He vivido sin pagar alquiler durante todo un año cuidando casas: este es el guion que utilizo y mis mejores consejos para conseguir buenas casas

Alice Draper.
Alice Draper.

Cortesía de Alice Draper

Durante este 2022 no he pagado ningún alquiler. Dirijo un negocio de relaciones públicas a distancia, viajo con frecuencia y utilizo TrustedHousesitters (Cuidadores de casas de confianza) para encontrar alojamiento. 

A principios de este año decidí poner fin a mi contrato de alquiler de un pequeño estudio en Durban, Sudáfrica, y adoptar el estilo de vida de nómada digital. Dos meses antes, usando el enlace de un amigo al que le encantaba esa plataforma, pagué 129 dólares por la suscripción de un año al plan básico de TrustedHousesitters. 

Cuidar casas es una alternativa para iniciar este tipo de vida, si hubiese alquilado diferentes casas en Airbnb hubiese gastado más dinero, pero este mecanismo me permite ahorrar todo lo que hubiese destinado al alquiler. 

Cómo teletrabajar desde cualquier lugar del mundo: 5 consejos que todo nómada digital debe seguir

Mi estudio en Durban costaba 220 dólares al mes, sin incluir gastos y se encontraba en un área barata, en el patio trasero de otra persona. El alquiler de una casa pequeña en la misma zona, en Ciudad del Cabo, donde los alquileres son más elevados, el alquiler llegaría a los 700 dólares al mes. 

En mis anteriores estancias, viajaba a nuevas zonas por periodos cortos, lo que en Airbnb supondría unos 60 dólares la noche, de esta manera me ahorro 1.800 dólares. Si me hubiese quedado 6 meses completos, hubiese ahorrado hasta 4.200 dólares. 

TrustedHousesitter funciona con un sistema de intercambio equitativo

Mientras la aplicación cuenta con miles de casas en Estados Unidos y Europa, solo había 9 casas disponibles en Sudáfrica cuando me uní. 

En la aplicación puedes comprobar el número de solicitantes aproximados para una casa. Tras investigar, me di cuenta de que es más fácil conseguir casas locales cuando estás empezando, así que solicité dos casas para cuidar en Sudáfrica: una en Durban y otra en Johannesburgo. Ambas tenían más de cuatro solicitantes. 

Conseguí ambas en menos de dos semanas después de registrarme en la plataforma. En la primera casa estuve una semana y en la segunda 3. Al tiempo conseguí una casa durante 6 meses en Ciudad del Cabo, que dejé antes para visitar a mi pareja en Dubái. 

Dejé mi trabajo para viajar y trabajar a distancia hace 5 años: esto es lo que me hubiera gustado saber antes de hacerlo

El negocio es mutuo: yo obtengo alojamiento gratuito mientras que el dueño de la casa se va de viaje tranquilo sabiendo que alguien cuida de la vivienda y las mascotas. En mi estancia de 3 semanas en Johannesburgo, mi anfitriona viajaba a Irlanda por vacaciones y me explicó que también utilizaba TrutedHousesitters para conseguir una estancia gratuita mientras estaba allí. 

En las características de cada cliente aparecen las características de la casa y si tienen mascota, se especifica la raza, la edad y las funciones a realizar para el cuidado de los animales, como por ejemplo "alimentar a los perros una vez al día y sacarlos diariamente". 

He recibido varias invitaciones para cuidar de una casa a la que no me presenté, incluida una de 6 meses en Costa Rica que no pude aceptar. Esto es sin duda una prueba de que tengo buen perfil. 

Como trabajadora a distancia que pasa aproximadamente de unas 5 a 7 horas delante del ordenador, alterno entre el trabajo en casa (lo priorizo si hay perros, que suelen necesitar más atención que los gatos) y visitar cafeterías. 

La mayoría de las tardes salgo a pasear y por las noches y los fines de semana programo actividades o visito zonas turísticas para explorar nuevas zonas. 

Cómo ponerse en contacto con los dueños de las casas

Cuando envío los mensajes a los propietarios de las viviendas para que me seleccionen como cuidadora de su casa, intento que sean personales y no enlatados, con una clara llamada a la acción y con la solicitud de un contacto más cercano como lo es una llamada. 

Esta es la estructura que utilizo normalmente:

Hola [nombre],

Me alegro de conocerte. Me encantaría cuidar de [nombres de las mascotas] mientras usted está fuera. 

[Párrafo personalizado sobre la razón por la que estoy interesada en esta casa. Comento la personalidad de la vivienda y hago comentarios sobre detalles específicos que el dueño de la casa haya mencionado en la biografía]. 

Me he inscrito recientemente en la plataforma, pero puedes contactar con algunas referencias anteriores: 

[nombres y datos de contacto de las referencias]. 

Estoy vacunada, no fumo y paso la mayor parte del día trabajando en mi portátil. También intento salir al aire libre al menos una vez al día para dar un paseo. 

Si quieres hacerme algunas preguntas o conocerme mejor, estaré encantada de hacer una videollamada rápida. Aquí está mi enlace de Calendly para agendar una: [insertar enlace].

Gracias [nombre], estoy deseando saber de ti. 

Cómo redactar una carta de presentación: 6 claves que pueden suponer la diferencia entre conseguir el trabajo y pasar desapercibido

Cómo construir tu perfil

Recomiendo rellenar todas las secciones del perfil y no escatimar a la hora de hablar de ti. Yo subí el máximo de 7 fotografías e incluí primeros planos de mi cara, una foto mía con perros y algunas fotos en las que estoy al aire libre y haciendo senderismo. 

En la sección de "Acerca de", escribí sobre el trabajo que hago e incluí enlaces a mis sitios web. También enumeré algunas de mis aficiones e intereses, que estoy vacunada, no fumo y tengo buenos hábitos. 

En el apartado "por qué quiero cuidar casas" escribí sobre el trabajo a distancia y mi gran interés por los animales. Al igual que ocurre con las aplicaciones de citas, centrarse demasiado en lo que se quiere (en este caso alojamiento gratuito) puede resultar desalentador. Es más atractivo centrarse en lo que puedes ofrecer. 

5 cosas que un reclutador ve cuando entra en tu perfil de LinkedIn, según varios expertos en captación de talentos

En "Mi experiencia", la última sección, detallé el tipo de casas que he cuidado y los distintos animales que he atendido. El perfil también te da la opción de enlazar con tus cuentas en LinkedIn y Airbnb. Como tengo reseñas en ambas plataformas, añadí esos enlaces. 

La característica más importante en la que se fijan los propietarios a la hora de elegir cuidador son sus reseñas. Es una buena idea preguntar a un cliente si ha quedado satisfecho con la estancia de la casa y si hay algún margen de mejora. Si su respuesta es positiva, puedes pedirles que lo comenten en tu perfil. 

La aplicación también te permite añadir reseñas externas cuando empiezas, enviando una solicitud de enlace a alguien para el que hayas hecho house-sitting antes. Aunque yo solo obtuve una reseña externa, recomiendo conseguir tantas como sea posible. 

Otros artículos interesantes:

Cómo redactar recomendaciones de LinkedIn para que impulsen tu carrera profesional

¿Será la recesión el fin del teletrabajo?

Estos son los requisitos que debe cumplir un nómada digital para teletrabajar en España y en otros países europeos

Te recomendamos