Dar a luz en el espacio originará una nueva especie de seres humanos: así se prepara la ciencia para los bebés del futuro

  • Si los humanos dieran a luz en el espacio, sería una experiencia muy diferente a la que se tiene aquí en el planeta Tierra. Lo primero, la influencia de la gravedad cero se dejaría notar.
  • A largo plazo, los bebés humanos nacidos en el espacio podrían acabar teniendo un aspecto muy diferente a los ‘bebés terráqueos’.
  • Hay peligros adicionales al dar a luz en el espacio a los que los humanos tendrían que atender antes de mandar allí arriba un departamento de maternidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los científicos han estudiado a muchas hembras animales que estuvieron encintas durante su estancia en el espacio, como salamandras, peces y ratones, aunque aún no ha estudiado a los humanos. Más de 60 mujeres han viajado ya al espacio, pero ninguna ha estado embarazada durante su viaje, y mucho menos ha dado a luz mientras se dejaba llevar por la gravedad cero.

Pero al hablar de futuras colonias espaciales y ciudades en Marte, hay muchas posibilidades de que dentro de un tiempo los humanos tengan que dar a luz en algún lugar más allá de la Tierra, y eso plantea una serie de cuestiones de lo más interesantes. ¿Cómo será la experiencia? ¿Qué aspecto tendrán los bebés espaciales? Y, por último, ¿hasta qué punto será diferente dar a luz en el vacío del espacio?

La diferencia más obvia es el entorno de baja gravedad, y sin la ayuda de la atracción gravitatoria de la Tierra, podría ponerle las cosas mucho más difíciles a la madre cuando llegue el momento de expulsar al bebé. Además, si algún día las mujeres viven en el espacio de manera permanente, algunos de los riesgos que conlleva el embarazo serían mucho mayores que en la Tierra.

Por ejemplo, sin el impacto de la gravedad de la Tierra, los huesos perderían densidad. Los estudios demuestran que los astronautas, por ejemplo, pierden entre el 1% y el 2% de su densidad ósea por cada mes que permanecen en el espacio, y eso sería especialmente preocupante para el momento del parto, porque la pelvis podría fracturarse en el proceso. De hecho, los médicos recomiendan que las mujeres con huesos frágiles eviten por completo el parto natural, lo que podría significar que los nacimientos en el espacio se tuvieran que llevar a cabo por otros métodos.

45 imágenes que muestran la nueva industria del turismo espacial

"Eso podría conducir a una mayor dependencia de las cesáreas en el parto para las personas que vivieran en el espacio", explica Scott Solomon, profesor asociado de la Universidad Rice en Houston, Texas (Estados Unidos). 

Él es el profesor Scott Solomon, biólogo evolutivo y profesor en la Universidad Rice. Nos ha explicado la influencia que podría ejercer el espacio a las generaciones venideras en ambiente de baja gravedad. Ya sabemos que la forma en la que damos a luz influye a nuestra anatomía. Por ejemplo, el tamaño de nuestras cabezas está limitado por el tamaño de los canales de nacimiento de las madres.

"Con más cesáreas, eso podría llevar a un tamaño craneal más grande en nuestros descendientes porque no estarían limitados por el tamaño del canal de nacimiento", agrega. 

Y, en el futuro, las cabezas más grandes no serían el único cambio importante. También podríamos cambiar nuestro color de piel, según indica Solomon. Eso es porque en el espacio tenemos menor protección contra la radiación espacial dañina como los rayos cósmicos, así que para contrarrestar eso, podríamos mutar…

"Habría nuevos tipos de pigmentación, como la melanina que protege nuestra piel de la luz solar ultravioleta en la Tierra", añade. "Eso podría significar que las futuras generaciones que vivan más allá de la Tierra evolucionarán para tener diferentes tonos de piel".

Cuanta más melanina tengas, más oscura será tu piel. Solomon augura que la gente que viva en el espacio desarrollará una piel más oscura con el tiempo. Pero dice que estos cambios podrían tardar siglos o milenios en los que muchas generaciones de mujeres darán a luz en el espacio.

"Con el tiempo, las personas que vivan en el espacio podrían evolucionar para ser lo suficientemente diferentes de las personas de la Tierra como para considerarlas de una especie diferente", concluye.

Pero por ahora, solo necesitamos a una sola mujer muy valiente para allanarnos el camino.

Otros artículos interesantes:

Así es el ambicioso plan de Jeff Bezos para establecer colonias humanas en el espacio y redefinir los límites de la arquitectura

Este es el motivo por el que la Luna está despertando el interés de China y Rusia, pero también el de Audi o Red Bull

"Estaba en una habitación aislada en la planta de COVID sin poder ver a la niña": así es dar a luz en tiempos de coronavirus