DoorDash se suma a la batalla por automatizar el 'delivery': presenta una patente para desarrollar un centro logístico de última milla con vehículos de reparto autónomos y drones

Un repartidor de DoorDash.
Reuters

La mano de obra necesaria para transportar la comida del restaurante al consumidor hace que el reparto de comida sea un negocio poco rentable.  

La escasa rentabilidad del reparto de comida ha obligado a aplicaciones como Uber Eats, Grubhub e incluso Glovo, así como a las cadenas de restaurantes, a buscar formas más rentables de entregar comida, incluyendo pruebas con drones y vehículos autónomos.

Ahora, DoorDash parece estar estudiando la posibilidad de automatizar su plataforma logística de última milla utilizando centros de agregación para coordinar los pedidos y vehículos autónomos para realizar las entregas. 

El líder estadounidense en la entrega de alimentos ha presentado una patente de utilidad para un vehículo autónomo que se utilizaría "para mejorar la entrega de última milla de los pedidos a la carta en tiempo real de productos perecederos", según una patente federal presentada el 28 de junio.

De ComerComer a La Nevera Roja, los primeros pasos del 'delivery' en España antes de la 'era Glovo': "Pedir la comida a domicilio a través del móvil sonaba a ciencia ficción

"La automatización de varias funciones a lo largo de la ruta de entrega de última milla mejora aún más la fiabilidad, la previsibilidad y la eficiencia del sistema mediante la reducción de las desviaciones del error y el comportamiento humano", recoge la patente.

En dicho documento, DoorDash describe varios escenarios de logística de última milla que implicarían la creación de "uno o más almacenes de agregación, incluyendo almacenes de comerciantes y almacenes de clientes". Estos almacenes actuarían como centros desde los que se podrían realizar las entregas.   

Los mensajeros de los almacenes, descritos como vehículos automatizados, mensajeros humanos y drones, transportarían los artículos entre los almacenes de los comerciantes y los almacenes de los clientes, según la patente.

Algunos de estos almacenes podrían estar equipados con taquillas automatizadas para almacenar y recuperar los pedidos. El acceso a los pedidos podría ser realizado por los conductores o por los mensajeros.

El vehículo automatizado dispondría de un "compartimento para almacenar productos perecederos" y sería accesible para un cliente previa autentificación. La carrocería del vehículo tendría una altura de entre "un metro y un metro y medio", lo que indica un tamaño similar al de los vehículos operados por la empresa Serve Robotics, respaldada por Uber. 

DoorDash está detrás de Uber en el espacio de los vehículos autónomos. En mayo, Uber Eats comenzó a desplegar los robots autónomos de Serve a los clientes de la zona de Hollywood, en California. 

Una entrega de Serve Robotics. Serve Robotics

Los robots de Serve, junto con los robots teledirigidos de la empresa de robótica Coco, están desplegados en Los Ángeles y en partes de Texas. Esos robots se mueven por las aceras; según la patente presentada por DoorDash, el operador de reparto con sede en San Francisco está estudiando vehículos autónomos que podrían funcionar tanto en las carreteras como en las aceras. 

"El vehículo autónomo comprende además un sistema informático a bordo configurado para procesar los datos para navegar a lo largo de las rutas de los vehículos de motor y las rutas de los peatones", dice la patente. "El vehículo autónomo puede estar configurado para interactuar con un sistema automatizado de taquillas para recuperar o depositar los productos perecederos".

Cuando se le ha preguntado sobre la patente, un portavoz de DoorDash Business Insider: "El objetivo de DoorDash Labs es desarrollar e implementar soluciones robóticas que complementen a la comunidad Dasher, aumenten la eficiencia en nuestra red general y den como resultado una experiencia más eficiente y mejorada para todo el público al que sirve." 

Si DoorDash creara un vehículo autónomo que circulara por las carreteras, la empresa se pondría en competencia directa con empresas de vehículos autónomos como Nuro. Los robots autodirigidos de Nuro han sido probados por Domino's en carreteras y aceras de Houston. Nuro también ha recibido el apoyo de Chipotle, una importante cadena de comida mexicana en Estados Unidos.

Por su parte, las empresas más importantes del sector minorista y logístico están trabajando para sacar provecho de esta tecnología.

Las apps de 'delivery' ignoraron los principios básicos del mundo de los negocios para disparar su crecimiento: ahora se enfrentan a miles de despidos, al desplome de sus acciones y a una guerra brutal por su supervivencia

La carrera por la robotización del 'delivery' ha empezado

El gigante de los supermercados, Walmart, se ha asociado con 4 empresas de autoconducción —incluida Nuro— para centrarse en las operaciones de entrega de media y última milla, según declaró recientemente un portavoz de la empresa a Business Insider.

Con pilotos de prueba en todo Estados Unidos, desde Phoenix hasta Miami, Walmart afirma que los vehículos autónomos pueden ayudarle a entregar productos a las tiendas y a los clientes con mayor eficiencia.

Esa es también la idea de su rival minorista Amazon, que adquirió la empresa de vehículos autónomos Zoox, con sede en California, por 1.200 millones de dólares en 2020 y acordó comprar 1.000 sistemas de conducción de camiones autónomos de la empresa emergente Plus en 2021.

Y los gigantes del transporte FedEx y UPS también están apostando por un futuro autónomo, invirtiendo en empresas como Aurora y Waymo, respectivamente.

En el caso de España, la empresa del sector que también se ha embarcado en la aventura de la robotización del reparto es Glovo, quien el pasado mes de enero presentó en Madrid sus primeros robots autónomos.

Glovo ha desarrollado este prototipo, todavía en una fase de pruebas, de la mano de Goggo Network, una empresa tecnológica fundada por Martín Varsavsky, y el modelo ha sido construido por la empresa turca Delivers.AI.

Estos acuerdos ponen de manifiesto la carrera tecnológica de los grandes del delivery para poner en funcionamiento en las calles unos dispositivos a los que todavía les falta un tiempo para ser más eficientes que un repartidor de carne y hueso.

En países como China, con un mercado de comida a domicilio más maduro que el europeo o el norteamericano, los robots autónomos son cada vez mucho más comunes y gigantes como Meituan o Alibaba ya han hecho fuertes inversiones en esta área.

Otros artículos interesantes:

Dyson apuesta por la ingeniería robótica con una nueva generación de robots para hacer las tareas de la casa

Terminator se prepara para llorar: desarrollan una piel artificial que abre la puerta a que los robots puedan sentir dolor en el futuro

Clubs de 'swingers', poliamor y una boda entre robots: un nuevo libro destapa los entresijos de la cultura de la fiesta y el sexo de Silicon Valley

Te recomendamos