Pasar al contenido principal

La pandemia está provocando un "cambio permanente" en los hábitos de pago de los europeos, según datos de Visa: las tarjetas de débito y los pagos digitales acorralan al dinero físico

Una mujer con mascarilla retira efectivo de un cajero automático en un centro comercial de Kiev (Ucrania)
Reuters
  • La directora ejecutiva de Visa en Europa, Charlotte Hogg, asegura en una entrevista en el Financial Times que los pagos digitales y con tarjeta de débito están desplazando al efectivo por el coronavirus.
  • Hogg aplaude el cambio de hábitos entre los consumidores que está potenciando la banca digital y destaca la importancia del gasto doméstico para la recuperación económica tras la pandemia.
  • De hecho, la responsable de Visa en Europa afirma que los datos de su red de pagos con tarjeta muestran ya "los primeros signos de brotes verdes en la actividad económica", aunque reconoce que todavía hay mucha incertidumbre sobre la recuperación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los hábitos de los consumidores han cambiado de forma drástica debido al coronavirus y en más de una ocasión durante la pandemia. A lo largo del confinamiento, tras haber agotado las mascarillas y el gel desinfectante, los compradores fueron acabando progresivamente con las existencias de papel higiénico, pasta, guantes de látex, chocolate, cerveza, productos frescos, levadura o harina.

Más allá de las compras masivas provocadas por el pánico o el aburrimiento, la directora ejecutiva de Visa en Europa, Charlotte Hogg, considera que los nuevos hábitos de los consumidores están cambiando de forma más definitiva en el terreno de los pagos que en el contenido de las compras, potenciando los pagos digitales frente al dinero en efectivo, que ha sido señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un posible foco de contagio.

Leer más: China destruirá el dinero en efectivo recaudado en las zonas más expuestas al coronavirus

Hogg ha señalado, en declaraciones recogidas por Financial Times, que la pandemia está dando forma a un cambio "permanente" en las rutinas de los consumidores, que se concreta en un mayor uso de las tarjetas de débito en el gasto doméstico en detrimento del efectivo debido al aumento en el consumo de comercio electrónico y al pago digital en las compras físicas.

"El comportamiento ha cambiado drásticamente", ha destacado la máxima responsable de Visa en Europa, que considera que esta tendencia se estabilizará durante la desescalada. "Es difícil predecir exactamente cómo será la [recuperación económica], pero creemos que será digital, el gasto doméstico será importante y las tarjetas de débito [en lugar de las de crédito] también serán importantes", ha añadido.

Además, el diario financiero británico se hace eco de un informe de Accenture en el que se estima que el uso de efectivo se reducirá en torno a un 30% de media en Europa este año. Visa, por su parte, prevé acelerar esta transición mejorando la implantación de pagos contactless en redes de transporte público y elevando el importe mínimo de las transacciones de este tipo, que está en torno a 50 euros en gran parte de Europa.

La CEO de Visa en Europa ha restado importancia a las críticas que aseguran que la progresiva retirada del dinero en efectivo excluirá a los consumidores más vulnerables o de mayor edad, asegurando que los pagos digitales permitirán evitar focos de contagio del virus mientras continúe la pandemia.

Leer más: Así te puedes preparar ante un mundo sin dinero en efectivo: todo lo que debes saber

Respecto a la recuperación tras la pandemia, Hogg ha afirmado que los datos de su red de pagos con tarjeta muestran ya "los primeros signos de brotes verdes en la actividad económica", aunque reconoce que todavía hay mucha incertidumbre respecto al futuro. Sin embargo, se ha mostrado menos optimista respecto al sector turístico, al que Visa atribuyó el freno a su crecimiento en los resultados del primer trimestre.

Así, Charlotte Hogg ha destacado que hay "aspectos positivos en los demás sectores", mientras que considera que es "demasiado pronto" para hablar de recuperación en el turismo, del que ha apuntado que ha sufrido "una disminución bastante considerable y no está mostrando la misma recuperación" que se está produciendo en otros sectores.

Y además