Pasar al contenido principal

Fuga de talento y falta de inversión: los grandes retos con los que debe luchar la investigación española en IA

España ante el reto de la IA
Farzad Nazifi/ Unsplash.
  • En todo el mundo solo hay 22.000 investigadores de Inteligencia Artificial con formación de doctorado en el mundo y el 40% se concentran en los EE. UU.
  • En España la fuga de talento es uno de los principales problemas. 
  • Nuestro país destaca en campos como el aprendizaje automático, y varios campos de robótica como la robótica de visión, servicio, robótica médica, agrícola y aérea / submarina entre otros.
  • Toda la transformación digital, la industria 4.0. todo el futuro de lo que será el mercado de trabajo a un plazo relativo medio corto pasara por la IA.

La inteligencia artificial no ha cesado de impactar en las industrias y se está convirtiendo en uno de los nuevo motores económicos. La correcta adaptación de esta tecnología podría contribuir con un 1,2% adicional al PIB anual en todo el planeta en los próximos diez años.

La apuesta en estas nuevas tecnologías que van a contribuir a generar la industria 4.0. es ahora o nunca.  La cuarta revolución afectará a la productividad. Y aunque actualmente aún no exista un consenso claro de cuál será el impacto neto de la inteligencia artificial (IA) y la robótica en el empleo, lo que sí es unánime es que todo parece apuntar a que los actuales modelos de desarrollo industrial no serán los del futuro.

En este escenario los países necesitan una estrategia a largo plazo si quieren aprovechar las oportunidades competitivas que puede brindar la automatización y preparar a sus trabajadores para el mercado por llegar.

Canadá, China, Japón o Finlandia, ya lanzaban sus estrategias de estado en IA en 2017. Y este año países como Francia, Dinamarca, Corea del Sur o la India, han hecho lo mismo, como recoge Medium, dispuestas a promover la innovación, el desarrollo y la capacitación de esta tecnología en sus centros de investigación y educativos.

Leer más: Europa, sin rumbo claro frente a la digitalización americana y china

Más allá de los gobiernos, las instituciones académicas también están comenzando,de manera particular, a apostar fuerte por estas tecnologías.

En esta línea, el MIT anunciaba  recientemente  la creación de una facultad dedicada en exclusiva a la inteligencia artificial. Apoyado en una inversión de 1.000 millones de dólares, el prestigioso centro planea renovar su programa académico dispuesto a “convertirse en un referente mundial en inteligencia artificial, machine learning y data science”. Y con ello erigirse como actor relevante “ de una tecnología que ya ha comenzado a transformar la sociedad y la economía de los países."

Y ante esto, cómo se encuentra España a la hora de asumir el reto de la IA en materia de educación e innovación.

Desde instituciones académicas a empresas tecnológicas, expertos españoles en esta tecnología nos dibujan una radiografía de la situación de la innovación en IA en España.

Innovación española en IA

España, se encuentra ante el momento clave de subirse al tren de la innovación y aprovechar no solo las posibilidades de la IA, sino las de todas las tecnologías que están transformando digitalmente nuestras sociedades para poder garantizar su competitividad en un futuro que ya está aquí”, declara Antonio Budia, director de marketing y operaciones de Microsoft Ibérica.

Una opinión que comparte, Alberto Galaso, Director del Hub Digital del Grupo MASMOVIL, “No apostar por esta tecnología, supone ir por detrás de los líderes mundiales en IA y debemos mejorar eso para poder competir en un elemento que es clave para asegurar nuestra competitividad futura”.

Para conseguir dejar de serlo Galaso lo tiene claro “es necesario invertir con fuerza para generar: investigación, fomentar la inversión y facilitar y desarrollar el talento en IA.”

España tiene una importante cantidad de grupos que investigan en Inteligencia Artificial en todo el país. Las fortalezas particulares de la comunidad académica en España son, según la Comisión Europea el aprendizaje automático, y varios campos de robótica como la robótica de visión, servicio, robótica médica, agrícola y aérea / submarina entre otros.

En este sentido la escuela de verano Advanced Statistics and Data Mining, organizada por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), se posiciona como una las 10 mejores del  mundo en la categoría de matemáticas y estadística según Inomics, web especializada en oportunidades educativas y profesionales de alta cualificación.

Por ello Amparo Alonso Betanzos, presidenta de AEPIA y Catedrática de Universidad de la Universidad de La Coruña, lo ve claro “Podemos competir en talento”, ese no es el problema que puede minar la competitividad española de nuestros centros.

Sí que lo es en cambio “la pérdida de talento que se va a entidades académicas y a la industria en el extranjero” como advierte Alonso. “Además de la falta de inversión pública y privada, junto con un sistema de I+D inflexible, poco previsible y cada vez más fuertemente burocratizado”, añade.

Dependencia de la inversión pública

Otro de los asuntos que más preocupa es la situación en la que se encuentra la investigación en nuestro país. Como resalta  Ramón López, Director del Instituto de Investigación en IA del CSIC, "en nuestro país gran parte de la investigación proviene del sector público, sustentado en parte por las inversiones del gobierno y los presupuestos generales". Por ello es tan esencial que existan acuerdos, presupuestos y sobre todo una política consensuada sobre el camino a seguir.

Pero por ahora, nuestro país no cuenta aún con una agenda estratégica en IA, que concrete cifras y directrices a seguir.

 A finales de 2017, cuando una buena parte de países ya habían concretado cuantiosas inversiones en materia de IA, España anunciaba la creación de un comité de sabios en Inteligencia Artificial y Big Data, destinados a escribir el Libro Blanco sobre Inteligencia Artificial. A punto de finalizar el 2018, y quizá debido a los cambios en el Gobierno, nada se sabe de este proyecto.

“Toda la ciencia debe ser una cuestión y un pacto de estado que no dependiera de los vaivenes políticos, hace años que se solicita desde la comunidad científica porque nos jugamos la situación y el bienestar económico del futuro”, explica López.  

Y es que debido a esta gran dependencia pública, sin acuerdos y planes los proyectos se paralizan a la espera de presupuestos e inversión.“No se puede esperar un año o dos porque habremos perdido el tren. Toda la transformación digital, la industria 4.0. todo el futuro de lo que será el mercado de trabajo a un plazo relativo medio corto pasara por la IA”, advierte.

Meses antes del Libro Blanco,  el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital lanzaba una consulta pública destinada a recabar tanto propuestas como información relevante para la elaboración de la ‘Estrategia Digital para una España inteligente’.

Como parte de esta Agenda Digital se recoge el objetivo de impulsar la I+D+i en las industrias del futuro. Pero, el plan no concretaba en qué medida se realizaría este impulso.

Como recuerda Amparo Alonso, actualmente la inversión para la IA en España se incluye dentro de los presupuestos recogidos por el Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de innovación 2017-2020, que “en tres años rondaría unos 8 millones de euros”.

Unas cifras que están muy lejos de las definidas por otros países. No solo eso, a pesar de la recuperación económica, la proporción de inversión en I+D en la economía española retrocede y en 2016 (últimos datos facilitados) aún no se equiparaba a cifras anteriores a la crisis.

Una de las cosas que más hace avanzar a un país es el conocimiento y la tecnología e innovación. La Inteligencia Artificial será uno de los motores de la economía del futuro y deberían apostar más en ella”, reclama Xabi Uribe-Etxebarria, fundador y CEO de Sherpa, única empresa española que la consultora tecnológica CB Insights incluyó el año pasado en su ranking de las 100 empresas más innovadoras en este campo.

Como recoge la Fundación COTEC mientras que la UE ha aumentado en estos años un 25% esa inversión, España la ha disminuido alrededor de un 10%. Además esto incide directamente con otro de los problemas principales de la innovación en nuestro país: la fuga de talento.

“La fuga de talento es trágica, el número de investigadores ha descendido un 9% en los últimos 5 años, con niveles de investigadores por habitante que son la tercera parte de países como Dinamarca”, explica la presidenta de AEPIA.

Perdemos talento tecnológico

Perdemos talento. Pero no solo eso, además el dinero, el tiempo, y el esfuerzo que ha implicado formar a los científicos españoles, que después desarrollan su capacidad en otros países.

Ramón López concreta con ejemplos propios. “En los último años tenemos a más de 20 personas que se nos han ido al extranjero y han comenzado a trabajar en universidades y empresas importantes. Si una parte al menos estuviera aquí en mi instituto (CSIC), mi instituto podría dar un salto cualitativo importante hacia delante.”

Por ello para López la primera apuesta de España en este sentido está clara “en la lista de cosas a hacer, para mi, la número uno es ampliar plazas y recursos para equipos de investigación. Todo esto frena el desarrollo... empecemos recuperando ese talento”.

“Si no lo remediamos va a seguir pasando [la fuga de talento]  porque las condiciones de trabajo en España o en países que apuestan por una economía basada en el conocimiento son muy distintas”, advierte Pedro Larrañaga profesor de Ciencias Computacionales e IA en la Universidad Politécnica de Madrid.

Según un estudio realizado por Element AI, solo hay 22.000 investigadores de AI con formación de doctorado en el mundo, el 40% de los cuales se concentran en los EE. UU. En China una de las potencias dispuestas a liderar la IA se ha lanzado nuevos visados para atraer el saber tecnológico y favorecer el desarrollo económico del país y en Europa algunos informes recogen ya la guerra que libran las empresas por acaparar este talento.

Leer más: El emprendedor español que ha creado una red mundial para conectar el talento digital

En nuestro país, además la fuga es más acentuada por las condiciones de la investigación en España. “Los planes de recuperación de talento son escasos, tanto en plazas como en dotación económica, y en estabilidad en la carrera investigadora”, explica Alonso.

Además algunos expertos ponen el acento en los salarios de investigación en nuestro país.“Si tienes una categoría independientemente de que lo hagas muy bien, mal o regular cobras lo mismo”, añade Larrañaga, “en otros países todo está sometido a una negociación y va en función de los recursos que eres capaz de generar en función de publicaciones, notas de alumno…” añade.
 
En opinión de Alberto Galaso, Director del Hub Digital del Grupo MASMOVIL, otro de los motivos de la salida de nuestros investigadores se da “al no haberse creado un ecosistema fuerte de empresas e instituciones que desarrollen la IA en nuestro país”.

Colaboraciones entre empresa y universidades

Por ello, “Ahora, más que nunca, son importantes las alianzas entre el sector privado y el sector público, porque la iniciativa privada tiene mucho que aportar” propone Budia, director de marketing y operaciones de Microsoft Ibérica.

Según su criterio, “en nuestro país hay una clara oportunidad de capitalizar iniciativas de vanguardia, profundizando en la relación universidad-empresa en tres áreas: la identificación de proyectos innovadores conjuntos; el apoyo a nuevas empresas de base tecnológica y la adaptación del contenido curricular en función de la demanda laboral cambiante”.

En este sentido, motivados por el boom de la digitalización universidades y empresas han comenzado a desarrollar programas centrados en las tecnologías disruptivas que marcarán el futuro del mercado laboral.

Una colaboración donde se trata de aprovechar, por un lado, los profesionales capacitados del entorno educativo y beneficiarse por otro de los medios, la inversión y el capital que pueden ofrecer las empresas privadas.

El Máster Universitario en Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica de Madrid (MUIA), que cuenta la colaboración del Centro Tecnológico Mixto UPM-Accenture en Inteligencia Artificial "AI.nnovation Space" o la Cátedra en IA lanzada por la Universidad Carlos III de Madrid y MasMóvil son algunos ejemplos de una oferta en la que sorprenden la escasez de cursos de grado centrados en dicha materia.

A tiempo de subir al tren de la IA

Tenemos talento y buenos equipos de investigación, pero la escasa inversión por parte del país y  un ecosistema débil empresarial que aporte capital privado parecen estar minando la relevancia de nuestros centros de investigación a la hora de desempeñar un papel relevante en la revolución de la IA.

¿Aún están a tiempo instituciones académicas y centros de investigación de "subir al tren de esta tecnología"?

"Solo es necesario un plan que favorezca: la investigación, facilite y atraiga la inversión internacional, fomente el emprendimiento”, observa Alberto Galaso.

“Todavía hay tiempo, es algo que acaba de explotar y queda mucho por hacer” indica Xabi Uribe-Etxebarria.

Te puede interesar

Lo más popular