Si Airbnb consigue sobrevivir a la crisis del coronavirus volverá con un negocio más próspero y fuerte, según los analistas

Brian Chesky, CEO de Airbnb.
Brian Chesky, CEO de Airbnb.
Kurt Krieger/Corbis vía Getty Images
  • Airbnb se ha visto gravemente perjudicada por la pandemia del coronavirus y la recesión económica, con clientes que cancelan sus reservas en masa.
  • Pero la empresa podría salir de esta crisis más fuerte que nunca, según contaron los expertos en negocios a Business Insider.
  • La multinacional tiene un modelo de negocio eficaz, es líder de su sector y, a diferencia de las cadenas hoteleras con las que compite, es capaz de adaptarse rápidamente a los cambios de la demanda.
  • Aún así, Airbnb tendrá que superar algunos obstáculos antes de poder prosperar de nuevo, como la probable necesidad de recaudar dinero en medio de la crisis y la necesidad de apoyar y apaciguar a los administradores de propiedades a los que ha perjudicado y enfurecido con un reciente cambio de política.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Lo que no te mata te hace más fuerte. Así lo dice la canción, y lo mismo podría terminar siendo cierto para Airbnb con respecto a la crisis del coronavirus.

La organización se ha visto gravemente perjudicada durante la pandemia, al igual que el resto de la industria del turismo. Pero, suponiendo que sobreviva a la recesión provocada por la crisis del brote, que la gente vuelva a los hábitos de viaje que tenía y que sea capaz de mantener en gran medida a sus propietarios —nada de lo cual es seguro— Airbnb podría terminar en una posición competitiva mejor que la que tenía antes de que nadie oyera hablar de COVID-19, tal y como han asegurado los expertos a Business Insider.

"Serán como [Arnold] Schwarzenegger", dijo Mohan Sawhney, profesor clínico de marketing en la Escuela de Administración Kellogg de la Universidad Northwestern. "Volverán".

En este momento, puede que no parezca tan obvio. En respuesta a la pandemia del coronavirus, la mayor parte del mundo está bajo confinamiento, lo que limita el movimiento de viajeros. Con la caída de la demanda, las aerolíneas han cancelado miles de vuelos, y las compañías hoteleras están despidiendo a decenas de miles de trabajadores.

Por lo tanto, el mercado de estancias a corto plazo, está igualmente abatido. Las reservas para estadías en Estados Unidos que debían comenzar entre el 18 de marzo y el 7 de abril están teniendo un 90% de cancelaciones, según datos de AirDNA, una firma de investigación de la industria. Mientras tanto, las nuevas reservas han caído estrepitosamente, según los datos de AirDNA. Con pocos ingresos, Airbnb ya está perdiendo cientos de millones de dólares, informó The Information.

Leer más: 38 fotos que reflejan cómo han cambiado los lugares más turísticos del mundo con el confinamiento por coronavirus

Airbnb tiene un modelo de negocio probado

A pesar de ello, Sawhney y otros analistas confían en que, si bien muchas empresas pueden fracasar en la crisis actual, Airbnb tiene una buena oportunidad de sobrevivir e incluso prosperar después de ella.

"Airbnb no es como el restaurante de tu barrio", dijo David Hsu, profesor de administración en la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania. "Esta es una empresa que tiene un modelo de negocio probado y eficaz. Funciona. Después de este episodio, volverán a ser una plataforma líder que conecta a los anfitriones con los clientes".

A diferencia de las cadenas hoteleras con las que compite, la compañía es capaz de ofrecer alojamiento en todo el mundo sin ser propietaria o pagar alquiler de esas propiedades y sin tener que pagar para dotarlas de personal de oficina o de personal de limpieza o mantenimiento.

En cambio, ofrece una especie de mercado digital, emparejando a los viajeros con los administradores de propiedades —un modelo que eBay hace años demostró que podría ser significativamente rentable. De hecho, se dice que la propia Airbnb era rentable, al menos hasta hace poco.

La organización gana dinero cuando la gente reserva alojamiento a través de su servicio, cobrando honorarios equivalentes a cerca del 12% del total que pagan los viajeros. Aún mejor, frecuentemente retiene gran parte de la cantidad total que los viajeros pagan hasta que se registran, dándole una fuente extra de dinero en efectivo durante las horas normales, dijo Scott Shatford, CEO de AirDNA.

Su falta de costes fijos significa que los gastos de la compañía deben subir y bajar en gran medida con sus ingresos, lo que la hace más capaz de soportar una recesión, dijeron los analistas.

En comparación con las cadenas hoteleras, "en realidad tienen más de un modelo a escala, a escala reducida", dijo Hsu. "Esa es la belleza de la plataforma", continuó.

Leer más: Booking devolverá el dinero de las reservas de hoteles no reembolsables

Airbnb se puede adaptar más fácilmente que los hoteles

Su falta de costes fijos también la hace potencialmente más adaptable a las tendencias. A raíz de la epidemia, hay poca demanda de alquileres de vacaciones a corto plazo. Pero ha habido una creciente demanda entre algunos alquileres vacacionales a largo plazo en lugares fuera de las grandes ciudades como Nueva York, donde el contagio se está extendiendo rápidamente. Las estancias más largas de 30, 60 o incluso 90 días constituyen ahora casi la mayoría de las reservas en Airbnb y otros sitios de alquiler a corto plazo, según Shatford.

El servicio de la compañía ha acomodado rápidamente ese cambio en la demanda, con los anfitriones modificando sus términos de servicio para permitir estancias más largas. Eso es algo que a una cadena de hoteles le costaría mucho trabajo igualar.

"Una de las cosas bellas de ser una empresa tecnológica es que pueden cambiar algo rápidamente", dijo Shatford.

Otro factor que hace que los analistas sean optimistas sobre el futuro de Airbnb es que tiene una marca muy conocida y domina su sector del mercado de los viajes. Aunque la organización tiene competidores como Expedia's Vrbo y Booking.com, la mayoría de las reservas de alquiler a corto plazo se hacen a través de su servicio. Y se ha convertido en el principal destino de los viajeros que buscan este tipo de alojamiento.

"Cuando la industria de viajes se recupere, los huéspedes y anfitriones probablemente regresen a la plataforma, aunque solo sea por esas razones", dijo Shatford.

"Airbnb todavía tiene la mayoría de la demanda" de reservas a corto plazo, dijo. "En realidad no hay demasiadas opciones de adónde ir", continuó.

Leer más: El sector del turismo pierde alrededor de un millón de empleos al día por la crisis del coronavirus

No hay garantías

Aún así, no hay garantía de que Airbnb vaya a sobrevivir. El descenso relacionado con la pandemia ya está disparando el desempleo, lo que probablemente deprima aún más la demanda incluso una vez que el brote disminuya.

Con pocas reservas nuevas, los ingresos y el flujo de caja de Airbnb probablemente se han visto gravemente limitados. Casi seguro que esa situación ha empeorado por la promesa de la empresa de ofrecer a los clientes reembolsos completos —incluidas sus tarifas de servicios— cuando cancelen sus reservas como consecuencia de la epidemia. Además de gravar su cartera, la empresa ha prometido pagar a los anfitriones unos 250 millones de dólares para cubrir parcialmente esas reservas perdidas.

"Creo que esta es una amenaza existencial para Airbnb en este momento", dijo Rob Siegel, profesor de gestión en la Escuela de Negocios de Stanford.

Airbnb tenía alrededor de 3.000 millones de dólares en efectivo en sus arcas en febrero, según un informe reciente de The Wall Street Journal. Para conservar esa reserva, ha congelado sus gastos de marketing y está recortando severamente la contratación de nuevos trabajadores, según The Information.

Aún así, para superar la crisis, la empresa probablemente necesitará recaudar más fondos, dijeron Siegel y otros analistas.

Airbnb había planeado salir a bolsa este año, un movimiento que le permitiría recaudar dinero vendiendo acciones en el mercado abierto, en lugar de a inversores privados. Pero el colapso de su negocio y del mercado de valores como resultado de la pandemia han hecho fracasar ese plan, según los analistas.

"La oferta pública inicial está cancelada para el futuro inmediato", dijo Sawhney.

Eso significa que la empresa tendrá que pedir dinero prestado o vender acciones en el mercado privado —probablemente con una valoración muy reducida— para obtener dinero en efectivo. La empresa ya ha reducido internamente su valor estimado de los 31.000 millones de dólares que tenía en el momento de su última ronda de recaudación de fondos en 2017 a 26.000 millones de dólares, según el Financial Times.

Leer más: El aumento del paro por el coronavirus en España o Estados Unidos no ha hecho más que empezar, según los expertos

Los anfitriones están molestos

Suponiendo que Airbnb consiga el dinero suficiente para sobrevivir hasta que la economía y la industria del turismo se recuperen, tendrá que hacer otra cosa para sobrevivir y prosperar, según los analistas: aplacar y apoyar a sus anfitriones. Sin los anfitriones listando sus espacios, Airbnb no tendría nada que vender a los consumidores.

Generalmente, Airbnb permite a los administradores de propiedades establecer sus propios precios y términos para sus listados. Pero el mes pasado, cuando la epidemia del coronavirus se agravó, la compañía anuló las políticas de cancelación de los anfitriones para permitir que los huéspedes cancelaran sus reservas y obtuvieran un reembolso completo, sin hacer preguntas. La decisión enfureció a muchos administradores de propiedades, en parte porque la compañía no les consultó antes de reemplazar sus políticas y el coste de los reembolsos cayó en gran parte sobre ellos.

A raíz de la decisión, algunos anfitriones han amenazado con demandar a Airbnb. Otros están considerando la posibilidad de incluir sus propiedades en otros servicios, como Vrbo, o salir del negocio de alquileres a corto plazo por completo y arrendar sus espacios a inquilinos a largo plazo.

"Los anfitriones sienten que Airbnb rompió su promesa, rompió su contrato con ellos. Necesitan ganar confianza con sus anfitriones principales de nuevo", dijo Shatford.

Leer más: El coronavirus está paralizando muchas industrias pero los negocios de lujo están en auge: jets, yates privados y spas disparan sus paquetes contra la ansiedad

No está claro cómo se verá lo "normal" después de esto

La entidad ha tratado de hacerlo con su oferta de reembolso de 250 millones de dólares y otro fondo de 10 millones de dólares para ayudar a sus llamados superhosts, bien considerados administradores de propiedades con alojamientos populares. Pero para muchos anfitriones, Airbnb es su principal fuente de ingresos. Con las reservas casi agotadas, sus negocios no sobrevivirán a la crisis y la compañía tendrá muchos menos administradores de propiedades a su servicio después de que la crisis haya terminado.

"Puede haber un cambio permanente en la reserva de huéspedes", dijo Hsu.

Incluso si los anfitriones se quedan con Airbnb o vuelven después de que la crisis pase, no hay garantía de que los viajeros lo hagan. Cuanto más dure la epidemia y cuanto más tiempo tenga la gente para limitar sus movimientos, más probable será que sus comportamientos cambien permanentemente, dijo Hsu.

Es posible que la industria de los viajes nunca se recupere de este episodio o que tarde años en hacerlo. También es posible que los viajes de negocios se recuperen rápidamente, pero los viajes de ocio no, lo que podría dejar a Airbnb en desventaja, ya que se considera que opera en este último mercado.

"No sabemos cómo será el otro lado de esto", dijo Siegel.

 

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

LEER TAMBIÉN: Si eres solvente, en 2020 vas a poder alquilar casa a muy buen precio

LEER TAMBIÉN: Zoom ante las ciberamenazas: cómo proteger lo mejor posible tus videollamadas en tiempos de cuarentena

LEER TAMBIÉN: Por qué debes ver Community en Netflix, una de las mejores comedias de todos los tiempos

VER AHORA: "Salir al mercado laboral ahora mismo no es una buena idea; los jóvenes deben seguir estudiando", aconseja este experto en Educación

    Más:

  1. Airbnb
  2. Coronavirus
  3. Alquiler
  4. Turismo
  5. BI PRIME