienes un emprendedor en serie, algo que antes no era así en España. Pero cada vez veo más emprendedores con experiencia. Incluso aunque no hayan tenido éxito, no importa porque aprendes más de los fracasos. Es algo positivo que haya emprendedores en serie", razona. 

3 consejos a tener en cuenta al presentar tu startup a un fondo internacional, según uno de los cofundadores del banco de inversión que apoyó la última ronda récord de Glovo

Por otra parte, también tiene que haber conexión personal. "Tienes que sentir que tienen potencial para crear algo grande y eso es algo que no ves en los números, sino que está basado en mi experiencia de hablar con muchas personas y en mi experiencia como emprendedor", añade el inversor alemán, que prefiere encontrarse con fundadores "realistas, incluso un poco conservadores" respecto a aquellos que exageran sus planes de negocio.

"Fondos que antes solo invertían en Alemania, Reino Unido o países nórdicos ahora me piden ayuda para cerrar acuerdos en España"

Con la experiencia acumulada, Andreas Mihalovits es un buen termómetro de la evolución del ecosistema emprendedor español. "El problema es que España empezó más tarde, obviamente por detrás de Estados Unidos, pero también de Reino Unido, Alemania, países nórdicos o Francia... Está unos años por detrás, pero soy muy positivo sobre la evolución de España, creo que va a crecer mucho", asegura.

Entre las ventajas de España, considera que una de las claves es la existencia de varios polos de innovación —no solo Barcelona y Madrid, sino Valencia, Bilbao,  Málaga o Sevilla—, una tendencia acelerada por la pandemia, que provoca que la localización sea "cada vez menos importante". "Muchas compañías se han tenido que ir a Madrid y Barcelona para encontrar inversores y clientes. En el futuro veremos más compañías que puedan quedarse", pronostica.

El crecimiento del ecosistema de innovación español también está reflejándose en fondos e inversores que se interesan por el país, algo que el inversor alemán detecta en las peticiones que recibe de su red de contactos en fondos e inversores europeos. "Fondos que antes solo invertían en Alemania, Reino Unido o países nórdicos ahora me preguntan para conseguir acuerdos en España", revela.

El anteproyecto de Ley de Startups es una buena noticia, pero la definición de startup se queda "corta" y las medidas son "insuficientes", según varios agentes del ecosistema emprendedor

Bajo su punto de vista, un elemento importante para mejorar la situación en España sería dar ventajas fiscales a los inversores en startups o exenciones de impuestos, lo que ayudaría a aumentar el número de inversores y business angels que, según Mihalovits, "podría ser más alto en España".

"No es tan sencillo para las startups encontrar inversores en la fase en la que yo invierto, a veces necesitan 10 business angels para cubrir una ronda. Afortunadamente hay más fondos de capital riesgo entrando en primeras rondas", explica el inversor, que considera que la educación en España debería estar "más enfocada en tecnología" para fomentar el emprendimiento como respuesta al desempleo juvenil.

Otros artículos interesantes:

3 consejos a tener en cuenta al presentar tu startup a un fondo internacional, según uno de los cofundadores del banco de inversión que apoyó la última ronda récord de Glovo

El cambio de hábitos provocado por la pandemia catapulta la economía de la suscripción mucho más allá del streaming: coches, clases de fitness e incluso cervezas o croquetas

Luis Martín Cabiedes busca startups que generen ebitda o estén cerca de conseguirlo: "Eso hace que no sea el inversor de moda ahora mismo"

Te recomendamos

Y además