Pasar al contenido principal

Frederic Llordachs, cofundador de Doctoralia, analiza las otras consecuencias de la pandemia: "Se ha avanzado más en un mes en sanidad digital que en 15 años"

Frederic Llordachs, co-fundador de Doctoralia.
Frederic Llordachs, cofundador de Doctoralia. Doctoralia
  • Frente al coronavirus la sanidad digital se alza como una herramienta que podría permitir seguir proporcionando una asistencia sanitaria de calidad de forma segura.
  • Así lo considera el médico Frederich Llordachs, co-fundador de Doctoralia plataforma de búsqueda de especialista médico, en entrevista telefónica con Business Insider España.  En su opinión la crisis del coronavirus ha llevado a muchos centros a tener que agilizar sus procesos de visitas online para adaptarse a la nueva situación.
  • Bajo este terrible escenario de la pandemia, pacientes con enfermedad crónica, con inmunidad baja, pacientes que no pueden acercarse sin peligro a lugares de alto riesgo de infección, son los primeros a los que se ha intentado adaptar la asistencia médica digital, ​​​​​describe Llordachs.
  • Pero la sanidad digital no es solo ser atendido por un especialista a través de internet. Historiales únicos digitales y dispositivos para la monitorización a distancia de enfermos, son algunas de las mejoras que también persigue este campo.
  • "Estoy convencido de que la única forma de mejorar la situación de las residencias de ancianos es mediante tecnología porque es muy caro sanitarizar todas las residencias de ancianos pero tampoco puede ser que la única relación con la sanidad sea un médico que va una vez a la semana", remarca a este respecto el médico.
  • Descubre más historias en Business Inisider España.

El coronavirus hizo saltar por los aires la rutina. Y es posible que tras este muchos hábitos comunes pasen a ser cosa del pasado.

Es de esperar que gran parte de los negocios apuesten por digitalizarse. Viajar o comprar ropa será distinto. Ir al médico puede que también.

Bajo el terrible escenario del coronavirus la sanidad digital se alza como una herramienta que podría permitir seguir proporcionando una asistencia sanitaria de calidad de forma segura.

"Estamos viviendo un punto de inflexión debido a un fenómeno tan poco agradable como la pandemia. Está provocando que ya no sea tan atractivo ir a ver a los médicos cara a cara, que tampoco tengamos ganas de esperar en una sala de espera llena de gente”, considera el médico Frederich Llordachs, cofundador de Doctoralia, plataforma de búsqueda de especialistas médicos, que además permite realizar consultas médicas de manera online, en conversación telefónica con Business Insider España.

En su opinión, el brote ha ayudado a tomarse en serio a la telemedicina. Si bien las herramientas estaban, en cuanto a la sanidad digital, "ni estaba ni se la esperaba en los últimos 5 años y ahora de repente ha tenido que estar ahí y gracias que está", reflexiona.

Superada la crisis de la alta mortalidad y comenzando a pensar en alcanzar la 'nueva normalidad', se está entrando en una segunda fase en la que hay que intentar reducir los contagios, mantener la curva e impedir que no vuelva a darse el pico," y eso va a llevar a que seamos atendidos de manera diferente por los médicos" afirma. 

“Se ha avanzado más en un mes en sanidad digital de lo que se había avanzado en 15 años”

La salud digital (o su término eHealth) utiliza la tecnología para mejorar la gestión sanitaria y el tratamiento de los pacientes. 

Desde registros médicos digitales hasta consultas online y dispositivos para la monitorización a distancia de enfermos, este campo supone un cambio de paradigma en cuanto a la relación entre paciente y médico.

Pero si bien las herramientas tecnológicas para ello llevan tiempo siendo desarrolladas (sirva de ejemplo el Big data o los pastilleros digitales), su uso estaba lejos de normalizarse. Algo que podría cambiar drásticamente el brote. 

"Desde hace años se ha pilotado y se ha estudiado todo lo estudiable, por lo que ya no es un tema de validación clínica es un tema de uso. Hay gente que habla de que se ha avanzado más en un mes en sanidad digital de lo que se había avanzado en 15 años. Y es así de chocante porque hemos hecho de la necesidad virtud."

Leer más: "Las situaciones de crisis sacan lo mejor de las personas": el fascinante viaje a España de los robots que hacen más de 2.000 PCR al día y que serán clave para el desconfinamiento

Llordachs compara lo ocurrido con la asistencia sanitaria digital a lo que ha pasado con el teletrabajo —que muchas organizaciones han tenido que implantar de manera precoz y forzosa como medida frente al confinamiento.

"Los profesionales están saltando pantallas de nivel de confianza en esta tecnología porque no les queda más remedio y es un poco 'ojalá tuviésemos mejor desarrollado esto'".

Pacientes con enfermedad crónica, con inmunidad baja, pacientes que no pueden acercarse sin peligro a lugares de alto riesgo de infección, son los primeros a los que se ha intentado adaptar la asistencia médica digital, ​​​​​​ describe Llordachs.

En este sentido, como relata el experto, muchos centros de atención integral han hecho gestiones muy precoces porque ya estaban en el camino de hacer cosas de este tipo.

"Por ejemplo, el Hospital del mar de Barcelona que ya tenía un proyecto con 10 o 12 agendas para neurología, oncología... lo único que han hecho es acelerar un poco el ritmo."

Precisamente este mismo hospital firmaba a principios de 2020 un acuerdo con la startup Doctivi para el desarrollo de una plataforma de teleasistencia sanitaria.

Las trabas no vienen del paciente, este "quiere tener herramientas digitales"

Para Llordachs la implantación de la sanidad digital que permita todo esto pasa por "un cambio de mentalidad". Un cambio que sin embargo no parece recaer tanto en el paciente.

"En Doctoralia somos el ejemplo claro de que del paciente las trabas no venían, quiere tener herramientas digitales".  Según su fundador, la plataforma tiene más de 4 millones de pacientes mensuales. Una cifra llamativa en el contexto de la sanidad privada si se siguen las cifras facilitadas por Llordachs.

"En España solo el 25% acude a la sanidad privada, por lo que esta muestra [sus clientes mensuales] es brutal. La cantidad de gente que nos utiliza demuestra que la gente ya estaba preparada para todo esto", incide.

Eliminado de la ecuación el usuario, los principales obstáculos que han impedido un boom de la sanidad digital parecen llegar tanto de parte de la normativa —"las leyes siempre van por detrás de los “usos y costumbres”  considera—  y de los propios profesionales sanitarios.

"Que los médicos somos innovadores no es verdad (...) Porque nos quedamos con la terapia y con lo que conocemos y que sabemos que funciona y cambiar el arsenal terapéutico de un médico es muy complejo", confiesa.

"La única forma de mejorar la situación de las residencias de ancianos es mediante tecnología"

17.848 ancianos han muerto en residencias españolas con COVID-19 o síntomas compatibles con la enfermedad, según datos de RTVE relativos al 13 de mayo.

La pandemia ha puesto de manifiesto el gran reto sanitario al que se enfrentan estos geriátricos y centros para ancianos en nuestro país.

Afrontarlo supone favorecer una mayor vinculación entre el residente de tercera edad y el sanitario. Un vínculo que en opinión de Llordachs debería estrechar la tecnología.

"Estoy convencido de que la única forma de mejorar la situación de las residencias de ancianos es mediante tecnología porque es muy caro sanitarizar todas las residencias de ancianos pero tampoco puede ser que la única relación con la sanidad sea un médico que va una vez a la semana", remarca.

Leer más: "Todo el personal está trabajando al 150%, mejor no lo pueden hacer": las residencias de personas mayores en España y Suecia aglutinan más del 40% de los fallecimientos con COVID-19

"Hay centenares de dispositivos médicos conectables a distancia que podrían casi monitorizar a los pacientes de sus patologías", asegura el médicos citando como ejemplo, la posibilidad de trazar enfermedades como inmunodeficiencia cardíacas, diabetes o hipertensión entre otras.

El seguimiento se basa en un dispositivo capaz de medir ciertos datos o patrones y mandar esa información a la nube. Cuando se da alguna alteración el sistema pude "avisar al médico, al personal de la residencia o incluso a la familia."

"Son herramientas que deberían imponerse para mejorar el funcionamiento dentro de una residencia y me consta que el sector ha estado muy preocupado durante hace años pidiendo una cierta mayor relación entre el residente y el sanitario."

"En el siglo XXI no hay que tener que esperar a encontrarte mal para ir al médico sino que debería ser el médico el que me llamara y si te ve mal, te pidiese que acudieras a hacerte unas pruebas'"

Tras lo ejemplificado con las residencias, se muestra que la sanidad digital no es solo ser atendido por el medico de manera online.

Para Llordachs esta accesibilidad a la visita es solo el primer paso. El segundo es conseguir un historial único, es decir "que toda esta información que se genera también se refleje en el historial común de una forma u otra" considera.

Se trata por tanto de un reto de inter-operabilidad en el que todos los datos de fuente médica deberían poder aglutinarse juntos, acabando con los silos de las especialidades y dando lugar a "una historia clínica compartida, accesible por los propios pacientes", asegura Llordachs.

Datos que provengan tanto de la asistencia médica pero también de otros dispositivos de uso cotidiano que puedan estar en contacto con el paciente cuyos datos — desde cuándo y cómo se están tomando las pastillas hasta información de cómo está de azúcar— se incluyan en el historial de forma automática. 

"Estamos entrando en la puerta de lo que puede ser una revolución santitaria por la cantidad de datos que no vamos a tener que gestionar sino que se van a gestionar prácticamente solos y de los que los profesionales sanitarios solo van a tener que ir a comprobar, con este superasistente que es la tecnología."

Y todo ello con el único objetivo de repercutir directamente en una mejora del paciente hasta ahora nunca vista, donde la  prevención se alza como uno de los puntos claves de la aplicación salud digital.

"'El paradigma en el siglo XXI es no hay que tener que esperar a encontrarte mal para ir al médico sino que debería ser el médico el que me llamara 'te veo mal, ven que te tenemos que hacer unas pruebas.'"

Y además