El FBI y el MI5 alertan de la "creciente amenaza" que supone el Partido Comunista de China

Ken McCallum, director general del MI5, y Christopher Wray, director del FBI, durante una reunión con empresarios el 6 de julio de 2022.
Ken McCallum, director general del MI5, y Christopher Wray, director del FBI, durante una reunión con empresarios el 6 de julio de 2022.

FBI

El FBI y el MI5, los servicios de inteligencia de Reino Unido y Estados Unidos respectivamente, han calificado al Partido Comunista de China (PCCh) como una "creciente amenaza" para líderes empresariales y agencias gubernamentales de ambos países. 

Así, Christopher Wray, director del FBI, y Ken MacCallum, director general del MI5, han lanzado esta advertencia durante una conferencia conjunta ante empresarios, por el peligro del robo de secretos comerciales en un siglo XXI donde todo está hiperconectado.

"Por volumen, la mayor parte de lo que está en riesgo por la agresión del Partido Comunista Chino no es, por así decirlo, mío. Es vuestro", se ha dirigido McCallum a los empresarios. "La experiencia, la tecnología, la investigación y la ventaja comercial líderes en el mundo desarrolladas y mantenidas por las personas de esta sala". 

Puede parecer una alarma sin precedentes, aunque en 2017 China ya dejó claro que podía realizar ataques informáticos para hacerse con información privilegiada. Durante aquel año, Equifax denunció el robo de 145 millones de datos personales de estadounidenses.

El Departamento de Justicia acusó en aquel momento a 4 soldados chinos que hicieron uso de 34 servidores en al menos 20 países diferentes para no dejar huella. William Evanina, exdirector del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad de Estados Unidos, lo explicó así a The New York Times.

"En lugar de mandar a sus espías a Estados Unidos a reclutar un solo objetivo, es más eficaz sentarse ante un ordenador en China y mandar miles de peticiones de amistad a objetivos con perfiles falsos", concretó.

China busca a sus próximos ciberespías en la universidad: sondea a los estudiantes de traducción de 3 universidades

En este sentido, tanto el FBI como el MI5 han recomendado al sector privado que busquen asociaciones con dichas agencias, como ha ocurrido en esta primera reunión de contacto en Londres.

"Mantener una ventaja tecnológica puede hacer más para aumentar el valor de una empresa que asociarse con una empresa china para vender en ese enorme mercado, solo para descubrir que el gobierno chino y su 'socio' roban y copian esa innovación", ha expresado Wray. 

Lo cierto es que estas ansias de colaboración con el sector privado por parte de las agencias de inteligencia llega 70 años después de que la historia de espionaje cruzado comenzara entre China y Estados Unidos.

En 1950, Qian Xuesen, cofundador del Laboratorio de Propulsión a Chorro y profesor en Caltech (Estados Unidos), fue denunciado por el gobierno estadounidense por presuntas conexiones con el PCCh. Nunca se demostró, aunque Qian viajó a China 5 años más tarde y se convirtió en el padre de los cohetes chinos.

El curso de la historia, además, quiso que el 1 de enero de 1979 Estados Unidos y China normalizaran sus relaciones. A pesar de ello, el FBI comenzó a formar a estudiantes chinos en Estados Unidos para tareas de contraespionaje.

Así, desde casi siempre el FBI se ha referido al gigante asiático como "la amenaza china". En palabras de la propia agencia, "una grave amenaza para el bienestar económico y los valores democráticos de Estados Unidos", con términos hirientes como "represión transnacional".

En definitiva, el contraespionaje y la inteligencia siguen siendo de vital importancia para gobiernos y empresas privadas. Y, en el siglo XXI, ganará quien cuente con tecnología más avanzada.

Otros artículos interesantes:

Ucrania dice que los satélites de Starlink ofrecidos por Elon Musk son "muy efectivos" contra Rusia, y China observa con atención

De Rusia a China: los 2.853 kilómetros que amenazan con restar brillo a Inditex en 2022

Te recomendamos