De Mark Zuckerberg a Jeff Bezos: los mayores superyates de los multimillonarios tecnológicos

Madeline Berg,Grace Kay
| Traducido por: 
Mark Zuckerberg compró recientemente un megayate de 118 metros, un símbolo de estatus entre los multimillonarios del sector tecnológico.
Mark Zuckerberg compró recientemente un megayate de 118 metros, un símbolo de estatus entre los multimillonarios del sector tecnológico.Chris Unger/Zuffa LLC via Getty Images; Ruben Griffeon/SuperYacht Times
  • Los megayates se han convertido en un símbolo de estatus para los más ricos entre los ricos.
  • En los últimos años, Jeff Bezos y Mark Zuckerberg han derrochado en barcos enormes.

El ciudadano medio que celebra un renacimiento personal tras, por ejemplo, el fin de una relación duradera o al acercarse a una nueva década podría conmemorarlo con un tatuaje en el tobillo o un coche deportivo. Pero si es multimillonario, puede gastarse cientos de millones en un yate.

Pocos años después de divorciarse de su mujer, Jeff Bezos se gastó un dineral en un megayate. El año pasado, Bezos estrenó la embarcación "Koru", de 127 metros de eslora, un símbolo maorí que significa un nuevo comienzo, quizá en referencia a su relación con su prometida Lauren Sánchez.

A principios de este año, justo antes de su 40 cumpleaños, Mark Zuckerberg se convirtió en el rumoreado propietario de un yate construido originalmente para un oligarca ruso.

Los superyates se han convertido cada vez más en símbolos de estatus de los ultrarricos, proporcionando lugares de ocio y redes muy aislados. Son —incluso más que los bienes inmuebles—el activo más caro que se puede poseer.

"Es una especie de celebración del éxito en la vida, de la riqueza", explica a Business Insider Giovanna Vitelli, vicepresidenta del Grupo Azimut Benetti, el mayor fabricante de superyates del mundo.

Aunque muchos ricos del sector tecnológico han comprado yates, los más ricos entre los ricos, como Bezos, Zuckerberg y el cofundador de Oracle Larry Ellison, han ido a por más. Sus barcos son palacios virtuales en el mar, adornados con comodidades como gimnasios, spas, piscinas, clubes nocturnos y salas de cine.

Un vistazo a estos megayates —de más de 70 metros de eslora, en su mayoría construidos a medida y que a menudo cuestan nueve cifras— permite hacerse una idea de cómo vive el 0,00001%. Es algo que pocos podrán experimentar. Incluso alquilar un yate de este tamaño durante una semana suele costar más de un millón de dólares.

Una cosa importante que cientos de millones de dólares pueden comprar es privacidad. Es probable que haya yates que no se hayan registrado públicamente; por ejemplo, se rumorea que Evan Spiegel es propietario del megayate Bliss, de 94 metros de eslora. En un sector regido por la discreción, descifrar quién posee qué suele ser un ejercicio de encadenar muchas pistas.

Aquí tienes los yates más grandes propiedad de multimillonarios del sector tecnológico, ordenados por los metros de eslora.

Jeff Bezos: Koru y Abeona

Jeff Bezos y su prometida Lauren Sánchez pasaron el verano pasado en Koru, a la izquierda, con su buque de apoyo, Abeona, a la derecha.
Jeff Bezos y su prometida Lauren Sánchez pasaron el verano pasado en Koru, a la izquierda, con su buque de apoyo, Abeona, a la derecha.Robino Salvatore/GC Images

El megayate de 500 millones de dólares del fundador de Amazon, el Koru, de 127 metros, causó sensación el año pasado al surcar el Mediterráneo en su primer verano en alta mar, con su embaracación de apoyo Abeona, de 75 metros, a remolque.

El velero, difícil de pasar desapercibido por su enorme tamaño y su diseño único, fue anfitrión de los famosos amigos de Bezos y su prometida Lauren Sánchez. La pareja celebró una fiesta de compromiso a bordo, a la que acudieron invitados como Bill Gates, Ari Emanuel y Leonardo DiCaprio. Apenas una semana después, se les vio por las calles de Dubrovnik (Croacia) con Orlando Bloom, Katy Perry y Usher.

Incluso antes de su finalización, Koru saltó a los titulares. Provocó la ira de algunos holandeses, que prometieron lanzar huevos cuando se anunció que un puente histórico de Rotterdam podría desmontarse para permitir el paso del barco de Oceanco. Afortunadamente, el astillero hizo planes alternativos y se evitó la crisis de los huevos.

Entre los conocedores del mundo de los yates, Koru es ampliamente elogiado por su artesanía.

"Oí allá por 2018 o algo así que alguien había encargado un velero clásico", dice un experto en superyates a BI. "Pides 125 metros, eso no va a ser realmente clásico. Pero lo es. Creo que es bastante guay".

Mark Zuckerberg: Plataforma de lanzamiento

Las tomas aéreas del yate parecen mostrar una piscina en su cubierta principal y un helipuerto.
Las tomas aéreas del yate parecen mostrar una piscina en su cubierta principal y un helipuerto.Ruben Griffioen/SuperYachtTimes

A principios de año, el mundo de los yates se llenó de rumores de que Zuckerberg había comprado Launchpad, un superyate de 118 metros diseñado originalmente para un empresario ruso sancionado.

El barco hizo su viaje inaugural en marzo, yendo de Gibraltar a San Martín y atracando en Fort Lauderdale, Florida.

Poco se sabe de su interior, pero las fotos muestran una gran piscina y un helipuerto. Su precio también se ha mantenido en secreto, pero se dice que asciende a nueve cifras.

Eric Schmidt: Susurro

Eric Schmidt compró Kismet al propietario de los Jacksonville Jaguars, Shahid Khan —de ahí el mascarón de proa— el año pasado y la rebautizó como Whisper.
Eric Schmidt compró Kismet al propietario de los Jacksonville Jaguars, Shahid Khan —de ahí el mascarón de proa— el año pasado y la rebautizó como Whisper.Jan Woitas/picture alliance via Getty Images

El ex consejero delegado de Google, Eric Schmidt, causó sensación el año pasado cuando aceptó comprar el Alfa Nero, el yate de un oligarca ruso sancionado, por 67 millones de dólares en una subasta organizada por Antigua y Barbuda. Pero se echó atrás por problemas legales sobre su verdadero propietario. En su lugar, compró discretamente el Kismet. El barco, construido por Lürssen y de 95 metros de eslora, era propiedad de Shahid Khan, multimillonario propietario de los Jacksonville Jaguars de la NFL. Schmidt lo rebautizó Whisper.

El barco, con capacidad para 12 invitados y una tripulación de 28 personas, dispone de una cubierta principal con jacuzzi privado, spa con todos los servicios, piscina, sala de cine y chimenea exterior.

Aunque el precio final de venta no se ha hecho público, el barco se vendió por 149 millones de euros (unos 161 millones de dólares al cambio actual) y, en una subasta benéfica celebrada en enero, una semana a bordo se vendió por 2,4 millones de dólares, según Yacht Charter Fleet.

Barry Diller: Eos

Yate Barry Diller

Horacio Villalobos / Getty Images

Barry Diller, presidente de la empresa de medios digitales IAC, es copropietario del megayate Eos junto con su esposa, la diseñadora de moda Diane von Furstenberg, inmortalizada por una escultura en forma de mascarón de proa de Anh Duong.

La goleta Lürssen de tres mástiles, uno de los mayores veleros privados del mundo, mide 93 metros de eslora. Tardó tres años en construirse antes de ser entregado a Diller en 2009, y desde entonces poco se ha sabido de su interior y características.

La poderosa pareja ha recibido a muchas celebridades en el Eos, que pasa los veranos surcando el Mediterráneo y la Nochevieja en San Bartolomé. A lo largo de los años, entre sus invitados han estado Oprah Winfrey, Emma Thompson, Anderson Cooper y Bezos, lo que lleva a algunos a creer que ella sirvió de inspiración para su Koru.

Jim Clark: Athena

El fundador de Netscape, Jim Clark, ha puesto Athena a la venta, pero aún no ha encontrado comprador.
El fundador de Netscape, Jim Clark, ha puesto Athena a la venta, pero aún no ha encontrado comprador.Burgess

El fundador de Netscape, Jim Clark, compró el velero Athena, de 90 metros, en 2004.

"Podría haber construido fácilmente un yate de motor de 50 o 60 metros con el mismo espacio que el Athena, pero nunca me interesó construir un yate a motor", declaró a Boat International en 2016. "A mi modo de ver, es uno de los grandes yates de vela más hermosos, quizá el gran yate de vela más hermoso del mundo".

Athena tiene espacio para 10 invitados y 21 tripulantes, y el único cambio que Clark dice que haría en su diseño es añadir más espacio para sus hijos.

"Si me viera obligado a cambiar algo, convertiría el despacho de la cubierta inferior en una habitación infantil", dijo.

El exprofesor de Stanford intentó venderla en varios momentos —la puso en venta por 95 millones de dólares en 2012, 69 millones en 2016 y 59 millones en 2017—, pero aún no ha cambiado de manos.

Larry Ellison: Musashi

El superyate Mushashi, que aparece aquí en Venecia, es propiedad del CEO de Oracle, Larry Ellison.
El superyate Mushashi, que aparece aquí en Venecia, es propiedad del CEO de Oracle, Larry Ellison.Marco Secchi/Corbis via Getty Images

El fundador de Oracle, Larry Ellison, ha sido propietario de varios superyates a lo largo de los años, como el Katana, el Ronin y el Rising Sun, que vendió al multimillonario David Geffen.

Su actual barco, Musashi, lo compró en 2011 por 160 millones de dólares al gigante de los yates a medida Feadship.

Bautizado con el nombre de un famoso guerrero samurái, este yate de 88 metros de eslora tiene elementos de diseño de inspiración japonesa y art déco. También dispone de ascensor, piscina, salón de belleza, gimnasio y cancha de baloncesto.

Ellison es conocido por sus gastos extravagantes —islas privadas, jets, un torneo de tenis— y la navegación en yate es una de sus aficiones favoritas y más caras. Se aficionó a las regatas en los años 90 y financió el equipo BMW Oracle Racing, ganador de la Copa América.

Laurene Powell Jobs: Venus

Venus fue diseñada originalmente para Steve Jobs, aunque él nunca la pisó.
Venus fue diseñada originalmente para Steve Jobs, aunque él nunca la pisó.Valery Hache/AFP via Getty Images

La esposa de Steve Jobs, la inversora Laurene Powell Jobs, heredó un yate de 78 metros casi terminado llamado Venus cuando el cofundador de Apple murió en 2011.

Tras pasar años de vacaciones en los yates de Ellison, Jobs quiso uno para él. Diseñó Venus con el arquitecto y decorador francés Philippe Starck, y valía 130 millones de dólares una vez terminado.

"Venus nace de la filosofía del mínimo", explica Starck sobre su diseño. "La elegancia de lo mínimo, acercándose a la desmaterialización".

Jobs y Starck empezaron a trabajar juntos en 2007, según contó el diseñador a Vanity Fair, y mantuvieron reuniones mensuales durante cuatro años. Venus se terminó en 2012 según las especificaciones de Jobs: seis camarotes idénticos, un diseño para garantizar espacios de absoluto silencio y la tecnología más puntera.

"Nunca habrá un barco de esta calidad. Porque no habrá dos locos que se junten para llevar a cabo una tarea así", dijo Starck a la revista. "No era un yate lo que Steve y yo estábamos construyendo, estábamos embarcados en una acción filosófica, llevada a cabo a través de un proceso casi religioso. Formamos un solo cerebro con cuatro lóbulos".

Charles Simonyi: Norn

Charles Simonyi, uno de los primeros empleados de Microsoft, cambió su primer yate Skat, en la foto, por el más grande Norn.
Charles Simonyi, uno de los primeros empleados de Microsoft, cambió su primer yate Skat, en la foto, por el más grande Norn.Christopher Hunt/Getty Images

Charles Simonyi, antiguo empleado de Microsoft, ha comprado dos megayates al astillero alemán Lürssen: el Norn, de 90 metros, y el Skat, de 71 metros.

El Norn, que se entregará en 2023, está lleno de lujos, como un cine al aire libre y un suelo de piscina que se eleva para convertirse en una pista de baile iluminada. Comparte un estilo militarista con Skat, que Simonyi vendió en 2021.

El nombre de Skats deriva de la palabra danesa que significa tesoro, tenía un precio de lista de 56,5 millones de euros y se terminó en 2002.

"El yate va a ser mi hogar lejos de mi casa en Seattle, y su estilo debe coincidir con el de la casa, adaptado a los aspectos prácticos del mar", dijo Simonyi en una ocasión.

Sergey Brin: Libélula

 Butterfly, propiedad de Sergey Brin, es el más pequeño de sus dos yates.
Butterfly, propiedad de Sergey Brin, es el más pequeño de sus dos yates.Insider

El cofundador de Google Sergey Brin ha construido una flotilla de yates, barcos y juguetes conocida como la "Flota Voladora".

Bautizado con el nombre de un producto en su día secreto de Google, el mayor de la armada de Brin es el elegante Dragonfly, que cuenta con una sala de cine y un helipuerto. La embarcación, de 73 metros de eslora, fue construida por el astillero australiano Silver Yachts y tiene capacidad para 18 invitados y 16 tripulantes, según SuperYacht Times.

También forma parte de su flota el superyate Butterfly, de apenas 38 metros de eslora. Atracado a menudo en la zona de la bahía, sus tripulantes pasan el tiempo libre practicando kitesurf y dando clases de natación a los niños de la zona.

El resto de su gama náutica incluye una embarcación más pequeña llamada Firefly, así como motos acuáticas, foilboards, botes auxiliares y kiteboards. Se necesita un equipo de 50 empleados a tiempo completo para gestionar, dirigir y mantener toda la operación.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.