Los satélites Starlink de Elon Musk para transmitir Internet podrían estar en peligro por los desechos espaciales de la prueba de misiles de Rusia

Una ilustración de la red de satélites Starlink de SpaceX.
Una ilustración de la red de satélites Starlink de SpaceX.

Getty Images

  • Rusia ha provocado que miles de fragmentos de desechos espaciales vuelen debido a una prueba de misiles antisatélite y es probable que se crucen con la flota de Starlink de SpaceX, según ha explicado un experto a Business Insider.
  • El equipo de Starlink podría ser golpeado antes de que sea posible esquivar la nueva basura espacial.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es probable que los satélites Starlink de Elon Musk se crucen con los escombros liberados por Rusia al destruir un satélite en una prueba de misiles esta semana, ha explicado un experto a Business Insider.

Rusia causó indignación al hacer estallar uno de sus propios satélites el lunes, creando una nube de escombros en la órbita de la Tierra que provocó precauciones de emergencia de "refugio seguro" en la Estación Espacial Internacional.

Es probable que algunos de los escombros caigan en altitudes similares a las de Starlink, la red de satélites que SpaceX de Elon Musk lanzó a la órbita para enviar Internet de regreso a la Tierra.

Jonathan McDowell, astrónomo del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, ha confesado a Business Insider que los escombros podrían chocar contra los satélites Starlink a medida que se propagan. 

Elon Musk quiere construir Starbase, la ciudad de SpaceX que conectará los viajes entre la Tierra y Marte y será un destino turístico

"No hay una mínima posibilidad de que... uno o 2 de los satélites en órbita terrestre baja sean eliminados por un fragmento de escombros", ha asegurado McDowell. 

La red de Starlink está formada por cerca de 2.000 satélites, por lo que el impacto de cualquier pérdida individual en la red general probablemente sería pequeño. SpaceX no ha respondido a la solicitud de comentarios de Business Insider.

Los escombros más pequeños podrían incapacitar fácilmente a un satélite. En ese caso, el satélite perdería altitud lentamente y volvería a caer hacia la Tierra, quemándose al caer en picada hacia la atmósfera, causando un daño mínimo.

Un peor escenario sería un impacto con una pieza más grande de escombros de la explosión rusa.

"Si [un satélite] es golpeado por una de las piezas más grandes de escombros... podría destruir completamente el satélite en miles de piezas más", ha agregado.

Eso, a su vez, podría crear un evento de cadena pequeña. "Se podría ver que los escombros golpearan los satélites, causando más escombros que luego golpearan a más satélites".

Eso sería esencialmente "una versión pequeña" del síndrome de Kessler, por el cual una reacción en cadena de fuga convierte todas las órbitas de la Tierra en metralla, pero que se produciría durante décadas. 

Satélites volando a ciegas

Los satélites Starlink de SpaceX tienen un sistema de evasión automatizado que pone a los satélites fuera de peligro cuando detecta que hay cerca una pieza más grande de escombros.

Pero ese sistema se basa en datos del Comando Espacial de Estados Unidos, que rastrea los objetos más grandes desde el suelo. Por ahora, este tiene relativamente poca idea de dónde están los escombros, según McDowell. 

El evento creó al menos 1.500 piezas de escombros rastreables, que tienen más de 10 centímetros de ancho, según el Departamento de Estado de Estados Unidos. Es probable que ese número crezca a medida que continúe el seguimiento.

"En eventos de escombros anteriores, han sido semanas o meses para que incluso algunos de los escombros se cataloguen correctamente, y años para que se cataloguen la mayoría", ha añadido.

"Lo que eso significa es que grandes trozos de escombros, al menos durante los próximos meses, estarán zumbando sin datos de seguimiento de fuerzas espaciales disponibles", ha continuado. "Si no está en el catálogo, SpaceX no sabe que está allí. Por eso, no pueden esquivarlo".

En el mejor de los casos, dijo McDowell, "tenemos suerte y no se alcanza nada. Aun así, tendremos una mayor tasa de satélites que tendrán que esquivar una vez que los escombros sean catalogados, lo que añade más estrés al sistema".

Es probable que otras misiones se vean afectadas por los escombros, ha comentado a Business Insider un funcionario de la Agencia Espacial Europea (ESA).

"El tipo de misiones que van a esta altitud, que ahora está contaminada por la prueba, [son] principalmente misiones de observación de la Tierra y también misiones de telecomunicaciones", ha concretado Holger Krag, director del programa de seguridad espacial de la agencia. "Está dificultando los vuelos espaciales".

"Ya tenemos un ambiente muy contaminado. Ya estamos haciendo muchas maniobras para evitar cruceros, incluso sin la prueba [antisatélite de Rusia]. Ahora esa prueba llega a la cima y eso significa un riesgo adicional y un coste adicional para todos", ha concluido.

Otros artículos interesantes:

La ONU responde al reto de Elon Musk: este es su plan de 6.600 millones de dólares para atajar el hambre en el mundo

SpaceX pone en órbita a la primera tripulación formada íntegramente por civiles

Hormigas, plantas y un brazo robótico: la 'tripulación' del último vuelo de SpaceX al espacio

Te recomendamos

Y además