China se adelanta a Europa y lanza su pasaporte digital para certificar que los viajeros están vacunados o han dado negativo en pruebas del coronavirus

Aeropuerto.

REUTERS/Dinuka Liyanawatte

  • China también está desplegando un pasaporte inmunitario para certificar que los viajeros que entran en el país están vacunados contra el COVID-19.
  • Se suma a países como Bahrein o Israel, o a la propia Unión Europea, que presentará el próximo 17 de marzo su propuesta de certificado de vacunación digital.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Comisión Europea presentará el próximo 17 de marzo su propuesta para crear un pasaporte de vacunación. Será una herramienta digital con la que los ciudadanos europeos podrán moverse libremente por el continente, al demostrar que ya son inmunes al COVID-19.

Todavía se desconocen muchos detalles y expertos en ética o derecho tecnológico han advertido de los principales desafíos que presenta el proyecto. Podría generar desigualdad al aprobarse un certificado de estas características cuando la mayor parte de la población todavía no ha tenido la oportunidad de vacunarse con ninguno de los fármacos que ya se están distribuyendo para hacer frente a la pandemia.

Mientras Europa se sumerge en este debate con la idea de tener este pasaporte listo para la campaña turística de verano, China se adelanta.

Reuters explica este martes que el gigante asiático ya está desplegando su propio certificado digital para los viajeros transfronterizos que visiten el país. El pasaporte chino incluye detalles sobre qué vacuna se ha puesto el viajero, así cómo sobre los resultados de las pruebas del coronavirus que se haya hecho.

El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, advirtió el domingo que el objetivo de este pasaporte digital es también poder verificar que los ciudadanos y viajeros que pisen territorio chino han dado negativo en pruebas PCR o test de antígenos sobre el coronavirus. El despliegue de este certificado coincide con que se han levantado algunas restricciones en el país, como la cuarentena obligatoria a la que se tienen que someter los viajeros recién llegados.

El sector turístico se aferra a un pasaporte sanitario europeo, pero algunos expertos advierten que un sello en una cartulina puede ser igual de útil y menos problemático

Aunque la página web del Departamento de Asuntos Consulares del Ministerio de Exteriores chino ha determinado qué datos sanitarios incluirá este certificado, ahora falta saber qué países reconocerán este instrumento.

Otros estados, como Bahrein, han lanzado ya sus propios pasaportes. En el país del Golfo la app que sirve como pasaporte de vacunación es la misma que se utilizó para rastrear contactos y frenar posibles brotes o contagios asintomáticos de COVID-19. Las apps de rastreo en Europa han tenido un impacto despreciable en el control de la pandemia debido a la falta de cooperación institucional en algunos estados, como es el caso de España.

El pasaporte de Bahrein incluye el nombre del ciudadano y otros datos como su fecha de nacimiento, nacionalidad, o qué vacuna se le ha inoculado. Los funcionarios pueden comprobar la veracidad de dichos datos leyendo un código QR que ofrece la app.

También Israel ha desplegado su propia versión de un certificado de vacunación, pero no solo pensado para viajeros internacionales: la app se utiliza incluso para entrar en establecimientos y gimnasios, hasta el punto de que muchos ciudadanos no pueden acceder a determinados servicios si no enseñan el código QR que valida su condición de inmune al COVID-19. Esto ya ha provocado protestas en Tel Aviv. El Gobierno ha defendido que la falsificación de este certificado puede suponer penas de cárcel.

En Europa habrá que esperar hasta el 17 de marzo para conocer los detalles sobre el pasaporte de inmunidad sobre el que se trabaja. El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunció hace unos días que el Consejo Europeo ya había conseguido un acuerdo sobre qué datos se emplearían en este certificado digital, pero no se conocieron más detalles.

La UE teme que Google o Apple se adelanten con los pasaportes de vacunación si no se dan prisa

Este pasaporte de vacunación conlleva una serie de desafíos. Si bien es cierto que será una herramienta tecnológica que nace con rango de ley, lo que supone varias garantías, existen dudas sobre si Europa será capaz de implementar este instrumento en un plazo tan acelerado como el que manejan: países como España quieren que esté en funcionamiento de cara a verano para reactivar el turismo, sector del que depende la economía nacional.

Acelerar los trámites con una herramienta de estas características impide que se profundice en un debate que dibujan varios expertos también consultados por Business Insider España. Una cartulina con un sello implicaría menos riesgos a la privacidad, teniendo en cuenta lo que supone incluir datos de salud —protegidos como una categoría especial en el RGPD— en una base de datos tecnológica.

Las grandes compañías turísticas españolas, por su parte, depositan todas sus esperanzas en que el experimento del pasaporte de vacunación salga bien.

Otros artículos interesantes:

La OMS descarta publicar el informe provisional sobre el origen del coronavirus en China: varios expertos piden una nueva investigación que incluya la teoría de la fuga del virus de un laboratorio

Funcionarios estadounidenses creen que Rusia ha lanzado una campaña de desinformación contra la vacuna de Pfizer para impulsar la suya

Así será la Semana Santa 2021: cierre perimetral y toque de queda a las 22:00