Así puedes estirar al máximo tu sueldo: por qué un fin de mes sin apuros es perfectamente posible

IVA o IRPF cual supone más dinero
Getty Images

Getty Images

  • Acostumbrarse a tener un hábito de ahorro es una tarea pendiente para muchas personas.
  • Hay fórmulas para poder estirar tu sueldo lo máximo posible sin comprometer la planificación financiera ni el dinero que puedes ahorrar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ahorrar dinero siempre es uno de los propósitos clave a nivel individual de cada año. 

Una de las cuestiones esenciales que se hacen muchas personas es cómo puede construirse el hábito del ahorro y cuáles son las cantidades que tienen que apartar cada mes. El objetivo suele ser vivir cómodamente, sin agobios, y conseguir la libertad financiera. En otras palabras, gozar de salud económica

Las recomendaciones suelen pasar por lo mismo: ajustar el gasto, automatizar el ahorro, no gastar más de lo que se ingresa, generar ingresos pasivos, planificar, hacer un presupuesto, elaborar un fondo de emergencia y un largo etcétera. 

En este sentido, una de las preguntas que algunas personas se hacen es cómo se puede estirar el sueldo lo máximo posible, teniendo en cuenta el volumen de ahorro que se han trazado como un objetivo financiero realizable. Más aún cuando la pandemia no ha arreciado del todo. 

Al tiempo que la campaña de vacunación avanza, la economía aún sigue teniendo algunas incertidumbres. Ante esta situación, muchas personas buscar ser los más conscientes posibles de su economía doméstica, logrando ahorrar lo que se pueda a final de cada mes. Es un objetivo que, en algunos casos, suele costar. 

Conseguir que el sueldo llegue al 30 o al 31 de cada mes para muchos es casi un rompecabezas, aunque realmente debería ser algo natural que ocurriera sin esfuerzo. 

La meta es conseguirlo de forma fácil. De este modo, hay una serie de pautas para llegar a fin de mes sin quedarte con la cuenta a cero. Dicho de otra forma, estirar tu salario lo máximo posible sin que llegues asfixiado al final de cada mes

3 pasos a seguir que pueden ayudarte a conseguir las metas

La primera recomendación se centra en seguir 3 pasos para poder hacer frente a los retos que puedes tener con tu dinero.

Primeramente, necesitas hacer un presupuesto mensual doméstico. De esta manera, fijarás cuáles son tus ingresos y gastos fijos mensuales. Bajo esa idea tan simple conocerás qué saldo te queda disponible del sueldo después de pagar la vivienda (alquiler), suministros, préstamos (hipoteca), etc.

A continuación, el foco de atención debes centrarlo en los gastos variables. Es decir, dividir el dinero que queda entre lo que vas a utilizar para vivir (gastos necesarios, como alimentación), lo que vas a destinar a ocio —y caprichos— y lo que emplearás para ahorrar

No hay que ponerse una cifra demasiado ambiciosa de ahorro. La cantidad óptima es aquella con la que te sientas confortable y sepas que puedes alcanzar. El dinero debería retirarse de la cuenta y guardarla en otra para ir haciendo hucha y no tener la tentación de malgastarlo.

Por último, es momento de ver dónde puedes hacer recortes sin que eso suponga drama alguno. Si haciendo estos cálculos ves que no eres capaz de llegar, entonces es momento de ver dónde puedes hacer recortes. 

Quizá en los gastos fijos no haya mucho margen (aunque conviene revisar facturas y mirar otras tarifas de suministros), pero sí en los variables. Es posible que estés gastando demasiado en ocio y en otras cosas no tan necesarias o caprichos; y justamente ahora, podría ser el momento de ajustarse un poquito para llegar airoso al último día del mes.

No llegar apurado a final de mes es viable

Hay que tener consciencia de dónde se están cometiendo los errores en tus finanzas personales. Si compras demasiada ropa al mes, si comes mucho fuera de casa, si pides demasiado a domicilio, etc. 

Míralo con detalle, ni necesitas tanta ropa, ni hace falta que gastes tanto en comer fuera cuando puedes cocinar en casa mucho más sano y barato.

Un capítulo aparte está en los servicios de suscripciones. Echa un vistazo a cuánto dinero empleas cada mes en suscripciones a televisión por internet, gimnasio, música en streaming, información online o apps.

Sé honesto contigo mismo y si sabes certeramente que no usas alguna de ellas tanto como deberías, cancélala ahora mismo. Pese a que sean unos pocos euros, todo suma. 

Asimismo, en el transporte también puedes aplicar recortes. Si estás teletrabajando, plantéate dejar de comprar abono mensual de transporte público, si ibas a la oficina de esta forma, porque es una cantidad importante que puedes ahorrarte. Y si tienes coche y lo necesitas para desplazarte al trabajo, intenta no tocarlo los fines de semana. 

Por último, para ajustar un poco más los gastos variables te puedes marcar una cantidad semanal máxima para gastar

Así, se reparte el dinero mensual en función de los planes de cada semana; así te amoldarás a esa cifra más cómodamente. Por tanto, es mejor quedarse corto que ponerse una cantidad elevada, así serás más consciente de lo que gastas.

Otros artículos interesantes:

Amortizar deuda o invertir tu dinero: las claves para saber qué es lo mejor para tus finanzas

¿Se puede vender un piso con deudas pendientes? Todas las respuestas que debes conocer

Estos son los impuestos que tienes que pagar y que debes tener en cuenta si alquilas tu casa

Te recomendamos

Y además