Pasar al contenido principal

Esta es la manera más efectiva de desinfectar tu mascarilla N95 para su reutilización

Un médico frente a un puñado de mascarillas N95
REUTERS/Christopher Pike

  • Calentar las mascarillas N95 en una olla eléctrica, este es el nuevo método de desinfección que han descubierto investigadores de la Universidad de Illinois.
  • La idea es meter tu mascarilla N95 ya utilizada en la olla durante 50 minutos a 100º C, encima de un paño o toalla pequeña y el calor seco la desinfectará tanto por dentro, como por fuera, sin dañar su sistema de filtrado y ajuste.
  • Esto podría suponer una buena forma de luchar contra la contaminación, y la idea de que las mascarillas N95 son artículos de un solo uso, además de evitar el desabastecimiento de las mismas y como sustitutivo para clínicas u hospitales más pequeños donde no cuentan con suficientes equipos de desinfección.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las mascarillas ya forman de la sociedad, y es que desde que su uso es obligatorio en muchas partes del mundo, los científicos están buscando formas de hacerlas más sostenibles permitiendo su reutilización.

Por muy sorprendente que parezca, un estudio de la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign, publicado en la revista Environmental Science and Technology Lettersparece haber dado con una solución bastante curiosa, pero muy sencilla. 

Solo necesitas una olla eléctrica, ya sea una olla arrocera o una a presión y una mascarilla N95.

Leer más: Transparentes, capaces de autodesinfectarse o conectadas a tu móvil: así serán las mascarillas que llevarás en el futuro.

La idea es meter tu mascarilla N95 ya utilizada en la olla durante 50 minutos y el calor seco la desinfectará tanto por dentro, como por fuera, sin dañar su sistema de filtrado y ajuste.

Probablemente ya conocías formas de desinfectar una mascarilla de tela o quirúrgica, pues en estas el proceso es mucho más fácil, pero cuando se trata de mascarillas N95, la cosa se complica.

Desde el principio de la pandemia, se ha establecido que este tipo de cobertores faciales son los idóneos y más eficaces a la hora de evitar el contagio por coronavirus.

Leer más: Un estudio ha examinado 14 tipos de mascarillas para determinar cuál protege mejor contra el coronavirus y ha demostrado que los pañuelos para el cuello pueden empeorar las cosas.

"Una mascarilla de tela o una quirúrgica protege a otros de las gotas que el usuario podría expulsar, pero una mascarilla N95 protege al usuario al filtrar las partículas más pequeñas que podrían transportar el virus", explica Thanh Helen Nguyen, profesora de ingeniería civil y ambiental e investigadora del estudio.

"Hay muchas formas diferentes de esterilizar algo, pero la mayoría de métodos destruirá la filtración o el ajuste de la mascarilla N95", argumenta Vishal Verma, profesor y coautor del estudio. "Cualquier método de saneamiento necesitaría descontaminar todas las superficies del respirador, pero igualmente importante es mantener la eficacia de filtración y el ajuste del respirador a la cara del usuario. De lo contrario, no ofrecerá la protección adecuada".

Entonces, Verma y Nguyen plantearon una hipótesis donde el calor seco sería la solución a los problemas, puesto que descontaminaría, filtraría y mantendría el ajuste inicial, sin necesidad de llevar a cabo un proceso elaborado.

Como la idea era que fuese accesible para toda la población, pensaron que la olla a presión u olla arrocera, podría ser una buena candidata, pues es algo que prácticamente se encuentra en todos los hogares.

Leer más: iMASC, la nueva mascarilla esterilizable y reutilizable diseñada por ingenieros del MIT que es tan efectiva como una N95.

Tras varios experimentos, los resultados fueron espectaculares, pues en cuanto al sistema de filtrado del aire, su eficacia se mantuvo en más del 95% y el ajuste no se vio dañado incluso después de 20 desinfecciones dentro de la olla. 

Una de las cosas a tener en cuenta es que el calor siempre tiene que ser seco, sin agregar agua, y la temperatura del interior de la olla debe mantenerse constante a 100º C durante los 50 minutos que dura el proceso.

Coloca una toalla en el fondo de la olla, para que la mascarilla no entre directamente en contacto con el fondo y pueda recalentarse. Además, puedes hasta meter varias mascarillas al mismo tiempo.

Esto podría suponer una buena forma de luchar contra la contaminación, y la idea de que las mascarillas son artículos de un solo uso, además de evitar el desabastecimiento de las mismas, desde casa.

Verma y Nguyen también explican que sería un buen método sustitutivo para clínicas u hospitales más pequeños donde no cuentan con suficientes equipos de desinfección.

Y además