Cómo ahorrar e invertir para la jubilación evitando los planes de pensiones

Hombre con un hijo
  • Los planes de pensiones siguen siendo uno de los productos preferidos por parte de los ahorradores españoles de cara a la jubilación.
  • Más allá de esta estrategia, hay algunas alternativas interesantes para generar rentabilidades pensando en el retiro profesional de cara al futuro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando se encara el momento de la jubilación siempre entran las dudas sobre qué es lo mejor que se puede hacer con las finanzas personales

Siempre se ha recomendado, dado que el sistema de pensiones público sigue bajo cuestionamiento, poder ahorrar de forma complementaria para tener un retiro tranquilo y que no afecte a tu dinero. Tener libertad financiera y una salud económica óptima es primordial también cuando se ha dejado atrás la fase laboral. 

Es por eso que muchos deciden optar por la fórmula de abrirse un plan de pensiones para generar rendimientos haciendo aportaciones mensuales para que, cuando llegue el momento del retiro, disponer de un colchón importante. 

No obstante, esta estrategia puede no ser del buen gusto de muchos por los costes fiscales que tiene en el momento de hacer el rescate de ese plan de pensiones. De ahí a plantearse otras posibilidades de ahorrar e invertir sorteando esa fórmula. 

Con ese panorama, y teniendo en cuenta que la rentabilidad media de los planes individuales no es para tirar cohetes –un 3,6% a 25 años, que se queda en 2,4% a una década–, no es mala idea buscar otros productos a los que dedicar nuestro ahorro para poder complementar la pensión pública.

La realidad es que, efectivamente, el mercado tiene algunas opciones interesantes que debes tener en cuenta y que pueden generar dinero recurrente hasta que te llegue el momento de jubilarte

Desde los fondos de inversión a los ‘unit linked’

La principal alternativa para los planes de pensiones para ahorrar e invertir son los fondos de inversión. Este vehículo invertirá en una cartera de activos dependiendo de su política y del perfil de riesgo que anuncie. Aquí como inversor deberás de decidir cuál es el riesgo que estás dispuesto a asumir. 

La principal diferencia es que un fondo tu dinero estará siempre disponible y que generalmente pagarás menos impuestos al recuperar tu dinero. De ahí a ser una de las opciones preferidas por los usuarios.

Asimismo, cuentan con la ventaja de que el traspaso entre fondos está exento de tributar en la declaración anual del IRPF. 

Aunque son más arriesgados a corto plazo, muchos expertos ven en las estrategias de gestión indexada, principalmente los ETF, una manera lógica de invertir tu dinero de cara al largo plazo. Siguiendo este hilo, últimamente han emergido con más fuerza los robo advisors, que proponen al cliente basar su ahorro en este tipo de fondos indexados, que además se caracterizan por comisiones muy reducidas.

Algo que va en esta misma línea son los productos son los unit linked. Se trata de un seguro de ahorro e inversión que está vinculado a una cesta de fondos y en el que el tomador asume el riesgo del patrimonio invertido. 

Esto quiere decir que no están garantizados y, por lo tanto, se puede perder capital. Este se puede rescatar en forma de renta vitalicia en cualquier momento, ya que se trata de productos líquidos. Es otra posibilidad frente a los planes de pensiones.

Invertir en bolsa, apostar por inmobiliario o inversiones alternativas siempre son posibilidades a tener en cuenta

Más allá de plantearse la posibilidad de los fondos está siempre la alternativa de optar por invertir en la bolsa con una estrategia de largo plazo, directamente. Esto no es más que trates de hacer lo mismo que hace un gestor de fondos de renta variable: invertir directamente en los mercados. 

El mayor riesgo que se asume es que tiende a ser mucho más volátil que un fondo y que te será más complicado diversificar la inversión que con un vehículo como un fondo indexado. Además, se recomienda tener asesoramiento financiero

A este respecto, la adquisición de una vivienda y alquilarla para obtener rentas periódicas es otra fórmula para complementar la pensión pública. El matiz se encuentra en que, a diferencia de los planes de pensiones, necesitarás mucho capital de entrada para hacerlo o tendrás que solicitar un crédito hipotecario. 

También, una posibilidad de a largo plazo y una de las que está más en auge en la actualidad es el crowdlendig y el crowdfunding. Son dos alternativas de financiación que pueden generar rendimientos de cara al largo plazo.

La primera consiste en préstamos a empresas (generalmente pymes) y serían algo así como la inversión en renta fija, únicamente que sin un gran mercado secundario y con emisiones mucho más reducidas en el tiempo. La segunda pasa por convertirte en socio de una empresa, es decir, en prestarles capital a cambio de una participación.

Otros artículos interesantes:

Cómo evitar el principal error que tienen los españoles para ahorrar

Estas son las principales ayudas económicas para jóvenes en 2021

Cuánto dinero deberías ahorrar cada mes si cobras 40.000 euros al año

Te recomendamos