Antiguos métodos de ahorro que siguen funcionando para llegar a fin de mes o tener más dinero al final del año

Hucha ahorro

Getty Images

En Galicia se dice "o que garda sempre ten" (el que guarda siempre tiene), un refrán que alude a las virtudes de ser previsor y tener un buen pellizco de dinero almacenado para las vacas flacas. 

Aunque hoy en día existan apps fintech para el control de gastos o retos virales, los métodos de ahorro más antiguos del mundo siguen funcionando. 

Para ponerlos en práctica no precisas descargarte una app móvil para ahorrar ni tampoco un esfuerzo diario, poner en práctica algún reto viral o renunciar a muchas de las cosas que te gustan. De hecho, para algunos de estos métodos ni siquiera es necesario tener el dinero en el banco

Si en algo coinciden las viejas técnicas de ahorro es en la importancia de la organización. También ponen en valor el dinero en efectivo para consolidar ahorros y tomar conciencia del gasto. 

Hazle caso a tus abuelos: la táctica de los sobres

Método ahorro sobres

Cuando no existían tarjetas de crédito se empleaba una táctica muy efectiva para ahorrar y controlar los gastos, pudiendo llegar mejor a final de mes: el sistema de los sobres, que también se puede poner en práctica con tarros de cristal correctamente etiquetados. 

Hace unas décadas, se solía cobrar el dinero del sueldo en efectivo o en forma de cheque. Lo que hacían muchas personas tras percibir su salario era dividirlo en sobres por categorías de gasto: un sobre estaba destinado al alquiler o hipoteca, otro a las facturas y suministros del hogar, otro a la alimentación, otro al transporte, y así sucesivamente.

Smart Business Meeting: ¿Cómo sacar el mayor partido a tu dinero? Finanzas personales e inversión en tiempos de incertidumbre

Smart Business Meeting (SBM): ¿Cómo sacar el mayor partido a nuestro dinero? Finanzas personales e inversión en tiempos de incertidumbre.

De esta manera, a medida que el mes se avanza se saca dinero de cada sobre para lo que se necesite, ya sea un imprevisto del hogar, ir a la frutería o repostar combustible para el vehículo. 

De todos modos, a día de hoy no es necesario hacerlo literalmente, ni mucho menos guardar tus preciados sobres debajo del colchón. 

Puedes practicar el método de los 6 sobres con diferentes cuentas bancarias, anotar el contenido de cada sobre en una libreta o utilizar una hoja de cálculo de Excel, sacando del banco solamente la cantidad de cada sobre o tarro. 

Así juegan los supermercados con tus sentidos para que compres más sin que te des cuenta

Originalmente son 6 sobres: se recomienda destinar un 55% de los ingresos a los gastos, un 10% para el ocio, un 10% a la formación, un 10% a la inversión, un 10% para el ahorro a largo plazo (que incluye imprevistos y futuras necesidades) y un 5% para donaciones. 

En todo caso, lo ideal es personalizar la cantidad y el ámbito de cada sobre según tus necesidades y circunstancias personales: comestibles, entretenimiento, deporte, salud o viajes son algunas de las categorías que pueden ayudarte.

También es importante "bloquear" cada sobre. Una vez agotes su contenido mensual, no debes gastar más de esa categoría hasta el mes siguiente. 

Kakebo, el centenario método de ahorro japonés

Libreta de ahorro

Kakeibo, que se pronuncia kah-keh-boh, es una palabra japonesa que se traduce como libro de cuentas del hogar, adaptada en occidente como kakebo. Se trata de un método centenario que te ayudará a ahorrar hasta el 35% de tu sueldo mensual

Un punto clave del método Kakebo es volver a lo tradicional y tener una libreta de finanzas para anotar todos tus gastos. También es importante guardar todos los recibos y tickets de compra. 

Para ponerlo en práctica debes anotar todo el dinero que ingresas cada mes, incluyendo salario, comisiones, regalos o propinas. 

Un día a la semana siéntate frente a la libreta y anota todos tus gastos, separándolos en categorías: Supervivencia (vivienda, transporte, comida y gastos médicos); Cultura (libros, conciertos y películas); Opcional (ropa, accesorios, tabaco, restaurantes, discotecas) y Extra (para gastos inesperados). Puedes asignar un tipo de color a cada uno.

El método Kakebo sirve para visualizar a simple vista todos los gastos y mejorar la toma de decisiones, corrigiendo aquellos en los que hay mayores desvíos. Te permite conocer en profundidad los entresijos de tu economía doméstica y hacer cambios para engordar tu ahorro mensual. 

No solo es un método de ahorro, sino que te ayuda a tomar consciencia sobre el uso que haces del dinero. 

109 trucos sencillos, pero de gran impacto, para ahorrar mucho dinero cada día

Gasta solamente el dinero en efectivo

Dinero en efectivo

Apegarse al dinero en efectivo es muy útil para limitar los gastos superfluos y evitar la compra impulsiva

De hecho, existen llamativos estudios al respecto: según el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, pagar con tarjeta aumenta el gasto un 15%, ya que nos duele menos. Incluso hay escáneres cerebrales que lo ilustran.

Cuando pagas con plástico solamente segregas las endorfinas asociadas a la compra y no aparece el cortisol del estrés. A esto se suman los intereses de las tarjetas de crédito o de la posibilidad de pagar a plazos. 

Por qué los bancos quieren eliminar el dinero en efectivo por completo

Es recomendable retirar una suma concreta de dinero en efectivo al mes para los gastos extra, de ocio o caprichos puntuales, y no permitirte gastar más ni pagar con tarjeta artículos de esta índole. Cuando se acabe el dinero en metálico, no podrás gastar más en diversión, y tendrás que buscarte planes gratuitos. 

Los hay por doquier: desde ir a por setas al senderismo, dibujar, bailar, pasear por tu ciudad, cocinar con amigos, tocar un instrumento o escribir. 

Congela tu tarjeta de crédito... literalmente

Tarjeta de crédito congelada

Algunos expertos recomiendan este curioso, pero divertido método: congela medio cuenco de agua, incorpora tu tarjeta de crédito y literalmente, al congelador. 

¿Cuál es el kit de la cuestión? A no ser que te sepas el número de tu tarjeta de crédito, solamente podrás usarla cuando se descongele, permitiéndote meditar cada compra y pensar si realmente ese producto te hace falta. 

Un truco más para evitar la compra compulsiva, los gastos impulsivos y protegerte ante el exceso de estímulos que te incitan a gastar dinero constantemente. 

Hazlo tú mismo

Amasar pan

Una de las formas más sencillas de ahorrar un montón de dinero es simplemente aprender a hacer y hacer más cosas que cuestan dinero, tirando de la filosofía "Do It Yourself", es decir, "Hazlo tú mismo". 

No solo serás más autosuficiente y ahorrarás una considerable cantidad al año, sino que podrás pasar ratos de placer con tus seres queridos, compartir conocimientos y estimular tu creatividad. 

La lista de cosas en las que puedes recortar gastos haciéndolas tú mismo es prácticamente infinita: desde carpintería, bricolaje y restauración de muebles a preparar en casa tu propio pan y yogures, bordar y tejer tu propia ropa, hacer tu vajilla con cerámica, pintar las paredes de tu casa o cultivar alimentos en un huerto urbano o comunitario. 

Separa tu dinero en varias cuentas bancarias

Dinero

Otro método que se lleva practicando décadas y que los asesores financieros continúan recomendando es separar los gastos en varias cuentas bancarias.

Con esta posibilidad puedes aprovechar bonos por cumplir determinados requisitos como la domiciliación de la nómina, evitar las comisiones en cajeros, destinar cada cuenta a una finalidad distinta, o diversificar tus gastos. 

Algunos especialistas recomiendan tener una cuenta bancaria para gastos fijos mensuales, una para gastos anuales y otra para emergencias.

VIDEO

Cuánto dinero necesitas ahorrar para jubilarte a los 40 años

La hucha del cambio

Hucha

Otro de los métodos de ahorro de toda la vida que continúa funcionando: compra la hucha más grande que puedas e incorpora el cambio de tus pequeñas compras diarias en su interior.

Introduciendo todos los días las vueltas del café o de la panadería puedes tener después de unos meses o un año una considerable suma de dinero para ingresar en tu cuenta, cumplir un capricho o afrontar un gasto imprevisto. 

También puedes poner normas, como introducir solamente las monedas de 50 y 20 céntimos. 

Otros artículos interesantes:

Cómo ahorrar tus primeros 1.000 euros para crear tu fondo de emergencia

Aprende a ahorrar en 21 días con la técnica del “ayuno financiero” de esta premiada columnista económica

109 trucos sencillos, pero de gran impacto, para ahorrar mucho dinero cada día

Te recomendamos