Mi bebé no para de mover los brazos y las piernas: ¿cómo puedo saber si le pasa algo?

Un bebe sonríe y mueve sus brazos.

Pixabay

  • Es absolutamente normal ese movimiento continuo en los brazos y las piernas de los bebés. 
  • A los 2 meses comienza a elevar la cabeza durante unos segundos y sentado empieza a sujetarla, aunque todavía inestable.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Si has sido padre o madre recientemente (y no te has informado antes en demasía) te habrá sorprendido que tu bebé recién nacido no para de mover sus brazos y sus piernas

Incluso habrás visto esa curiosa y graciosa (hasta que se pone a llorar) escena en la que no es capaz de encontrarse la manita para chupársela. Pero, ¿por qué sucede esto? En la Guía Práctica para Padres (desde el nacimiento hasta los 3 años) de la Asociación Española de Pediatría (AEP) repasan las diferentes fases por las que pasa el desarrollo psicomotor de los recién nacidos.

En los primeros años de vida de un bebé, explican, “se produce la mayor adquisición de habilidades desde el punto de vista motor, de desarrollo de los sentidos y del lenguaje, y de relación con el entorno que nos rodea”. Las diferentes habilidades que adquiere el bebé se dividen en 4 tipos. En este artículo se mencionan los 2 primeros:

  1. Motor grosero o control de la postura. 
  2. Motriz coordinado.
  3. Lenguaje.
  4. Habilidades sociales. 

Desarrollo motor grosero o control postural

Recién nacido

  • Sus piernas están flexionadas y encogidas sobre el abdomen.
  • Sus brazos permanecen flexionados, con las manos cerradas y la cabeza pegada a la cuna.
  • Puede permanecer inmóvil durante mucho tiempo.
  • Casi al mes, los brazos se extienden, las manos pueden entreabrirse y las piernas adquieren una posición similar a la de rana.
  • Tumbado bocabajo, sobre su abdomen, hace movimientos de reptación y puede girar la cabeza.
  • Tumbado bocarriba, patalea alternativamente.
  • Sentado, su tronco y cabeza se caen hacia delante.

Niños de un mes

  • Se observa mejor coordinación de la succión y deglución.
  • Persiste una posición corporal en flexión con inestabilidad de la cabeza.
  • Sus movimientos son bruscos y descoordinados.
  • Gira la cabeza y durante unos segundos puede separarla de la cuna.
  • Da pequeñas patadas y los codos se mantienen todavía flexionados.

Siete cosas que crees que necesitas comprar para tu bebé y que puede que no te hagan falta, por experiencia propia

2 meses

  • Apoyado sobre su abdomen, comienza a elevar la cabeza durante unos segundos y sentado comienza a sujetarla, aunque todavía inestable.
  • Apoyado sobre su espalda, patalea con fuerza de forma alternante y simétrica. 

Alrededor de los 3 meses

  • Sus movimientos son más coordinados.
  • Mejora la sujeción de la cabeza, pudiendo elevarla con mayor facilidad y durante más tiempo.
  • También es capaz de flexionar y extender sus piernas.

Próximo a los 4 meses

  • Cuando se le intenta sentar, su cabeza ya va alineada con el tronco y ya es capaz de sujetarla.
  • Boca abajo puede levantar el tronco apoyándose en los antebrazos y, con el paso de las semanas, apoyándose también en las palmas de las manos.

A los 5 meses

  • Presenta más movimiento en brazos y piernas.
  • Intenta tocar sus piernas con las manos.
  • Inicia el giro lateral o volteo del tronco.
  • Al intentar sentarlo colabora, avanzando su cabeza con relación al tronco.

El bebé de 6 meses

  • Puede mantenerse sentado con un mínimo apoyo de sus manos por delante.
  • Tumbado bocarriba, si se le ofrece un dedo, puede levantarse y quedarse sentado.
  • Su espalda está cada vez más recta y voltea para ambos lados con mayor facilidad.
  • A esta edad también empieza a coger e inspeccionar sus pies, pudiendo llevarlos a la boca. 

En los sucesivos meses mejora la estabilidad mientras está sentado, y se desplaza dándose la vuelta con más facilidad.

A los 9 meses

Ya es capaz de reptar sobre el abdomen para avanzar hacia delante e intentar gatear. No es obligado el gateo para ponerse de pie ni para iniciar la marcha.

Puede comenzar a ponerse de pie, tomando un punto de apoyo y, aunque al principio suele caerse rápidamente, poco a poco comienza a mantener el equilibrio durante algunos segundos.

Esta es la temperatura ideal para una habitación de bebé en verano

Durante los próximos meses continúa mejorando el equilibrio en las diferentes posiciones, sentado o de pie. Del mismo modo, mejora el paso de tumbado a sentado y de sentado a de pie. La forma en la que el bebé empieza a caminar es muy variable, pudiendo reptar, gatear, rodar sobre sí mismo, desplazarse sobre las nalgas o lateralmente con un apoyo en los muebles. Algunos niños se ponen de pie y caminan sin pasar por ninguna de estas etapas.

Desarrollo motor coordinado

Bebé de 0 a 6 meses

El recién nacido mantiene las manos completamente cerradas casi todo el tiempo. De forma refleja, hasta casi los 3 meses, cuando se coloca algo dentro de su mano abierta, cierra y aprieta su puño.

Al mes va disminuyendo la tendencia a tener las manos cerradas. De forma involuntaria puede alcanzar la boca con su mano. Con el paso de los días, las manos se mantienen frecuentemente abiertas. 

¿Hay alguien preparado para tener un hijo? 7 consejos para padres primerizos

A los 3 meses, cuando se coloca un objeto en contacto con la mano cerrada, la abre, y lo retiene unos instantes. Comienza el interés por sus dedos y sus manos, las mira y puede llevárselas a la boca. Empieza a juntarlas y las acerca hacia los objetos.

Alrededor de los 5 meses coge cosas con las 2 manos, aún de forma imprecisa. Todavía tiene dificultad para coger los objetos próximos, pero finalmente es capaz de llevárselos a la boca.

Bebé de 6 a 12 meses

La capacidad de prensión mejora a los 6 y 7 meses, utilizando cada vez más el dedo pulgar e índice para coger las cosas que le interesan. Puede que sepa utilizar un vaso para beber. Comienza a mantener un objeto en cada mano, lo pasa de una a otra y lo suelta cuando quiere. Inspecciona su entorno más cercano a través de sus manos, jugando con ellas y con sus pies.

A los 9 meses, el bebé puede hacer una pinza cada vez más perfecta utilizando los dedos pulgar e índice de la mano. Este último le sirve para inspeccionar los detalles de todos los objetos que alcanza, así como para señalar aquello que le llama la atención. Puede ofrecer el objeto que sujeta en sus manos, sin llegar a darlo. Se divierte golpeando y lanzando los objetos. La coordinación visual y manual es fundamental para el desarrollo de las actividades manipulativas. 

Otros artículos interesantes:

Esto es lo que provoca el hipo en los bebés y así puedes evitarlo

Las razones por las que se le cae el pelo a los bebés recién nacidos y cuándo sale el cabello definitivo

Los bebés y niños menores de 3 años transmiten el virus con más facilidad dentro de los hogares que los adolescentes, según un reciente estudio