Cuentas vinculadas a las hipotecas: cómo funciona y cuánto pagas de comisiones

Personas en las oficinas del banco
  • Los bancos suelen imponer la apertura de una cuenta vinculada al préstamo dedicado a la compra de vivienda.
  • No es obligatorio para el cliente contratar este producto, siendo posible pagar las cuotas de la hipoteca mediante una domiciliación de los recibos en otra entidad, por transferencia o haciendo un ingreso en efectivo.
  • La tasa de mantenimiento en las cuentas vinculadas sólo puede cobrarse en las hipotecas firmadas después de abril de 2012.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Es obligatorio abrir una cuenta vinculada cuando contratas un préstamo hipotecario? ¿Puede el banco imponerte el pago de comisiones por ella? ¿Qué sucede con este producto si cancelas la hipoteca anticipadamente? ¿Tienes otras dudas sobre las también denominadas cuentas instrumentales?

Aquí resolvemos ésas y otras cuestiones contándote cómo funcionan las cuentas vinculadas a las hipotecas y qué comisiones llevan aparejadas.

Qué son las cuentas vinculadas a las hipotecas

Como su propio nombre indica, la cuenta vinculada es aquella en la que te cargan las cuotas de la hipoteca. Se trata de un producto sencillo, siendo la citada o las relacionadas con la misma -por ejemplo, el abono del seguro asociado al préstamo- sus únicas funciones. En otras palabras, no sirve para pagar impuestos, el recibo de la comunidad o la factura del teléfono, entre otras posibilidades.

No obstante, a pesar de su simplicidad, las cuentas instrumentales cuentan con ciertas características y opciones que conviene conocer

¿Son obligatorias las cuentas vinculadas cuando se tiene hipoteca?

De entrada, ¿puede el banco imponerte que abras y mantengas ese producto cuando te concede la hipoteca? Pues dependerá de la situación, de un aspecto tan simple como que así figure o no en el contrato que suscribáis entre ambas partes.

Leer más: 9 cosas que debes saber antes de pedir un crédito rápido online

De este modo, la entidad financiera de turno puede obligarte a tener una cuenta vinculada cuando en el contrato del préstamo hipotecario lo imponga de forma previa. En este caso, el banco deberá informarte de ello antes de formalizar la relación contractual y recogerlo claramente en el escrito.

Alternativas a las cuentas vinculadas para pagar las cuotas de la hipoteca

Por el contrario, si esta imposición no se encuentra reflejada en el contrato, podrás realizar los pagos a través de las siguientes vías:

  • Mediante una domiciliación de los recibos de la hipoteca en una cuenta de otra entidad.
  • Por transferencia.
  • Realizando un ingreso en efectivo en el propio banco.

En la práctica, la inmensa mayoría de las entidades exige en ese documento que el cliente abra una cuenta en el propio banco para facilitar la gestión del producto. Lo cierto es que suele ser práctico para el usuario. Sin embargo, si deseas mantenerte firme en tu negativa a hacerlo, que sepas que, por mucho que te insistan, no es obligatorio abrir una cuenta vinculada cuando se contrata una hipoteca. Ello supondría, no obstante, alcanzar un acuerdo entre las partes antes de firmar el contrato para, eligiendo uno de los tres caminos señalados, efectuar los abonos de las cuotas.

Las comisiones bancarias en las cuentas vinculadas a las hipotecas

De forma genérica, te recomendamos que le dediques unos momentos a averiguar las posibles comisiones que te está cobrando tu banco sin que te des cuenta. Sea el producto financiero que sea. En lo que se refiere a las cuentas vinculadas a las hipotecas, la tasa bancaria más habitual es la de mantenimiento y es en la que te aconsejamos que te fijes.

Leer más: Conoce la diferencia entre un préstamo y un crédito

Por supuesto, si no estás satisfecho con el servicio que recibes o las comisiones a las que te toca hacer frente, siempre tienes en tu mano elegir otro proveedor. Aquí puedes descubrir el proceso para cambiar tu hipoteca de banco y cómo saber cuándo compensa subrogar.

La comisión de mantenimiento en las cuentas vinculadas

Las comisiones bancarias son siempre un aspecto fundamental para calcular la rentabilidad de cualquier producto financiero. En las cuentas vinculadas, una de las claves reside en el momento en que suscribiste la hipoteca. ¿Por qué? Pues por el sencillo motivo de que, por ley, los bancos carecen del derecho a cobrar comisión de mantenimiento en todos aquellos préstamos hipotecarios firmados antes de abril de 2012. Eso sí, debe tratarse de cuentas que únicamente se usen para pagar las cuotas de la hipoteca y no para cualquier otra finalidad.

Leer más: 15 consejos que debes conocer para comprar un piso con el objetivo de invertir

Con posterioridad a la fecha indicada, el banco sí puede cobrarte comisión de mantenimiento por la cuenta vinculada. En todo caso debe cumplir dos condiciones:

  • Informarte previamente a la firma del contrato de que va a imponerte una tasa.
  • Mantener constante la cuantía de ese extra durante la vida del producto, es decir, que la entidad no puede modificar unilateralmente el importe de la comisión por mantenimiento en las cuentas vinculadas a las hipotecas.

¿Conviene tener una cuenta vinculada a la hipoteca?

Aunque siempre hay que estudiar caso por caso, desde la Asociación de Usuarios Financieros recomiendan abrir una cuenta vinculada en la misma entidad con la que se contrata el préstamo hipotecario. En especial, si carece de comisión de mantenimiento, lo cual puede venir dado por defecto en la oferta comercial o conseguirse en el transcurso de las negociaciones previas a la formalización del correspondiente documento.

Cierre de una cuenta vinculada a la hipoteca

¿Qué ocurre si quieres cancelar la cuenta vinculada? Si has terminado de pagar la hipoteca, para cancelar la cuenta vinculada deberás comunicárselo a la entidad específicamente. De lo contrario, atención, podría continuar cargándote comisiones de mantenimiento.

Cancelación anticipada de la hipoteca

En el caso de que apuestes por cancelar el préstamo dedicado a la compra de vivienda antes de su fecha de conclusión, "no basta con abonar los pagos pendientes en la cuenta vinculada, sino que es necesario que ordenes expresamente a la entidad, por escrito, que aplique tales fondos a la cancelación anticipada del préstamo", explican desde el Banco de España.

Leer más: Los intereses bancarios,qué son, cómo funcionan y cuántos tipos existen

"De igual manera, si tienes la misma cuenta vinculada a distintos préstamos concedidos por la misma entidad (por ejemplo, uno hipotecario y otro personal), es preciso que, cuando hagas un ingreso, especifiques por escrito qué deuda concreta quieres saldar para que la entidad atienda tu orden correctamente", agregan desde el supervisor.

Finalmente, cabe subrayar que, si la cuenta vinculada está a nombre de dos titulares por compartir la hipoteca -lo cual es muy habitual-, su cancelación requerirá el consentimiento de ambos. Es decir, tal y como se produce en cualquier cuenta de titularidad conjunta, si bien es cierto que puedes solicitar tu baja personalmente como cotitular.

LEER TAMBIÉN: Guía para entender qué es el euríbor y cómo afectan sus cambios a tu hipoteca

LEER TAMBIÉN: Qué vivienda te puedes comprar por 150.000 euros

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Hipotecas
  2. Finanzas personales
  3. Vivienda
  4. Dinero