35 inquietantes fotos que muestran el aspecto actual de varias ciudades fantasma que han sufrido un accidente nuclear

Edificios dañados por el tsunami en Namie, Fukushima, el 11 de marzo de 2019.
Edificios dañados por el tsunami en Namie, Fukushima, el 11 de marzo de 2019.
Kyodo News/Getty Images

Kyodo News/Getty Images

  • El desastre nuclear de Chernóbil en 1986 transformó la ciudad ucraniana de Prípiat en una ciudad fantasma.
  • Otras ciudades también han sido abandonadas después de sufrir catástrofes nucleares, y cada una de ellas es hoy en día un cementerio de su antiguo yo, repletas de coches abandonados y edificios en ruinas.
  • Las siguientes fotos revelan el aspecto de estos lugares años después de haber sido abandonados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

Horas después del accidente en la central nuclear de Chernóbil, el peor desastre nuclear de la historia, los residentes de la ciudad de Prípiat vivían la rutina habitual de cualquier sábado. Los niños recogían flores y jugaban en la calle. Los adultos cultivaban sus pequeños huertos, se dedicaban a pescar e incluso se casaron ese mismo día.

Sin embargo, al día siguiente estaban siendo trasladados en autobuses, viéndose obligados a coger solo una pequeña parte de sus pertenencias: papeleo importante, recuerdos personales y un poco de comida. El ayuntamiento aseguró que la mudanza sería algo temporal, pero la mayoría de los residentes nunca regresarían a sus hogares.

Actualmente, Prípiat sigue relativamente abandonada, si no tenemos en cuenta los grupos de turistas que caminan por zonas señaladas y se reúnen en las guarderías, hospitales y colegios en ruinas.

Quizás se trate de la ciudad nuclear fantasma más famosa del mundo, pero no es la única.

Ha habido otros accidentes nucleares relevantes que han provocado evacuaciones abruptas en ciudades y pueblos. Este es el aspecto que tienen a día de hoy algunas de estas áreas abandonadas.

A raíz del desastre de Chernóbil, los habitantes de Prípiat tuvieron menos de una hora para hacer sus maletas.

Una noria en el pueblo fantasma de Prípiat el 13 de abril de 2006.

Los habitantes dejaron atrás carteles de la era soviética, banderas e incluso urnas electorales.

Los edificios, las casas e incluso el parque de atracciones que había montado en la ciudad han quedado completamente abandonados.

El parque de atracciones Prípiat, que estaba programado para abrir cinco días después del accidente de Chernóbil, nunca pudo dar la bienvenida oficial a los visitantes.

"No solo perdimos un pueblo, perdimos nuestras vidas", recuerda uno de los evacuados en el libro Voces de Chernóbil, de Svetlana Alexievich.

Algunos objetos han sobrevivido al paso del tiempo, mientras que otros se han desintegrado.

Máscaras de gas en una antigua base del ejército soviético cerca de la central nuclear de Chernóbil.

Los grafiteros han dibujado extrañas y oscuras figuras en las paredes de los edificios.

Graffiti en la ciudad abandonada de Prípiat, Ucrania.

Uno de los dibujos visto en la zona representa una serie de figuras infantiles que, al parecer, evoca los fantasmas de los antiguos residentes.

Leer más: 11 situaciones extrañas que ocurrieron tras la catástrofe nuclear de Chernóbil

A los turistas adultos se les permite ver los restos dispersos de los antiguos habitantes de Pripyat. Se requiere que los visitantes usen calzado cerrado y cubran sus brazos y piernas para evitar cualquier contacto de la piel con material radiactivo.

Turistas en la zona de exclusión de Chernóbil.

Los turistas también reciben instrucciones para no tocar ningún objeto, árboles ni paredes.

Hay muñecas espeluznantes en los alféizares de las ventanas y en las camas, pero fueron colocadas ahí posteriormente.

Una muñeca vintage colocada en la cama de una guardería cerca de la central nuclear de Chernóbil.

Un grupo de turistas colocó deliberadamente algunas muñecas en las camas de una guardería abandonada para lograr un efecto dramático.

Cerca, el pueblo fantasma de Kopachi también está abierto para visitas.

Los turistas hacen fotos de un edificio en el pueblo fantasma de Kopachi durante un recorrido por la Zona de Exclusión de Chernóbil el 23 de abril de 2018.

En los recorridos por la zona de exclusión de Chernóbil, un área restringida de unos 2590 kilómetros cuadrados que rodea la central nuclear, a menudo se lleva a los turistas a Kopachi, que se encuentra en el camino de Prípiat a Chernóbil.

La mayoría de las casas del pueblo fueron arrasadas y enterradas después de la catástrofe de Chernóbil.

Libros y partituras esparcidos en el suelo de una guardería abandonada en Kopachi el 29 de septiembre de 2015.

Se suponía que la acción evitaría que se propagara la contaminación, pero terminó teniendo el efecto contrario: los esfuerzos empujaron la radiación de una manera más profunda hacia el suelo y la acercaron más al agua subterránea.

Quedan pocos edificios en pie, aparte de la mencionada guardería.

Las camas infantiles de la guardería de Kopachi el 29 de septiembre de 2015.

También hay un monumento que honra a los soldados soviéticos que liberaron la aldea durante la Segunda Guerra Mundial.

Monumento de la Segunda Guerra Mundial en Kopachi.

Leer más: Estas fotografías muestran cómo es realmente el día a día en la zona de exclusión de Chernobyl, una de las áreas más contaminadas del mundo

Mientras tanto, un autobús abandonado yace en medio del bosque.

Autobús abandonado en Kopachi.

Veinticinco años después de Chernóbil, otro grave accidente en la centra nuclear de Fukushima, Japón, forzó la evacuación de varias ciudades en 2011.

Casas en ruinas a lo largo de una calle desierta en Namie el 11 de marzo de 2018.

El 11 de marzo de 2011, el terremoto y el tsunami de Tōhoku causaron tres derrumbes nucleares y múltiples explosiones de hidrógeno en la central nuclear de Fukushima Daiichi en Japón.

Durante la mañana posterior del desastre las autoridades japonesas evacuaron toda la ciudad de Namie, que se encontraba en la ruta del viento desde la central nuclear.

Una escuela primaria que sufrió daños en Namie el 22 de septiembre de 2013.

A los residentes no se les permitió regresar durante seis años.

Equipo de patio oxidado en un parque abandonado en Namie, Japón, el 10 de marzo de 2019.

En 2017, el gobierno levantó parcialmente las órdenes de evacuación, permitiendo que alrededor de 21.000 antiguos residentes volvieran a ocupar ciertas áreas. Alrededor de 1.000 personas decidieron regresar.

Namie se divide en tres zonas, dos de las cuales se han vuelto a abrir.

Aula de la escuela primaria Ukedo en Namie, Fukushima, el 1 de marzo de 2017.

La tercera zona, que representa alrededor del 80% del distrito, se mantiene cerrada debido a los elevados niveles de radiación.

Al desaparecer los humanos, los jabalíes comenzaron a vagar por las calles.

Un jabalí camina por una zona residencial en Namie, Fukushima, el 1 de marzo de 2017.

Los animales comenzaron a buscar comida después del desastre, por lo que los cazadores locales se han dedicado a atraparlos y matarlos.

Leer más: 13 de las ciudades fantasma abandonadas más grandes del mundo y las espeluznantes historias que las rodean

Muchos ex residentes todavía están demasiado asustados para volver.

Peluquería abandonada en Namie, Fukushima, el 24 de enero de 2019.

Algunos antiguos vecinos se muestran escépticos ante las afirmaciones de que el área es segura, mientras que a otros les resulta demasiado doloroso vivir entre las casas en ruinas y los edificios escolares vacíos.

Además de Namie, las autoridades japonesas señalaron otros municipios como zonas de "difícil retorno".

Un letrero desmantelado dice: "Energía nuclear: la energía para un futuro mejor", en la zona de exclusión en Futaba el 15 de febrero de 2016.

Una de esas zonas era Futaba, en la que vivían unas 7.000 personas en el momento del accidente.

Bicicletas abandonadas cerca de la estación de tren en la ciudad evacuada de Futaba el 22 de septiembre de 2013.

Ahora mismo Futaba es tan solo la sombra de lo que fue.

Muchos edificios están llenos de objetos desechados, y los vehículos abandonados están envueltos por la maleza.

Tienda en Futaba, Fukushima, el 11 de marzo de 2019.

La gran mayoría de la ciudad todavía está bajo un aviso de evacuación.

Camas de hospital abandonadas en Futaba, Fukushima, el 21 de abril de 2011.

Leer más: Un fotógrafo ha visitado las ciudades abandonadas de Chernobyl más de 20 veces durante los últimos 25 años y las cautivadoras fotos muestran cómo se ha detenido el tiempo

Las autoridades sigue trabajando para que la zona vuelva a ser habitable en 2022, pero se prevee el regreso de poca gente.

Shizuko Nakano, de 68 años, abandona su hogar en Futaba después de una visita temporal el 11 de marzo de 2019.

"Si hubieran pasado solo dos o tres años, tendría la opción de regresar. Pero mi casa ha quedado en ruinas y yo me he hecho mayor", cuenta uno de los evacuados de 69 años a The Japan Times en 2017. "Siendo realista, no creo que pudiera vivir allí ahora".

La ciudad japonesa de Ōkuma ya está abierta después de permanecer vacía durante ocho años.

Casas abandonadas en la ciudad de Okuma, Japón.

Ōkuma se encuentra al sur de Namie y Futaba. En la ciudad vivían unos 10.000 residentes en el momento del desastre de Fukushima.

A principios de este año, las autoridades japonesas determinaron que los niveles de radiación en dos de los distritos de Ōkuma eran lo suficientemente bajos como para que la gente regresara.

Sin embargo, muchas de las zonas de Ōkuma todavía están cerradas.

Aparcamiento de un restaurante abandonado a lo largo de la ruta 6 en Okuma el 24 de enero de 2019.

Alrededor de 50 personas han comenzado su mudanza a nuevas viviendas en abril, pero la mayoría de los antiguos residentes han optado por mantenerse alejados.

Aunque Ōkuma tiene nuevas tiendas y un ayuntamiento, su hospital y centro de la ciudad siguen siendo inseguros debido a la radiación.

Coches abandonados cubiertos por maleza en Okuma, Fukushima, el 20 de febrero de 2019.

Una explosión en la instalación nuclear de Mayak en Rusia se considera el tercer peor accidente nuclear del mundo, detrás de Fukushima y Chernóbil.

Una fábrica de pegamento abandonada en Muslyumovo el 17 de marzo de 2003.

La explosión liberó alrededor de 2 millones de curios de desechos radiactivos.

Las autoridades rusas tardaron más de 50 años en evacuar el pueblo cercano de Muslyumovo, que fue contaminado por la explosión nuclear en 1957.

Un hombre camina junto a su antigua casa en el pueblo de Muslyumovo el 17 de noviembre de 2010.

Los detalles sobre el incidente no se revelaron hasta después de la caída de la Unión Soviética en 1991.

Leer más: El 'sarcófago' de Chernóbil, que ayudó a contener la radiación, está siendo desmantelado porque se encuentra al borde del colapso

En 2009, los vecinos fueron reubicados a 1,6 km de distancia a un área denominada "Nuevo Muslyumovo".

El pueblo de "New Muslyumovo" el 17 de noviembre de 2010.

Gran parte del antiguo territorio fue derribado. Las casas fueron demolidas, y los restos arrojados a pozos, donde se enterraron.

Un letrero frente a un colegio abandonado en Muslyumovo prohíbe la pesca, la recolección de hongos y de bayas.

No obstante, algunas familias pertenecientes a un grupo étnico local, los tártaros, optaron por permanecer en el pueblo fantasma.

Alik Nuryshev, residente local en Muslyumovo, sufre epilepsia y parálisis cerebral.

Por su parte, el pueblo fantasma de Atomic City, en Idaho (Estados Unidos), no se evacuó de una vez.

Un edificio en ruinas fotografiado por David Hanson en su viaje a Atomic City.

Leer más: Por qué nunca deberías subir a un coche tras una explosión nuclear

En 1955, tuvo lugar un pequeño colapso nuclear a las afueras de Atomic City, en el Experimental Breeder Reactor-1, la primera central nuclear del mundo que genera electricidad.

Un coche vacío fotografiado por Hanson en su viaje.

Más tarde, en 1961, tres personas murieron en una explosión de vapor y una fusión en un reactor de energía nuclear en las cercanías de Idaho Falls.

Then in 1961, three people died in a steam explosion and meltdown at a nuclear power reactor in nearby Idaho Falls.

Esos accidentes tuvieron como consecuencia la reducción progresiva de la población: pasó de tener alrededor de 140 residentes en 1960 a solo dos docenas en 1970. La población ha rondado los 25 habitantes desde entonces.

Those accidents led to a steady decline in the town's population: It went from around 140 residents in 1960 to just two dozen in 1970. The population has hovered around 25 ever since.

Hoy en día, la zona está llena de coches abandonados y casas y remolques en ruinas.

A trailer captured by Hanson in Atomic City.

El fotógrafo David Hanson relató a Business Insider que al visitar el lugar a mediados de los 80, no vio ni a una sola persona.

Otros artículos interesantes:

11 situaciones extrañas que ocurrieron tras la catástrofe nuclear de Chernóbil

Imágenes espeluznantes de Fukushima seis años después del desastre nuclear

Te recomendamos