109 trucos sencillos, pero de gran impacto, para ahorrar mucho dinero cada día

jóvenes tomando una cerveza
  • Da igual el motivo por el que quieres ahorrar: estos 109 trucos te ayudarán a retener dinero cada día prácticamente sin esfuerzo.
  • Los primeros consejos condensan técnicas de ahorro de dinero efectivas. Luego encontrarás trucos más específicos para aplicarlos en el trabajo, cuando viajes, de compras...
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ahorrar dinero es una tarea difícil debido a que el cerebro está acostumbrado a pensar en las recompensas a corto plazo. Por eso te cuesta resistir tentaciones y caprichos. Así que no te preocupes si te encuentras en fase de ahorros pero te está costando más de lo que pensabas.

La clave para engañar a la mente y ahorrar a diario sin esfuerzo consiste en implementar pequeños cambios con un gran impacto económico.

Da igual si estás ahorrando para una futura gran compra, para crearte un colchón económico, para saldar deudas, prepararte para imprevistos... Independientemente de tu situación, estos 109 trucos y consejos te ayudarán.

Los trucos están divididos en categorías que a su vez abarcan casi todos los ámbitos de tu día a día: trabajo, compras, casa, viajes, entretenimiento...

Primero empezarás con métodos y técnicas de ahorro en general, por si te apetece un buen reto, y luego ya descubrirás consejos más específicos. Elige una docena de ellos y ponte en marcha. ¡Notarás cambios enseguida!

Métodos y sistemas

'Los Simpson'.

1. Prueba la técnica de los sobres

El problema de pagar siempre con tarjetas de crédito es que puedes perder fácilmente la cuenta de lo que gastas cada mes. Una buena alternativa es sacar X dinero cada mes y ponerlo en sobres. Puedes titular los sobres según la cifra máxima que contengan, su propósito ("comida", "ropa") o su marco temporal ("semana 1", "semana 2"...).

Este truco te permite descubrir visualmente cuánto dinero te queda según la situación... y descubrir además tus problemas para ahorrar. Por ejemplo, si el sobre de la semana 2 termina el martes, significa que te cuesta frenar tus impulsos al poco de cobrar. Si acabas cogiendo dinero del sobre de la comida para llenar el de la ropa, ya tienes un tipo de consumo que debes aprender a controlar.

2. Usa el método 50/30/20

El método 50/30/20 no consiste en realizar cálculos matemáticos, sino en reservar un 50% de tu salario a las necesidades del hogar (pagar facturas, la comida, saldar deudas...), un 30% a diversión (comer fuera, ocio, caprichos...) y un 20% dedicado a tu futuro yo (eso es, ahorrar y solo gastar estos ahorros en caso de emergencias o inversiones).

Este ratio no está forjado a fuego ni debe seguirse a rajatabla. Puedes alterarlo de la forma más adecuada a tu situación económica. Lo importante de este método es ser constante con él, y aprovechar el concepto del "futuro yo" para motivarte a ahorrar.

3. Experimenta con la regla de los 30 días

La regla de los 30 días es muy sencilla. Cuando quieras comprar algo que cueste mucho dinero y no sea estrictamente necesario para tu supervivencia, espera 30 días y entonces preguntáte de nuevo si lo necesitas.

Pasado ese lapso de tiempo, eguramente esas ansías que tenías por obtener aquel objeto se habrán desvanecido, o debilitado.

4. Experimenta con la otra regla de los XX días

Esta regla es prima segunda de la de más arriba. El concepto es el mismo (esperar unos días antes de volver a preguntarse si quieres comprar algo), solo que el número de días a esperar equivale al precio del producto.

Por ejemplo, si quieres unos zapatos que cuestan 80 euros, espera 80 días antes de preguntarte de nuevo si lo necesitas. Este método es muy efectivo para evitar la tentación de comprar caprichos caros.

5. Al menos dale una oportunidad a la regla de las 24 horas

Si las 2 reglas de más arriba te parecen muy duras, o las has intentado pero te cuesta aguantar tanto tiempo, prueba esta versión más fácil.

¿Quieres comprar este nuevo libro que ha salido en tapa dura que cuesta más que su inminente edición en bolsillo? Espera solo 24 horas. Mañana vuelve a preguntarte si lo quieres. Si es así, adelante. Si tienes dudas, espera 24 horas más.

6. Practica la visualización

La visualización es una técnica muy sencilla que se realiza sobre todo en el mundo de los deportes. Antes de un partido, enfrentamiento o prueba, el deportista / atleta se pasa días visualizando ese momento para, cuando llegue dicho desafío, realizarlo de la forma más óptima posible.

Durante unos días, haz lo mismo: visualízate yendo de compras o realizando tareas diarias, solo que en lugar de actuar como siempre, lo haces de forma que mantienes tus objetivos de ahorro. Aquí lo importante es la constancia: ¡practica a diario!

7. Convierte tu dinero en horas de trabajo

Si por ejemplo ganas 10 euros por hora, no pienses que estos zapatos cuestan 80 euros: piensa que te cuestan 8 horas de trabajo, es decir, toda una jornada laboral.

Verás que, al pensar que tu esfuerzo puede malgastarse, empezarás a ser más consciente y cuidadoso con tus compras.

8. Prueba con el reto del céntimo

El reto del céntimo te permite ahorrar 667,95 euros durante todo un año si lo aplicas día a día. Es muy sencillo: el primer día empiezas ahorrando solo un céntimo de euro, y vas añadiendo un céntimo cada día. Al cabo de un año ahorrarás 3,65 euros diarios.

Existen diferentes variaciones de este reto. Puedes empezar el día uno ahorrando 3,65 euros y cada día bajar la cifra de ahorro en un céntimo. También puedes optar por el método desordenado, en el que cada día ahorras una cantidad diferente y aleatoria (solo recuerda de tachar esa cantidad para no repetirla).

9. El reto de las 52 semanas

¡Otro desafío! En este caso se parece al del céntimo. Coge un bote, una caja, una hucha... y pon en ella un euro. A la siguiente semana, añade 2 euros. A la semana 3, introduce 3 euros... 

Cada semana añade la cantidad den un euro y en 52 semanas / un año habrás ahorrado la nada desdeñable cantidad de 1.378 euros. 

10. Crea una carpeta de sueños a largo plazo

Si te cuesta horrores ahorrar, seguramente te falta una motivación muy grande que te ayude a encontrar energía y persistencia. Un buen método para encontrar dicha motivación es crearte una carpeta de sueños.

Crea una carpeta en tu PC, o hazte una física, e incluye imágenes de todo lo que te podrás comprar una vez hayas ahorrado una gran cantidad de dinero: ese coche que tienes ganas de conducir, una casa nueva más grande... Consulta esa carpeta a diario para recordarte por qué estás ahorrando.

11. Utiliza la regla del 1%

Esta regla se parece mucho a los trucos de esperar X horas antes de comprar algo. Es muy sencillo: si quieres comprar algo que no es esencial pero que cuesta un 1% más que tu salario anual (por ejemplo, más de 300 euros si ganas 30.000 al año), entonces espera 24 horas antes de comprarlo.

Esta espera aparentemente mínima e inocua seguramente conseguirá que desaparezca ese impulso de dopamina inicial que nublaba tu juicio y casi te ha convencido para que te compras ese capricho. Es casi seguro que, pasadas esas 24 horas, ya no tengas tantas ganas de comprar ese objeto.

12. Prueba a no gastar nada en una semana

Este desafío puede parecer durillo, pero si consigues superarlo te aumentará la disciplina para ahorrar. Consiste en no gastar nada, absolutamente nada, durante una semana.

Eso implica no poder comprar comida o necesidades básicas. Para conseguir tamaño reto, deberás realizar las compras imprescindibles de esa semana antes de que esta empiece. El objetivo, más allá de ahorrar, es que aprendas que es posible mantener tu dinero intacto durante largos períodos de tiempo. Te ayudará en el futuro.

Entretenimiento

'Ready Player One'.

13. Crea una cuenta compartida con amigos o familiares

Netflix, Spotify, Xbox Game Pass, Nintendo Online, Youtube Premium... si usas muchos servicios online de suscripción, seguro que la cifra total es más elevada de lo que pensabas.

Una buena forma de ahorrar es hablar con amigos o familiares que usen los mismos servicios y crear una cuenta compartida para pagarla a partes iguales. Hay servicios como Spotify que tienen promociones para cuentas multitudinarias. En otros casos, como con Netflix, es hacer trampichuelas. Pero cuando de ahorrar se trata, todo vale.

14. Descubre el paraíso gratuito que es Internet Archive

Internet Archive es, literalmente, la biblioteca de Internet: allí se guardan copias digitales de todo tipo de libros, películas, documentales, revistas, videojuegos antiguos...

Si tienes ganas de leer o ver una peli, pasa una tarde en Internet Archive y descubrirás que hay una gran cantidad de material gratuito esperando a ser consumido.

15. Sí, se pueden ver películas y series por streaming gratis

Más allá de Internet Archive, existen muchas webs que te permiten ver películas y series por streaming de forma gratuita y 100% legal.

Tienes ejemplos como Atresplayer, eFilm, FilmOn, MicroCanales, MiTele... incluso Netflix tiene un poco de su catálogo en abierto.

16. Repasa todas tus suscripciones

A colación del truco de más arriba, aprovecha la oportunidad para repasar y hacer una lista de toooodooos los servicios de suscripción que estás pagando.

Una vez los tengas controlados, hazte la inevitable pregunta "¿Estoy usando con frecuencia Netflix o Spotify?". Si la respuesta es un "No" tajante, cancela o pausa la suscripción.

17. Ve a la biblioteca

Los libros son una fuente casi inagotable de conocimientos, y los de ficción avivan tu creatividad y te ayudan a desarrollar la empatía. ¡Pero pueden ser muy caros! Sobre todo si los compras de tapa dura o te los devoras enseguida.

Considera hacerte socio de la biblioteca pública más cercana y coge los libros prestados. Si descubres que hay una novela que ya has releído 4 o 5 veces, entonces sí, cómprala. Y aprovecha para organizar sesiones de lectura en tranquilidad dentro de la biblioteca. Verás que el silencio te ayuda a comprender mejor lo que lees.

18. No solo hay libros en la biblioteca

Si crees que en tu biblio cercana solo hay libros, ¡es que hace tiempo que no vas!

En una biblioteca puedes pedir prestados películas, documentales, cómics e, incluso en algunos casos, hasta videojuegos. Así que antes de comprar o alquilar algunos de estos ítems, consulta que no estén disponibles en tu biblio cercana.

19. Considera apuntarte a Scribd si eres un lector voraz

En el caso de que leas a mucha velocidad, o necesites leer muchos libros a la vez, considera suscribirte a Scribd, una especie de Netflix para libros. No incluye todas las publicaciones del mundo, pero su oferta es grande y variada.

Además de libros digitales, Scribd incluye documentos subidos por los usuarios (y a veces dichos documentos son libros enteros), revistas gratuitas, audiolibros...

20. No compres revistas individuales; suscríbete

En el caso de que estés aficionado a una revista de periodicidad regular, considera 2 cosas. La primera es pasarte a su modalidad digital si la tiene porque normalmente los números son más baratos que en físico.

La segunda ponderación es suscribirte a su modalidad online en lugar de pagar individualmente cada número: suele salir muy a cuenta, sobre todo si te comprometes a leer cada número de cabo a rabo.

21. Ve a las sesiones matinales del cine

Si te gusta mucho ir al cine, en lugar de ir a los estrenos el viernes por la noche, acude el sábado siguiente por la mañana.

Quizás te dé pereza o te resulte raro ir al cine de buena mañana, pero por norma general las entradas para las sesiones matinales suelen estar rebajadas a la mitad de precio, ¡como mínimo!

22. Encuentra ocio gratuito, o más barato, en Meetup y similares

Si quieres pasar un buen momento de ocio, o conocer gente nueva, pero no te apetece gastar mucho dinero en bares o pubs, echa un vistazo a apps como Meetup.

En este tipo de aplicaicones se forman grupos de quedadas de todo tipo. Aunque algunas actividades son de pago, normalmente el precio es mucho más reducido de lo normal.

23. Descubre juegos gratuitos de calidad

Si eres gamer, frenar la tentación de comprar menos juegos cada mes es más difícil que vencer a un jefe final de Dark Souls con los ojos cerrados y usando la nariz en lugar de los dedos.

Seguro que has pensado en calmar tus ansías probando juegos gratuitos... y has encontrado títulos de dudosa calidad. La buena noticia es que hay muchos videojuegos gratis, solo hay que saber buscarlos bien, o consultar las recomendaciones de Business Insider España.

24. Activa la biblioteca compartida de Steam

Steam te permite compartir tus juegos con algunos de tus contactos. Y al revés: podrás acceder a la biblioteca de videojuegos digital de tus amigos.

De esta forma, puedes ponerte de acuerdo con algunos amigos y compartir vuestas compras de Steam entre todos para que no gastéis tanto en videojuegos. Eso sí: no puedes acceder a la biblioteca de un amigo si este se encuentra en Steam.

25. Comprométete a comprar solo juegos rebajados

La mala noticia es que un juego nuevo a no ser que sea indie te costará 50-70 euros. Eso es carísimo. Ahora bien, espera 4-6 meses y seguro que baja a 40 euros. Mejor todavía: espera a las rebajas estacionales (de invierno, de verano...) y verás cómo baja a 30 e incluso 20 euros.

Consulta constantemente páginas como IsThereAnyDeal o PSPrices. Son servicios web que te indican los últimos descuentos de juegos en multitud de plataformas. Además, puedes personalizar avisos para que te notifiquen de nuevas y jugosas rebajas.

Desarrollo personal

'Creed'.

26. Cancela tu subscripción al gimnasio

Hazte la siguiente pregunta: ¿cada cuánto vas al gimnasio cada mes? ¿Y cada semana? 

Si no acudes al menos 3 veces por semana, considera cancelar tu subscripción o congelarla si tienes esa opción, especialmente si te está costando llegar a final de mes.

27. Cámbiate a un gimnasio más barato

En el caso de que descubras que sí vas mucho al gimnasio o a tu centro de fitness, pero aun así necesitas recortar por alguna parte, considera buscar un centro más barato. 

A nivel psicológico, puedes creer que este cambio es un empeoramiento de tu actividad física. Lo importante es tener rutina y constancia; mientras el equipo esté en condiciones (y las duchas e instalaciones sean decentes) todo lo demás no importa.

28. Convierte Youtube en tu escuela gratuita

¿Quieres aprender a cocinar, a negociar, a cantar, a escribir, a zurcir...? En Youtube encontrarás canales y creadores de contenido de prácticamente todo tipo de temas y conocimientos. La oferta se multiplica casi por infinito si manejas bien el inglés.

Ten en cuenta que para aprender sobre algo nada gana una clase propiamente dicha, aunque sea online. No obstante, es mejor apostar por ser autodidacta hasta que tengas suficientes ahorros como para invertir parte de ellos en una formación más profesional.

29. Aprovecha los cursos online gratuitos

EdX, Aprender gratis, UniMOOC... existen múltiples servicios web de cursos online que ofrecen modalidades gratuitas

No obtendrás certificado al final y no podrás ser evaluado, pero si lo que quieres es expandir conocimientos mientras ahorras, esta oportunidad de irá de perlas.

30. Habitúate a despertarte temprano

Si te levantas pronto, podrás aprovechar más tiempo la luz del día que depender tanto de la luz artificial, ahorrando así cada mes.

Además, despertarte temprano tiene otras ventajas: mejora tus hábitos de sueño naturales, te incrementa la motivación al sentir que tienes más tiempo para hacer cosas o disfrutar del día...

31. Deja de fumar

Muchos vicios son caros, y otros, como el tabaco, son además nocivos tanto para ti como para los que te rodean.

Aprovecha este momento de ahorro para dejar de fumar y así sentirte más sano (y con la cartera más abultada). No intentes dejarlo de la noche a la mañana; mejor ve poco a poco.

32. Bebe más agua

Parece muy obvio, pero seguro que no has pensado en ello. Si compras más agua, te evitarás el gasto que significa la compra de bebidas azucaradas como Coca-Cola, cerveza...

Además, el agua es lo más saludable que puedes beber. Seguro que te sientes más liviano después de realizar este cambio de hábito.

33. Ve menos al bar

Las visitas al bar representan los gastos más inútiles de la mayoría de las personas. Estos gastos se multiplican si resultan que vas a tomarte una cerveza o un café con suma frecuencia.

Recorta tus visitas al bar, especialmente en fines de semana. Si te cuesta porque es tu excusa para socializar, recorta al menos tus consumiciones, o prueba el lado barato de la carta.

Compras

'Adicta a las compras'.

34. Haz una lista antes de irte a comprar

Cuando vas de compras, aunque sea solo porque te falta pan para la comida, es muy posible que vuelvas a casa con un par de caprichos extra.

Para evitar este tipo de impulsos, no salgas de comprar sin una lista con lo que realmente necesitas, ¡y comprométete a ceñirte a la lista! Nada de improvisar unas cuantas patatas fritas o unas latas de refresco de más.

35. Utiliza cupones como si no hubiera un mañana

Puede que en el pasado prejuzgaras a aquella persona que ralentizó bastante la cola en el supermercado porque estaba preparando un combo impresionante de descuentos.

Pues bien, toca tragarse esas opiniones y hacer lo mismo. No tires ningún cupón o vale de descuento y utilízalos siempre que te ayuden a ahorrar. Pero no cometas el error de comprar algo que no habías planeado adquirir simplemente porque está rebajado.

36. Aprovecha las tarjetas de puntos de los supermercados

Prácticamente todas las cadenas de supermercado cuentan hoy en día con tarjetas de fidelización, que incluyen puntos acumulables, rebajas exclusivas y otras promociones.

Así que ya sabes: en tu próxima visita al super pregunta por la tarjeta de fidelización.

37. Evita salir en época de rebajas

Parece una contradicción, pero no lo es. Cuando es época de rebajas (físicas o virtuales), es muy tentador comprar productos que no habías planeado adquirir simplemente porque están a mejor precio.

Para evitar caer en la tentación, no vayas demasiado de compras superflúas en época de rebajas, ¡y cuidado con visitar Amazon cuando son sus días especiales o se celebra el Black Friday!

38. Compara precios

"Busque, compare y, si encuentra algo mejor, cómprelo". Aquel lejano eslogan de Colón renace para recordarte que hoy en día existen tantas tiendas online que es siempre obligatorio comparar precios y ofertas antes de acabar el pedido.

Si te da pereza ponerte a comparar manualmente, recuerda que existen muchas apps centradas en comparar precios por ti como Ofertia, Carritus, Radarprice...

39. Sé un defensor de las bolsas reutilizables

Recordar justo en la cola del super que te has dejado la bolsa en casa es un descuido que, a la larga, ocupará una parte de tus gastos mensuales.

Aunque dicho gasto innecesario sea mínimo, ahorrátelo recordando siempre tener bolsas reutilizables en casa. Tráelas contigo cuando vayas a comprar. Además, así ayudas al medioambiente. Es un truco 2x1.

40. Come frutas y verduras de temporada

Las frutas y verduras de temporada, al ser más abundantes, suelen ser más baratas que aquellas que se encuentran fuera de temporada.

Existen muchas páginas, como Soy de temporada, que se encargan de recordarte qué tipo de frutas y verduras encontrarás más baratas en el super.

41. Compra frutas y verduras enteras en lugar de ya cortadas

Aunque comprar fruta o verdura ya cortada y troceada es súper cómodo y te evita perder tiempo, se trata a la vez de un gran gasto de dinero.

Comprar fruta o verdura entera no solo es más barato. Hay otras ventajas como un mejor gusto (debido a la ausencia de plástico que contamina el sabor), es menos contaiminante...

42. Ve a comprar sin hambre

Estudios recientes han descubierto que el hambre provoca que te sea difícil controlar todo tipo de impulsos. Así que cuando vas a comprar y el apetito aprieta, lo normal es que adquieras más alimentos de lo normal.

También tenderás a malgastar incluso si vas a comprar con hambre productos que no estén relacionados con el mundo de la alimentación. Así que ya sabes: ¡mantén tu estómago feliz y lleno!

43. Opta por comprar productos de marca blanca

La marca blanca de tus supermercados suele ser siempre mucho más barata que otros productos comerciales. A no ser que realmente te encante el sabor de la comida que prepara una compañía en concreto, apuesta por la marca blanca y ahorrarás al mes como mínimo un 40%.

La marca blanca tiene otras ventajas: su presencia provoca que la competencia se ponga las pilas y abarata más sus productos, suele incluirse más cantidad de lo que estás comprando, te agiliza las compras al saber desde un inicio qué marca vas a comprar en lugar de estar constantemente comparando...

44. Abandona el carrito de la compra

Cuando vayas de compras a sabiendas que saldrás del supermercado cargado hasta los topes con objetos necesarios, entonces sí, usa el carrito de la compra.

Pero si vas a realizar una compra mínima, olvida el carrito; al tener que llevas los productos en la mano disminuirá la tentación de comprar más de lo necesario.

45. Compra en outlets

Comprar en un outlet tiene todo tipo de ventajas: hay variedad de ofertas, cada vez hay marcas más buenas, los precios están muy rebajados, muchos outlets tienen modalidad online así que te ahorras el viaje...

Lo que sí debes tener en cuenta es que en muchas ocasiones no se permiten cambios y que debes examinar bien la ropa, el accesorio o la prenda antes de adquirirla; quizás esconde una tara que no has notado cuando la has cogido o te la has probado.

46. Recurre a apps de compras de segunda mano

Que no te dé vergüenza instalar y visitar apps como eBay o Wallapop para comprar lo que sea, como muebles de segunda mano. 

Piensa en el dinero que te vas a ahorrar, en el favor que le haces al comprador, y, sobre todo, en los productos oficialmente descatalogados que encontrarás si visitas este tipo de mercadillos virtuales.

47. Elimina los datos de tu tarjeta de crédito de tiendas online

Este es un truco psicológico que vale la pena probarlo. Si compras mucho en Amazon, entra en tu cuenta y borra los datos de tu tarjeta. Cuando compres allí, desactiva la opción de que Amazon recuerde esta información cada vez que la introduzcas.

¿Para qué sirve esto? Se trata de un obstáculo, una molestia , que provocará que, debido al fastidio de volver a poner los datos de la tarjeta, en ocasiones decidas que no vale la pena y pospongas la compra del capricho.

48. Compra productos no perecederos a granel

No es recomendable comprar alimentos perecederos de más porque seguramente caducarán antes de poder utilizarlos. Pero ocurre todo lo contrario ocurre con productos como papel higiénico o servilletas.

Como estos productos no caducan, cómpralos en lote, sobre todo si están rebajados. Así te olvidas de ellos durante una temporada, y has ahorrado al aprovechar la promoción de turno.

49. Establece un día de la compra

Si ves que el resto de trucos no te funcionan para detener una compra compulsiva, decide ir de compras solo una vez al día por semana.

Seguramente caerá algún capricho innecesario, pero es mejor que ocurra solo una vez por semana que 3-4 veces.

Coche

'Fast & Furious 9'.

50. Realiza revisiones anuales de tu coche

Como con otros apartados de esta guía de ahorro, más vale prevenir que curar.

Realiza mantenimientos anuales de tu coche. Revisa el cambio de aceite, el filtro de aire... para que el coche te dure muchos más años y gaste menos gasolina.

51. Comparte trayectos en coche

¿Tienes muchos compañeros de trabajo que viven por tu zona? Habla con ellos y pregúntales si les iría bien turnaros para compartir coche en la ida y en la vuelta.

Este truco sirve para cualquier actividad rutinaria grupal: ir a estudiar, acudir eventos regulares en Meetup, extraescolares...

52. Reduce al máximo el uso del aire en el coche

Si lo usas muy a menudo, el aire acondicionado puede acaparar hasta un 25% del combustible de tu coche..

Así que, si tienes calor, primero baja las ventanillas para ver si las altas temperaturas se vuelven más tolerables con el aire de fuera. Si no es así entonces sí, pon el aire acondicionado.

53. Utiliza apps del móvil para localizar las gasolineras más baratas

Spoilers: si usas habitualmente el coche, descubrirás que la gasolina es uno de los gastos mensuales que más duelen y que más difícil es de reducir.

Para gastar menos en ello, descarga apps como Gasolineras España, GasofApp... que te ayudarán a encontrar las gasolineras cercanas con mejores precios.

54. No conduzcas a lo loco

Superar los límites de velocidad, solo te ayudará a llegar antes a tu destino, y poco más. En cambio las desventajas de conducir tan rápido superan las escasas ventajas.

Por un lado, conducir a gran velocidad consume más rápido la gasolina y provocará más gasto en ese sentido. Luego, te la juegas a ganarte una señora multa, todo un imprevisto que pondrá al traste tus planes para ahorrar.

55. Ahorra combustible inflando correctamente las ruedas del coche

Unas ruedas con una presión por debajo de lo recomendado por su fabricante provocará un aumento del consumo de combustible; la media es de 30 litros adicionales por año, pero la cantidad puede subir según las condiciones.

Para evitar este problema, aseguráte de revisar regularmente los neumáticos e inflarlos para alCanzar la presión de aire adecuada. Una vez al mes de revisión es una periodicidad adecuada. Como truco adicional, infla el neumático en frío y añade 0,3 bares de presión adicional a las recomendadas para evitar imprevistos y ser más eficiente en el ahorro energético.

Vida Laboral

'Glengarry Glen Ross'.

56. Infórmate sobre los beneficios de tu trabajo

Si hasta ahora no has preguntado a tu superior por los beneficios de trabajar en tu empresa, aprovecha que estás en modo ahorro y hazlo. 

Puede que descubras que el seguro laboral cubre algunos percances de salud como limpiezas básicas en el dentista, o que la empresa paga a sus trabajadores el parking / transporte, ¡y resulta que no lo sabías!

57. No gastes durante las primeras 48 horas después de cobrar

Diversos expertos en el mundo del ahorro aconsejan que frenes tus impulsos de comprar durante los 2 primeros días después de cobrar el sueldo.

En esas 48 horas, cuando te ves con una gran suma de dinero, mentalmente crees que no pasará nada si te compras algunos caprichos. El problema es que es precisamente durante este periodo de tiempo cuanto más se suele gastar el dinero en cosas innecesarias.

58. Imprime en la oficina

Era inevitable un poco de picaresca en una guía sobre trucos de ahorro. La cruda realidad es que los cartuchos de tinta van caros, incluso si solo imprimes en blanco y negro.

Así que, si puedes, imprime los documentos que necesites en la oficina. Si sientes remordimiento al respecto, pide permiso antes de hacerlo y no abuses del permiso si te lo dan.

59. Limita tus comidas fuera de la oficina

Es tentador aceptar las propuestas de tus compañeros de comer en algún restaurante cerca de la oficina. El problema es que esta rutina te va a salir muy caro.

Si comes 3 días fuera de la oficina y los otros 2 restantes comes dentro, con un plato que te has hecho, cambia las tornas para salir solo 2 veces por semana.

Viajes

'La terminal'.

60. Investiga el mejor momento para comprar billetes de avión

Si tienes que coger un vuelo en los próximos meses, descubre cuándo es el mejor momento para comprar los billetes al precio más barato posible. Todo dependerá de tu destino.

Por ejemplo, se calcula que si el vuelo es a un destino nacional español, lo mejor es adquirir el billete a unas 6-7 semanas de antelación. En el caso de Europa, si es posible, compra los billetes 6 meses antes; los precios se incrementan notablemente cuando quedan 2-3 meses para el vuelo.

61. El bus o el tren, alternativas más baratas que el avión

Antes de hacer clic y comprar el billete de avión, investiga para averiguar si otro tipo de transporte como el tren o el bus sale más barato.

En caso de que así sea, plantea un cambio de transporte. Sí, estas alternativas suelen implicar trayectos más largos, sobre todo en bus, pero puedes aprovechar el viaje para acabar esa novela pendiente o terminar de ver esa temporada de tu serie preferida.

62. Los albergues, más baratos que los hoteles

Si estás en fase de ahorro, te conviene reservar estancia en un albergue en lugar de un hotel. Suele ser una alternativa mucho más barata.

Además, si eres una persona sociable, los albergues son grandes lugares para conocer a posibles nuevas amistades.

63. AirBnB también es una gran opción

En caso de que un albergue no te convenza porque priorizas la comodidad, echa un vistazo a las opciones de pisos disponibles en AirBnB antes de recurrir a un hotel.

Además, en el caso de AirBnB, si te toca un anfitrión amable seguramente te dará unos consejos para conocer la ciudad al máximo o descubrir rincones que no salen en las guías.

64. Explora tu ciudad en lugar de irte de vacaciones

Si necesitas ahorrar dinero, pero llegan tus vacaciones, en lugar de irte fuera, prueba a explorar tu ciudad o provincia. Seguro que descubres rincones interesantes que tenías frente a tus narices sin darte cuenta.

Si aun así echas de menos la rutina de irte de casa y pasar una temporada en un hotel, hazlo igualmente. Vete a un hotel mientras descubres tus alrededores. Al menos, ahorrarás en viajes y seguramente encontrarás buenas ofertas.

65. Coge el transporte público

En lugar de viajar en coche o pillar un taxi, coge el bus, el tren, el ferrocarril, el tranvía... Si tienes que viajar a menudo, descubrirás que hay billetes más económicos que estar reponiendo gasolina cada 2 por 3.

Si te aburres en el transporte público o temes perder mucho el tiempo en el trayecto, aprovecha el viaje para adelantar faena: corrige exámenes, repasa las lecciones del curso en el que estás inscrito, lee un par de capítulos de la novela, acaba con unos cuantos jefes finales en aquel juego para móviles o portátiles... o aprovecha y medita, que siempre es beneficioso.

66. Camina 

En lugar de coger el metro o el bus por unas cuantas paradas, planifícate bien el tiempo y echa a andar hacia tu próximo destino. No solo ahorras sino que además te pondrás en forma sin darte cuenta.

Aprovecha y, si vas con tiempo de sobras, toma desvíos, improvisa rutas o simplemente camina más despacio. Convierte este truco para ahorrar en un descanso del acelerado mundo que te rodea.

67. ¡O pedalea!

La otra opción más barata y saludable de moverte a diario es ir en bicicleta. De las actividades aeróbicas, es de las que más calorías puedes acabar quemando.

En el caso de que no tengas bicicleta, y no te apetezca comprar una, dependiendo de dónde vivas encontrarás servicios públicos de alquiler de bicis.

68. Prepara bocadillos para tus trayectos

Si pasarás mucho rato en el aeropueto o en un avión, es mejor prepararte tu comida como unos cuantos bocadillos. Y es que la comida en estos 2 lugares es brutalmente cara.

Lo mismo ocurre si viajas en tren; el servicio de comida o el vagón bar/resturante suelen tener precios muy elevados. Así que es mejor ser precavido y traerse la comida de fuera.

69. Organiza tu viaje

Si hasta ahora has dependido de agencias de viajes para la compra de billetes, reserva de hotel, planificación de la estancia... ha llegado el momento de hacerse un Juan Palomo turístico.

Acostúmbrate a organizar personalmente todos tus viajes. Te saldrá más barato y seguro que descubres opciones que no sabrías que existían de haber dependido de una agencia.

Finanzas

'El precio del poder'.

70. Utiliza la herramienta de ahorro de tu banco

Muchas apps o servicios webs de los bancos incluyen hoy en día herramientas pensadas para ayudarte a ahorrar.

Normalmente te permiten elegir o buen una cantidad máxima de dinero que puedes gastar durante cierto tiempo, o bien automáticamente te bloquean parte de tu sueldo.

71. Haz un curso gratuito sobre finanzas personales

Este truco va directamente enlazado con el de más arriba. Si mientras buscas cursos gratuitos encuentras uno sobre finanzas, apuntáte si tienes tiempo.

Estos cursos te enseñarán lo básico para controlar tu dinero y te ayudarán a entrenar a tu mente para que valore los efectos positivos a largo plazo del ahorro.

72. Invierte en calidad y no en cantidad

"Lo barato sale caro" es una frase remanida pero muy cierta. Si necesitas zapatos nuevos, por ejemplo, es mejor que solo te compres un par relativamente caro, pero de gran calidad, que adquirir 3-4 pares más baratos, pero que seguro que te duran menos tiempo.

En general, intenta hacer un poco de investigación para comprar productos que aguanten más tiempo antes de estropearse, pudrirse, romperse..., aunque eso signifique apoquinar unos euros de más. Comprarás menos, eso está claro, pero también descubrirás que gastarás con menos frecuencia.

73. Detecta los gastos hormiga

Los gastos hormigas son aquellos tan pequeños que por si mismo no abultan, pero pueden llegar a hacer mucho daño cuando los juntas.

Un gasto hormiga puede ser el café que te tomas fuera todas las mañanas, el helado que te comes como postre después de comer... Detectálos cuanto antes y busca una forma de recortarlos.

74. Evita endeudarte

Si es posible, evita endeudarte o pagar algo a plazos mientras estés en fase de ahorro. Un buen truco puede ser dejar la tarjeta de crédito en casa cuando sepas que la tentación llama a la puerta.

En caso de que tengas deudas, prioriza saldarlas lo antes posible. Una vez estés libre de ellas ya puedes reanudar tus planes de ahorro.

75. Revisa el número de tus tarjetas

Revisa las tarjetas de crédito que tengas activas, sobre todo si tienen comisiones por renovación o mantenimiento.

¿Las utilizas todas? ¿Te vale la pena tener tantas? Si la respuesta es "No", cancela las que no necesites. O al menos busca tarjetas sin comisiones.

76. Anota el dinero que te gastas

Anota en una libreta, o tu propio chat individual de WhatsApp, todo lo que te gastas, sin dejar un solo detalle. Si eres constante pasarán 2 cosas.

Por un lado, serás más consciente de los ámbitos en donde despilfarrás más dinero. Por otro lado, inconscientemente serás más cauto con los gastos para evitar reconocer por escrito que has fallado.

77. Crea un club del ahorro

¿Te has fijado que te cuesta menos perder peso, dejar de fumar... y cumplir objetivos en general cuando los emprendes en compañía? Hay personas que se motivan más si tienen aliados en sus tareas y misiones.

Si eres de este tipo de personas, crea un club del ahorro: reúne a amigos y familiares a los que también les cueste ahorrar, implementad tareas mensuales, quedad cada semana para compartir problemas y victorias, formad un chat de WhatsApp para pasaros trucos y consejos...

78. Confecciona un plan B

Seguro que te ha pasado: te planteas ahorrar x euros al mes. De repente, caes en tentaciones, llegan imprevistos, pagos que no recordabas... y descubres que es imposible llegar a esa cifra. ¿Qué haces? Pensar "Ya empezaré de nuevo el mes que viene" y pierdes la disciplina para ahorrar.

¡No hagas eso! Entrarás en un círculo vicioso de gastos sin control. Prueba crear un plan B: un objetivo menor de ahorro en caso de que el objetivo mayor no vaya a cumplirse. Por ejemplo, si no podrás ahorrar 200 euros al mes, activa el plan de al menos ahorrar 80 euros.

79. Convierte el ahorro extra en una recompensa

El gran problema de descubrir que has ahorrado con éxito durante un mes es querer darte una recompensa ecónomica. Es decir, darte un capricho de los caros que arruinará todos tus esfuerzos.

Cuando pilles a tu mente pensando "Te mereces una recompensa", adiéstrala para que reconozca que, en este caso, mantener el ahorro es una gran recompensa a corto, medio y largo plazo.

80. Busca una mejor tarifa para tu móvil

Hoy en día existen suficientes operadoras, y tipos de tarifa. Realiza una buena labor de investigación en busca de un plan más barato.

A veces descubrirás que tu misma operadora te ofrece un servicio más barato. En otras ocasiones no tendrás más remedio que cambiar a otro proveedor.

81. Actualiza semanalmente la trayectoría de tu meta mensual

¿Quieres un buen chute de motivación? El domingo por la tarde reserva unos minutos a ver cómo está yendo tu meta de ahorro o de gastos mensuales. Cuando veas que vas por el buen camino, te alegrarás y empezarás la semana siendo más consciente de tus impulsos.

Y en el caso de que la actualización revele que algo va mal, no te desanimes: aprovecha este momento de reflexión para averiguar qué gasto se ha ido de madre esta semana. Te ayudará a rectificar y a conseguir que muy pronto te sea más fácil ahorrar.

82. Sigue el lema "despacito y buena letra"

Un error a la hora de planificar objetivos para ahorrar (y obejtivos en general) es empezar a lo grande. Si quieres ahorrar 400 euros cada mes desde el día uno, seguramente fracasarás y creerás que eres incapaz de gastar menos.

Dale la vuelta. Plantéate ahorrar solo 50 euros más al mes. O 10 euros más a la semana. Empieza con la cifra factible más pequeña. Verás que entrar en un círculo vicioso que te permite alcanzar metas más y más ambiciosas.

83. Convéncete de que ganas menos

Imponte un recorte salarial para engañar a tu mente y hacerle creer que ganas menos. Es tan fácil como crearte una cuenta secudnaria a la que transferir automáticamente cada mes la cantidad de la nómina que planeas ahorrar.

Con la creación de esta cuenta secundaria ocurren 2 impactos positivos: no tocas tus ahorros guardados en la otra cuenta, e inconscientemente al ver que cobras menos tu mente activará de forma más eficiente su modo ahorro.

84. Aprende a pedir un descuento

¿Te llama una teleoperadora para ofrecerte un paquete de Internet? Pide un mejor precio. ¿Crees que ese piano que se vende en Wallapop es demasiado caro? Pide una rebaja.

Si te da vergüenza pedir algo así, piensa lo siguiente: lo peor que puede pasar si preguntas es que te digan "No" mientras que lo mejor que te puede pasar es que obtengas una rebaja suculenta. En cambio, si no preguntas no se pueden producir cambios, ni a peor ni a mejor.

Vida hogareña

'Señora Doubtfire'.

85. Lava la ropa del revés

Aunque parezca un consejo extraño, si lavas la ropa del revés conservarás mejor tanto el color como el dibujo que tenga.

De esta forma tanto las camisetas como los tejanos te durarán mucho más.

86. Cultiva tu propia comida

Da igual si tienes espacio para un pequeño huerto o solo tienes un balcón. Siempre hay oportunidades para cultivar tus propias frutas, verduras, hortalizas...

Además de resultar más barato, descubrirás que comer aquello que es tuyo te llena mucho más. Puede que hasta le acabes cogiendo el gusto.

87. Cuida aquello que es tuyo

En el mundo de la medicina se dice mucho esto de "Más vale prevenir que curar". Lo mismo se puede aplicar al mundo de la casa.

Es mejor dedicar tiempo a cuidar tu casa y todo lo que te pertenece ahora, aunque te lleve tiempo, que llevarte sustos desagradables en el futuro como reparaciones o aparatos que se rompen de la noche a la mañana,

88. Cuidado con la fecha de caducidad

Si un alimento ya ha pasado su fecha de caducidad recomendada, no lo tires todavía. Puede que todavía no se haya podrido.

Utiliza tus sentidos para determinar el estado del alimento: tu olfato y lo que veas te ayudará a tomar la decisión.

89. Arregla tu ropa

Si una prenda tiene un agujero, un desgarro, se ha deshilachado... ¡no la tires todavía!

Aprovecha la miríada de tutoriales gratuitos en Youtube para aprender cómo arreglar tu ropa. Te durará más y te ahorrarás comprar una prenda sustituta.

90. Realiza una rotación mensual de juguetes

Si tienes niños, seguramente cada mes te piden nuevos juguetes con los que entretenerse porque se han aburrido de los que ya tienen.

Para evitar este gasto mensual, realiza una rotación de los juguetes que tienes en casa. Deja algunos accesibles y guarda otros. Reemplaza los actuales cuando tus niños se cansen. Así la compra de juguetes nuevos no será ta frecuente.

91. No tires la comida

Si te descubres tirando mucho la comida, tienes 2 opciones. La primera es reducir la cantidad de comida que te hagas cada día. La segunda opción es reprovechar las sobras y hacer uso de ese aliado moderno llamado tupper.

Una buena forma de motivarte a dejar de tirar la comida es que, cuando vayas literalmente a echarla a la basura, te imagines que los restos son los billetes o monedas que te han costado.

92. Cocina más 

Es muy cómodo pedir comida a domicilio o irse al bar y al restaurante y aprovechar el menú del día. Unas pocas veces al mes no es mala práctica, pero si lo haces un par de veces a la semana, llegó la hora de recortar.

Cocinar siempre te saldrá más barato que las otras alternativas. Quizás creas que es cansado, pero no tienes que realizar platos elaborados cada día, y siempre puedes planificar bien la semana para cocinar un día de forma que te sobre para las próximas jornadas.

93. Cocina con eficiencia

Además de cocinar más, es importante hacerlo también con eficiencia. Por ejemplo, aprovecha el horno: si lo vas a utilizar, cocina más de un plato a la vez y no abras la puerta a mitad del proceso.

Si cocinas mucho con ollas, aprovecha las de presión ya que sus tiempos de cocción son más rápidos. En cuanto a las sartenes, tápalas después de cocinar para aprovechar el calor residual para el siguiente plato.

94. Planifica tu comida semanal

Una vez hayas dominado los anteriores trucos relacionados con la cocina, puedes probar de consolidarlo todo y planificar todo lo que comerás durante la semana.

Esta planificación quizás al inicio te parece pesada, pero te ayudará a crear un presupuesto alimenticio. Además, es una gran oportunidad para apostar por una alimentación más sana.

95. Comparte piso

Vivir en soledad tiene sus ventajas: puedes hacer lo que te dé la gana, comer lo que quieras y a la hora que quieras, y no se producirán batallas por qué ver en Netflix. El problema es que el alquiler te puede salir muy caro.

Si puedes, comparte piso para ahorrar en alquiler y en facturas. Si tienes pareja, cuestionáte si ha llegado el momento de dar el gran paso. Y si estás soltero pero tienes amigos en tu misma situación, habla con ellos por si os podéis ir a vivir juntos.

96. Múdate a un piso más barato

Si el precio del alquiler es tan elevado que te cuesta ahorrar, quizás ha llegado el momento de hacer las maletas.

El mejor baremo para escoger un piso más barato es ser sincero con el número de habitaciones que realmente necesitas. Si concluyes que puedes vivir en un piso más pequeño, ya tienes un buen motivo para mudarte.

97. Limpia la casa

Cada vez es más frecuente acudir a un servicio de limpieza para ahorrar esos domingos mañaneros de limpieza general. Es cómodo y te permite dormir más, pero en fase de ahorro puede comportar un gran gasto.

Aunque no lo parezca, tiene muchas ventajas limpiar personalmente la casa. Más allá del ahorro, ponerte en acción te ayudará a sentirte útil y te motivarás para completar otros objetivos. Asimismo, moverte, aunque sea por casa, desbloquea ideas y ayuda a encontrar inspiración.

Aparatos y electrodomésticos

'Friends'.

98. Optimiza el uso del agua

Si la factura del agua es muy elevada, existen muchas formas de optimizar su uso para que duela menos en los próximos meses.

Por ejemplo, ducháte en lugar de bañarte, cierra el grifo cuando te cepilles los dientes, instala doble descarga en el inodoro...

99. Instala un filtro de agua

Los filtros para los grifos atrapan los sedimentos y reducen la cantidad de cloro y otros contaminantes.

De esta forma ahorrarás comprar tantas garrafas de agua. La reducción de las botellas de plástico además ayudará al medioambiente.

100. Busca una alcachofa de ducha más eficiente

Tu gasto de agua mientras te duchas puede reducirse hasta un 60% con la alcachofa de ducha adecuada. 

Aunque muchas marcas te recomiendan su gama de alcachofas centradas en la alta presión, debes buscar precisamente las que tengan modo ecológico para el ahorro de agua. Son aquellas que tienen una opción que reduce el flujo para ahorrar su consumo.

101. Optimiza el uso de la nevera

La nevera es un electrodoméstico que más gasta debido al uso diario que le das. Para evitar que te infle la factura de la luz, aseguráte de cerrar su puerta lo más rápido posible, ya que cuando se tiene mucho tiempo abierta se incremente la temperatura del interior y se gastará más energía para alcanzar la temperatura óptima.

Hablando de temperatura adecuada, lo ideal es tener el frigorifico a 5º C y el congelador a -18º C. Ah, y no olvides limpiarlo regularmente: solo 3 milímetros de escarcha acumulada en las paredes del congelador aumentan su consumo enérgetico en un 30%.

102. Prioriza el microondas antes que el horno

Si es posible, utiliza el microondas para calentar la comida en lugar del horno. El primero gasta menos energía que el segundo; en concreto el ahorro energético puede ser del 60%-70%.

En este sentido, ten en cuenta que el microondas tiene más usos creativos y sorprendentes de lo que crees. Seguro que lo estás infrautilizando.

103. Lava en frío

La lavadora es otro de los electrodomésticos que más incidencia tiene en tu factura de la luz. Por suerte, siempre existen trucos para reducir su consumo energético.

Por ejemplo, opta por los programas de lavado en frío. Reducirás el gasto en un 85%, una rebaja preciada en estos días que corren.

104. Aprovecha el buen tiempo que hace para secar la ropa

Aunque la secadora es una buena ayudante para secar la ropa rápido y olvidarte cuanto antes, puede convertirse en una enemiga cuando estás en plan ahorro.

Si hace un buen día, aprovecha y tiende la ropa fuera en lugar de usar la secadora. Es una opción más ecológica y barata. Quizás requiere algo más de tiempo y esfuerzo por tu parte, pero merecerá la pena.

105. Saca solo la plancha cuando haya mucho por planchar

Si eres de los que saca la plancha solo cuando tiene 2 o 3 prendas por planchar, ha llegado el momento de hacer un cambio de hábitos.

Para minimizar todo lo posible el gasto energético que representa el uso de la plancha, usála solo cuando tengas mucha ropa arrugada. Deja las prendas con menos arrugas para el final y apaga la plancha 5 minutos antes de acabar para servirte de su calor residual en lugar de gastar más luz.

106. Ajusta el termostato

En invierno, ponlo a unos 20 °C y en verano que no pase de los 25 °C. Ten en cuenta que por cada grado más que pongas, la factura puede subir hasta un 8%.

Si en verano pasas calor pese a tener el aire a 25 °C, existen un monton de trucos y consejos caseros para pasar unos meses más fresquitos.

107. Limpia los filtros y las ventilaciones de tus aparatos

La gran mayoría de las reparaciones de los aparatos de aire acondicionado se debe que no se ha limpiado con frecuencia su filtro. 

Imagina lo que te ahorrarías en reparaciones de todos tus aparatos y electrodomésticos si te propusieras realizar una limpieza general al menos una vez al mes.

108. Apaga las luces y dispositivos

Cada vez que salgas de una habitación, apaga las luces si sabes que no regresarás en un tiempo. Lo mismo con los aparatos electrónicos como el ordenador, las consolas...

En este sentido, intenta también aprovechar al máximo la luz natural. Son pequeños cambios que te ayudarán a recortar notablemente la factura de la luz.

109. Divide la ropa según su grado de suciedad

Cuando te toque poner la lavadora, divide las prendas en grupos según su nivel de suciedad.

El objetivo no es apesadumbrarte al ver lo sucio que está todo, sino administrar mejor el jabón o los programas de lavado.

Otros artículos interesantes:

Estos son los trucos de cocina que te ahorrarán tiempo a la hora de preparar tus comidas favoritas

4 trucos para ahorrar dinero cuando pidas comida a domicilio

Cómo ahorrar 5.000 euros al año sin esfuerzo

Te recomendamos