Por qué no debes preocuparte por los estudios que apuntan a la desaparición de los anticuerpos frente al coronavirus: lo que debes saber sobre la inmunidad

Una sanitaria realiza un test PCR durante la prueba del coronavirus

REUTERS/Lim Huey Teng

  • Los anticuerpos al COVID-19, la enfermedad del nuevo coronavirus, desaparecen con el tiempo. 
  • Los hallazgos han despertado preocupación acerca de la posibilidad de que pasar la enfermedad no garantice una protección duradera frente a reinfecciones y sobre la eficacia de las vacunas. 
  • Sin embargo, los expertos aseguran que no hay motivos de preocupación. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los anticuerpos al COVID-19, la enfermedad del nuevo coronavirus, desaparecen con el tiempo, según una encuesta a 365.000 residentes de Inglaterra, Reino Unido, financiada por el Gobierno británico. 

La investigación revela que en el transcurso de 12 semanas, la inmunidad iba desapareciendo. El total de la población que tenía anticuerpos pasó de ser un 6% en junio a un 4,4,% en septiembre. 

Aunque estos hallazgos, que vienen a confirmar lo que los estudios de anticuerpos habían identificado, han despertado preocupación acerca de la posibilidad de que pasar la enfermedad no garantice una protección duradera frente a reinfecciones, realmente no es tan alarmente. 

Lo cierto es que todos los expertos señalan que es normal que los niveles de anticuerpos disminuyan una vez el cuerpo ha eliminado la infección, pero las células mantienen la memoria inmunitaria que activa la producción de anticuerpos nuevos cuando se necesitan.

Es posible que nunca se llegue a tener inmunidad colectiva sin una vacuna: menos del 4% de las personas en Wuhan tienen anticuerpos COVID-19, según un estudio

La disminución de los niveles de anticuerpos después de que la infección aguda se haya resuelto "es la señal de una respuesta inmunológica saludable normal", explica el Dr. Scott Hensley, inmunólogo de la Universidad de Pensilvania en The New York Times. "No significa que esas personas ya no tengan anticuerpos. No significa que no tengan protección".

Además, los expertos también advierten de que los anticuerpos podrían estar presentes a niveles indetectables para los test o que podría haber anticuerpos para los que no se realizan pruebas. 

“Los anticuerpos IgA no se están mirando y también son muy importantes. Es un anticuerpo que se genera en los sitios por los que entra el virus, las mucosas, y es un anticuerpo que bloquea, neutraliza al virus. Pero no es habitual mirarlo, de momento no hay casi kits que lo detecten”, explica Alfredo Corell, inmunólogo y directivo de la Sociedad Española de Inmunología, Nius

En los pacientes de coronavirus, varios estudios parecen apuntar también a que la presencia a largo plazo de anticuerpos difiere entre los casos leves y los casos graves. En el segundo caso, los anticuerpos aparecen en más cantidad y parece que se mantienen durante más tiempo, aunque todavía es pronto para sacar conclusiones. 

La vacuna de Oxford contra el COVID-19 produce una sólida respuesta inmune en personas mayores

La desaparición de anticuerpos tampoco tendría por qué afectar a la eficacia de una vacuna 

Este tipo de resultados despiertan preocupación sobre la eficacia que podría tener una vacuna si tampoco logra inducir una respuesta a largo plazo. 

"La vacuna no tiene que imitar o reflejar la infección natural", señala en ese sentido Shane Crotty, un virólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla. "Ciertamente no sería alarmista sobre estos datos", señala. 

Por ejemplo, el virus del papiloma humano "provoca una terrible respuesta inmunológica y unos pésimos anticuerpos", señala Crotty. "Pero la vacuna con una sola inmunización provoca fantásticos anticuerpos que son 99% protectores en las personas durante más de 10 años", concluye. 

Sin embargo, es cierto que todavía no hay seguridad sobre cuánto tiempo protegerá la vacuna que acabe llegando al mercado y probablemente tampoco se sabrá en el momento de su comercialización.

"No sabremos cuánto dura la inmunidad, porque no habrá dado tiempo a seguir a los voluntarios durante mucho tiempo", reconoce Isabel Sola, científica titular y codirectora junto a Luis Enjuanes del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en una entrevista anterior con Business Insider España. "Pero será el único interrogante. Por lo demás, serán seguras e inducirán inmunidad". 

Los investigadores reivindican importancia de conocer qué otra respuesta inmune se está produciendo 

Un estudio realizado en China con 175 pacientes leves de COVID-19 comprobó que 10 de ellos, un 6% de los analizados, no produjeron anticuerpos en absoluto o no en niveles suficientes para ser detectados. Los investigadores explican que "otras respuestas inmunes, incluyendo células T, pueden haber contribuido a la recuperación". 

Una investigación del Instituto Karolinska (Suecia) asegura que, teniendo en cuenta esta respuesta, "la inmunidad al COVID-19 es probablemente más alta de lo que las pruebas han mostrado" hasta ahora. 

Los expertos piden que se hagan pruebas y analíticas que busquen este tipo de linfocitos que, aunque son más complejas, ofrecerán una mayor comprensión de cómo está realmente de protegida la gente ante el coronavirus. 

La propia Sociedad Española de Inmunología (SEI) ha pedido ya varias veces que se estudie la presencia de estas células, sobre todo en los pacientes en los que han desaparecido los anticuerpos. 

“Sería dar un paso más en el conocimiento del virus a la vez que evitamos el desasosiego de pensar que, si no tenemos anticuerpos, no tenemos inmunidad”, apunta la doctora Carmen Cámara, secretaria de la SEI,  Efe

Otros artículos interesantes:

Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

Todo lo que debes saber sobre la vacuna del coronavirus que llegará a España antes de final de año: quién está detrás, cuándo se aprobará, ventajas e inconvenientes