Qué hacer con el dinero que ahorras de más o gastas de menos para gozar de una mayor estabilidad

Mujer calcula su ahorro.

Getty Images

Conseguir ahorrar cada mes es un logro que no muchos alcanzan.

Si ya es difícil alcanzar un ahorro para muchas personas al no llevar una planificación financiera adecuada con su economía doméstica, todavía es más complejo que se consiga cosechar más capital del que se había planteado inicialmente. 

¿Esto es posible? Claro que sí. A la hora de hacer un presupuesto, si es realista, es probable que algunos meses tengas un excedente de dinero con el que no contabas. Por ejemplo, esto ha sucedido mucho a lo largo de la pandemia, ya que el gasto en actividades sociales se ha visto reducido ampliamente. 

Recortar gastos al mínimo hace que puedas apartar más dinero del que previamente habías previsto. Y esto es algo que en muchos individuos es muy habitual. La vida frugal hace que la salud financiera sea mejor, lo cual favorece a los hábitos con el dinero en un enfoque temporal de largo plazo.

De ahí a que haya gente que se pregunte qué se puede hacer con el dinero que ha ahorrado de más o que ha gastado de menos, como consecuencia de eventos como el de la crisis del coronavirus. Es decir, cuáles son las alternativas que tiene a su alcance y, de ellas, qué es más aconsejable. 

No hacer nada, gastar o invertir: el gran dilema

Así, hay 3 principales alternativas que puedes tener en cuenta.

Guardar el dinero, pero no hacer nada con él. Estas la alternativa que prefieren aquellas personas que no tienen confianza ni en las entidades financieras ni en la inversión en determinados productos.

Pese a que las probabilidades de perder ese capital son muy bajas, se ha de tener presente que el dinero pierde valor con el paso del tiempo por el efecto de la inflación. Si dispones de 5.000 euros con una inflación del 2%, habrás perdido un poder de compra de 100 euros. Por eso, almacenar patrimonio sin más es bastante perjudicial. 

Gastar ese ahorro de más. Efectivamente, cuanto más tiempo tengas el dinero parado, menor se dinamizará el entorno económico, que se basa en el consumo. Si optas por darte un capricho con ese capital ha de hacerse sin que este suponga un desperdicio. Por ejemplo, gastarlo en cosas duraderas, guardar una parte, no comprar nada que resulte caro de mantener, emplearlo en vivencias interesantes, o compartirlo con familiares y amigos.

Invertir. La última vía es adentrarte en el mundo de la inversión para tartar de conseguir rentabilidades que hagan que ese capital extra que has capturado pueda crecer más con el paso del tiempo. Hay muchas posibilidades dentro de ese campo, aunque resulta de interés cuáles son las que más te pueden encajar. 

La inversión es la mejor alternativa para intentar proteger tu capital

Los expertos recomiendan invertir como principal fórmula para hacer rendir a esos ahorros de más que has logrado. En este sentido, invertir en bolsa es una de las decisiones más arriesgadas, ya que ningún pronóstico es seguro, pero también una de las posibilidades que más retorno te pueden proporcionar. Todo es estudiarlo y si es con la ayuda de un experto mejor que mejor. 

Algo más seguro es centrarse en aportar a fondos de inversión. Estos son gestionados por especialistas y se pueden amoldar mejor al nivel de riesgo que estés dispuesto a asumir. Es una muy buena opción para sacar partido al dinero que has ahorrado de más en el largo plazo. 

Los planes de pensiones de empleo son otra herramienta dentro de los mecanismos que están a tu alcance. Si los que se busca es ahorrar para la jubilación, este es uno de los mejores instrumentos. Cuentan además con ventajas fiscales.

En este capítulo entran los roboadvirsors. Plataformas automatizadas de inversión, que funcionan a través de algoritmos. Se gestionan íntegramente online, según los principios de la gestión pasiva, que prevén la construcción de una cartera de valores que replica el comportamiento de un determinado índice de referencia, sin la pretensión de superarlo en ningún momento.

Por otra parte, otra posibilidad es apostar directamente por la renta fija. Es una inversión segura basada en emisiones de deuda que emiten los estados o las empresas. Se ha de tener presente que las rentabilidades no son muy altas, y que, pese a que sea una de las inversiones más seguras, no está exenta de riesgo. 

Mientras, invertir en propiedades inmobiliarias o crear un negocio son dos posibilidades a tener en mente. Quizá sea un buen momento para comprar debido al bajo precio de la vivienda. Sin embargo, debemos tener en cuenta dos riesgos: la pérdida de valor que puede sufrir el inmueble y la insolvencia de los inquilinos en caso de alquilarlo. 

En última instancia, los seguros de ahorro o planes de Ahorro 5 son otras opciones. Muchos de estos productos (planes individuales de ahorro sistemático, unit linked, planes de previsión aseguradora, seguros de renta vitalicia y seguros individuales de ahorro a largo plazo) permiten constituir un capital con pequeñas aportaciones periódicas (por ejemplo, 50 euros mensuales), lo que les confiere mucha flexibilidad, y hacer otras aportaciones mayores. 
 

Otros artículos interesantes:

Cómo afecta la inflación a tus ahorros de cara a la jubilación: esto es lo que debes tener en cuenta

Formas de pensar y actuar que los ricos utilizan para atraer el dinero (y tú puedes aplicar en tu vida)

Cómo evitar que tu pareja gaste demasiado dinero y tener así unas cuentas saneadas

Te recomendamos

Y además