Soy 'coach' de directivos en Google para equipos de todo el mundo: estos son los 4 hábitos que practican los líderes más exitosos

Jefes que todo el mundo quiere tener.

Getty Images.

  • AK Ikwuakor es coach de ejecutivos en Google y trabaja con equipos de todo el mundo: gracias a su experiencia reconoce a los líderes más exitosos. 
  • Según él, los líderes a menudo sufren de soledad, síndrome del impostor y la adicción al trabajo.
  • El experto señala 4 hábitos que hacen que los buenos directivos tengan un trabajo y una vida personal de éxito. 

Este artículo se basa en una conversación con AK Ikwuakor, un coach de ventas de Google de 38 años, que trabaja a diario con líderes de todo el mundo. El texto que sigue se ha editado por motivos de extensión y claridad. 

Detrás de la fachada segura de un líder siempre hay un lado profundamente humano que mucha gente no ve. Los ejecutivos, en contra de la mayoría de los prejuicios, no son superhumanos; son tan falibles como cualquier otra persona. Es fácil para el mundo colocarlos en pedestales.

Como coach de ejecutivos, formador de equipos corporativos y consultor, he trabajado con líderes y equipos de empresas recién constituidas hasta grandes conglomerados globales como Google, Duke Basketball y el Departamento de Estado de Estados Unidos. Actúo como guía, ayudándoles a clarificar sus objetivos, establecer los hábitos necesarios y empujarles a la acción.

Una vez entrené al directivo de una empresa multimillonaria que parecía tenerlo todo: poder, influencia y el respeto de sus compañeros. Sin embargo, en nuestras sesiones se sinceró sobre la soledad de su puesto y su lucha contra el síndrome del impostor, preocupado por si tomaba una decisión que pudiera perjudicar el sustento de miles de personas.

He entrenado a muchos ejecutivos que se sienten abrumados por las responsabilidades que tienen tanto en el trabajo como con la familia mientras intentan establecer rutinas constantes de salud y ejercicio

3 razones por las que hay tan pocos jefes buenos de verdad y tantos malos, según un alto cargo de Amazon

A menudo he visto cómo sacrificaban su bienestar personal y sus aficiones, como el ejercicio físico regular o el tiempo con los suyos, debido a sus exigentes horarios de trabajo. Algunos de los retos a los que se enfrentan en su día a día es rechazar el impulso de consultar constantemente el correo electrónico estando en casa o trabajar hasta altas horas de la noche y volver a empezar de madrugada.

Pero algunos ejecutivos han descubierto cómo superar estos retos profesionales y personales poniendo en práctica hábitos eficaces.

Estos son los 4 hábitos que los líderes con más éxito hacen

1. Son decisivos y buenos comunicadores

Los mejores líderes con los que he trabajado entienden la importancia de la toma de decisiones en el liderazgo, pero saben que implica algo más que ser decidido: también es importante cómo se comunican y cómo traducen las decisiones en acciones. Es como un taburete de 3 patas en el que cada elemento es esencial para el éxito.

He visto a líderes excepcionales tomar decisiones bien informadas y pensadas. Revisan la información disponible y analizan los posibles riesgos y beneficios, al tiempo que confían en su instinto. También transmiten el razonamiento que subyace a sus decisiones y comparten los resultados esperados y el impacto con las personas implicadas.

La mejor decisión puede fracasar si no se traduce en acción, por lo que los líderes exitosos crean un plan, asignan responsabilidades y proporcionan a las personas recursos y apoyo.

2. Trabajan constantemente en la superación personal

Cuando he trabajado con buenos líderes de todo el mundo, otra característica común que he visto en ellos es que entienden que el liderazgo no es una función fija, sino dinámica.

Los ejecutivos de éxito a los que he entrenado no se limitan a sentarse y esperar lo mejor; invierten activamente en sí mismos y en su propio desarrollo, buscando orientación de distintas fuentes, como entrenadores de oratoria, coaches ejecutivos, entrenadores personales y hasta asesores espirituales que puedan aportarles perspectivas únicas.

Parte de esto implica profundizar en su negocio y en el mercado en general para así convertirse en líderes de opinión en su sector.

Por ejemplo, trabajo con líderes tecnológicos que están al tanto de los avances en IA. Asisten a conferencias y se divierten con expertos en la materia. Los líderes financieros de éxito asisten a seminarios, se sumergen en libros de economía y se unen a grupos mastermind para perfeccionar sus conocimientos. Mantienen la curiosidad y no llegan al punto de sentir que lo saben todo.

Está de moda poner nuevos nombres a los altos cargos, especialmente cuando las empresas quieren atraer talento.

3. Son expertos en construir relaciones

Mantener un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal es el mayor reto para los líderes. Los líderes excepcionales aplican a sus relaciones personales –incluida su familia y seres queridos– los mismos principios que aplican a sus empleados y miembros del consejo de administración.

Escuchan activamente, empatizan y se esfuerzan por comprender sus necesidades y perspectivas. Los hábitos que desarrollan para ello es hacer del tiempo de calidad con la familia una prioridad, participar en conversaciones abiertas y asegurarse de que sus compromisos personales se alinean con sus valores.

4. Tienen un temperamento equilibrado y piensan a largo plazo

He visto líderes ineficaces comportarse como operadores diarios en un parqué caótico. 

Son demasiado reactivos a los altibajos diarios de la gestión de una organización o de la dirección de un equipo. Se dejan llevar por las fluctuaciones del mercado a corto plazo o toman decisiones impulsivas. Su ansiedad y reactividad exacerbadas crean remolinos y pánico innecesarios dentro de la organización.

El objetivo de los líderes de éxito es el contrario: mantener la inteligencia emocional mientras ejecutan sus objetivos diarios. No se trata de dejarse atrapar por el ruido del día a día, sino de tomar decisiones pensando en la trayectoria de crecimiento de su empresa. Se centran en el panorama general y mantienen un rumbo firme, superando las fluctuaciones a corto plazo.

4 hábitos que todo el mundo quiere ver en sus jefes y que anhelan seguir

Por eso los grandes líderes tienen una mentalidad de inversores a largo plazo y mantienen un temperamento equilibrado. Afrontan los retos con calma y serenidad, guiados por sus objetivos últimos. Tienen una confianza inquebrantable en su dirección estratégica y consiguen que su equipo se adapte a las circunstancias cambiantes.

Ser un gran líder no se limita a las empresas de la lista Fortune 100 o a sectores industriales específicos.

Los líderes excepcionales pueden encontrarse en organizaciones de todos los tamaños y a distintos niveles. Sin embargo, independientemente de dónde se encuentren, el mundo mide el éxito de un líder por sus resultados empresariales tangibles. Sin embargo, en el caso de los ejecutivos, el éxito suele medirse en función de cómo se desenvuelven en la cuerda floja de los retos profesionales y personales.

Al adoptar estos 4 hábitos, los líderes pueden desarrollar todo su potencial y crear un impacto duradero en sus vidas en el trabajo y en casa.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.