¿Es bueno usar esponjas de baño? Esto es lo que recomiendan los expertos

Echar gel en la esponja de baño

Getty Images

Las esponjas de baño son uno de esos objetos que todo el mundo cree que son buenos para la salud pero en realidad no. Durante mucho tiempo se han utilizado para eliminar la suciedad incrustada en el cuerpo. Hay quienes también la usan a modo de exfoliante. 

Pero este producto hace más mal que bien. En especial si están hechas con materiales vegetales. Así que es importante que conozcas las razones por las que no deberías usar esponjas de baño.

Las esponjas de baño, incluidas las vegetales, pueden causar problemas en la piel. Normalmente son demasiado duras para esta. Esa aspereza puede comprometer la barrera de la piel que impide el paso de agentes externos peligrosos. Motivo por el que las personas con pieles atópicas, u otros problemas cutáneos, no deben usarlas.

Lavar la piel con una esponja de baño infectada puede terminar provocándote una infección en la piel. Las esponjas artificiales suelen desarrollar moho fácilmente si no las cambias. Se han dado casos en los que el uso de esponjas ha provocado problemas, e incluso enfermedades, a las personas que las han utilizado, según un informe en IDCasos del 2022.

La dureza antes mencionada de las esponjas vegetales puede crear pequeñas lesiones en la piel al exfoliarla. Y son esos huecos los que aprovechan las bacterias para entrar en el cuerpo creando una infección. En algunos casos incluso puede empeorar alergias.

10 objetos que la gente utilizaba antes de la existencia del papel higiénico

Cómo usar una esponja de baño vegetal correctamente

Si nada puede hacerte cambiar de opinión, y ya estás más que acostumbrado a utilizar una esponja vegetal en tus duchas, es tu decisión. Puede que no hayas tenido ningún problema cutáneo hasta el momento. Aunque lleves toda la vida usándola, nunca está de más conocer buenas prácticas, o formas de evitar infecciones.

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que la esponja se seca por completo entre usos. Es lógico que también sea de uso personal. No se recomienda compartir este objeto ni con personas cercanas. Nunca se sabe qué podéis transmitiros. Por último, debes cambiar la esponja de vez en cuando.

Cada cuánto tiempo debes cambiar tu esponja de baño

Desechar tu esponja de baño cada cierto tiempo, y cambiarla por otra nueva, es de vital importancia para no contribuir a la proliferación de bacterias en estas. Pese a que es un exfoliante maravilloso, ya que arrastra todas las células muertas, estas se acumulan en los recovecos de la esponja esperando el momento para saltar a tu cuerpo.

El problema surge cuando la dejas mojada después de una ducha. Los baños suelen ser estancias llenas de humedad, más aún después de un baño caliente, por lo que fomentas la aparición de microorganismos que pueden llegar a producirte infecciones.

Los dermatólogos no recomiendan usar esponja de baño. En especial si se trata de personas con pieles sensibles. El uso de la mano es una opción mucho mejor. Pero si vas a seguir utilizando la esponja debes saber que debes reemplazarla cada 2 o 3 semanas si es natural. Las esponjas artificiales duran un poco más de tiempo: hasta 2 meses como máximo.

Otros artículos interesantes:

6 problemas en la piel que puede causarte el estrés

Por qué deberías tirar tu estropajo y hacerte con estas esponjas de silicona para fregar los platos

Cómo limpiar los estores y dejarlos como nuevos (incluso sin tener que quitarlos)

Te recomendamos