Pasar al contenido principal

El analista económico más preciso del mundo augura una "ralentización global prolongada" y advierte de que hay pocas posibilidades de evitarla

Christophe Barraud, analista de Market Securities
Screenshot/YouTube
  • Mientras los inversores esperan el resultado de las negociaciones comerciales este mes, el analista económico más preciso asegura que el riesgo se inclina hacia "una ralentización global prolongada".
  • Christophe Barraud, estratega y economista jefe de Market Securities, ha recopilado pruebas de que el comercio mundial ya sufre su propia recesión y de que una recuperación rápida es poco probable.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La guerra comercial entre EE.UU. y China que se ha estado librando en los últimos 2 años han impactado en el conjunto de oportunidades y riesgos de prácticamente todos los tipos de activos.

Los inversores podrían tener que prepararse para más sobresaltos durante un periodo más largo de tiempo, si las previsiones Christophe Barraud están en lo cierto. Barraud es estratega y economista jefe en la corredora de bolsa Market Securities.

Antes de pasar por alto sus advertencias como las de tantos otros expertos financieros, hay que tener en cuenta que se trata del analista económico responsable de las previsiones más precisas sobre la economía estadounidense durante 7 años consecutivos hasta 2018, según la clasificación anual de Bloomberg. Sus expectativas para la economía de la eurozona han sido las más acertadas entre 2015 y 2018, al tiempo que ha sido el más preciso respecto a China en 2017 y 2018.

Leer más: La mayoría de los estadounidenses prevé que haya una recesión el año que viene y culpan a la guerra comercial de Trump

La puntería de las previsiones de Barraud volvió a demostrarse en enero, cuando aseguró que el consenso del mercado era demasiado optimista sobre las perspectivas de una resolución de la guerra comercial en concreto y sobre el crecimiento global en general. 

Desde entonces, el comercio entre EE.UU. y China se ha desplomado, hasta el punto en que las contracciones trimestrales que se ha producido desde los últimos 3 meses de 2018 han provocado una mini-recesión en el comercio, según Barraud. Y el daño no se ha limitado al terreno de las relaciones interfronterizas.

La semana pasada, los inversores recibieron 2 malas noticias que confirman los daños colaterales sobre los que Barraud había estado advirtiendo. La primera llegó del PMI manufacturero del instituto ISM, que cayó hasta los 47,8 puntos, su nivel más bajo desde junio de 2009. Además, ISM también presentó su informe sobre el mayor y más importante sector servicios, en el que se mostraba su menor ritmo de expansión de los últimos 3 años.

Leer más: La guerra comercial de Trump ha provocado que la incertidumbre en el sector se multiplique por 10 durante el último año, según el FMI

Las compañías de ambos sectores han atribuido la ralentización de su actividad a la guerra comercial.

Un breve vistazo a la actividad comercial entre EE.UU. y China, como se muestra en las gráficas siguientes, revela por qué las empresas están bajo presión. Desde que el comercio entre ambos países ha disminuido, los directivos afrontan mayores costes y tienen que buscar alternativas para mantener sus márgenes de beneficio.

Evolución de las exportaciones e importaciones entre EE.UU. y China
Market Securities

Mientras los inversores esperan el resultado de una nueva ronda de negociaciones entre EE.UU. y China este mes, el riesgo se inclina hacia "una ralentización global prolongada", según un reciente informe de Barraud. El analista defiende esta opinión por el posible daño que supondría una nueva ronda de aranceles.

El 15 de octubre, la administración Trump planea subir del 25% al 30% el tipo de los aranceles sobre productos chinos valorados en 250.000 millones de dólares (algo menos de 228.000 millones de euros). Posteriormente, el 15 de diciembre, EE.UU. comenzará a aplicar un arancel del 15% sobre casi todas las importaciones, que impactará en un amplio espectro de productos de consumo como teléfonos móviles, smartwatches y decoraciones navideñas.

Además de todo esto, Barraud afirma que las empresas podrían suspender sus planes de inversión en capital el próximo año mientras esperan el resultado de las elecciones estadounidenses y su impacto en su negocio. También estarían lidiando con un desvanecimiento del efecto de la reducción de impuestos en el nuevo año.

Leer más: Las tecnológicas ya han perdido 10.000 millones de dólares con la guerra comercial, y la situación va a empeorar a partir de septiembre

Incluso si la administración Trump llega a un acuerdo parcial, no resolverá el conflicto estructural a largo plazo entre EE.UU. y China, especialmente si sirve a Trump para conseguir otra victoria electoral, según Barraud.

Todos estos riesgos han reforzado las expectativas de los inversores de que la Reserva Federal reduzca los tipos de interés este mes y, posteriormente, si es necesario, ofrezca un salvavidas clave para un mercado alcista de una duración histórica.

Sin embargo, la Reserva Federal solo puede hacer algo así si los fundamentos económicos continúan deteriorándose. Y es por eso que no debes dejar que el fantasma de una desaceleración prolongada te pille por sorpresa.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además