Este gráfico muestra cómo difiere radicalmente el ritmo de vacunación de un país a otro

| Traducido por: 
- Actualizado:
Vacuna del COVID-19

Reuters/CARLOS OSORIO

  • El despliegue mundial de la vacuna es muy desigual. Tanto que algunos países podrían alcanzar la inmunidad colectiva incluso años antes que otros.
  • Israel, Estados Unidos y Reino Unido son los que más rápido están vacunando a la población, mientras que Brasil, India y Japón van a la zaga. 
  • Este gráfico refleja cuándo 18 países diferentes alcanzarán 3 hitos clave en la vacunación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

España mantiene su objetivo de alcanzar cerca del 70% de inmunizados para finales de agosto de 2021. Dicho porcentaje implica estar a las puertas de la inmunidad colectiva, cuando al virus le costaría más saltar de persona a persona y provocar grandes brotes de COVID-19.

Hasta la fecha, casi un 30% de españoles ha recibido al menos una dosis de las vacunas desarrolladas para frenar la propagación del nuevo coronavirus, según el último informe del Ministerio de Sanidad. 

Mientras tanto, en tan sólo una semana, alrededor de la mitad de la población de Estados Unidos habrá recibido al menos una dosis de la vacuna, un hito que otros países podrían tardar años en alcanzar al ritmo actual.

Este gráfico muestra las posibilidades de que el coronavirus se convierta en un virus endémico, según una encuesta que pregunta a más de 100 inmunólogos y epidemiólogos

El ritmo de vacunación en todo el mundo sigue siendo muy desigual: hasta este lunes, los países ricos han recibido el 83% del suministro mundial de vacunas, a pesar de constituir sólo el 53% de la población mundial, según el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. 

Israel, EEUU y Reino Unido son los países que más rápido han puesto en marcha las campañas de vacunación. Israel ha vacunado a la mitad de su población en sólo 2 meses, de diciembre a febrero. Reino Unido, por su parte, ha llegado a este hito hace ya 2 semanas. En aproximadamente un mes, alrededor del 75% del país podría estar vacunado.

Mientras tanto, muchos otros países, como Egipto y Sudáfrica, no se espera que crucen ese umbral hasta dentro de una década al ritmo actual.

El siguiente gráfico refleja el tiempo que tardarán 18 países en alcanzar estos hitos clave en las campañas de vacunación, en función de su velocidad actual de despliegue de las vacunas. 

Los epidemiólogos han calculado que los países tendrán que vacunar a alrededor del 75% de su ciudadanía para alcanzar la inmunidad colectiva. A partir de este umbral, los expertos consideran que el coronavirus ya no puede propagarse fácilmente de persona a persona.

Pero, para muchos países, ese es un objetivo lejano. 

Al ritmo actual de 110.000 vacunas diarias, Japón podría tardar 8 meses en inmunizar a una cuarta parte de su población y más de 2 años en inmunizar al 75%. 

Corea del Sur se enfrenta a una situación similar: el umbral de vacunación del 75% del país está a más de un año de distancia.

Esto significa que es probable que se necesiten años para alcanzar la inmunidad de grupo a escala mundial. 

El suministro limitado de vacunas ha dificultado el despliegue de las candidatas en muchos países

Un hombre es vacunado contra el virus del COVID-19 en India.
Un hombre es vacunado contra el virus del COVID-19 en India.

Reuters

Uno de los mayores retos para alcanzar la inmunidad colectiva mundial es la falta de suministro de vacunas.

En los inicios de la pandemia, los países más ricos —entre los que se encuentran España, EEUU o Reino Unido—, ya cerraban acuerdos con las farmacéuticas para asegurarse un amplio suministro para sus ciudadanos. 

Para entonces, ni siquiera se conocía si sus vacunas iban a ser seguras o eficaces.

Los países de menores ingresos no podían permitirse hacer esa apuesta, por lo que muchos siguen compitiendo por las vacunas o esperando el suministro de naciones que fabrican dosis a nivel nacional, como China y Rusia. 

Los países más ricos del mundo vacunan 25 veces más rápido: acaparan el 40% de las vacunas cuando los más pobres disponen sólo del 1,6%

Pero es que incluso algunos países de ingresos altos o medios han sufrido un lento despliegue de vacunas.

Brasil, por ejemplo, rechazó una oferta de compra de 70 millones de dosis de la vacuna de Pfizer en agosto, apostando en cambio por la inyección de AstraZeneca (que es significativamente más barata) para impulsar sus campañas de vacunación. Ahora, el país se está quedando sin suministro de vacunas, por lo que está recurriendo a dosis de reserva de la candidata Sinovac de China. 

Para más, las declaraciones del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, han alimentado el escepticismo sobre las vacunas. 

Con anterioridad, Bolsonaro había bromeado diciendo que la inyección de Pfizer podría "convertirte en un caimán". No obstante, este lunes ha anunciado que el Gobierno destinaría 5.500 millones de reales más (1.050 millones de dólares o unos 865 millones de euros al cambio actual) para suministrar más vacunas a la población.

Viales de las vacunas de Pfizer y BioNTech.

REUTERS/Thilo Schmuelgen

EnJapón y Corea del Sur, algunos expertos en salud pública han atribuido la lentitud de los despliegues a un número de casos sistemáticamente bajo: en Japón los casos diarios de coronavirus nunca han superado los 8.000 y en Corea del Sur los casos diarios se han mantenido por debajo de los 1.000 durante la mayor parte de la pandemia. Esto ha hecho que sea menos urgente adquirir dosis rápidamente.

Pero también ha habido otros retrasos: sólo los médicos y las enfermeras están autorizados para administrar vacunas en Japón y el país no había autorizado su primera vacuna contra el coronavirus hasta febrero, meses después que Europa, Estados Unidos y Reino Unido. 

Qué vacunas necesitarían una tercera dosis y por qué

La India se ha visto prácticamente obligada a retrasar el suministro de vacunas al público general. 

Su esfuerzo de vacunación se ha visto severamente afectado con el incremento de los casos de COVID-19 desde febrero de este año, en medio de la propagación de nuevas variantes. El personal sanitario ha tenido que dejar de administrar vacunas para atender a los pacientes hospitalizados.

Ahora, los funcionarios de la OMS piden a las naciones ricas que ayuden a otros países a acelerar el ritmo.

"El COVID-19 ha demostrado que nuestros destinos están estrechamente vinculados", ha advertido Tedros este mes de febrero. "Ganemos o perdamos, lo haremos juntos".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.