5 razones por las que la gente gasta más dinero del que debería

Gastos mensuales de los autónomos
G-Stockstudio / Gettyimages

Gastar más dinero del que dispones puede comprometer las finanzas personales con el paso del tiempo.

Llevar una economía doméstica bajo control es fundamental para tener una salud financiera adecuada. Para ello, siempre se recomienda llevar las riendas de tu presupuesto y tener una planificación financiera que se ajuste a tus objetivos financieros de cara al futuro. Todo ha de ir en armonía. 

Pero no todo el mundo es capaz de tener unas finanzas sostenibles, ni mucho menos.

Muchas personas tienen bastantes problemas, gastan más dinero del que ingresan, y no saben cómo pueden reconducir la situación. En este sentido, hay algunos métodos que pueden ser bastante útiles como puede ser automatizar el ahorro, utilizar aplicaciones móviles para recortar el gasto o, simplemente, contar con los consejos de un asesor financiero que sepa cómo guiarte.

Cualquier método es bueno para que saber cómo hacer frente a las situaciones económicas en momentos convulsos

Sin embargo, una de las cuestiones interesantes es por qué hay gente que gasta más dinero del que debería. ¿Cuáles son las razones que se esconden tras esas malas prácticas? Hay algunas que son bastante comunes. Por eso, es interesante dar con ellas, dado que si las identificas tendrás más facilidad para revertir la situación. 

Los automatismos rutinarios llevan a la desinformación

Hombre trabajando en el ordenador
Pixabay

Muchas veces se gasta dinero porque no se tiene otra cosa que hacer. Se entra en un automatismo que no responde a ningún tipo de estímulo. Es un acto cotidiano y rutinario, seguramente por no haber evaluado los recursos con los que cuentas en tu situación actual. De ahí a decir que “sí” a todo, sin pararte a pensar ni a reparar en las consecuencias que puede arrastrar. 

Piénsalo detenidamente. Cuando pases horas de tu tiempo en redes sociales, perderás la oportunidad de dedicar estas 2 horas a horas extras a trabajar o, por ejemplo, a ampliar tus conocimientos financieros que te pueden llevar a un mejor hábito de ahorro. Todo suma para tener unas finanzas personales óptimas. 

El seguimiento poco exhaustivo de las finanzas personales

Mujer trabajando con el ordenador
Pixabay

Si quieres reducir tus gastos una práctica muy interesante es hacer un seguimiento detallado de tus finanzas personales. Muchas personas gastan más de lo que se pueden permitir porque no miran con detenimiento sus cuentas. Cuando se asume la responsabilidad, se revertirá la situación con más entereza. No hay mejor manera de asumir la responsabilidad financiera que realizar un seguimiento del presupuesto.

Puedes utilizar aplicaciones móviles o, simplemente, abrir una hoja Excel que abarque los ingresos y los gastos. No importa lo que hagas. Lo importante es que pueda controlar los costes que tienes cada mes. Cuando hayas terminado, podrás ver lo que gastaste y dónde lo gastaste. Esto también mostrará los recortes que necesitas aplicar.

La elección de malas prioridades

Pareja hace la declaración de la renta
Getty

Muchas veces no se tienen claras las prioridades financieras y es difícil mantener la motivación para realizar un seguimiento de los gastos o considerar las compensaciones al tomar decisiones sobre estos. Hay que fijarse objetivos financieros y establecer un orden de prioridades: primero los recursos básicos, después el ahorro, y así sucesivamente. 

La mayoría de las personas no fija estas prioridades e incurre en gastos innecesarios que, con el paso del tiempo, se pueden convertir en una auténtica bola de nieve. Sin embargo, si estableces esas metas, puedes ver fácilmente el camino a seguir.

Cuando recuerdas tus prioridades, es mucho más fácil hacer lo correcto. Tómate el tiempo necesario para hacer una lista de tus 5 principales prioridades financieras: ya sea reducir deuda, ahorrar para la jubilación o viajar. 

No poner en común las finanzas

pareja cocinando junta

Getty Images

Es posible que el problema del coste no sea causado por ti mismo, sino por alguien más en tu familia. Aquí entra el concepto de saber manejar las finanzas en pareja. Habla de las prioridades en común, reconoce tus errores y los suyos para ajustarse a una planificación adecuada. Así se pueden conseguir mejor los objetivos. 

Es necesario que las dos partes se involucren para garantizarse una solvencia económica. Discute los problemas salariales y crea en conjunto una lista de acciones para volver a encarrilar las finanzas personales conjuntas.

La mala gestión del tiempo

Una mujer mira el reloj mientras trabaja en el ordenador.

Es importante considerar cómo gastas tu tiempo. Es un hecho. Pero no solo porque puedas trabajar más. Cuando gestionas mejor el día a día se puede hacer una planificación con más anticipación. 

Sin embargo, si no puedes aprovechar al máximo tu tiempo, te encontrarás en una situación en la que tus opciones se limitan bastante

Todo el mundo gasta más dinero del que debería en algún momento u otro. Cuando comete este error, no hay razón para castigarse. Si ves que se desarrolla un patrón y reconoces que tu gasto está llevándote a un futuro financiero del que no quieres ser partícipe, es necesario recuperar el control sobre tus gastos.
 

Otros artículos interesantes:

Cómo sortear un exceso de gasto y ahorrar para la jubilación si tienes 40 años

Libertad financiera y jubilación anticipada: cómo saber si estás listo para un retiro seguro, según tu salario, ahorros y estilo de vida

Qué es una cuenta remunerada y cómo funciona como alternativa de ahorro