Por qué los fabricantes de coches están perdiendo el control de sus sistemas de infoentretenimiento en favor de Apple y Google

Apple Carplay

Getty

  • Hasta ahora, la mayoría de los fabricantes han intentado integrar sus propios sistemas de infoentretenimiento en sus coches. 
  • Sin embargo, cada vez son más los que desisten y dejan el campo libre a Apple y Google.
Análisis Faldón

Porsche será uno de los primeros fabricantes en integrar el nuevo sistema Apple Carplay en sus coches. El sistema no se limitará a ofrecer una interfaz diferente en el sistema de infoentretenimiento; la versión que se lanzará este año controlará todo el habitáculo del coche, incluidas las pantallas del salpicadero. 

También será posible manejar las funciones de confort a través de la interfaz de Apple. Porsche no será el último fabricante en conceder a Apple este acceso; otros fabricantes confían desde hace tiempo en los servicios de Google.

Los sistemas de infoentretenimiento son ahora la pieza central del interior de los coches. Cuanto más grande sea la pantalla y más funciones tenga, mayor será el valor percibido de un coche. Pero para muchos fabricantes de automóviles, éste es precisamente el problema. 

No tienen ni los conocimientos ni el personal para desarrollar servicios basados en software. Los fabricantes de coches no son empresas de software, y no han sabido gestionar la transformación.

Volkswagen ha fracasado hasta ahora con su propio software

El mejor ejemplo de lo difícil que es esto viene de Volkswagen. El sistema operativo VW, que debía ser desarrollado íntegramente por la filial Cariad, le ha costado a la empresa cuatro presidentes diferentes y miles de millones en los últimos seis años. Entretanto, gran parte del desarrollo se ha subcontratado a Bosch y Continental. 

Por supuesto, desarrollar su propio software tiene sus ventajas. Se mantiene el control total y se pueden desarrollar funciones exclusivas que les distingan de la competencia. También tiene acceso a todos los datos y no depende de un proveedor

Pero, por otro lado, están los costes de desarrollo y, sobre todo, el mantenimiento a largo plazo del software, que debe garantizarse durante toda la vida útil de un vehículo.

Es más fácil si dejas que los clientes pongan su propio terminal. El fabricante suministra una estructura básica de hardware y un software básico fácil de producir que no hace otra cosa que asumir las funciones más importantes en caso de que no se pueda conectar un smartphone. Esto cuesta muchos menos recursos y es más fácil de mantener.

Los nuevos coches de Xiaomi ya están aquí, ¿son un problema serio para la industria?

La idea que hay detrás también tiene sentido. Al fin y al cabo, casi todo el mundo se sube a su coche con su smartphone. Para el cliente también se plantea la cuestión de si debe adaptarse al coche o si sería mejor que el coche y su software se adaptaran a él.

Las variantes de infoentretenimiento de Apple y Google son familiares para el usuario y puede utilizar sus aplicaciones personalizadas en el coche. Las entradas del calendario se transfieren, al igual que los datos de los contactos, que pueden vincularse fácilmente al sistema de navegación.

Para los fabricantes de software, la mayor integración ofrece naturalmente diversas ventajas. En el sector B2B, hay nuevos clientes y un mercado completamente nuevo. El mercado de apps que está surgiendo en torno al nuevo software, adaptado específicamente a los automóviles, permite además generar miles de millones en todo el mundo. Los desarrolladores de aplicaciones también se beneficiarán de ello.

Las ventajas superan a los inconvenientes para los clientes

Por supuesto, también hay desventajas. Para los fabricantes, el posible triunfo de Apple y Google significa que solo tendrán un acceso limitado a los datos de sus clientes. También perderán los ingresos de las ofertas que actualmente se generan a través de los sistemas de infoentretenimiento. 

Esta será una de las razones por las que algunos fabricantes prefieran confiar en sus propias soluciones.

Pero la cuestión es si los fabricantes conseguirán mantener a los clientes en su propio ecosistema digital. Mercedes y BMW sin duda lo intentarán. Esto también tiene que ver con la imagen que los fabricantes quieren vender. 

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees? Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Un sistema de infoentretenimiento uniforme e igual en todos los coches no se corresponde con la imagen premium que quieren vender. Esto es comprensible, pero los fabricantes también deben ofrecer servicios que cumplan el reclamo premium y sean exclusivos de sus propios vehículos. Esto solo será factible si se invierten más recursos financieros en el desarrollo del software.

Ya está claro que Apple y Google son los grandes vencedores en la batalla por la supremacía de los sistemas de infoentretenimiento. La mayoría de fabricantes como Opel, Ford, Renault y Peugeot ya se están centrando en la política de "usa tu propio dispositivo". 

Como el margen de los coches de gama media en particular es relativamente bajo, apenas hay otras opciones. En última instancia, sin embargo, esto solo tiene ventajas para los clientes. Ya no tendrán que preocuparse de los complicados conceptos de funcionamiento de un sistema de infoentretenimiento y siempre llevarán consigo sus datos.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.