Emprender en femenino: las claves que marcarán el camino hacia la igualdad en la próxima década

mujeres emprendedoras

Getty Images

  • Referentes femeninos del ecosistema emprendedor reflexionan sobre lo conseguido y lo mucho que queda por hacer para conseguir paridad. 
  • La diversidad —racial, cultural y de género— será un factor clave en el desarrollo del ecosistema emprendedor para alcanzar la innovación y el progreso, tanto en el ámbito económico como social. 
  • "Necesitamos mujeres liderando proyectos en sectores tradicionalmente masculinizados como las finanzas, los seguros o la logística".

Las voces que aparecen en este reportaje son algunas de las caras visibles de un cambio social cada vez más amplio. Mujeres que te abren los ojos sobre los obstáculos y las dificultades a las que se enfrentan en el ecosistema empresarial y emprendedor.  

Aunque 130 millones de mujeres lideran empresas consolidadas en el mundo, según datos de Global Entrepreneurship Monitor (GEM), la participación femenina en empresas emergentes de base tecnológica aún es baja.

Según los últimos datos recabados en el Mapa de Emprendimiento 2022, tan solo el 18% de las startups tecnológicas han sido fundadas por mujeres, aunque es importante destacar que fracasan menos que las fundadas por hombres, un 27% frente a un 59%. 

Asimismo, el informe Mapping Spain’s Tech Sector, elaborado por Endeavor Insight y Google for Startups, con la colaboración de SpainCap y Adigital, sitúa el porcentaje de mujeres emprendedoras en España en un 13%, con una tendencia a la baja. 

En términos de inversión, la situación también es preocupante: la Unesco afirma que solo un 2% del venture capital va destinado a empresas fundadas por mujeres. Concretamente, según el informe IDC European Women in Venture Capital, las startups fundadas por mujeres recaudaron solo el 1,8% de la inversión en Europa en 2021, cuando la inversión total en startups europeas creció un 136%.

Los datos evidencian el problema, y es que sin diversidad racial, cultural y de género, no hay innovación ni progreso. Las mujeres no son una minoría, son el 50,5% de la población, y por tanto, la mitad de un potencial que se está desaprovechando

No solo es economía, no se trata de romper techos de cristal y ocupar puestos de liderazgo. También hablamos de desarrollo social y, para todo ello, el emprendimiento femenino es imprescindible.

 

¿Harán falta 108 años para lograr la paridad?

Desde Female Startup Leaders (FSL), asociación que nace con la vocación de ser un espacio de conexión y sinergias entre emprendedoras de habla hispana, señalan que las claves del emprendimiento femenino tenderán a ser las mismas que en el masculino.

"No obstante, solo conseguiremos una integración y una igualdad de oportunidades real si podemos extrapolar las estadísticas poblacionales a la muestra emprendedora: el objetivo es que un 50,5% de las personas que emprendan sean mujeres", dicen

Sonia Fernández, partner de Kibo Ventures es optimista: "Cada vez hay más iniciativas para apoyar el emprendimiento femenino, pero tenemos que trabajar desde la base. Necesitamos más ingenieras, más investigadoras y más científicas para conseguir subir esos porcentajes y tener un ecosistema emprendedor más diverso". 

"Es preciso destinar más inversión para atraer a las mujeres hacia carreras STEM y tecnológicas desde edades tempranas, así como aumentar el número de inversoras en los fondos. Si actuamos sobre estas 2 palancas, veremos cambio y fruto", continua. 

Según explican Carmen Hidalgo y Silvia Rivela, cofundadoras de FSL, "existe una falsa percepción de igualdad en muchas esferas, lo que es altamente peligroso porque incita al inmovilismo y al conformismo. Las cifras nos dicen que estamos lejos de la igualdad, por eso nuestra misión es seguir visibilizando y normalizando".

La inversión con enfoque de género es necesaria

Según el informe 2018 Global Gender Gap Report que elabora el World Economic Forum (WEF), harán falta 108 años para lograr la paridad, ya que la brecha de género es del 32% a nivel mundial. 

"Si estas cifras no se equivocan, la inversión con enfoque de género seguirá siendo necesaria en el próximo siglo y no por motivos filantrópicos. Estudios del WEF demuestran que las empresas que más se preocupan por la diversidad muestran menos volatilidad, más rentabilidad y mejores resultados y valoraciones bursátiles". 

"En definitiva, diferentes perspectivas y sensibilidades ayudan a analizar todos los ángulos de la realidad y a tomar mejores decisiones”, concluye Andrea Barber, CEO y cofundadora de Rated Power

"Dentro de unos años todos tendremos una tía, una amiga, una prima que tenga su propia empresa",  augura Lourdes Álvarez. "Empezaremos a ver que emprender es compatible con formar una familia y que fracasar no te va a arruinar, sino que te va a generar nuevas oportunidades".

Como indica Ana Maiques, CEO de Neuroelectrics, “el problema que existe no es solo de cara a las mujeres, sino de cara a la diversidad. Y creo que una de las soluciones es que las mujeres que levantan capital y tienen éxito sean capaces de liderar fondos que inviertan en mujeres. Ya tenemos grandes ejemplos como Laura González Estefani (The Venture City) o Beatriz González (Seaya)". 

Natalia Rodríguez, emprendedora y CEO Saturno Labs, coincide: "La diversidad siempre es buena, en todos los aspectos, especialmente para tomar las mejores decisiones. En cuanto al liderazgo femenino, pienso que es más integrador en general, y me parece que en esta poca época de cambio necesitamos más que nunca crear alianzas entre mujeres, siempre intentando no dejar a nadie atrás". 

Mujeres que apoyan a mujeres

Lourdes Álvarez, partner de JME Ventures, destaca que este es uno de los fondos de España con más representación femenina entre su portfolio: 11 compañías de las 55 están lideradas por mujeres.

"En los 10 años que llevamos invirtiendo desde JME, hemos percibido un aumento del número y calidad de compañías de base tecnológica lideradas por mujeres. En nuestros fondos hemos pasado de 0% a un 30% de representación femenina en los últimos 8 años". 

"Estamos asistiendo a un cambio cultural que avanza a pasos agigantados en lo que se refiere a emprendimiento en general y al papel de la mujer empresaria en concreto; sin duda esto se verá reflejado en los datos de liderazgo empresarial femenino de los próximos años", insiste.

Almudena Trigo, partner y fundadora de BeAble Capital, aclara: "Las mujeres inversoras somos más empáticas con otras mujeres y tenemos más probabilidades de invertir en sus proyectos"

"Según European Women in VC, una comunidad de mujeres inversoras que trabaja para conseguir la igualdad en el acceso a la financiación, las empresas fundadas o cofundadas por mujeres obtienen menos inversión pero generan un 10% más de ingresos. Asimismo, desde Invest in Women Now pretendemos llevar a cabo acciones para crear un fondo europeo de 3.000 millones de euros destinados a fondos de venture capital liderados por mujeres", revela Trigo.

Las emprendedoras no están solas, afortunadamente ya hay mujeres al frente de fondos, comunidades y aceleradoras prestándoles apoyo. 

Desde Google for Startups apuntan: "Queremos crear una comunidad de personas que emprenden de forma inclusiva y diversa, intentamos que la mitad de las startups que participan en nuestros programas de formación tengan al menos a una mujer en sus equipos directivos o fundadores".

Según Sofía Benjumea, directora de Google for Startups para Europa, Oriente Medio y África: "En nuestra comunidad de startups, el 48% de los equipos de las empresas emergentes son mujeres, lo que supone un 27,38% más que en el año anterior". 

Educación y referentes: es difícil ser lo que no se ve

Como apunta Karla Alarcón, directora general  NTT Data Foundation: "Seguramente una política clara de apoyo financiero exclusivamente destinado a mujeres emprendedoras podría ser parte de la solución". Sin embargo, ella entiende la brecha de género como algo mucho más profundo. 

"La educación es el único factor que puede garantizar igualdad de oportunidades, igualdad en los accesos, igualdad incluso en el derecho a equivocarse y a corregir el rumbo, que es algo que forma parte del ejercicio emprendedor. Hay que tratarlo desde la niñez".

"Es difícil ser lo que no se ve", afirma Andrea Barber. "Cuanto más se normalice y se vea como una opción viable ser emprendedora, más efecto multiplicador habrá. Contemplar el emprendimiento como una opción más desde el colegio, compartir los conocimientos necesarios y facilitar la formación de cómo emprender desde la universidad y desde otras plataformas educativas; ese es el camino".

Pero no, no basta con la formación, como bien apunta Cristina Martín, CEO y cofundadora de Usyncro, las mujeres debemos superar nuestras propias barreras, estigmas muy consolidados como el de la alta autoexigencia

"La autoexigencia limita nuestra oportunidad de aprender de los errores y seguir intentándolo. Cuando mejoremos la conciliación, apostemos por la flexibilidad en las organizaciones y facilitemos la incorporación del talento senior, ahí será cuando habremos ganado muchas batallas y podremos permitirnos equivocarnos". 

¿En qué sectores despuntará el talento femenino durante los próximos años?

La brecha de género no solo hace referencia al menor número de emprendedoras, sino también al sector al que pertenecen sus negocios. El digital y el tecnológico, en pleno auge global, no lo están entre las startups creadas por mujeres.

Como explica María Benjumea, CEO y fundadora de South Summit a Business Insider España: "Tradicionalmente, las mujeres han emprendido en sectores de ámbito social, como la salud o la educación. Aunque poco a poco vemos cómo las emprendedoras se animan en sectores o temáticas tradicionalmente consideradas como masculinas". 

Por ejemplo, "el Mapa del Emprendimiento 2022 revela que el fintech es el tercer sector con mayor presencia femenina en España, solo por debajo de las startups del sector salud e impacto social. Se aprecia también que crece el número de mujeres emprendedoras en industrias como la gestión de residuos y el reciclaje".

Las startups españolas son cada vez más longevas y consiguen más inversión privada, aunque la incorporación de la mujer sigue siendo la gran asignatura pendiente

Sofía Benjumea, directora de Google for Startups, concreta que en los últimos años se ha observado un porcentaje mayor de startups fundadas por mujeres en aquellos programa enfocados al cuidado y la salud: "Pasó en nuestro Growth Academy: Health & Wellbeing, en el que más del 70% de las startups estaban fundadas por, al menos, una mujer". 

"Las mujeres pueden hacer lo que se propongan en cualquier sector. De ahí que sea muy importante visibilizar casos como el de las fundadoras de la startup Laconicum o Andrea Barber, cofundadora y CEO de Rated Power. Ellas sirven de ejemplo a las generaciones futuras",  asegura Sofía Benjumea. 

Para Carmen Hidalgo y Silvia Rivela, "la realidad actual es que existe una amplia mayoría de proyectos fundados por mujeres de impacto social o vinculados a los cuidados".

Según describen, "esto no es una mala noticia per se; sin embargo, si queremos garantizar la igualdad de oportunidades y la diversidad como componente enriquecedor de las empresas, necesitamos mujeres liderando proyectos en sectores masculinizados tradicionalmente como las finanzas, los seguros, la logística o las manufacturas, por ejemplo".

"Por eso, es esencial visibilizar referentes también en estas industria, para que ninguna mujer se sienta impostora por tratar de fundar o liderar en un sector donde es claramente minoría", recalcan.

Otros artículos interesantes:

Las emprendedoras sólo protagonizaron el 5% de las rondas de financiación en España entre 2016 y 2020

25 años de ecosistema emprendedor en España: otoño en llamas y ajuste de expectativas tras años de crecimiento sin freno

Las 10 mujeres emprendedoras españolas más relevantes

Te recomendamos