Así será el futuro del transporte: más bicicletas y patinetes y dudas sobre los vuelos cortos y los coches autónomos

María José Rallo, secretaria general de Transportes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.
María José Rallo, secretaria general de Transportes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Pablo Moreno

  • En medio de un proceso de descarbonización de las ciudades, todo apunta a que las zonas urbanas se van a llenar de patinetes y bicicletas que nos ayuden a completar nuestros trayectos de una forma más sostenible.
  • Para desplazamientos largos, el tren y el autobús buscan imponerse al avión. Sobre todo, en los vuelos cortos que ahora el Gobierno no quiere prohibir.
  • Otros, como los drones y los coches autónomos, están destinados a ser los protagonistas de la próxima década, aunque deben disipar dudas.
  • Así vislumbra el futuro María José Rallo, secretaria general de Transportes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

El mundo del transporte está inmerso en un proceso de cambio para dejar atrás tecnologías y hábitos contaminantes para utilizar otras alternativas que sean más respetuosas con el medio ambiente. 

Esto no es otra cosa que la denominada movilidad sostenible. Algo que, como subraya María José Rallo, secretaria general de Transportes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, a Business Insider España, "es un compromiso que hay que hacer transversal a toda la sociedad".

Es por esa consciencia de nuestros actos que el transporte también va a sufrir cambios. Uno de ellos será reducir el uso del coche privado y utilizar mucho más el transporte público

"El transporte público es la forma masiva de transporte y, por tanto, la columna vertebral. Tiene que ser el centro de la movilidad urbana y metropolitana. El transporte público es uno de los elementos esenciales para la vida cotidiana de todos los ciudadanos", explica María José Rallo.

Otro de los cambios, que ya estamos viendo a día de hoy, es el auge de los patinetes y bicicletas para movernos por los entornos urbanos. 

"Los patinetes tienen ventajas —son eléctricos y ocupan poco espacio—, pero también desventajas. Hay una percepción de falta de seguridad en los últimos 2 o 3 años en las ciudades muy importante. De hecho, hay sitios en los que se dice que la gente mayor tiene pánico a los patinetes", destaca María José Rallo, secretaria general de Transportes y Movilidad del Ministerio de Transportes.

Es por eso que la Dirección General de Tráfico (DGT) ya se ha puesto manos a la obra para intentar mejorar su uso. "Al usuario le gustan porque resuelven sus problemas. Por eso van a tener su papel, pero hay que trabajar mucho en la seguridad y en su convivencia con los otros modos de transporte", subraya Rallo.

El Gobierno tomará la decisión de prorrogar el descuento de la gasolina a final de año "en función de cómo estén las circunstancias"

Algo parecido ocurre con las bicicletas, sobre todo las eléctricas, que están viviendo un momento de gran popularidad. Tanto es así que los carriles-bici no paran de crecer, en parte gracias a las ayudas que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana está ofreciendo a los ayuntamientos. 

"Nosotros estamos sorprendidos. Hemos dado una línea de subvenciones a los ayuntamientos de 1.000 millones de euros, una línea sin precedentes. De estos, 400 millones han ido dedicados a movilidad activa", destaca la secretaria general.

Sin embargo, como los patinetes, también tienen sus propios retos. "La bicicleta tiene que ser segura y cómoda", matiza Rallo. "Seguro es que no te sientas amenazado por los coches y cómodo es que sepas que dejas ahí tu bicicleta y nadie te la roba". 

Ambos medios de transporte son una pieza clave para la movilidad del futuro dentro de las zonas urbanas, bien sean para completar todo el viaje, o bien para realizar la última parte.

Los viajes en tren y bus se impondrán al avión

Pero, ¿qué pasa cuando quieres moverte por otras ciudades de España? 

Para este tipo de desplazamientos, tenemos otras opciones dentro del transporte público, como son el avión, el tren o el autobús. Sin embargo, los 3 no son iguales.

Para el Gobierno, los servicios de tren y autobús son primordiales. "Ahora estamos en el momento en el que hay que hacer que ambos se entiendan mejor entre ellos, poniendo realmente al ciudadano en el centro y que, de alguna manera, sean sistemas complementarios", detalla Rallo. 

Además, la secretaria general matiza que "muchas veces los autobuses no llegan a la estación de tren, o los sistemas autonómicos y el estatal no están perfectamente coordinados. Se trata de establecer las condiciones para que los 2 sistemas vayan convergiendo y que realmente formen parte de un sistema intermodal, pero real". 

El Gobierno estudia "incautar la fianza" para atajar los "comportamientos abusivos" con los abonos gratis de Renfe

Por otro lado, se encuentra el avión. En concreto, qué hacer con los vuelos cortos. El Ejecutivo de Pedro Sánchez no parece tener muy claro lo que hacer a este respecto. Si hace apenas un año, en la presentación del programa Proyecto 2050, sí que planteó la suspensión de estos vuelos, ahora se decantan por todo lo contrario.

"Hoy en día el avión está demonizado y parece que es el culpable de todos los males, de los gases de efecto invernadero, del ruido y, sobre todo, de las emisiones de CO₂", reflexiona Rallo. Además, afirma que la posibilidad de prohibir este tipo de desplazamientos por avión no está sobre la mesa en estos momentos. 

Sin embargo, esta no era la idea que se reflejaba en el anterior programa. "Se recomienda prohibir los vuelos en aquellos trayectos que puedan realizarse en tren en menos de 2,5 horas", señalaba el plan en uno de sus objetivos medioambientales en mayo de 2021.

Lo que sí detecta el Gobierno es que los usuarios se están decantando más por el tren frente al avión. "Otra cosa es cuando existe alta velocidad y el usuario decide. Se está produciendo un trasvase natural del avión al tren y eso está muy bien", afirma. Y perciben esta decisión como un movimiento acertado, ya que desde el punto de vista económico es mucho menos agresiva que la propia prohibición. 

Los coches autónomos despiertan dudas

Sin embargo, ya se está trabajando para que, en el futuro, esta oferta de transportes se amplíe, añadiendo los drones y los coches autónomos. A pesar de estar abocados a ser un medio más en los próximos años, aún deben trabajar en solucionar los problemas de seguridad que tienen. Además, los 2 no están evolucionando al mismo ritmo.

"Los drones tienen retos de seguridad y tecnológicos, pero están avanzando rapidísimo", explica María José Rallo. El mayor impulso que se está haciendo actualmente es ordenar el espacio aéreo por el que circulan.

"Dentro de la Unión Europea, se está trabajando de una manera muy intensa en lo que llaman el UE Space porque hay que ordenar el tráfico aéreo de drones en el ámbito urbano para que puedan hacer esa labor de llevar paquetes o lo que sea", destaca.

Por el momento, se ha aprobado hacer pruebas piloto para poder ir afinando su tecnología. Además, la secretaria general de Transportes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana recuerda que estos drones pueden usarse tanto para el transporte de mercancías como para el de personas.

Aunque estas aeronaves están avanzando mucho, no parece que vayan a eclosionar en los próximos años. "No veo en los próximos años un uso muy masivo, pero sí veo experiencias piloto que ya se vayan implantando", detalla. "Serán una realidad y, desde el punto de vista del precio, podrán tener mayor o menor encaje". 

 

Una realidad muy diferente es la de los coches autónomos. "Aquí compartimos criterio con la Dirección General de Tráfico (DGT); probablemente va a ir mucho más rápido todo lo que es la conducción conectada que la autónoma. Y más en Europa, donde hay una concepción más conservadora en el sentido de garantizar la seguridad y todas las cuestiones más vinculadas a la ética".

En su opinión, realizar un viaje completo de forma autónoma nunca va a ser una opción real. "Mi percepción es que la conducción autónoma no va a ser una realidad que se implante de una manera tan rápida como parecía hace unos años. Irá asociada a casos de uso en los que se pueda garantizar que no haya riesgos de seguridad ni éticos", advierte. 

Pero, ¿qué son los casos de uso? "Imagínate que, cuando haya camiones o en las zonas urbanas, vayan conducidos, pero luego entras en autovía o autopista y puedas ir en piloto automático. Eso es una conducción autónoma en un caso de uso específico", profundiza.

Sin embargo, España sí opta a convertirse en uno de los bancos de pruebas más importantes de Europa para desarrollar los coches autónomos. ¿La razón? Su red de infraestructuras y el clima. 

Otros artículos interesantes:

"La nueva movilidad va a estar centrada en las personas y basada en la electrificación, la conectividad y el vehículo autónomo"

Las 9 rutas aéreas desde España que podrían completarse ya con aviones eléctricos y cuánto se dejaría de contaminar con cada una de ellas

La utopía de los coches totalmente autónomos: ¿funcionarán algún día sin intervención humana?

Te recomendamos