EEUU concluye que la tasa Google española restringe su comercio exterior y estudiará varias "opciones" para responder al nuevo impuesto

María Jesús Montero, ministra de Hacienda
María Jesús Montero, ministra de Hacienda

REUTERS/Juan Medina

  • La Oficina del Representante Comercial de EEUU concluye en un informe al que ha accedido La Información que la tasa Google restringe su comercio exterior.
  • No han anunciado represalias de momento, como ya hicieron en su día con Francia, pero sí abundan en que estudian "todas las opciones disponibles".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La tasa Google española entra en vigor este sábado, aunque su primera liquidación no tendrá lugar en abril, sino en julio, después de que el Ministerio de Hacienda anunciara esta semana un aplazamiento.

En la práctica, poco cambia. A partir de este fin de semana el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales —su nombre oficial— comenzará a gravar con un 3% los ingresos que generen los "servicios digitales" de firmas con ingresos superiores a los 750 millones de euros en todo el mundo o con más de 3 millones solo en España. Los dos primeros trimestres se liquidarán juntos en verano.

Pero la Oficina del Representante Comercial de EEUU ha concluido que este nuevo tipo es "inconsistente con los principios de la fiscalidad internacional y restringe el comercio exterior de Estados Unidos", según expone este viernes La Información, medio que ha accedido en exclusiva a este informe de las autoridades norteamericanas.

El documento, según expone el citado medio, no avanza ningún tipo de sanción —como ya ocurriera con las que la Administración Trump planteó contra París—, si bien reconoce que se seguirán evaluando "todas las opciones disponibles". No se descarta, por tanto, futuribles sanciones.

Las históricas multas a BBVA y CaixaBank retratan la nueva estrategia de la Agencia de Protección de Datos: castigos millonarios para parecernos más a Francia o Alemania

No es la primera vez que EEUU tensa sus relaciones diplomáticas con los países europeos que ya han aprobado su propia tasa Google. Steve Mnuchin, secretario del Tesoro de EEUU, se levantó el año pasado de la mesa de negociaciones en la que la OCDE trataba de alcanzar un acuerdo para una nueva tributación de las grandes tecnológicas en todo el globo.

En aquel momento, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, incluyó su firma en una carta conjunta con sus homólogos europeos en la que criticaron abiertamente el tono nada conciliador de Mnuchin, pero también se abría a alcanzar medidas transaccionales para llegar a un acuerdo con EEUU. Finalmente, la tasa Google no se ha suavizado.

La OCDE no alcanzó ningún acuerdo en materia de la tributación de las tecnológicas en 2020, y se espera que las negociaciones se reanuden durante el 2021. Año en el que también la Comisión Europea planea trabajar en su propio impuesto en caso de que la conversación en la OCDE no supere sus escollos.

EEUU no ha anunciado represalias contra España por su tasa Google. Sí lo hizo con Francia, aunque el representante comercial de EEUU anunció que suspendería los aranceles anunciados en productos franceses valorados en 1.060 millones de euros hasta conocer el resultado de sus investigaciones sobre los impuestos similares que han aprobado otros países, como precisamente es el caso español.

A tenor de las conclusiones sobre la tasa española, las perspectivas no son halagüeñas.

Otros artículos interesantes:

Trump impone vetos a Xiaomi y a otras empresas chinas a menos de una semana de dejar la presidencia

Biden presenta un plan de estímulos de 1,9 billones de dólares para combatir la crisis del coronavirus e impulsar la recuperación económica

El CEO de Twitter rompe su silencio sobre la decisión de bloquear a Donald Trump tras el asalto al Capitolio